X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

España como vergüenza propia

Publicada 08/01/2017 a las 06:00 Actualizada 07/01/2017 a las 17:19    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 152

No ha sido fácil la relación de los poetas con España. Blas de Otero abrió los ojos para ver el rostro terrible de su patria. Jaime Gil de Biedma sintió que habitaba un país de todos los demonios donde la historia siempre acaba mal. Y Joan Margarit recordó una existencia de guerras, himnos y crueldades en la que el águila de la bandera franquista imponía, junto a la rapiña, un insoportable olor a gallinaza.

Supongo que esta incomodidad con las realidades españolas se debe a que la poesía utiliza la ficción y las palabras para buscar la verdad personal. El tradicionalismo español, por el contrario, ha convertido a España en una inmensa mentira. El destino fijado por la victoria franquista en 1939 sacralizó con la ayuda de la Iglesia la mentira de un país que se decía universal, imperial, glorioso, mientras se iba quedando solo y miserable entre los países de su entorno. La única verdad del franquismo fue su crueldad. Lo demás supuso un decorado hueco, una creencia de cartón piedra, sometida a intereses reales de países como Alemania (primero) o Inglaterra (después).

La mentira ha sido lo único transversal de España. Mentiras fueron las glorias del Régimen; mentiras fueron y son las caridades cristianas de los que dan limosna y provocan la miseria; mentiras, los rigores morales de las familias estrictas que llevaban en secreto a sus hijas pecaminosas a abortar; mentiras, los padres de la patria que la empobrecían a través de la corrupción.

 
Los problemas del capitalismo internacional se vivieron aquí como la oportunidad de la derecha para acabar con todas las modestas conquistas logradas en la Transición
Lo peor de todo es que heredamos la mentira como se hereda una sucesión. La lucha contra el franquismo y la lucha por la libertad supusieron en primer lugar una lucha por la verdad. La correlación de fuerzas hizo imposible una transformación radical del país. Se consiguieron muchas cosas gracias al sacrificio poco domesticado de los luchadores clandestinos. Pero se quedó la mentira con nosotros. La historia reciente de España está caracterizada por la mentira en su forma de Estado y en su economía. La restauración monárquica…, ya se sabe. Y el progreso económico supuso un desmantelamiento de la industria nacional, el único sector que creaba puestos de trabajo seguro, para convertir a España en una simple oferta turística de sol y playa. La crisis fue otra invitación a la mentira. ¿Recuperación? Los problemas del capitalismo internacional se vivieron aquí como la oportunidad de la derecha para acabar con todas las modestas conquistas logradas en la Transición. Las élites volvieron a recuperar los privilegios que habían perdido. Cuando llegue otra crisis, nos sorprenderá una vez más desarmados.

La peor herencia del franquismo ha sido la impunidad de la mentira, la destrucción de una opinión pública dispuesta –por lo menos– a guardar las formas y a no convivir de manera manifiesta con la mentira. En muy pocos países civilizados hubiese resistido un político como Rajoy después del famoso mensaje a Bárcenas, cabeza visible de la corrupción: “Luis, sé fuerte”. Muy pocos países hubiesen resistido la indignidad del trato a las víctimas del accidente n 2003 del Yak-42: 75 personas muertas (62 militares), por la gravísima irresponsabilidad del ministerio de Defensa.

El PP de Aznar y Rajoy no sólo descuidó de forma trágica la seguridad de su ejército, sino que trató de manera indecente a los cadáveres y a los familiares de las víctimas. No hubo respeto a los uniformes, ni a las personas. Cada vez que se ponen de pie delante de la bandera de España, mienten. Cada vez que presiden un desfile o dicen viva a España, mienten. Sí, su patria huele a gallinaza. Es una mentira. Una cosa es lo que dicen y otra lo que son.

Todas las personas tenemos nuestra verdad (y se trata de vivir de acuerdo a ella). Yo soy hijo de militar y me hice pacifista por la persona que conocí dentro de un uniforme. No me gustan los uniformes, pero no concibo que por culpa de un uniforme alguien pueda negar a la persona que lo viste. Por amor a mi padre, tan uniformado en mi infancia, y por respeto a la vida humana, he sufrido con indignación el miserable trato que Aznar, Trillo, Rajoy y los suyos dieron a los soldados y a sus víctimas del Yak-42. Cuando la hermana del comandante Ripollés protestó por la infamia, le aconsejaron que fuese a un psiquiatra. No, la señora Ripollés no necesita un psiquiatra. Es España la que necesita una opinión pública dispuesta a no aceptar lo que no es aceptable. Mientras esto no se consiga, nuestros representantes darán asco. El mismo que damos nosotros.

A mí me resulta muy difícil encerrarme en una torre de marfil. Vivo la vergüenza de la España del cardenal arzobispo Cañizares, de Bárcenas, de Trillo y de Rajoy como una vergüenza propia. Tampoco me consuela que el mundo, en su deterioro democrático, se vaya pareciendo cada vez más a nuestra farsa. Trump es una amenaza, no una excusa. Y esta miseria no es una fatalidad; por lo tanto, no se puede vivir con resignación.

Pero si queremos cambiar las cosas no podemos elegir el camino de la mentira, de nuestras mentiras externas o internas. Por ese camino volveremos todos a ser un gran embuste, un engaño o un enredo.

Mientras tanto me consuelo con los lectores. Pocos o muchos, el escritor que no quiere ocultarse en una torre de marfil necesita a sus lectores para no oler a cerrado. Los lectores representan para mí esa configuración pendiente de una opinión pública que no quiere convivir con la mentira. Gracias.


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Miguel ON Miguel ON 18/01/17 18:46

    Lo he vuelto a leer, y me sigue emocionando. Gracias, Luis

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jj51 jj51 12/01/17 16:08

    Más claro imposible. Un millón de gracias por defender la verdad, y lo real frente a la vergonzosa y surrealista farsa montada por los herederos del franquismo. Pero como otros muchos españoles sigo sin entender cómo, frente a la escandalosa evidencia de su mentira, se les sigue votando. ¿Cómo es posible que todavía se siga respetando y homenajeando la figura de un despiadado dictador y en cambio se denuncie a una joven estudiante por un simple chiste sobre Carrero Blanco. ¿Qué está pasando en este desesperante país? No lo entiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bonmatí bonmatí 11/01/17 17:47

    Personas libres y lúcidas como tú hacen mucha falta en nuestro páis. Comparto tu análisis de la primera letra hasta el final de tu artículo. Un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rgcriu rgcriu 10/01/17 20:01

    Gracias por el articulo, hecho con el corazón y desde la razón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MFO MFO 10/01/17 11:16

    Gracias a ti Luis por tu compromiso con la verdad y por tu honradez y claridad expositiva.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • salva44 salva44 10/01/17 10:07

    Ahora comprendo el motivo de confeccionar la enorme bandera que plantó el Gobierno del Partido Popular en la plaza de Oriente. Era para tapar todas sus vergüenzas, mentiras, corrupciones y demás tropelías que están cometiendo. ¿Y todavía les votan?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ChemaA ChemaA 10/01/17 08:27

    Querido Luis, gracias una vez más por tu artículo y quiero manifestarte mi identidad en el sentimiento de vergüenza que a mi también me da esta España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bonanzero Bonanzero 10/01/17 02:02

    Luis: una vez más lo bordas, todos los que tenemos cierta edad y no hemos olvidado las calamidades del ayer, nos toca nuevamente bailar con la más fea. En poco tiempo, hemos visto como las "ilusiones" que en alguna medida, aliviaron la "carga mental" por la falta de libertades; surge nuevamente como una vieja sombra de dudas, por la falta de oportunidades para toda esta brillante y bien preparada juventud, que se ve obligada tus a marcharse, como nos ocurrió en los sesenta, mientras nos "acribillan" a impuestos y nos dicen que; hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (tras haber cotizado más de cuarenta años) esos, que dicen ser más patriotas que nadie y envueltos en nuestra bandera, hacen de su capa un sallo y ponen rumbo a los paraísos fiscales. ¡Cómo bamos retrocediendo nuevamente! retrocede "todo" pero no, para los privilegiados, con el agravante de que; buena parte de esa maravillosa juventud, quizás con menor "interés" en estar informado, la bemos con frecuencia "refugiarse" en los botellones. Tal vez "inconscientemente" porque le hemos dado, a esa edad lo que nosotros nunca tuvimos, pero ellos y solo ellos pueden y deben democráticamente contribuir a que este estado de (como diría el Sr. Rajoy) COSAS  cambien para un mejor futuro, especialmente para el futuro de ellos mismos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ROSA TARRAGONA ROSA TARRAGONA 10/01/17 00:46

    Gracias, por este estupendo articulo. Si el escritor necesita a sus lectores, nosotros necesitamos escritores como tu, que nos ayuden a seguir creyendo que no vemos visiones, que no "necesitamos un psiquiatra". Que lo que realmente queremos es un mundo más justo, más humano un mundo mejor para todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 09/01/17 22:07

    El artículo se podría haber titulado: España, una vergüenza propia y ajena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre