x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

¿Cómo enfrentarse a un mentiroso compulsivo?

Publicada el 13/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 12/09/2018 a las 20:35
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

No hay precedentes de un artículo de opinión sin firma, al menos en las páginas del The New York Times. Siempre han existido las fuentes anónimas dentro de una noticia, personas que poseen una información relevante que deben mantenerse ocultas para evitar represalias.

Tampoco hay muchos precedentes de un presidente como Donald Trump que ha declarado la guerra a los medios de comunicación llamándolos “enemigos del pueblo” y “traidores”, además de acusar a Google y a las principales redes sociales de ocultar noticias que le son favorables.



La labor del periodismo es fiscalizar al poder, destapar aquello que se desea ocultar, más si encubre un engaño o una actuación ilegal por parte de los gobernantes. Estos tienden a confundir la seguridad del Estado con su propia seguridad al frente del Estado. El poder busca impunidad. No es algo nuevo.



Richard Nixon consideró que los célebres Papeles del Pentágono afectaban a la seguridad de EEUU. Publicarlos era, por lo tanto, una traición. Esos papales mostraban un colosal engaño a la opinión pública, y a los miles de jóvenes que fueron a una guerra que la Casa Blanca sabía perdida desde 1965. Nixon no temía tanto su contenido, que afectaba a las presidencias anteriores, sino el precedente. Él tenía también sus secretos, cómo su campaña electoral arruinó una posibilidad de paz en Vietnam para ganar las elecciones.

El Tribunal Supremo de EEUU dictaminó que la publicación del material sustraído por Daniel Ellsberg era legal, consecuencia de la libertad de prensa y del derecho de información. El delito se circunscribía a la figura del filtrador. A Ellsberg no se le pudo condenar por defectos en la investigación. Esto es crucial si pensamos en Wikileaks. ¿Es un filtrador o un medio en sí mismo?.

El poder en cualquiera de sus formas, incluidas las democráticas, tiende a la mentira. Hablamos hoy de las fake news, algo que siempre ha existido. La diferencia es que ahora se transmiten de forma masiva por las redes sociales y por Internet, creando dos realidades: la del poder y la otra.

La pregunta para el periodismo en general es sencilla: ¿cómo enfrentarnos a ese poder mentiroso en la era de Internet? ¿Cómo enfrentarse a un presidente atípico que considera falso todo aquello que no le gusta y que dispone de un público compuesto por millones de personas que prefieren creerle a él antes que a los medios tradicionales? Para Trump, realidad es lo que emite Fox News.

Los medios tradicionales y las televisiones generalistas, y la CNN en particular, han sido combativos con un presidente que actúa desde la mentira y que parece no tener claro qué es un Estado de derecho, un presidente que se siente más a gusto entre dictadores que entre sus colegas del G-7.

¿Es positiva esta hostilidad o juega a favor de Trump, que llama “partido de la oposición” a la prensa enemiga? En este campo de juego es en el que debemos considerar la tribuna de opinión anónima de The New York Times. El diario se juega su credibilidad. ¿Cuál es el límite para informar de un presidente que no parece tener límites en el engaño, la manipulación y el insulto?

Partimos del hecho de que el periódico conoce al autor de la tribuna, que le ha entrevistado para saber cuáles son sus motivaciones y ha investigado si lo que denuncia es cierto. El texto del articulista secreto coincide con la radiografía realizada por Bob Woodward en su libro Fear (Miedo), publicado el martes en EEUU. Es un texto demoledor por su contenido y por el prestigio de su autor, uno de los periodistas del caso Watergate. También coincide con lo que ya sabíamos de la Casa Blanca de Trump. Lo que no sabíamos es que dos de sus colaboradores más estrechos le consideran un idiota.

Existe un abuso creciente de las fuentes anónimas en algunos medios de comunicación. Periodistas sin fuentes creen que mediante ese recurso, que debería ser extraordinario, pueden presumir ante sus jefes y ante el ciudadano de contactos secretísimos con los que dar credibilidad a sus textos.

Las fuentes anónimas son la esencia de cualquier investigación, pero el periodista no debe abusar de ellas porque el texto pierde credibilidad. ¿Cómo saber que no se ha inventado las citas o las denuncias?

Muchas investigaciones nacen de un soplo, de una conversación entre dos personas indiscretas en un sitio público, de un sobre que llega por el correo ordinario, o por email. Una fuente anónima solo es el origen de una investigación, no la investigación en sí misma.

Las personas que desean compartir información secreta pueden tener intereses personales. El rencor y la venganza son activadores de memoria. De ahí nace la exigencia de las dos o tres fuentes. Si no se puede contrastar la información, no se debe publicar. Por encima de la exclusiva está la credibilidad del medio. Gabriel García Márquez decía que “primicia es el primero que lo cuenta bien”.



He visto estos días dos series-documentales de obligada visión para periodistas, politólogos, estudiantes y ciudadanía interesada en estos asuntos. La primera se llama El cuarto poder (The Fourth Estate). Son cuatro capítulos. Trata de la relación de The New York Times con la Administración Trump desde el día de su inauguración en Washington.

Las directoras del documental, Jenny Carchman y Liz Garbus, han tenido un acceso excepcional a las interioridades del periódico, a sus reuniones, a su modus operandi, que nos arroja mucha información sobre cómo debe ser el gran periódico en la era digital, su relación con las redes sociales y los lectores. Sorprende que todo el esfuerzo periodístico y mental esté centrado en la web. Lo mismo sucede en la competencia capitalina, The Washington Post. El papel se mantiene porque es la publicidad que paga y porque quedan suficientes suscriptores.

En España seguimos llamando digitales a medios como infoLibre, como si los periódicos tradicionales no tuvieran ediciones en Internet.



La segunda serie-documental se llama La guerra de Vietnam, dirigida por Ken Burns y Lynn Novick. Son diez capítulos. Es la historia de una guerra inútil que costó la vida a más de 50.000 soldados estadounidenses  y a más de dos millones de vietnamitas. Tiene muchas lecturas. Está la política cegada por la ideología, en este caso anti comunista en plena Guerra Fría, la incapacidad de leer la realidad desde un despacho enmoquetado a miles de kilómetros y la supresión de todo pensamiento crítico o discordante. El poder solo desea que le den buenas noticias, aunque sean falsas. Y es la historia de una gran mentira sostenida durante décadas y del papel de los medios de comunicación y de la sociedad civil.

¿Qué aprendimos? Nada. El mecanismo se repitió en la invasión de Irak en 2003, con sus ficticias armas de destrucción masiva, y la prensa estadounidense apostó por el patriotismo en vez del periodismo. Tras un primer momento de confusión aparecieron los Chelsea Manning y Edward Snowden y quedó claro que George Bush, Tony Blair y el hombrecillo insufrible habían mentido. Ninguno ha sido procesado ni señalado por la sociedad. Ahí están impartiendo doctrina de lo que es moral e inmoral.

 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Pinolere Pinolere 17/09/18 17:49

    Hombrecillo insufrible, es la mejor definición del personajillo. Estamos en manos de estos personajes y da miedo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El chipionero El chipionero 15/09/18 10:57

    Ramón, vamos a preguntarnos, más bien, cómo es que puede llegar a ser presidente de los EE.UU. un mentiroso compulsivo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pati Pati 14/09/18 19:54

    Interesante artículo. Es una pena que los vídeos no estén traducidos alcastellano

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Makoki-2 Makoki-2 15/09/18 01:02

      Hay una opción en Youtube para traducir "automáticamente" al Castellano. No es una maravilla pero podrás hacerte una idea de lo que hablan. ..................Configuración /Subtítulos/Traducir automaticamente/ español (o catalan, o euskera, o...)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • unlector unlector 14/09/18 12:00

    Es irónico que tanta gente vote a los peores pensando: si tan malos fueran no estarían ahí.
    Y van y los 'ponen ahí' con su voto.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Hammurabi Hammurabi 13/09/18 16:51

    Con tanto precedente aquí, y más allá de las fronteras, lo más inquietante es como se puede mantener la fidelidad del voto ante unas determinadas siglas, cuando todos los días nos están mostrando que no son de fiar y que sus intereses pasan por mantenerse o hacerse con el poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Larry2 Larry2 13/09/18 09:53

    Buen artículo. Hay que hacerse muchas preguntas. Como puede ser Trump presidente d EEUU. ? Para que sirven las guerras?. Porque los medios mienten tanto?. Gracias por el artículo Sr Lobo da gusto verle expresarse con tanta claridad, .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • salvafer salvafer 13/09/18 12:55

      No se trata de si la guerra es real o no, la victoria no es posible. No se trata de ganar la guerra, sino de que ésta sea constante. Una sociedad jerarquizada sólo es posible si se basa en la pobreza y en la ignorancia. En principio, el fin de la guerra es mantener a la sociedad al borde de la hambruna. La guerra la hace el grupo dirigente contra sus propios sujetos y su objetivo no es la victoria, sino mantener la propia estructura social intacta

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      11

  • MASEGOSO MASEGOSO 13/09/18 00:50

    Como es habitual, claro y conciso.
    Supongo que hoy nadie conoce a que nos va a conducir este brote de nazionaliasmo que, por no utilizar el mismo apelativo, se le llama populismo.
    Desdeluego este hombre del tupé ha demosterado una habilidad inquietante en meterse en todos los charcos y, cuando se saltan los charcos hay posibilidades de mojarse los pies.
    ¿Italia, Hungría, Austria, Suecia y cuantos paises más se alinearán con ese populismo en reflejo del tupé estadounidense?
    La repuesta es desalentadora y aquí, en este solar del oeste europeo, estamos viendo surgir ese populismo que los presidentes de C's y PP no tratan de disimular y sus políticas, si a esa actitud se le puede llamar política, lleva el camino claro que le costó al PP perder el gobiernode España.
    Inmobilismo, mentira, fraude hasta en los más nimio, arrogancia en lugar de tratar de apagar el fuego catalán que están alimentando de combustible muy inflamable y, así dificultan un gobierno que, si bien es carente de mayoría, al menos va dando algunos pasos que lo diferencian de lo anterior.
    Gracias por segjuir ahí Sr. Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • ROJAZO ROJAZO 13/09/18 00:23

    Guerra inútil la de Vietnam? Hay alguna guerra útil?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    13

    • AMP AMP 13/09/18 11:24

      Pues para la gente en general, todas inútiles, pero para algunos que se lucran con ellas, utilísimas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      11

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.