x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

Pablo Casado no puede ser presidente del PP

Publicada el 11/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 10/07/2018 a las 18:52
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El Partido Popular sigue muy distanciado de la realidad, como muestra el hecho de que haya tantos cuadros dentro de ese partido que consideren a Pablo Casado un candidato adecuado para liderar el PP.

Recordemos dónde estamos. Si se han celebrado estas extrañas primarias es porque Mariano Rajoy ha dejado la política. Y si Rajoy ha abandonado la política es porque los partidos de oposición (con la salvedad habitual de Ciudadanos) aprobaron una moción de censura. Y si los partidos de oposición aprobaron una moción de censura fue porque la Audiencia Nacional dictó la primera sentencia de la Gurtel, en la que queda acreditado que el Partido Popular ha sido durante muchos años una fuerza política organizada en torno a la corrupción, el fraude fiscal, el amiguismo y el abuso de poder más en general.

Los ciudadanos, a su ritmo, ya se habían percatado y por eso, entre las elecciones de 2011 y las de 2015, el PP perdió tres millones y medio de votos. Además, todas las encuestas coinciden a lo largo de legislatura en que la pérdida de voto del PP no se ha detenido, que la corrupción ha seguido pasando factura.

La necesidad de llenar el vacío dejado por la marcha de Rajoy era una oportunidad para que el PP reflexionara sobre las causas de su declive. Es decir, para que hablara de corrupción, de cómo la contabilidad en B, los sobresueldos, las donaciones opacas a cambio de contratos públicos, las mentiras sobre el número de afiliados, la parasitación de las instituciones y la manipulación de la televisión y la radio públicas han generado una desconfianza y una hostilidad máximas entre capas muy amplias de la sociedad española.

Pero, en lugar de ello, el PP ha organizado unas primarias un tanto surrealistas, en las que ha participado un número muy bajo de afiliados y en las que apenas se ha hablado de los problemas que aquejan al PP. Y tras la ajustada victoria de Soraya Sáenz de Santamaría, a muchos no se les ha ocurrido nada mejor que lanzarse a forjar una alianza de compromisarios para poner a Pablo Casado al frente del partido.

No voy a entrar a analizar la “ideología” de Casado, si tal término puede utilizarse para caracterizar sus comentarios carcas y reaccionarios o su nacionalismo español primario. Lo que llama realmente la atención es que en el partido no se den cuenta de que elegir para presidente de la organización a alguien que falseó su currículum y que obtuvo mediante irregularidades manifiestas (“por la cara”) un título del archifamoso máster en Derecho Autonómico de la  Universidad Rey Juan Carlos es no sólo impresentable, sino también muy dañino para los propios intereses del PP a medio plazo.

La sociedad y la opinión pública se han vuelto más exigentes y no van a tolerar fácilmente que el presidente del principal partido de la derecha española sea un tipo que se reclama “liberal”, que reivindica la “cultura del esfuerzo” y la meritocracia y que, sin embargo, no fue capaz de acabar en condiciones normales la carrera de Derecho (en un año en el Centro de Enseñanza Superior Cardenal Cisneros, ya elegido diputado de la Asamblea de Madrid, consiguió sacarse todas las asignaturas que se le habían atragantado durante largos años en el Icade) y se matriculó luego en la Universidad Rey Juan Carlos en un grado en ADE y, a la vez, en el “Máster regalo” para altos cargos del PP. A todo lo cual hay que añadir que presentara como posgrados en prestigiosas universidades norteamericanas cursos breves realizados en España. Y todo mientras ocupaba el cargo de diputado en la Asamblea y era presidente de Nuevas Generaciones.

No sabemos aún si la investigación judicial en marcha imputará a Casado o no. Pero al margen de lo que decidan los jueces, es impresentable que alguien con la trayectoria de Casado pretenda asumir la principal responsabilidad de un partido que dice creer en los valores del liberalismo. El “liberalismo” en España sigue siendo “liberalismo de amiguetes”. Por eso a Casado le apoya lo más granado del liberalismo genuinamente español, es decir, José María Aznar, Esperanza Aguirre, Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez etc., etc., etc.

La derecha parece dispuesta a perseverar en el descrédito apoyando a un candidato que no cumple unas condiciones mínimas de ejemplaridad y coherencia. Si lo hace, no hará más que confirmar que el PP es un partido imposible de regenerar, dominado por prácticas que se toleraban en los tiempos de La escopeta nacional, pero que hoy resultan insoportables a la gran mayoría de la sociedad.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

71 Comentarios
  • Pawis Pawis 17/07/18 09:15

     “liberalismo de amiguetes”. Por eso a Casado le apoya lo más granado del liberalismo genuinamente español, es decir, José María Aznar, Esperanza Aguirre, Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez etc., etc., etc.........Es decir ,la crem de la crem del posfranquismo.
    Chapó Ignacio

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • svara svara 15/07/18 21:23

    Lejos de enmendarla, la lían mas. Es su modus operandi, lo farragoso, lo siniestro... A ver si gana este gañan y se van a cultivar ranas y otros batracios a la Charca de Aguirre. 

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    9

  • Segulinda Segulinda 14/07/18 12:00

    Pues siguiendo tus deducciones estaría bien que ganara. El PP se iría al carajo definitivamente. La pena es que mucho me temo que no haces un análisis realista de la identidad de la derecha española.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Cobas Cobas 13/07/18 11:31

    Posiblemente será elegido, Casado ya que el PP es un partido reaccionario de derecha extrema, cuya referencia es el de las Azores y de la guerra de Irak. Este elemento es el padrino de Casado.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    14

  • FranGA FranGA 13/07/18 00:57

    El PP aún no ha desaparecido, a pesar de haber quedado huérfano, descabezado sin su caudillo elegido a dedo. Alguien tendrá que ser su presidente y ahora solo quedan dos posibilidades: Casado o Sáenz de S.
    Yo prefiero a Casado, es más radical y parecido a Albert Rivera, de modo que Cs restaría al PP o viceversa, se neutralizarían parcialmente entre sí.
    Además a Casado le podríamos y deberíamos hacer un nuevo "Cristina Cifuentes". Es un blanco ideal para freírlo en las redes sociales, en la prensa digital y en la calle, con motivo de su carrera universitaria presuntamente fraudulenta.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    11

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/07/18 21:30

    Francamente, me tiene sin cuidado a quién elijan los compromisarios del PP. Si eligieran al peor candidato para las generales, mejor que mejor. Pero dudo mucho que S-C lleve razón en sus apreciaciones. No me cabe duda de que, para él y para la mayoría de los lectores de Infolibre (yo incluido, malpensados), la candidatura de Casado es inadmisible una vez conocida la historia (historieta, más bien) de sus títulos universitarios, pero eso no tiene por qué ser así ni para la militancia del PP ni para el electorado español en conjunto. No nos engañemos: el electorado español (como el italiano, por ejemplo) admira al pillo, al "espabilado", al defraudador de impuestos. Por eso Berlusconi ha ganado tantas elecciones y aún colea. Todo lo que a S-C le parece inadmisible puede ser un aliciente para una gran parte de los electores españoles. No hay que confundir nuestros deseos con la realidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    17

  • salvafer salvafer 12/07/18 20:34

    Hay una premisa que siempre se cumple: Si la izquierda progre cree que un candidat@ para dirigir el PP no será bueno ni para los intereses del propio PP, ese candidat@ será el elegido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • jhgb jhgb 12/07/18 14:44

    Le tengo por persona con la pretension de la honestidad, formado e inteligente así que debe ser cosa mia, pero yo creo que si una sociedad sabiendo lo que sabiamos del PP , de Rajoy, de Camps, de Esperanza y los eligieron mayoritariamente para gobernar, porque los hinchas del PP no van a elegir a este hombre tan formado. Porque los ciudadanos españoles no aguantan mas corrupción, entiendo que dice usted. Pues debe de ser que solo soy bachiller, pero es un poco naif su conclusión. Sepa que me gusta leerlo y creo que aprendo con ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Jose Luis77 Jose Luis77 12/07/18 04:18

    Magnifico y esclarecedor articulo, si a todo lo dicho añadimos las declaraciones sobre el feminismo y el 15 M , tenemos las guindas del pastel, es un retrogrado impresentable, digno sucesor de su padrino Aznar, el mayor mafioso junto a Florentino Perez de España.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    30

  • Tibetano52 Tibetano52 11/07/18 19:56

    Regenerar el PP es como obtener oro por transmutación atómica. ¿Es posible? Tal vez. Pero es más práctico, barato y seguro obtenerlo de la mina o comprarlo en el mercado. No es posible regenerar lo que ya nació corrompido. El PP no es un partido al uso. Nació de los poderes del franquismo como organización para mantener los privilegios heredados a toda costa y a cualquier precio. La mentira, la manipulación de la información, la patria, la bandera, la religión. La educación, la sanidad, la justicia, los derechos sociales, la convivencia. Todo ha sido manipulado en beneficio de unos pocos y en perjuicio de la inmensa mayoría. Lo que le ocurre ahora al PP es que ya no puede ocultar su auténtica cara. Una auditoría de su afiliación daría una idea clara de lo que es. Seguramente el número de "afiliados" es menor que el de "beneficiados", incluyendo los que cobran en "B".

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    60



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.