X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Algo va a pasar, ya lo verás

Publicada 13/09/2015 a las 06:00 Actualizada 12/09/2015 a las 16:24    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

Las crisis económicas nos recuerdan que los seres humanos somos la principal mercancía de las sociedades en las que habitamos. Debajo de las banderas, las constituciones, las leyes nacionales, los convenios internacionales, los himnos y los grandes discursos, se oculta un proceso de mercantilización de las almas y los cuerpos.

La economía y la política neoliberal nos convierten en números. Somos una cifra de consumidores, trabajadores, jubilados, desempleados, hambrientos, usuarios de hospitales o comedores sociales, funcionarios, clientes, alcohólicos, desahuciados, estudiantes, analfabetos, emigrantes, refugiados, víctimas en los accidentes de tráfico, casados, nacidos y muertos. Los especuladores hacen sus negocios con las posibilidades que ofrecen estos números.

Los cálculos estadísticos, que pueden ser una forma de denuncia abreviada contra la desigualdad y la injusticia, acaban suponiendo una estrategia de olvido. Son un recurso decisivo de la mercantilización. Nadie se compadece de un número y las cifras resultan un saco sin fondo en el que se esconden las experiencias individuales. Por eso conviene colocar junto a los números las letras de una literatura capaz de contarnos la vida por dentro.

El narrador Christos Ikonomou ha contado la crisis griega en una colección de relatos titulada Algo va a pasar, ya lo verás (Valparaíso, 2015). Está bien vivir los recuerdos y la realidad cotidiana de los seres humanos para comprender lo que hay detrás de las operaciones de los bancos, los acuerdos de Bruselas, la negociación de los gobiernos europeos y las directrices del Fondo Monetario Internacional.

Las preocupaciones económicas van desgastando el amor y corrompiendo el carácter. Bajo las multiplicaciones, las restas y las sumas, hay una mujer estafada, una pareja que está a punto de perder su casa, un padre que no puede alimentar a su hijo, un trabajador despedido, un joven sin esperanzas, un inmigrante expulsado y un fabricante de cubitos de hielo que recita poemas de Miguel Hernández mientras observa cómo se deshacen en agua las formas de vida, los derechos sociales y los trozos de su mundo.

Hay también un grupo de cinco ancianos en las puertas de un hospital. Forman una cola en la noche, necesitan conseguir un buen puesto para ser tratados cuando por fin se abran las puertas. Ellos mismos se convierten en número, son un lugar en la cola. Por fortuna para los lectores se trata de una noche muy fría y tienen la ocurrencia de hacer una hoguera con un bidón, cartones y maderas. Junto al fuego, dejan de ser simples números. Las palabras de sus conversaciones empiezan por devolverles la condición de enfermos.

El número 1 es una persona casi ciega por culpa de un glaucoma. El número 2 no puede mantenerse de pie por culpa de una ciática. El número 3 es un corpulento sesentón con un pólipo en el intestino. El número 4 tiene piedras en el riñón y el número 5, el que había llegado el último, es ya un preguntón, alguien capaz de limpiarse las gafas para ver mejor y de interesarse por las historias personales y sus desenlaces.

El reconocimiento de la propia debilidad, el propio frío, abre la puerta a los recuerdos, los amores, las ilusiones, los golpes de fortuna, las pérdidas y la conciencia estremecida de sentirse algo más que un número en una estadística o en una cola. Las cifras tienen vida humana por dentro.

La lectura de Christos Ikonomou ayuda a conocer la realidad humana que se vive en Grecia bajo los escombros de la política europea. Y ayuda también a recordar que los seres humanos no pueden reducirse a la mercantilización de los que convierten las almas homologadas y los cuerpos en negocio.

Por la calles no caminan mercancías. Camina el hombre que acaba de ser diagnosticado y necesita tratamiento. Camina la mujer que se acerca a una entrevista de trabajo. Camina la estudiante que espera una beca. Camina el joven que mañana buscará por internet un billete barato de avión para irse de España. Camina la pareja que lleva un año sin hacer el amor por los traumas y rencores que provoca el desempleo. Caminan seres humanos felices, tristes, generosos, mezquinos, leales, traidores, honrados, deshonestos. Caminan lectores curiosos que llevan en el bolsillo un libro para conocer la vida de los demás por dentro. Por ejemplo: Algo va a pasar, ya lo verás.
EL AUTOR
Relacionados


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Fredi Fredi 17/09/15 11:35

    Tiene mucha sustancia lo que comentas. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tarrago tarrago 15/09/15 10:24

    ¿sacar a esta gente del poder como se hace? Tiene solucion?..NO VOTEIS AL PP, SON MALA GENTE.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Lunilla Lunilla 15/09/15 13:06

      ¡Amen!....Molete

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Lunilla Lunilla 15/09/15 08:16

    viene del anterior [...]   Una situaciòn de la que solo nos librariamaos sin graves y grandes costas si ocurriese alguna  buena coyuntura inesperada a escala mundial, ssi en cambio, la crisis China genera una nueva oleada recesiva y crisis financiera, volveremos a experimentar nuevos graves problemas cuando aùn  estamos sufriendo los que propicio las polìticas de Aznar desde finales de los años 90. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 15/09/15 08:08

    Sigue pesando la amenaza dela deuda externa . Gracias a las politicas de austeridad ( y las ayudas al sector financierp- "rescate") el defifcit pùblico no ha dejado de crecer y buena parte de la deuda esta hoy controlada por grupos financieros interncionales. La deuda privada empresarial solo se ha aliviado ligeramente mediante la venta de activos ( fondos buitre y otros) a lo que han sido forzadas algunos  grandes grupos espeñoles por parte de sus acreedores; Y para algunas grandes empresas el problema de la deuda sigue ahì, como muestra el caso Abengoa.  Bastaria  que euna o dos de las grandes empresas españolas acabasen con problemas serios para  que la economia vuelva a estar bajo presiòn . En este sentido el gobierno de Rajoy a caapeado una ssituacion dejando una grave herencia para el futuro. Una insostenibilidad financiera que se añade a sus dañosas polìticas sociales...sigue..........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • soulfunk soulfunk 14/09/15 23:42

    Para mi el cambio no debe venir por violencia ni por ningun lider, sino saber cada uno a quien votamos, de las opciones que tenemos en la papeleta y aquí es donde se gana o no, donde se demuestra si somos borregos manipulados o no ( ya que la mayoria somos trabajadores y votamos opciones en la papeleta que defienden a los ricos). Así pasa en el mundo, mayoría de pobres gobernados por ricos, corruptos que se toman la vida padre y esconden su dinero en paraisos fiscales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rafael María Rafael María 14/09/15 18:57

    Vamos compañeros, que ya es hora de dejar atrás la tormenta de la queja o el disparate de dejarse manipular...Tus palabras nos recuerdan que aún hay coraje, en esta Piel de toro lanceada. Si nos ponemos en pie, Podemos. ¡Adelante, a por todas!. Gracias, por tus enérgicas y angelicales reflexiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • passarola passarola 14/09/15 09:34

    Como podemos dejarnos guiar, y votar... porque votar al PP significa votar a estos psicopatas avariciosos ???  Y que haya quien aun no lo vea... bbbrrrrrrrrr.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Navir Navir 13/09/15 20:53

    Mientras quede prensa libre y pensadores como tu que sepan leer y contarnos la verdad.!tendremos esperanza en que algun dia algo pasara¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • aretauro aretauro 13/09/15 18:50

    Para q algo pase en este país con la gente anestesiada y jilipollada, tendría q emerger un revolucionario tipo Fidel Castro o Che Guevara.Esto no ocurrirá por supuesto, ya no existen líderes de esta raza,sólo puede surgir cualquier día un militar,apoyado por la corona y acabar con esta nefasta clase política,q llevamos soportando tanto tiempo como la dictadura franquista, y q nos recuerda esta democracia?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • soulfunk soulfunk 13/09/15 16:45

    La gente está aletargada, pillada por el sistema, adormecida...mas que nunca. Todo apunta a que los mercados lo tienen todo controlado y saben amaestrarnos, de muy distintas formas. Es muy difícil superarlos.  No hay nada más que ver las encuestas de intención de voto. Una vez mas,  se confirma que la sociedad tiende a aborregarse y a dejarse maltratar. Pero siempre habrá gente que con su afán y ánimo , se de cuenta y quiera cambiar las cosas para mejor y nos haga ver claro y con esperanza. Esa es la gente que me gusta.Como usted. Gracias...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.