x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

El derecho de las niñas a soñar

Publicada el 07/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 07/03/2019 a las 09:55
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



La desigualdad arranca en la cuna, en la mirada divisiva de los adultos: ¿niño o niña?, en lugar de pensar en personas con un enorme potencial de crecimiento. El vídeo anterior pertenece a un proyecto de la empresa que fabrica las barbies, un icono del mundo de las princesitas. Más allá de si se trata de una argucia comercial para no quedarse fuera del movimiento global del 8M, lo que importa es el contenido. Su mensaje de fondo es certero y demoledor. En los primeros años se inoculan los roles que generan la desigualdad y alimentan el machismo. Dice una de las niñas del vídeo que un chico tiene tres veces más probabilidades de recibir un juguete relacionado con la ciencia que una chica.

Algo tan simple como la elección de los primeros regalos, que se realiza de manera automática, sin pensar en su posible impacto, contiene una de las claves del desarrollo. No solo por el efecto que puedan tener en un receptor desprotegido, sino como muestra de cuál es la actitud de los padres en la educación. La primera brecha está en la familia.

Educar no es adiestrar, someter o imponer. No es gritar ni pegar ni minusvalorar. Educar es guiar, una ayuda para crecer en libertad y desarrollar las posibilidades de cada ser humano.



No es la primera vez que acudo a vídeos de charlas de Ken Robinson, experto mundial en educación. Su manera de enfocar, su uso constante del humor, para conducirte, casi por sorpresa, a la esencia, resulta cautivador. Esta se titula La escuela mata la creatividad” y contiene algunas de las respuestas que buscamos.

Es esencial modificar el enfoque y los objetivos. ¿Se educa para ser felices o para ser obedientes? ¿Ponemos trabas a las niñas, límites a su capacidad de soñarse como médicas, astronautas? Vuelvo al vídeo de arranque. Véanlo una y otra vez. Es esencial que la gente brillante muestre su brillantez. Es nuestra riqueza como sociedad.



No se puede seguir educando bajo los patrones del siglo XIX, con el fin de producir mano de obra más o menos cualificada para una industria en vías de desaparición. Robinson propone pasar de esa educación que llama industrial a otra agrícola, en la que el objetivo sea crear campos abonados en los que cada niño/a crezca según su talento. En ese sistema sería más fácil educar en igualdad, y poner coto a los roles que nos dividen en princesas y machos.

La revolución permanente es educarnos a nosotros mismos. Hablo de los adultos. Educarnos en libertad y en igualdad, que no dejen de ser valores básicos en una democracia. Los que temen al feminismo, que defiende esto –la igualdad de derechos y oportunidades–, es posible que teman a la democracia misma. El feminismo no nace contra nadie, solo defiende la esencia de la democracia: el voto, los derechos. Hay cosas inconcebibles en 2019, como la diferencia salarial por un mismo trabajo.

En el cambio radical del punto de vista, el pasar de la repetición memorística al desafío que representa el talento original, es necesario incluir todos los actores para que ningún niño se eduque pensando que pertenece al sexo fuerte y que su destino es mandar, y hacer la guerra. Los niños tienen que aprender a jugar con muñecas, a pasear carritos y dar biberones. Sería una buena manera de aprender a ser buenos padres, sin que la paternidad o la maternidad sean obligaciones, se trata de una elección personal de enorme transcendencia.



Todos estamos educados en el machismo. Yo llevo toda la vida dejándolo y aún no estoy limpio. Aprendo cada día de las situaciones y de las palabras que uso con más o menos acierto. Pero también están los contextos. Son esenciales para medir la intencionalidad. No es lo mismo el chiste de un humorista en un teatro en el que los espectadores han ido a ver y escuchar a un humorista que una gracia en Twitter. En las redes sociales no hay matices ni un público advertido.

No es lo mismo una broma que un insulto. La diferencia está en la intencionalidad. Es importante no perder esta referencia, la del contexto, para no caer en la censura, o en la autocensura. Se puede hablar, pero también te pueden corregir, y enseñar alternativas.  Si todos fuimos Charlie Hebdo en el atentado, o somos Mongolia o Casandra en su pelea ante una justicia ciega, o somos El Jueves o El Mundo Today, debemos serlo en cada espacio de libertad. Son campos de minas en los que el aprendizaje es mutuo y cotidiano. A veces tendemos a la sobreactuación; otras, nos quedamos cortos. Hombres y mujeres estamos aprendiendo.



El lenguaje es un problema porque es la consecuencia de una forma de pensar. Es bueno que se dé esa batalla, que se denuncie e insista porque forma parte de la reeducación colectiva necesaria, algo que afecta a toda la sociedad. Pero la batalla no está en inventar géneros neutros y palabros, el asunto es cambiar la forma de pensar que crea el lenguaje, y será su uso el que modifique reglas gramaticales, que tampoco son las tablas de la ley.

La batalla urgente está en la educación infantil, en esos primeros años que nos modelan para siempre. La batalla está en los parques, en los juegos, en la separación escolar por sexo. Está en una educación religiosa, no laica. El laicismo no es un enemigo de la religión, como no lo es el feminismo del hombre. El laicismo es el espacio en el que pueden convivir desde el respeto creyentes y no creyentes.

Y está también en el cine, en la televisión y, sobre todo, en la publicidad. Disney Channel debería estar en la lista del Tribunal Penal Internacional en La Haya.

¿Han visto el documental La educación prohibida?



En su libro de memorias, Vivir para contarlo, Gabriel García Márquez recuerda su extrañeza infantil al comprobar que su sola presencia entre un grupo de mujeres obligaba a masculinizar cada frase. El lenguaje evoluciona, pero no funciona por decreto sino por costumbre. Las costumbres también se educan. En esa reeducación necesaria todos aprendemos porque todos estamos tomando conciencia de las cosas, de la importancia de determinadas palabras y de los pensamientos, de la inclusión que no solo debe afectar a las mujeres, también a los migrantes, a todos aquellos que no pertenezcan al mundo dominante, que por estos lares es blanco y católico (cada vez menos). Es urgente pasar de una sociedad basada en la identidad a otra pluriidentitaria sin obstáculos para cumplir los sueños.

Todo llega, pero es esencial no dejar de luchar. Os dejo este vídeo de San Mamés con un lleno histórico para asistir a un partido de fútbol femenino. Pronto habrá que hablar de fútbol masculino porque la palabra fútbol ya no será patrimonio de los hombres. Y más con los golazos del segundo vídeo.

Feliz 8M.



Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

23 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 08/03/19 13:07

    Está bien, Lobo, que las niñas sueñen. Pero si han de igualarse a los sueños de tantos niños consistentes en ser futbolistas de élite para ganar mucha pasta, francamente, eso no hace ninguna ilusión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Hammurabi Hammurabi 07/03/19 21:43

    Soy un poco bastante perezoso y como dedico tiempo a leerte, pues me cuesta comenzar. Finalmente siempre merece la pena hacerlo. Gracias.
    Dejo aquí un pequeño toque del maestro Iñaki:
    https://elpais.com/elpais/2017/03/08/videos/1488958355_773561.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • yoka yoka 07/03/19 12:21

    Educado en el machismo, te felicito por tu articulo que abre las puertas a un mundo mas justo y esperanzador

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Copito Copito 07/03/19 10:03

    Qué formidables son los vídeos de Sir Ken Robinson !. Gracias por tu magnífico artículo. Reconozco que los vídeos en inglés que no están subtitulados, no puedo entenderlos así que no puedo juzgarlos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Ramon Ramon 07/03/19 17:54

      Puedes activar los subtítulos en el idioma que quieras. Pincha en la rueda y actívalos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • juliag juliag 07/03/19 13:14

      Se pueden subtitular.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • hayundi hayundi 07/03/19 08:47

    El lenguaje conforma el pensamiento y el pensamiento conforma el lenguaje, es necesaria una educación pública de calidad para formar niños tolerantes que no solo respeten por educación si no que el respeto al " diferente " forme parte de su ADN.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • Tubal Tubal 07/03/19 18:07

      Ahora lo has dicho, "hayundi": habría que modificar el ADN para conseguir que los impulsos vitales de varones y hembras no fuesen diferentes. ¿Pero es eso posible?, o mejor dicho: aunque lo fuera ¿sería deseable?

      Comparto plenamente las aspiraciones sociales del feminismo, pero también creo que "justicia" es dar a cada uno "lo suyo" y que siempre habrá un imperativo categórico diferenciador entre hombre y mujer. Por mucho que se revolucione el sistema educativo, nunca un hombre va a poder experimentar un parto, por ejemplo. Jugar con muñecos y muñecas expresa, anticipa, el sentimiento de maternidad grabado en el ADN de las féminas de nuestra especie. Y lo justo sería que cada niño o niña (y luego cada adulto) pueda expresar libremente su orientación; lo mismo para jugar que para cualquier otra actividad social...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      0

      • Elma Elma 08/03/19 08:42

        "Jugar con muñecos y muñecas expresa, anticipa, el sentimiento de maternidad grabado en el ADN de las féminas de nuestra especie"....... No voy a valorar ni el fondo ni la forma de esta frase, requeriría mucho tiempo. Solo una recomendación, el libro "Inferior" de Angela Saini, sobre "cómo la ciencia infravalorar a la mujer y cómo las investigaciones reescriben la historia".

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • Grandota Grandota 07/03/19 07:46

    Magnifico artículo. La educación en los primeros años es tan importante, en el colegio, la familia, la sociedad en general... Me reconforta gratamente leer su opinión de Disney, no podía soportar ni las pelis ni los programas de de los niños en la televisión que había cuando mis hijos eran pequeños. Yo era un bicho raro, y me temo que lo sigo siendo


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Republicano1944 Republicano1944 07/03/19 06:47

    El primer video es inaccesible. Gracias Ramón, le sigo el domingo que viene. Mi más sentidas condolencias por la debacle merengue. Tal vez sea tiempo de cambiar a otros colores menos franquistas...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • frida56 frida56 07/03/19 00:05

    Bueno,a estas alturas,Sr Lobo,ya ud mismo se habrá dado cuenta del gazapo: Confieso que he vivido son las memorias de Pablo Neruda,autor estigmatizado por cierto sector radical del Feminismo. Y esto me sirve para enlanzar con una frase suya del artículo “el feminismo no nace contra nadie”,la comparto plenamente;el problema no está ahí,el problema comienza cuando un sector hace suyo algo que es de todos y radicaliza postulados que,en sí mismos,son justos y necesarios. El origen de las ideas feministas es una verdad inapelable,pero hoy en día muchos sectores se han dado cuenta de que es un caballo ganador al que todos se están subiendo sin pudor,instrumentalizándolo. Eso es exactamente lo que hace que algo dentro de mí se ponga en modo alerta. Y sí,ciertamente,las normas gramaticales no son inamovibles...como las leyes...pero cómo nos chirrían las situaciones en las que se subvierten y con machaconería nos quieren vender que se ha hecho lo más correcto. En la sociedad,las cosas que importan hay que consensuarlas,no se imponen,y el lenguaje importa; este cambia de forma natural según van cambiando los marcos sociales,y éstos lo hacen según los individuos son educados en la familia,en las escuelas,etc. Todo llega,como bien ud dice,pero discurre con el devenir de los acontecimientos,no martilleando con idelogía. Los derechos,para mí,no tienen ideología y permanece su necesidad,cuando aquellas han sido sustituidas,transformadas,etc. Por lo demás,comparto casi todo lo que dice en su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 11 Respuestas

    1

    3

    • Orlinda Orlinda 07/03/19 17:06

      Dices, las cosas que importan no se imponen, hay que consensuarlas. Claro, y actuar según las normas establecidas que dictan que en la Escuela se use el genérico “niños”. Pero algunas/os queremos que cambie el marco social para que cambie la norma y como desde luego yo no sé qué es un cambio natural ni qué tiene de “natural” el hacer un uso que es ideológico de una u otra palabra, lo que hacemos es imponernos personalmente al hablar, chirríe a quién chirríe.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      0

      • Orlinda Orlinda 07/03/19 17:28

        Y Frida, sobre los derechos no tienen ideología. Hablas como si el devenir sin más los fuese a traer, como que con el tiempo nos van cayendo del cielo, pero no, los derechos hay que conquistarlos y estar siempre alerta para que no se pierdan ni se transformen en otros que desvirtúen su sentido. Conquistarlos se hace desde determinadas ideologías según cuáles. Así, el derecho al estado del bienestar es un logro de la socialdemocracia y por ende del socialismo, del que es heredera.
        Y mantenerlos y hacerlos efectivos también depende de la ideología. Incluso los Derechos considerados universales, su grado de cumplimiento más o menos matizado varía según la ideología.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        1

        • frida56 frida56 08/03/19 23:19

          Vamos a ver Orlinda,estoy un poquito cansada de que cada vez que alguien aquí opina divergente en relación al tema del Feminismo,incluído el punto del lenguaje,salgas tú a poner los puntos sobre las íes. Creo que llevamos el suficiente tiempo en este periódico para saber lo que cada una opinamos al respecto,en líneas generales,sobre este tema. No me parece tampoco que quieras debatir porque,entonces,no te expresarías con frases del tipo “chirríe a quién chirríe”. A ti no te chirría, la cara pues enhorabuena! A mí sí,es lo que hay. No vamos a influir a estas alturas una en la otra;así que estas eternas diatribas resultan cansinas. Por otra parte,no sé si a próposito o no,das interpretaciones de mis palabras que no se ajustan a lo que yo he querido decir. Cómo voy a pensar que los derechos se consiguen con el devenir de la vida,sin más? Te gusta dar lecciones,pero las lecciones las dan quienes pueden no quienes quieren. Lo de Neruda lo he oído a varias profesoras feministas y a alguna parte persona que escribió en la sección de Cultura,pero no creo que tenga que dar explicación de cada cosa que digo como si fuese algo que debo demostrar. No dudo del machismo de muchos escritores,los contextualizo y los sigo valorando como tales,eso es todo. Es obvio que nadie en su sano juicio puede considerar al hombre por encima de la mujer; está claro lo que ha venido pasando a lo largo de la historia con las mujeres;es de perogrullo que sin lucha nada se consigue (en esto y en todo),y hasta aquí compartimos puntos de vista. Discrepo en que la lucha feminista sea solo posible desde la izquierda (aunque mi voto lo sea) y no me siento cerca de determinados postulados que hoy plantean algunos grupos feministas.Y te agregó,todo lo que huele a “esto es así por cojones/ovarios” me tendrá siempre enfrente,porque ,equivocada o no,acataré solo mi propia opinión,basada en mi e

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          0

          • Orlinda Orlinda 09/03/19 00:11

            No sé qué solución puede tener lo de tu cansancio como no sea que dejes de leerme, porque voy a seguir opinando siempre que me apetezca. Que mis comentarios te parezcan lecciones es tu problema y que malos me da lo mismo, no son peores que los tuyos, mi opinión, insulsos, no dices nada que recuerde ni para bien ni para mal ni que haya llamado mi atención salvo hoy.
            De tu respuesta explicándote podría decir mucho (por ejemplo, algunas profesoras concretas ¿cuántas, quiénes? ¿son un sector del feminismo?) pero tú también cansas. Dejaré la lección para otro día si acaso y si lo merece lo que digas.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • frida56 frida56 09/03/19 01:33

              He dicho yo que tus comentarios son malos? Cuando? Dónde?  Es un término que no usaría para ningún comentario porque no creo que se pueda aplicar a la opinión de nadie. Lee despacio.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

          • frida56 frida56 08/03/19 23:31

            No sé porqué se me envió el texto. Lo que quería poner para terminar es que cuando opino,lo hago como todos,por mis experiencias y mi comprensión del mundo que,a veces es correcta y a veces no,lógicamente. Aprovecho para indicar que el corrector en el post anterior,me jugó alguna mala pasada.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

    • Orlinda Orlinda 07/03/19 16:43

      Me gustaría Frida saber qué sector es ese que estigmatiza a Neruda. Lo hará alguna persona concreta pero el feminismo lo que pretende al hablar de la violación que aparece en “Confieso que he vivido” es poner de relieve hasta qué punto tenemos todos y todas normalizado que algo así suceda cuando durante tanto tiempo ha pasado desapercibido como una anécdota cualquiera. Él lo cuenta con toda naturalidad y como tal lo hemos recibido, señal del machismo que nos impregna a todos/todas. Ya ve siendo hora de al menos saber reconocerlo. 
      García Márquez, un maravilloso escritor y hombre de grandes valores humanos, era un machista. Eso no borra para nada el resto de sus valores, pero tampoco es justo que el tener esos valores obligue a ocultar lo otro.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 07/03/19 14:36

      Amiga Frida, con todo respeto; ciertamente, la trilogia de memorias de García Márquez, responde al título "Vivir para contarla"

      Mi divergencia con Ramón, se sutancia en la mención del escritor García Márquez, para su artículo. Si profundizarmos en la vida privada del nobel, la grandeza literaria, para nada responde al ser humano/ciudadano, apelado Gabo.

      ¡Me cahis! que diría mi querida Damas, ni Gabo, ní Neruda...y, Ramón con su artículo 'El derecho de las "NIÑAS" a soñar"...

      Los insignes literatos, 'machistas hombres' (Gabo y Neruda), descansan en el sueño de los justos; pero, Lobo, en este su artículo, en mi modesta opinión, no ha logrado 'progresar adecuadamente' (PA) al titular/describir... el derecho a soñar, de TODOS.

      Salu2 a ambos, Frida y Ramón.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • frida56 frida56 08/03/19 22:32

        Perdona Irreligión y que me disculpe el Sr Lobo,me quedé con la idea de qu había puesto Confieso que he vivido,que sí es de Neruda,pero volví a releer porque me sorprendió tu comentario,y tienes razón. Muchas gracias por corregirme. Saludos muy cordiales!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 07/03/19 16:08

        Perdóname, Ramón.

        He confundido la demanda del video y su corresponsabilidad con el título.

        Por supuesto que todos, desde la igualdad de oportunidades, tenemos derecho a desarrollar nuestras facultades, las que cada cual tenga; hombres y mujeres...
        Fundamental, ser personas humanas; útiles al otro y obligados con nosotros mismos... Pero, todos no tenemos que ser brillantes; en humanidad, si.

        Siendo mas humanos, participamos en conseguir un mundo mejor . La igualdad de oportunidades para toda la sociedad española, especialmente, para identidades minoritarias entre nuestra población; colaborar en la reducción de desigualdades universales, entre las distintas economías: ciudadanos de paises ricos por apropiación de la riqueza natural de otros, así como, entre los ciudadanos de estados fallidos por guerras, expolios, y apropiación indebida por los citados ricos, mediante la invasión por la fuerza de sus armas.

        Cierto que las mujeres, todas, somos +de la mitad de la población, tenemos los mismos derechos...pero, desde la igualdad de oportunidades...

        No mas brillantes, no mas estilosas, no mas delgadas, no mas altas, no mas guapas, no mas superwoman... PERSONAS HUMANAS, con nuestras limitaciones...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • Republicano1944 Republicano1944 07/03/19 06:45

      Siglos de machismo nos contemplan. Y el poder de las sectas machistas - monarquías, religiones monoteistas- tiene buena culpa de ello.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.