x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

Que los ladrones de niños no puedan brindar al amanecer

Publicada el 26/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 26/06/2018 a las 09:30
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

“Sobre la impunidad se pueden clavar banderas, pero no crecen las flores”.

Este martes se celebra en España el primer juicio que tiene como objeto esclarecer el drama de los niños robados en nuestro país desde los tiempos de la Guerra Civil hasta los años ochenta. El caso concreto es el de una mujer llamada Inés Madrigal, sustraída a su madre en la clínica San Ramón, de Madrid, donde operaban el ginecólogo Eduardo Vela y la monja de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl María Florencia Gómez Valbuena​, tristemente célebres entre las víctimas de aquella trama delictiva que fue alentada por los golpistas de 1936 para hacer una limpieza ideológica, “separar el grano de la paja”, según la terminología de los bandidos, y que se extendió en el tiempo, convertida en un negocio basado en el secuestro y tráfico de seres humanos. Lo que no se arranca, crece; y lo cierto es que el Régimen asesino del Funeralísimo duró treinta y ocho años, pero han pasado cuarenta y tres desde que al general se lo llevó el demonio, y sin embargo aquí siguen, de momento, a un lado su Valle de los Caídos, las medallas y pagas extras del torturador Billy El Niño o la amnistía fiscal a la familia del dictador, cuya fortuna y propiedades vienen de donde vienen, y al otro los ciento catorce mil republicanos enterrados en cunetas y fosas comunes sobre las que la democracia ha echado tierra, unas veces para clavar encima una bandera azul y otras, roja.


Hay estudios que hablan de treinta mil bebés sustraídos, y eso sólo contando a partir de los años sesenta, lo que hace difícil imaginar cuántos serían si se empezara en 1938 ó 1939, que es cuando se puso en marcha esa maquinaria siniestra. Cuando publiqué, en el año 2006, mi novela Mala gente que camina, que trata ese tema y partía de una larga investigación de cuatro años, algún medio de comunicación sostuvo que me lo inventaba todo, que eso jamás había ocurrido; incluso hubo quien me acusó de sensacionalista. Pero aquello no era sólo literatura, fue verdad que existió la trama y que se puso en marcha con el fin de erradicar el pensamiento de izquierda. El impulsor de aquella locura, el psicólogo y militar Antonio Vallejo Nájera, consideraba el socialismo una enfermedad mental y sostenía que la obligación del nuevo Estado era impedir que los padres se lo transmitieran a sus hijos. Fue secundado por El Pardo y por la Sección Femenina, la supuesta cara amable y doméstica de la banda terrorista Falange, y encontró su espacio ideal para la tétrica compra-venta de recién nacidos en los orfanatos y hospicios del Auxilio Social.


El juicio de hoy le ha costado muchos años de trabajo y perseverancia a Inés Madrigal, que lleva el amanecer en el apellido y podría ser la primera luz al final de este largo túnel. A día de hoy, hay otras dos mil denuncias similares archivadas. Eso supone una cantidad intolerable de ciudadanos que no han podido conocer su verdadero origen, ni lograr que la ley los defendiese. Ocurría en Madrid y en todas partes: en Tenerife se seleccionaban bebés rubios y, a ser posible, de ojos claros, para entregarlos a turistas alemanes; en Cádiz se abrieron varias tumbas y se encontraron vacías. Algunas personas sospechaban, otras sabían, pero las historias eran siempre muy similares porque el método del doctor Vela y sus compinches era el mismo: en una habitación del hospital, la madre verdadera, la niña o niño vistos y no vistos, la comunicación de que había muerto de forma súbita, a veces el ataúd blanco, a veces el cuerpo de una criatura que mantenían dentro de una cámara frigorífica para exhibirlo como prueba… Y en otro cuarto, la madre falsa, la que había entrado en la clínica con un embarazo fingido, el almohadón o la tripa de goma-espuma bajo la ropa, la comedia de los mareos y las náuseas que había llevado a cabo durante los últimos meses. Ha sido un largo, solitario y tortuoso camino hasta el banquillo de la Audiencia Nacional.


Pero esto también demuestra, por extensión, que el combate de las fuerzas conservadoras e incluso de alguna progresista contra la memoria ha sido feroz. El mito de la Transición lo ha sepultado todo, no ha dejado lugar a la disidencia y ha propiciado un intercambio de papeles que siempre es muy peligroso, tal y como podemos comprobar a menudo y con respecto a cuestiones muy diversas, y que vuelve agresores a los damnificados, deja caer sobre ellos la insidia de la discordia, los llama enemigos de convivencia, los culpa de reabrir heridas y de no querer la reconciliación. La verdad es más fácil de explicar: una democracia no puede sustentarse ni sobre la impunidad ni sobre la injusticia. Con que eso se respetara, lo demás vendría rodado.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

17 Comentarios
  • TOTOFREDO TOTOFREDO 28/06/18 23:28

    España huele a podrido y los culpables están identificados, unos por acción y otros por omisión.....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • christopher lee christopher lee 28/06/18 12:13

    Me casé dos veces, con la primera esposa tuvimos una hija que nació en la clínica del Dr. Vela, el cual era de los pocos que aplicaban la epidural, y el resto de técnicas que hoy son habituales pero en 1976 no. Estando en trámites de separación (aún sin divorcio) mi ex quedó embarazada, trató de abortar rapidamente, en el interín la contactó herr doctor ofreciéndole pasta para llevar adelante el embarazo, que el bebé iría a una "buena familia". Poco después fue detenido pero no llegó a nada ellos eran los ejecutores (Vela y Sor María), pero la trama era mayor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Sua Sua 26/06/18 20:38

    Me sorprende que se hable ahora como el inicio de la lucha por los niños robados. Hace varios años llegue a leer en algún medio de comunicación testimonios de personas que relataban sus casos e incluso se perseguía a una monja que había sido cómplice, quiero recordar que sus compañeras la protegían del acoso periodístico e incluso poco tiempo después se dijo que había muerto.
    Se narraban lugares donde se practicaban estos robos entre otros Zaragoza y Navarra,y los envíos a Cataluña previo pago, a veces a plazos. Algunas madres manifestaban no haber llegado a verlos, con lo cual siempre les quedo la duda.
    Alguna madre en aquel tiempo llego a decir "menos mal que los míos nacieron en casa, sino alguno igual me hubiera nacido muerto..."
    Esta MOVIDA de la que hablo, creo que comenzó en Navarra por algún ¿enfermero? que encontró registros de la época y algunas personas ya entonces encontraron sus padres biológicos.
    ¡Cuanto dolor han creado con las injusticias, los fanatismos y la avaricia!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 26/06/18 19:17

    Desde que María Antonia Iglesias publicara en la revista Interviú (por los años ochenta), su famoso artículo sobre los bebes robados en la Clínica Odonnell, entre otras, se ha hecho poco o muy poco. Ya le advirtió el Teniente General Gutiérrez Mellado a Felipe Gonzales, Vd. Algún día gobernará España, pero al franquismo… ni tocarlo.
    Como tengo antecedentes familiares, del robo de un niño, en el año setenta en la Paz, y que me pudo pasar lo mismo con alguno de mis hijos, por aquellos años, donde la mafia extendía sus tentáculos. Estoy muy sensibilizado con estos temas, he participado en seminarios en la Universidad Carlos III, de Getafe, y por entonces, le dedique este poema a mi amiga Rocío, participante con su testimonio del seminario.
    A "R O C I O" LE ROBARON SU HIJO
    Fueron los años terribles
    del nacional catolicismo
    con el desgarro de España
    represión muerte o castigo.

    En la clínica de O'donnell
    quiso parir a su hijo
    como era madre soltera
    por muerto lo dieron fijo.

    Mercenarios traficantes
    de la vida y con la muerte
    amparados por el régimen
    criminales, malvada gente.

    ¿Y quien repara tu dolor
    de madre que lo ha parido
    sin encontrar tu progenitor
    con los años que has sufrido?

    Tantos años de castigo
    el mundo entero a de saber;
    metidos en el entramado
    médicos y clérigos también.

    Después de tanta injusticia
    el temor metido en el cuerpo;
    crímenes de lesa humanidad
    hay que buscar el avispero.

    Con asistencia o sin ella
    de los jueces del franquismo
    exhumemos las cunetas
    y a hijos desaparecidos.

    Una España en democracia
    como país tercermundista
    sin aclarar el pasado
    vergüenza contrabandista.
    *
    11/03/2011 11:52 El Pontón de la Oliva #.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    16

    • paco arbillaga paco arbillaga 26/06/18 19:50


      elpontondelaoliva: ¡Aúpa! ¡Ánimo! Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Bellum Bellum 26/06/18 19:02

    Hay una frase en tu última novela, Benjamín, que viene como anillo al dedo, aunque la situación sea absolutamente diversa: "Para hacer desaparecer lo que te asusta sólo tienes que mirsr donde no está"..... eso se hace en este país con los temas que remueven, porque los bebés robados empezaron en el 39, pero alcanzan hasta los 80, y aquí el funeralísimo no estaba. Y asi vamos, llagados y supurando por no cerrar bien las heridas. Como nos descuidemos habrå que amputar.
    Gracias por el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    17

  • Ataio Ataio 26/06/18 12:23

    GRACIAS PODEMOS.

    Responder

    Denunciar comentario

    18

    28

  • christopher lee christopher lee 26/06/18 11:08

    Hasta que no se constituyan comisiones de la verdad tipo Suráfrica, ya que es demasiado tarde para juicios de desnazificación, ESPAÑA SEGUIRÁ SIENDO UNA ESPAÑA DE MIERDA.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    38

  • AMP AMP 26/06/18 10:49

    En este puñetero país todo lo que vale la pena siempre llega tarde y mal.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    28

    • "Maga" "Maga" 26/06/18 14:02

      "Para la LIBERTAD/sangro,lucho, PERVIVO...../Aún tengo la VIDA"

      Pues eso, salud .

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      23

  • florenblues florenblues 26/06/18 08:59

    Excelente artículo Benjamín.
    Voy al final del mismo: " La verdad es más fácil de explicar: una democracia no puede sustentarse sobre la impunidad ni sobre la injusticia ". Yo añadiría que un estado democrático no puede sustentarse en un golpe militar, una guerra y el franquismo. Se tolero todo y el resultado está a la vista.
    Gracias Benjamín.

    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    34

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/06/18 07:20



    Sí, Benjamín; lo «de reabrir heridas y de no querer la reconciliación» tiene que ser una frase que debe sentar como una puñalada a las personas que sufrieron, ¡y sufren!, en sus cuerpos o en los de sus familiares las consecuencias de los abusos, a veces criminales, de aquella guerra incivil, y también las aciagas consecuencias que esa guerra acarreó a muchas personas.

    Cuando esos políticos se llenan la boca con lo de abrir heridas se deberán referir al miedo que tienen a que ellos o sus familiares puedan resultar heridos, ya que algunos de los que así hablan fueron (o son herederos) quienes ganaron una guerra de la que muchxs obtuvieron un buen botín que aún lo siguen disfrutando. Esa gente que habla así ignora, ¿o desprecia?, a lxs millares de españolxs que no es que se les reabran sus heridas, es que aún no se les han cerrado pues unxs están buscando a sus familiares por las cunetas, otrxs a las madres que les parieron.

    Resulta increíble, es totalmente injusto diga lo que diga cualquier ley o juez, que haya en este país personas que aún padecen las calamidades causadas por tanto monstruo, alguno de ellos condecorado. ¡Justicia para todas las Inés Madrigal! Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    37



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.