x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

El gestor indigesto

Publicada el 22/03/2016 a las 06:00
“Hay negociaciones que consisten en limar asperezas hasta que las dos partes se vuelven romas”.


Lo que mejor define la política, al menos aquí y hasta ahora, es justo lo que no debiera tener sitio en ella: el egoísmo, la mentira, el abuso, el robo, la hipocresía, la usura, la ineficacia... En resumen, todo aquello que propicia que en un país como el nuestro haya personas que no son capaces de pagar el recibo de la luz mientras el presidente de su compañía hidroeléctrica gana veinticinco mil euros diarios, por poner un ejemplo entre muchos posibles que explican cómo lo contrario de la democracia es la codicia, porque en ella está el origen de la desigualdad: no es que no haya, es que sobra pero no se reparte. “El dinero se parece al estiércol: si no se distribuye bien, no sirve de nada”, escribió el filósofo Francis Bacon. Personalmente, estoy tan de acuerdo con la segunda parte de la frase como con la primera.

Las noticias hablan un día sí y otro también de puertas giratorias y sobornos; de las indemnizaciones millonarias que se llevaron los directivos de algunos bancos rescatados; de malversaciones y fugas de capitales; de la financiación irregular de los partidos; de las mafias que movían los hilos de la burbuja inmobiliaria desde un despacho oficial… Y el desenlace siempre es idéntico: al seguirle las huellas a los sinvergüenzas, la policía llega hasta un cargo público, alguien que dirigía la trama, se llevó su parte, otorgó contratos a dedo, vació la caja fuerte, dio su aval, puso la mano, dejó hacer… y vivió a lo grande, sin escatimar en lujos y excesos, dejándose tentar a manos llenas, porque ya lo dijo Nietzsche: “para el que tiene mucho que gastar, el día abre cien bolsillos”. La pregunta es: ¿hasta dónde influye el factor humano? ¿Lo que está corrompido es el sistema o tenemos la mala suerte de que sean los más canallas quienes alcanzan el poder? ¿Es cierto que da lo mismo quiénes gobiernen, porque en cuanto les dejan las llaves del palacio se transforman en los mismos perros con diferentes collares? No lo creo en absoluto, más bien se trata de eslóganes interesados cuyo fin es hacernos pensar que no importa quién esté al mando, que en una economía de mercado sobran razones e ideologías, basta con los números y para cuadrarlos lo único que se necesita es un buen gestor. Nuestro presidente en funciones es un producto ejemplar de esa teoría.

Mariano Rajoy es un hombre gris y a mucha honra; el ingenio se le ha vuelto triste con los años y nunca tuvo facilidad de palabra. Es despectivo en sus maneras, sus gestos y sus palabras, que son pocas y trata de hacer pasar sin mucho éxito por contundentes, ya que las usa casi en exclusiva para calificar unas veces de “ocurrencia” y otras de “disparate” cualquier iniciativa de sus adversarios políticos. Quizá porque lo nombraron a dedo y no se vio obligado a ganarle ninguna pelea a nadie, representa precisamente lo contrario de un líder, no tiene carisma, ni aureola intelectual, ni un discurso propio, y en consecuencia es alguien que tiende a esconderse porque no ignora que sólo puede brillar si es por su ausencia. Como se puede engañar a todos un rato y a algunos siempre, pero no a todos y para siempre, hasta ahora había conseguido hacer pasar sus limitaciones por ventajas, su oscuridad por prudencia y su silencio por astucia, pero eso se acabó y la mayoría de los ciudadanos, entre ellos miles de sus votantes, se ha dado cuenta de que no tenía mucho que callar sino nada que decir, y además lo dice mal, a menudo de forma patética. Se trata, en resumen, de eso: un gestor, pero que se nos ha hecho indigesto. Por no recordar que el que gestiona es alguien que administra lo de otros, un simple encargado, un representante. ¿De quiénes? Creo que no hay más que fijarse en los que se han enriquecido con la crisis, para saber la respuesta. Pero resulta que esos tampoco lo amparan, lo dan por amortizado porque ellos van a lo suyo –ahora a sustituir por otro índice el euribor, que está en negativo, para que así volvamos a pagar más por nuestras hipotecas– y ya han puesto el punto de mira en otro. Ya saben en quién y con qué ayuda cuentan a la hora de auparlo, porque hay carpinteros que con un martillo y diez clavos pueden convertir las encuestas en escaleras.

Si cuando Rajoy estaba en lo más alto sus dos características esenciales eran la soberbia y la inacción, ahora que ha caído a tierra, se ha bloqueado y parece lleno de despecho: actualmente, su Ejecutivo, aunque sea en funciones, tiene sin responder casi tres mil quinientas preguntas en el Congreso y el Senado. Algo muy propio de él, cuya estrategia favorita consiste en no hacer nada y esperar a que los problemas pasen de largo, tal y como ha dejado muy claro en más de una ocasión. "Por las carreteras tienen que ir los coches y de los aeropuertos tienen que salir aviones", declaró hace poco, en una de sus ya famosas perogrulladas, sin caer en que su partido es especialista en lo contrario, en construir aeropuertos sin tráfico y carreteras radiales por las que no circula ningún conductor. En el ocaso de su carrera, a algunas personas les da pena; a mí, en cambio, me la da esa gente a quien él y los suyos han destrozado la vida en estos cuatro años miserables.

El general no tiene quien le escriba y se debe sentir traicionado, por supuesto; tal vez incluso víctima de una conspiración, para no variar. Por no servirle de nada, a él y a sus secuaces ni siquiera les vale lo que han invertido por las buenas y por las malas en los medios de comunicación, que al verle caer de su montura se han pasado con armas y bagaje, como él diría, a Ciudadanos, la nueva gran esperanza blanca. Así que ahora lo que se lleva en las portadas es decir que la formación de Pablo Iglesias se viene abajo y la de Albert Rivera sube como la espuma, aunque en un abrir y cerrar de ojos se hayan tenido que marchar de ella cincuenta y nueve cargos, unos por voluntad propia y otros expulsados por la dirección, es decir, lo que se llamaría una purga si estuviésemos hablando de Podemos. Ya saben, es la vieja sentencia, que vuelve a dejarse oír en las redacciones: jamás permitas que la realidad te estropee un buen titular.

Las citas que han leído en este artículo provienen de la última novela de Hans Magnus Enzensberger, que se titula ¡Siempre el dinero!, acaba de publicar Anagrama, y es una tragicomedia sobre la economía, la ambición, los deseos, la injusticia y la forma en que unos cuantos billetes pueden envenenar a quienes harían cualquier cosa por tenerlos. Una familia muy particular, algo excéntrica, que tiene la costumbre supersticiosa de que todos sus miembros lleven nombres que empiecen por efe y que, lo mismo que tantas otras, está entregada al pluriempleo, se mantiene a flote con trabajos de andar por casa y llega con muchas dificultades a fin de mes, recibe la visita de una pariente notable, la tía Fé, que tiene una casa en Suiza, se dedica a las inversiones de siete ceros y vive en los mejores hoteles de cinco estrellas de las ciudades por las que pasa. Cuando descubre que sus tres sobrinos no entienden nada de finanzas, toma la decisión de enseñarles algunas de las cosas que sabe al respecto. Y a aquel de ellos a quien le deje su herencia, también le será entregado un cuaderno en el que ha reunido a lo largo de su larga vida las sentencias que encontramos anotadas en los márgenes del libro de Enzensberger. Ese es el punto de partida sencillo de esta obra que busca hacernos sonreír hasta donde somos conscientes de que la cosa no tiene gracia, porque conlleva unas dosis de sufrimiento espantosas para gran parte de la población. Algo que sería muy fácil de evitar si no estuviéramos dominados por la codicia y diéramos por buena otra de las frases que apuntó en su cuaderno la tía Fé: “Quien quiere vivir a lo grande y pisar fuerte, debe también pagar por las botas más caras”. Eso es de Bertolt Brecht, pero no me pega que Mariano Rajoy lo haya leído y, en cualquier caso, estoy seguro de que no iba a estar de acuerdo con él.
Más contenidos sobre este tema




73 Comentarios
  • vel vel 28/03/16 22:53

    Lo que mejor define la política, al menos aquí y hasta ahora, es justo lo que no debiera tener sitio en ella: el egoísmo, la mentira, el abuso, el robo, la hipocresía, la usura, la ineficacia...  Creo en otra política, donde en vez de estiércol, el dinero sea lluvia que se reparta en este maltratado mundo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • franctoledo franctoledo 24/03/16 15:36

    Creo que te equivocas Benjamin. No existe derecha buena para la izquierda, de ahí que estén separadas. y lo de centro, es un invento mas de esta para atraernos a su polo. Cada una representa unos intereses muy contrarios, de hecho lo hemos visto en esta legislatura que a impuesto sus leyes a su antojo en detrimento de la mayoría. Lo de la corrupción esta en su adn, ya que su objetivo es la codicia y esta no tiene medida, por lo que todo vale, ya sea presuntamente "legal" o ilegal, lo entrecomillo ya que podrá ser legal  pero no ético,diría hasta inmoral y lo peor de todo antisocial.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 24/03/16 18:01

      Lo que hay que exigirle a cualquier partido, de cualquier ideología, es que sea honrado, amigo Franctoledo, y luego puede defender el sistema que le parezca y pelearse todo lo que quiera con los adversarios, pero sin robar a los ciudadanos. El problema de este PP, en mi opinión, es que da lo mismo la bandera que lleven en la mano quienes lo gobiernan, porque la que les representaría es la de los piratas,: debajo de las gaviotas hay sables y calaveras. Se han dedicado a esquilmar el país y ése ha sido su único fin. Eso no tiene perdón. Por otra parte, que los que les sucedan sean más honrados también depende de nosotros: no podemos tolerar lo que hemos tolerado. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      0

      • franctoledo franctoledo 24/03/16 18:34

        Discrepo contigo en lo de encontrar una derecha honrada, quedarse con la plusvalía del trabajador no es muy honrado y esta siempre lo a hecho desde que creo ese sistema llamado capitalismo, el cual adoran como si de un dios se tratara.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        0

        • Bacante Bacante 24/03/16 21:44

          Me parece que una cosa es robar y desfalcar a manos llenas (los caudales públicos), engañar a Hacienda y a los ciudadanos  y sacar el dinero de todos a paraísos  fiscales y otra muy diferente tener una ideología no muy solidaria. Es verdad que ha habido políticos de derechas que no se dedicaban a robar ni mucho menos. Ni a cargarse todas las leyes habidas y por haber. Cloacas las hay en los Estados con gobiernos a la derecha, a la izquierda, en el cénit y en el nadir. También creo firmemente en la necesidad de diferentes ideologías, partidos y hormas de pensar porque todos aportamos algo y nadie posee la verdad revelada. Un saludo . 

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          0

          • franctoledo franctoledo 25/03/16 00:12

            Pues creo que la derecha si se a erigido custodia de esa verdad una vez que el comunismo sucumbio, de ahi esas crisis que han hecho tambalear el mundo y esa prepotencia de la que hace gala, la cual les eximen de toda fechoría. Y otra cosa, robar tan bien es bajar el sueldo de un trabajador a condiciones de miseria o pagar a precios desorbitados lo que es un bien publico, como puede ser la luz o el agua. Como dije hay muchas maneras de robar a un que sean legales.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            0

            • Bacante Bacante 26/03/16 09:56

              Y, además, tiene razón en todo su comentario. 

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

            • Bacante Bacante 25/03/16 15:52

              Porque esta derecha es indecente por completo, aquí y en el resto de Europa, en la actualidad. La de aquí es un grupo formado para robar y delinquir (en su mayor parte). Saludos.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 23/03/16 20:56

    Mientras en este país se siga votando, no porque quieres que gobiernen unos, si no para que no ganen los otros, el PP seguirá teniendo mayoría. El hartazgo que pueden tener los votantes de derechas de la corrupción del PP lo olvidan rápidamente sólo de pensar que vaya a gobernar la izquierda. Lo maravilloso de tus artículos, Benjamín, es que siendo, como son, muy atinados en lo que dicen, es un auténtico placer leerlos por la forma en que están escritos. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 24/03/16 10:18

      Muchas gracias, Luis Ramón. Y no olvidemos lo que dicen los franceses: todas las revoluciones empiezan en un callejón sin salida. En un grado menos dramático, aquí creo que mucha gente ha dicho basta porque tampoco había salida en el pozo donde nos ha metido una derecha llena de ladrones y caraduras, que es la que surgió a la sombra de Aznar, la mayoría de sus cargos y sus siniestros amigos y cómplices: no hay más que ver la lista de invitados a la boda de su hija para entender lo que ha sucedido en España y en qué manos hemos estado. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 24/03/16 10:27

        Lo malo es lo que piensan y deciden y desean en Bruselas. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Macrons Macrons 23/03/16 09:58

    Nuevamente nos ofrece un artículo magistral en fondo y forma. Es tarea complicada saber las causas de que tanta gente que se deje engañar y siga votando al PP siendo los hechos meridianamente claros. Probablemente las razones últimas difieran. Una pequeña minoría correspondería a los que se han visto beneficiados por los latrocinios cometidos durante la legislatura. Otros, quizá los más, actúan confundidos por la maquinaria publicitaria orquestada basada en la mentira sistemática, que a base de repetición machacona hace calar el espejismo (flor de un día), de la supuesta mejora económica y superación de la crisis. Otros probablemente actúan engañados por argumentos falaces que atizan el temor, un miedo amparado por el pensamiento único, a que cualquier cambio en la dirección de las políticas seguidas, por más insolidarias y favorecedoras de los más ricos que hayan sido, supondría el caos. Los habrá que actúen simplemente por razones tribales, siendo de derechas de toda la vida se sienten identificados con el partido hegemónico que las representa, incluso si los perjudica con medidas que cargan desvergonzadamente la crisis sobre las clases medias y menos favorecidas a las que pertenecen. Sean cuales quiera las causas, el deterioro es evidente y de ahí la urgencia de esa solución de recambio (C,s). Les falló el intento en las recientes elecciones, porque entre los dos bloques de derechas (PP+C,s) no suman la mayoría necesaria y de ahí los intentos esperpénticos de una coalición PSOE+C,s a los que estamos asistiendo, tratando de atraer a Podemos a una alianza cuyo objetivo sería neutralizar cualquier intento de cambiar unas políticas, que lejos de resolver el problema (un endeudamiento privado monstruoso) no hacen sino profundizarlo, trasladando parte del endeudamiento privado a público (al tiempo que crece sustancialmente el endeudamiento total), aumentando la desigualdad y brecha social e impactando muy negativamente en educación, sanidad y Estado social, mientras mucho de lo mejor de nuestros científicos y jóvenes se ven avocados a emigrar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Irenepaz Irenepaz 24/03/16 17:38

      Esa es la realidad imperante. El problema es como revertirla. Un saludo 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 23/03/16 16:36

      Un análisis muy perspicaz, Macrons,  Y un muy buen resumen de las razones y sinrazones que puedan hacer entender nuestra tendencia a hacer posible lo inexplicable.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jucasade jucasade 23/03/16 09:44

    Lo de Mariano Rajoy es para nombrarle directamente, el más inculto de nuestros presidentes. En cuanto a la pulsión humana del interés, que parece ser según los intelectuales del sector, que nos influye tanto como el miedo, la otra pulsión importante. Tenemos que poner el remedio; si conocemos el problema será más fácil poder resolverlo, ¿cómo? Con controles y medios de trasparencia lo más amplios posibles.Si admitimos que los humanos somos imperfectos y como tal lo son nuestras obras; no demos más vueltas y pongamos todos los medios.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 23/03/16 16:32

      Esa es la clave, Jucasade: que aquí no han funcionado los organismos de control, del Tribunal de Cuentas para abajo, entre otras cosas porque están en manos de quienes debieran ser controlados por ellos, lo cual además de ser ridículo es un fraude.  Hay que cambiar eso urgentemente.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • MASEGOSO MASEGOSO 23/03/16 09:27

    Gracias. Ni Goya con sus pinceles podría pintar de esta manera tan justa al espanta pájaros que tenemos en funciones . Darte las gracias es injusto, los lectores de  infolibre deberíamos hacer un homenaje a nuestro diario por las firmas de las que disfrutamos. Así pues, vaya un OLE que sale del corazón para quienes nos informáis, de forma veraz y bella.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 23/03/16 09:43

      Muchas gracias, Masegoso, es un placer colaborar con un medio que tiene estos socios. Cuando me preguntan en qué se parecen el periodismo y la literatura, suelo responder que sobre todo en que su recompensa más preciada es la misma: los lectores.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 23/03/16 09:37

      Sí señor. Gracias también  a usted.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • luissot luissot 22/03/16 20:46

    Me ha dado que pensar esa pregunta, "¿lo que esta corrompido es el sistema o tenemos la mala suerte de que sean los mas canallas quienes alcancen el poder?". Yo creo que el poder tiene un punto canalla, y cuando alguien tiene mucho ansia de poder, tiene mucho de canalla, por y para eso han creado, un sistema para ellos, estamos gobernados por canallas. Es un placer leer tus articulos. Salud Benjamin

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 22/03/16 23:07

      Gracias, Luisssot. Ojalá esa ecuación no salga siempre, o estamos listos..,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Alfa Alfa 22/03/16 18:34

    Enhorabuena, Benjamín.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 22/03/16 19:42

      Gracias, Alfa. Es un gusto disfrutar de este espacio para reflexionar y compartir. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • laguncar laguncar 22/03/16 14:29

    Anoche te leí, Benjamín, pero no había comentarios, y es tan agradable "el sonido" que emiten tus artículos que no me atreví a romperlo. Hasta los adjetivos del mariano suenan como virtudes. Habría añadido conceptos como mediocridad y mezquindad, pero eso crea ruido. Preguntas por el factor humano y quién fue antes si el huevo o la gallina - el sistema es corrupto o las personas no son las adecuadas. Baldos nos ha dado un gran ejemplo de buen gestor y creo que a mariano le has sobrevalorado en el titular: no llega ni a gestor aunque indigesto lo es. "Dictum de Acton - el poder corrompe". Hay muchas parcelas de poder de varios tamaños y creo que en todas se producen los mismo efectos: la resonancia de dar órdenes y que se cumplan y el servilismo de algunas gentes de alrededor, además de los réditos económicos. Funcionan como un pega-culos de sillones y se ha de ser grande para no quedar enganchado. Nuestro presidente ha demostrado no serlo y se ha convertido en un culo pegado a un sillón. Si en nuestras instituciones hay muchos funcionarios serviles y acomodaticios, en cualquier escala, junto a unos gestores-políticos también serviles al jefe del partido, que han llegado a sus altos puestos por esa misma condición, la "empresa" resultante tiene números suficientes para ser fallida, y nula su productividad para el bien común. Heredamos estas instituciones de otro régimen, se reformaron y modernizaron introduciendo también nuevos sistemas de gestión, pero el factor humano no ha cambiado lo suficiente para que se transformen en las instituciones propias de un estado democrático pleno. Después de estos 4 años de PP, con la debacle social habida y en curso, se han roto los mantos que cubrían la podredumbre de nuestras instituciones. Toca limpiarlas a fondo y llenarlas de auténticos y buenos Gestores de lo público, que haberlos haylos. Si no lo hacemos en profundidad, continuaremos con la descomposición continuada de este régimen hasta...está por ver. Persona a persona, estamento a estamento, los sociólogos tendrían materia fina para analizar. El porcentaje de mediocridad y gente mezquina es espeluznante. Regenerar y cambiar esto es de titanes, pero es posible.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 22/03/16 14:51

      Así es, Laguncar, yo también lo creo: hay gente capaz y limpia, seguro, a la que no abren paso los que se han hecho con las llaves de las cajas fuertes. Pero está cambiando, y lo hará más aún, ya lo veremos. Muchas gracias y un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • mituca mituca 22/03/16 11:54

    ¡Ah! y “Hay negociaciones que consisten en limar asperezas hasta que las dos partes se vuelven romas” me parece que es genial y te define como persona. Un abrazo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 22/03/16 12:46

      Espero que no acabe definiendo sobre todo al PSOE en su abrazo con Ciudadanos... Gracias, Mituca.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión