x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Nicaragua quiere echar a Daniel Ortega

Publicada el 07/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 06/06/2018 a las 23:12
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



Hay dos formas de enfrentarse a la realidad, desde la ideología o desde una cierta honestidad capaz de explorar detrás de las fanfarrias de la propaganda. Nicaragua sabe a Sandino, a Carlos Fonseca y a una revolución que tumbó la dictadura de Somoza en 1979. Fueron tiempos hermosos. El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) venció porque era inmensamente popular. Era mucho más que el hoy omnipresente Daniel Ortega. Era Violenta Chamorro, Sergio Ramírez, Humberto Ortega, Tomás Borge, Ernesto Cardenal, Edén Pastora, y un largo etcétera de peleones. Fue un movimiento de izquierda con gran transversalidad. En él convivían desde los socialdemócratas hasta los marxistas leninistas.


Cuba fue su inspiración, era la mitología triunfante a mano. Y EEUU, con Ronald Reagan de presidente, reaccionó igual que el de Dwight Eisenhower en los 60 tras el triunfo de los barbudos de Sierra Maestra, como les llamaba una parte de la prensa occidental. Washington organizó una invasión desde Honduras que derivó en 11 años de guerra. Honduras siempre ha sido, y es, una pieza esencial en el patio trasero de EEUU. Los llamaron los Contras, cuando muchos eran mercenarios, por ser contrarrevolucionarios y anti comunistas. La CIA se tomó la victoria sandinista a finales de los 70 como un movimiento más en la partida de la Guerra Fría. Un juego que causó decenas de miles de muertos en todo el mundo. Muertos a cuentagotas, de los que apenas dejan rastro, como los desaparecidos.


EEUU también combatió de manera más o menos indirecta en El Salvador y Guatemala. Hablamos solo de Centroamérica, no del Cono Sur con sus dictaduras en Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil. Que aquella ofensiva tuvo como padres a Nixon, Ford y Kissinger.

El apoyo militar a la Contra nicaragüense acabó en escándalo, una prueba del cinismo que rige la política internacional. Tras la prohibición del Congreso estadounidense de entregar dinero a un grupo vinculado a violaciones de los derechos humanos, la Casa Blanca ideó un plan secreto en 1985: vender armamento a Irán (en teoría tan o más enemiguísimo que ahora) y desviar los beneficios hacia la Contra. El “asunto secreto” acabó en las portadas de los periódicos, algo frecuente en los países democráticos con una prensa libre. Los hombres de Reagan entregaron la cabeza de Oliver North para salvar las importantes.

Este vídeo de dibujos animados explica bien la componenda del caso Irán-Contra.


Fue más de una década de guerra sucia, violaciones de derechos humanos y de destrozo de la economía nicaragüense. Desde el norte, los Contras; desde el sur Edén Pastora, ya ex Comandante Cero, que fue el primero en bajarse del carro sandinista aunque después se subió al del danielorteguismo, y en él sigue.


Pero esa es otra historia. La de hoy es la de un ex jefe guerrillero llamado Daniel Ortega que quemó todas las etapas del poder, desde la ilusión revolucionaria hasta la burocratización de los ideales. Ortega ha interpretado varios personajes de conveniencia, el socialista (comunista según Reagan) de los años ochenta, el liberal pacifista que hablaba de dios en 2007 y el actual, que trata de sobrevivir como sea a la presión de la calle.

El detonante fue una reforma de las pensiones, lo que parecía una protesta contra una ley concreta se ha convertido en un levantamiento popular contra el régimen de la pareja gobernante (Rosario Murillo es la vicepresidenta y esposa del presidente).



En el Ortega de hoy no queda nada de aquel espíritu sandinista, solo las banderas del FSLN. Ese espíritu está en la calle, entre los estudiantes y sus madres que lo denuncian por dictador y por corrupto. Las imágenes de la represión se parecen mucho a las imágenes de la represión en Honduras, tras las manifestaciones de denuncia de fraude en las elecciones de noviembre de 2017.

A un lado de la frontera les llamamos derecha; en el otro de izquierda, pero en el fondo son los mismos tiranos banderas de Valle Inclán. El resto es disfraz para seguir en el poder.


Que muchos de los símbolos vivos del primer sandinismo, como el cantante Carlos Mejía Godoy, el escritor y premio Cervantes Sergio Ramírez o el sacerdote Ernesto Cardenal hayan terminado en la oposición a Ortega dice mucho de lo que está pasado en Nicaragua.


No es una contrarrevolución, se trata de una nueva revolución o, al menos, la explosión de la hartura acumulada durante tantos años. Los empresarios que han estado con Ortega, pues a todos les ha ido muy bien, han olido el viento del cambio y comienzan a distanciarse con carácter retroactivo.  Si hay que elegir entre estudiantes y corruptos, la elección está clara, sea en Nicaragua o Honduras. O en EEUU.

Esta pieza en castellano del The New York Times explica el contexto: “El Estado orwelliano de Daniel Ortega".


La pareja gobernante ha tratado de sortear la crisis política con quiebros a favor del diálogo, que ha sido breve, teatral y con nula empatía con las víctimas. Después ha aplicado la mano dura, la represión y el disparo fácil. Aquí los informes de Amnistía Internacional, una organización imparcial.

Este es el lema de las marchas: “Que se vayan”.

 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Villalba Villalba 09/06/18 18:46

    Me sorprende la fragilidad del ser humano, cómo se puede pasar de montar una revolución honrosísima a convertirte en un dictador. La pobre América del sur es un enjambre azuzado por la contumacia del peor vecino posible, ese EEUU que no duda en desestabilizar de cualquier manera a los pueblos, impidiendo que superen sus transitorios políticos hasta encontrar su senda. 
    La única certeza que saco de este grandioso reportaje, como todo lo que sale de Lobo, es la enorme fuerza del pueblo nicaragüense. No,sé cómo los españoles somos tan lerdos para no ver que una sudamérica fuerte también haría una España fuerte, como aliados naturales que somos...pero para eso habría que cambiar la mirada y verlos como se ve un hermano; a un hermano se le ayuda, como sea y contra quien sea. Desde la superioridad sería mucho más dificil.
    Como dice el gran Silvio: "...yo no sé cómo hay quien malversa la vida...".
    Gracias, Lobo. Como siempre, imprescindible.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • El chipionero El chipionero 09/06/18 11:14

    Es posible que Daniel Ortega esté equivocado en los enfrentamientos con el pueblo nicaragüense (y condeno tanjantemente que se dispare a la multitud), pero me huele muy mal que EE.UU. esté apoyando la revuelta e incluso creando grupos armados contra la policia. La misma táctica que en Venezuela. Donde meten la nariz los EE.UU. corre la sangre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Óscar G. Óscar G. 09/06/18 09:13

    Qué tendrá el tener poder que siempre noa aferramos a él Sea dónde sea, sea como sea pero sentirse por encima de otros debe ser una "droga dura"
    Qué poca memoria y qué poca visión llegamos a tener cuando estamos apegados.
    Los lideres, tan necesarios para aglutinarnos como impertinentes y necios para no saber echarse a un lado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • luzin luzin 08/06/18 07:39

    El análisis siempre se queda corto ...

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 07/06/18 13:49

    ¡Qué pena Ramón! Y ¡qué bien contado! Sólo una cosa. Por favor, no uses tú también "a cuentagotas". El giro idiomático correcto es "con cuentagotas" o "gota a gota". Igual que no te ponen una inyección "a jeringuilla", no te suministran gota a gota nada "a cuentagotas".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    3

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 07/06/18 16:33

      Gracias; también he caido en la incorreccion idiomática.

      Error: *con cuentagotas* Disculpas.

      Responder

      Denunciar comentario

      8

      2

  • Rayista Rayista 07/06/18 11:52

    Creo necesario incluir el nombre de mujeres que hicieron la revolución y ahora están contra el Danielismo.
    Como ejemplo , la grandísima escritora Gioconda Belli y la comandante Dora María Téllez.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Larry2 Larry2 07/06/18 10:24

    Gracias Sr Lobo por el artículo como siempre. Es curioso desde muy joven me ha gustado seguir la vida de estos luchadores en un principio por la libertad del pueblo, pero luego al llegar se apoltronan y cambian de ideas. Ortega, ha sido uno de ellos. La historia se repite, y porque será, me gustaría que algún usted sr Lobo me explicase eso. Primero son luchador comunista, luego soc ialista, luego liberal , socialdemocrata,  luego dictador, me hago con el poder, y gobierno igual que contra lo que he luchado. Buen circulo vicioso, que en más de un  caso se ha cumplido. 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • EAJ49radio EAJ49radio 07/06/18 10:21

    Da mucha tristeza que todo se haya desarrollado de esta forma. Con lo fácil que es dimitir, a nadie le obligan a estar en el poder. Cuándo a una persona le es difícil llevar acabo las ideas por las que luchó lo mejor retirarse. Nicaragua, junto con toda Centroamérica, es un país que ha sido y está siendo muy castigado. Los yankis les han hecho sufrir lo indecible a través, cómo no, de los propios

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • platanito platanito 07/06/18 09:01

    Pienso que la trayectoria ideológica de este Ortega se podría comparar con la de nuestro mayordomo Slim. Aquel se ha enroscado a la poltrona y este querría dirigir España desde su yate. Pero la mayordomía le quita muchas horas y quizás se le haya acabado el momio y el Pedrisco vuele libre.
    Libre, libre, lo que se dice libre, noooooooo que desde la UE tiran de los hilitos marioneteros.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 07/06/18 00:52

    Gracias, Ramón;

    Otro magnífico y documentado arlo. En esta ocasión, es Nicaragua, los Ortega, gobiernan ¿en gananciales? Uno Presidente y la otra Vice. En muchos Estados de Sudamérica, tienen establecidos los gananciales del poder...gobierna el matrimonio. Ah! Pero sus listas a las elecciones, son paritarias; las confeccionan con sus familiares y...la 1a. Una mujer, detrás el marido, el hermano el padre y hasta el hijo...Si logra gobernar en el distrito que fuere, se aparta la mujer y sube el hombre. Esa es su paridad.

    Pero, hoy una vez mas, son las madres de abril, las de mayo...da igual el pais y el mes...matan a los hijxs estudiantes...No le conviene 'al primo de zumosol' que en el cono sur americano, los habitantes sean profesionales de la medicina, del derecho, ingenieros...no; la ignorancia se maneja mejor. ¿Hasta cuando?

    Pobres, todavía esperan justicia divina... ¿Cuantos años lleva gobernando este personaje? A Somoza lo consiguieron derrocar en 1979...el frente sandinista, Violeta Chamorro, el Movimiento de Liberación...miles de muertos, a cuentagotas...

    ¿Cuanta juventud está siendo asesinada en los Estados de Sudamérica?

    El Movimiento pro Derechos Humanos Americanos, ayuda y su justicia dicen, es efectiva. Pero, no tienen forenses que aporten la prueba del asesinato...

    Decía Perez Tapias, Decano de la Facultad de Filosofia de la Universidad de Granada, en un arlo en este digital ayer: '...malos tiempos para la épica'

    ¿Adónde vamos, Ramón?

    ¡Que se vayan los Ortega de Nicaragua!

    ¡En la lucha con esas 'madres de abril' de Managua, por sus hijxs y por lxs nuestros!


    Responder

    Denunciar comentario

    6

    5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.