x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

¿Sabe con quién juegan sus hijos?

Publicada el 27/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 26/09/2018 a las 21:52
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Creo que en mi buzón de correo no entra un email más sobre reuniones informativas del nuevo curso. Tengo el calendario lleno de citas para las primeras tutorías, reunión de arranque de curso, sobre nuevas normas del comedor, reunión de cambio de uniformes, convocatoria para explicar cómo se organizarán las extraescolares, reunión de la extra escolar que has elegido, reunión con el nuevo equipo de orientación, con el nuevo equipo de teatro.... Es tal el bombardeo de emails que el mismo día, en el mismo centro, a la misma hora, tengo dos reuniones diferentes.

Digo yo que no se habrán dado cuenta de que los padres tenemos más de un hijo además de una vida y un trabajo. Y ahí estamos mi marido y yo, repartiéndonos las reuniones. Cuadrando a las que no puede ir él y a las que no puedo ir yo. Porque la experiencia ya me ha dicho que justo a ésa a la que decides que no vas a ir porque ya te lo sabes del curso de la mayor, justo en ésa en la que no estás, es cuando cuentan lo más importante de todo el curso. Me ha ocurrido, sí.

Pero bendita rutina y bendita reunión informativa sobre cosas que escuchamos cada año y que más o menos suenan familiares, porque no suponen ningún sobresalto. Como supongo les habrá pasado a los padres de los colegios de primaria de Alaska. A principios de curso les ha enviado una circular que suena bastante inquietante: les piden a los padres que estén atentos y vigilen a qué casas de qué amigos van sus hijos. Que si un niño de la clase le invita a merendar por ejemplo un día, averigüe antes si en esa casa hay armas y si esas armas están bien guardadas o al alcance de los más pequeños. ¿Se imaginan? “Mamá, Rafa me ha invitado el jueves a ir a su casa a jugar al Fortnite. ¿Puedo ir?”... “Mmmm. Sí claro mi amor. Déjame que llame antes a su madre y a su padre para preguntarles cómo llevan el tema de las armas y te confirmo”. ¡¡¡¡DE LOCOS!!!

Sería hasta gracioso si no es porque hablamos de un problema grave: según datos de enero de este año, en Estados Unidos se han incrementado las muertes por arma de fuego un 17% respecto a 2008. Algunos expertos hablan de una auténtica crisis de armas y si miramos esos datos por estados, efectivamente Alaska está a la cabeza. Es el estado donde más armas por número de habitantes hay. Más de la mitad tiene una pistola en su casa, casi un 60% según esos datos. Lo que más llama la atención es que en esa circular asumen, sí he dicho asumen, que lo normal es que en una casa hay un arma. Lo que piden es que se guarde con cuidado, que tengan la precaución de no dejarla demasiado a mano de los más pequeños, porque claro, podrían utilizarla para jugar y  podría ocurrir un accidente. Insisto, de locos.

En muchos colegios de Estados Unidos han colocado arcos detectores de metales para que los alumnos pasen cada mañana por ahí con sus mochilas. Da igual la edad. Creen que es la única forma de sacar las armas de las aulas, pero son conscientes de que así no acaban de poner a salvo a sus hijos de esa crisis de armas que hablaba antes. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades ofreció datos escalofriantes de 2017: aseguran que cada semana 25 menores de 17 años mueren en Estados por armas de fuego. 1.300 menores cada año y casi 6 mil resultan heridos. Efectivamente el problema es grave y la circular del estado de Alaska empieza a cobrar sentido.

Visto desde la distancia, bendito mes de septiembre repleto de reuniones de colegio y tutorías. Bendita rutina en la que al menos, sacamos de la ecuación un problema tan serio como el control de armas. ¡Feliz Jueves!
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 07/10/18 19:30

    ¿Reunión de cambio de uniformes? ¿O sea que sus hijos van a un colegio privado o concertado? Entiendo que cada cual puede hacer de su capa un sayo, pero no me parece muy ejemplar colaborando en un medio que defiende (si no es así, no he dicho nada) la enseñanza pública.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • Grever Grever 01/10/18 14:07

    ¡Hala, hala! a pedir certificado de penales, buena conducta y salud mental a las familias de los compañeros de clase del nene/a. Alternativa: dejarlo en casita aborregándose con la tele o el móvil. ¿Jugar en la calle? ¡ni se les ocurra! todos los pederastas del planeta tienen previsto concentrarse en el parque de su barrio los próximos meses, sin tener en cuenta además que son multitud los conductores que salen de su casa o trabajo con la indubitada intención de lanzar sus vehículos contra los columpios y toboganes de su vecindario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rosa Vime Rosa Vime 28/09/18 23:39

    Toda mi vida he estado muy atenta a las casas donde iban mis hijas a jugar. Quien vivía allí además de los padres, qué vecinos se pasaban como Pedro por su casa. que ambiente había en descansillos y escaleras. No soy paranoica, sólo que hay que vigilar constantemente por donde pasan nuestros hijos. Cuando mi hija mayor era un bebé, mataron y violaron a una pobre niña en Huelva. fué un tío o alguien de la familia que iba por la casa. A una pobre niña hace poco, la mató el vecino del primero mientras bajaba por la escalera. Y por supuesto siempre he subido y bajado las escaleras con la niña. No la dejaba en el portal ni la llamaba por el telefonillo. ni mandarla sola por la calle aunque vivo en una ciudad pequeña y tranquila. La mayoría de la gente es buena pero un crío es muy vulnerable y no hay que quitarle el ojo de encima.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • eldeantes eldeantes 27/09/18 23:33

    Gracias Helena, por tu artículo de hoy.
    Leyéndolo me acordaba de un libro que leí hace un tiempo, donde se afirmaba que era más peligroso tener en casa una piscina, que un arma de fuego. Trataba varios temas y se basaba en el análisis de datos estadísticos en EE.UU.
    Muchas veces creemos que algo es peligroso porque así lo parece, o lo dice todo el mundo y resulta que es al contrario justamente.
    En fin, que nada es lo que parece. La vida es mucho más rica y más compleja de lo que parece, aunque nos empeñemos a diario en simplificar y etiquetar diciendo:
    " Blanco y en botella "... lo que yo te diga.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.