x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Telepolítica

¡Yo soy español!

Publicada el 27/03/2019 a las 06:00
Quiero agradecer que hayas llegado a leer hasta aquí. Estoy seguro de que muchos se han quedado atrás en el titular. Intentaré explicar sin mucho rodeo lo que quiero compartir. Me gustaría, antes de nada, contar una breve anécdota personal.

En los años ochenta, formé parte de un grupo de profesores universitarios invitados a participar en un viaje a Estados Unidos. Yo era un veinteañero y era la primera vez que visitaba ese país, como casi todos mis colegas. Uno de ellos venía de Barcelona y tuvimos la oportunidad de compartir mucho tiempo juntos. Me sorprendió, porque fue la primera ocasión que entablé amistad con un convencido independentista catalán. Me interesaba conocer su punto de vista y me divertía discutir todo el tiempo sobre la misma cuestión, que me explicara en qué nos diferenciábamos como para podernos considerar pertenecientes a dos países diferentes. Después de participar en un interesante curso en la Universidad de Columbia-Missouri, volamos a conocer Nueva York. Al anochecer nos llevaron al mirador de turistas por excelencia, la terraza de The River Cafe, al otro lado del puente de Brooklyn. Hacía frío y no había casi nadie. La imagen del skyline, vista por primera vez en mi vida, hace más de 30 años era abrumadora. Mi amigo Sergi y yo nos quedamos apoyados en la barandilla hombro con hombro y en silencio durante un buen rato. Casi no podías articular palabra y sólo llegabas a pestañear de vez en cuando. Pasados unos minutos, le dije: “Sergi, explícame ahora eso de que tú y yo somos de dos países diferentes”. Nos reímos y me dijo que eso era hacer trampas y que no valía como argumento.

Me gusta ser español. Reconozco que en muchas ocasiones me ha dado un poco de vergüenza explicar cosas que aquí pasaban, pero hasta en esas situaciones siempre lo he intentado justificar con serena resignación. Yo soy español, de izquierdas y me considero un convencido patriota. Me encanta mi país y si volviera a nacer me gustaría que fuera aquí de nuevo. He tenido la fortuna de viajar a las principales capitales del mundo y, al final, ninguna me gusta más que Madrid para vivir. Quizá, sólo Barcelona me gusta tanto o más que Madrid, donde nací. Lo que más me agrada de la españolidad, tal y como yo la entiendo, es la extraordinaria diversidad que la conforma. Me encanta, cuando estoy fuera, comentar cómo somos de diferentes y cómo esa extraordinaria variedad es precisamente el principal nexo que nos une. En este país, englobamos desde gente que en el sumun del absurdo cree que España es una, casualmente la que a ellos les gusta, junto a varios millones de personas que se sienten absolutamente antiespañolas. Lo interesante, para mí, es que esos dos colectivos sumados son los que componen la España real. Tan español es Abascal, como Otegui; Albert Rivera, como Torra; y Aznar, como los CDR.

No es más español el que más se siente español. Es simplemente una manera más de ser español. No es más español el que coloca la bandera en el balcón de casa que el que la quema en una manifestación independentista. En realidad, son iguales. Son españoles, con muy diferentes maneras de expresar libremente su identidad. Y junto a ellos, miles de diferentes formas de entender la pertenencia a una nación compartida inevitablemente con millones de conciudadanos que con mayor o menor suerte te rodean. Ese maremágnum, ese totus revolutum, ese caos descontrolado es la España que a mí gusta. Nada me aburre más que la uniformidad. Tan español es, desde hace siglos, el que reniega de serlo, como el que absurdamente quiere imponer severas reglas de comportamiento que en su delirio cree que caracterizan al auténtico español. Nada es más español que el desorden, que la falta de criterio uniforme, que el incumplimiento de las reglas, etc. En realidad, hasta todo el procés ha sido una de las muestras históricas de españolidad más evidentes que hayamos conocido. Sólo una organización a la española hubiera sido capaz de montar un plan tan caótico, incoherente e imprevisible.

Seguramente, la aparición de Vox ha llevado al culmen la españolidad de nuestro desorden político. Como perfectamente expresa el refranero español, éramos pocos y parió la abuela. Si ya teníamos bastantes problemas para hacernos entender al respecto de qué significa la españolidad y quién y cómo se representa, reaparece ahora un grupo silenciado en los últimos años que quiere explicarnos que España es como ellos dicen y recuperan esa sorprendente expresión de que hay “españoles de bien”, lo que implica que los que no somos sus correligionarios debemos ser “malos españoles”. Lo cierto es que buenos o malos son sólo calificativos del mismo sustantivo, españoles.

Hay partidos que se presentan en estas próximas elecciones con la defensa de España en el frontispicio de su propuesta. Y detrás, hay poco más. Cuando lo oigo en sus apariciones televisivas, me produce incomodidad y diversión a la vez. Me siento incómodo porque no entiendo por qué piensan que España es sólo la que a ellos les gusta y, claro está, no es la que a otros muchos nos entusiasma. A ellos les gusta su España uniforme, mientras yo, por ejemplo, adoro lo diverso. A la vez, me divierte la seriedad y la intensidad de su discurso, como si esa severidad le diera algún punto más de razón. Es evidentemente, una de las muchas maneras que existen de ser español. Desde luego, no es la más atractiva ni creativa. Pero tengamos cuidado con dejarnos llevar por esa severidad y llegar a la intransigencia. Nadie es más español que nadie por el hecho de que él mismo lo decida. Para mí, no hay españolidad más admirable y beneficiosa que la de los que entienden la máxima diversidad, la disfrutan, la admiran y buscan integrarla.
Más contenidos sobre este tema




73 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 29/03/19 15:41

    "Ser" originario de un país, es un accidente, y lo mismo nos puede tocar en España que en Korea del Norte, donde a pesar de todo habrá gente encantada de ser koreanos del norte.

    Lo que deberíamos conseguir es, estar orgullosos por multitud de motivos de ésa condición, y éso en la España que yo vivo no es así, y lo que es peor, muchos combaten a brazo partido para empeorar las cosas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    2

    • Lunilla Lunilla 06/05/19 10:42

      ....Ya que se empeña en todo...Vd. mismo [...] "Es mi legìtima opinion,  (como podria ser la suya) Lunilla y el Diablo Cojuelo..... PD: Enviado a Editar a las 10,40 h. a/m

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/19 22:07

      En 1976 hacîa la mili en un barco de la marina francesa en el Indico. En Port-Louis capital de Mauricio quedamos 9 días por el carenado del barco. En un restaurante de baratillo del puerto me encontré con dos norcoreanos de un barco mercante, les decía que Corea del Norte era un ejemplo, ellos no hablaban nada inglés pero sonreían, yo insistía "korean socialism super good" les decía alzando el pulgar pero ellos no decían "yes", sonreían sin terminar... Con ponerlo socialista delante, cualquier cosa me parecía superbuena, yo era un gilipollas y tal vez es lo que pensaban sonriendo...

      Ahora sé que al lado de Corea del Norte la España de Franco era un campamento de vacaciones divertido. Ser pusilánime con el régimen de Corea del Norte es ser cómplice de lo peor: una organización de esclavitud.

      No creo que te vaya a servir para nada pero te lo digo. Buenas noches.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      3

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/19 22:08

        "korean socialism super good!!!"

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 29/03/19 12:29

    "UNAMUNO Y EL ETERNO DOLOR DE ESPAÑA" - "Yo soy vasco y por eso soblemnente español; -"Vencereis pero no convencereis. "Vencereis porque tenies sobrada fuerza bruta, peero no concencereis; POrque convencer significa, pertsuadir y, parea persuadir necesitais algo que os falta....-Razòn y cereebro en la lucha. ;Migueel de Unamuno -dixit - "De su discurso en la Universid ad de Salamanca" Ante el general Millan Astray "Dirigido a Francisco Franco - (Ausente en aquel momento). ....Lunilla y EL DIablo Cojuelo PD: Enviado a Editar a las 12,30 h. p/m.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

  • SUA SUA 29/03/19 09:56

    Su artículo me ha provocado risas y sonrisas. Muy buen análisis y oportuno. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/19 09:15

    Txorigorri, lo de español igual que lo de hombre: mejor abstenerse de intentar aclarar tan crucial cuestión. Buen día!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • unlector unlector 28/03/19 19:19

    muy de acuerdo.
    Y no olvidemos el TALENTO español. Si este talento aflorara de verdad, apuesto a que muchos no harían tanto por desgajarse. Sólo que un gobierno hiciera las cosas BIEN, este país podría demostrar lo puntero, moderno y ejemplar que puede llegar a ser. Entonces SÍ que no tendríamos dudas presumiendo de país.

    Pero claro, eso no gusta nada a todos esos que se hacen llamar patriotas XXXL, que prefieren que este sea un país anticuado, mediocre, desilusionado... así somos más fáciles de domesticar. ¿Quien va a votar si cree que su país no tiene arreglo?
    Como un maltratador, si el país no es DE ELLOS, lo prefieren muerto.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Javier Dominguez Javier Dominguez 28/03/19 19:17

    España viene de la palabra latina Hispania, que se refiere a una realidad geográfica a la que ahora llamamos Península Ibérica, que incluye a Portugal. La Palabra España no significa lo mismo que Hispania, porque no incluye a Portugal. Entonces ¿qué significa? ¿Qué quiere decir cuando dice que es una e indivisible?
    La palabra átomo significa indivisible, porque los científicos griegos pensaban que no se podía dividir, pero ya han dividido al indivisible. Cuando decimos que el átomo se compone de electrones y protones decimos en griego que el indivisible se divide en electrones y protones. Es evidente que en este sentido, España no es indivisible Tiene cierta unidad, pero tampoco mucha. ¿Qué significa que es una e indivisible?
    Cuando tengo un lío de palabras lo primero que hago es ir al diccionario de la Real Academia de la lengua. Así lo hice con la palabra nación y me encontré con que la palabra nación puede tener cinco significados y uno de ellos, el 3, encaja bien para Cataluña.
    He ido al diccionario de la lengua, he buscado España y no viene. Viene España, cierra, para referirse al grito que daban los nuestros en la guerra contra el moro. ¿Por qué no viene la palabra España en el diccionario? Otra pregunta sin respuesta.
    Los escolásticos hablaban de entes reales y entes de razón, es decir entes que no existen más que en la cabeza. Entre estos hablaban de “ens rationis cum fundamento in re” (Entes de razón con fundamento en la cosa) Yo creo que España como Estado es un ente real, España como una e indivisible es un ente de razón que existe solamente en la cabeza de algunos Es un constructo mental.
    Javier Domínguez.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    4

    5

    • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 21:38

      Creo Javier que enfocas mal esto de España y las naciones en general , que de forma inconsciente te haces trampas para llegar a una definición tan nacionalista como otras y que buscas respuestas en dónde no las vas a encontrar: en el diccionario o comparando entes politicos con el átomo. En el diccionario no pone que España sea una e indivisible y no lo dice de ningún pais. Todos pueden ser uno en un momento y todos muy divisibles si los actores quieren y pueden dividir el uno. Que sea una e indivisible es una decisión que se puede imponer o el resultado de una decisión democrática. Y en principio ningún pais o casi ninguno reconoce que es divisible segun lo que se decida en sus diversos territorios y por lo habitantes de los mismos. Puede dividirse por la fuerza o ser unido de la misma manera o con mezcla de ambas o acuerdos según la correlación de fuerzas, el momento histórico y, desde luego, por la presencia o no de fuerzas nacionalistas que pugnan en uno u otro sentido. Si Cataluña alcanzase la independencia las fuerzas hegemónicas consagrarían su unidad e indivisibilidad pero habría otras que podrían proponer nuevas divisiones o uniones. Y así hasta el infinito. Las naciones frente a lo que pretende cualquier nacionalsita no es algo preexistente y las naciones-estado que conocemos se han conformado de formas muy variadas. La unidad e indivisibilidad es tan constructo mental como su divisibilidad. La historiografia sobre naciones y nacionalismos es muy amplia y se ha abordado de muchas maneras y con las más diversas definiciones, las más modernas y sobre lo que cada vez hay mas consenso es que las naciones las crean los nacionalistas. Lo que hay que estudiar es como se han resuelto estos "constructos mentales". Yugoeslavia era un constructo y los paises que han surgido otros. Los Estados Unidos eran indivisibles y su divisibilidad en dos lo evitó una guerra civil. Los bolcheviques aceptaron el imperio zarista y su indivisibilidad aun reconociendo el derecho de autodeterminación. Constructos mentales

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 7 Respuestas

      4

      6

      • Lunilla Lunilla 29/03/19 20:55

        Amigo Arkiloco" En el episodio que relato, del paraninfo de la Universidad  de Salamanaaca. Miguel de Unamuno se salvò por los pelos, gracias a la ausencia de Franco y que 'la collares, intercedio  ante Millan Astray y su cohorte, para que no le diesen p'al pelo."y que su marido ya sabria que hacer con el intercepto"....-yo he visto y tenido en mis manos las fotografis del 'evento': "Algunos piensan que la suerte es una cuestiòn ded talento -Jacinto

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        1

        • Arkiloco Arkiloco 30/03/19 01:28

          Conocía ese episodio tan emblemático y es oportuno recordarlo. Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

      • Damas Damas 28/03/19 23:55

        Arkiloco, pues hablando de no enfocar bien, yo me he quedado prendada en ese juego de prestidigitación: electrones protones por aquí; nación España por allí; una expresión en latín por allá; en el medio entes reales y entes de razón; y para acabar ¡ale hop! "es un constructo mental".

        Y yo mientras preguntándome ¿desde cuándo los nombres propios: España, Alemania, Galicia, Carmen, Antonio, etc. vienen recogidos en el diccionario de la RAE?

        Aplausos por el numerito.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        2

        • Arkiloco Arkiloco 29/03/19 00:11

          Bueno, yo he concedido q podía estar hablando de un diccionario enciclopédico.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          1

          2

          • Damas Damas 29/03/19 01:20

            Porque miras la luna, está llena, luminosa y muy chula; pero yo no puedo evitar, casi siempre, mirar el dedo, el anillo, la uña, ....
            Indica el que utiliza: "lo primero que hago es ir al diccionario de la Real Academia de la lengua. Así lo hice con la palabra ....." "He ido al diccionario de la lengua, he buscado España y no viene. Viene España, cierra ......." esto último literalmente del drae. 

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            0

            • Arkiloco Arkiloco 29/03/19 08:39

              Ya sabes que en ciertas cosas no soy tan preciso como tu y que soy muy parcial. Y educado y contenido con los educados.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              3

              0

              • Damas Damas 29/03/19 09:01

                Para enlazar con el artículo, como escribe Contreras: ".. cómo somos de diferentes y cómo esa extraordinaria variedad es precisamente el principal nexo que nos une."
                Bueno,cuando se puede. Buen día, Arkiloco.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

  • Manuelso Manuelso 28/03/19 17:43

    Me importa una mierda las nacionalidades, no me une a nadie mi nacionalidad, si por se español se quiere hacerme ver que tengo algo en comun con ciertos personajes de la historia, la vida politica, la iglesia, etc de wste pais ,van apañados . A si que yo soy yo y mis circunstancias y no creo qye la nacionalidad haya moldeado mada de mi forma de ser.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    1

    • martín pérez martín pérez 29/03/19 11:14

      Tus circunstancias... no olvides tus circunstancias en cuyo bagaje está incluida España para bien y para mal...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 16:45

    La columna de Contreras y los comentarios que ha provocado me parecen muy interesantes. “Soy español, vasco, catalán, murciano, alemán o mejicano” puede o podría ser una declaración laica si se la despojase de atributos, sentimientos, resonancias ancestrales, trascendencias y sentidos que las ideologías nacionalistas, la política o las necesidades personales y colectivas de identificación, le adhieren. Sería el reconocimiento de una ciudadanía que te otorga derechos y obligaciones y, por ejemplo, libertad para sentir. Ser español, catalán, vasco o cacereño no es incompatible desde ese laicismo, recoge la contingencia de haber nacido en un estado o en una parte del mismo o vivir en él y tener reconocida tu ciudadanía aunque hayas nacido en Gabón. Tengo mucha prevención hacia el orgullo y me esfuerzo (de fábrica te viene la obligación o exigencia de sentir orgullo por ser de donde no has elegido nacer o vivir) por no sentirlo para construirme mejor en ese laicismo que me parece clave para construir una convivencia mejor, más democrática y más inclusiva. Y clave para afrontar retos globales como las migraciones, el cambio climático o el poder de los mercados sobre las personas. Puedo sentir satisfacción y si viajas por el mundo puedes hasta sentirte privilegiado. Por no ser maliense o esquimal, por el clima, por la comida o por poder viajar a partes muy extensas del mundo en las que hablan tu misma lengua. No creo que eso sea patriotismo ni motivo de orgullo o que se deba utilizar así por el nacionalismo. Por ser vasco tengo el privilegio de tener unas listas de espera para operar más reducidas que en el resto de España y no me produce orgullo. Analizo los porqués y me gustaría un sistema más igualitario y justo en el estado del que soy ciudadano. Me interesan los derechos de las personas y nada, absolutamente nada, los “derechos históricos” que son una construcción nacionalista y que me atribuyen por haber nacido o vivir en un territorio.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    5

    8

    • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 16:47

      Y también tengo mucha prevención hacia quienes manifiestan que ciertos sentimientos o satisfacciones les resultan ajenos, extraños y que, incluso, no sienten nada. Y que lo mejor sería no sentir nada o sentir como ellos. Pueden ser laicos convencidos que se llaman antinacionalistas, internacionalistas o cosmopolitas pero también he descubierto que, algunos, se identifican así por su intolerancia hacia sentimientos que no sean los suyos. Creo que existe un nacionalismo que casi no es nacionalismo, de solidaridad innata hacia lo más cercano, de identificación con paisajes y contextos con los que se construye nuestra biografía y que se llena de sentimientos y recuerdos. Ese sentimiento cabe en el laicismo y es inocuo pero es muy insuficiente para el nacionalismo no laico. Para construir y sustentar el estado-nación o para crear un nuevo, ese nacionalismo trata de codificar el ser, lo que no pretende el laicismo, y el sentir. Y crear un molde y solo uno, legítimo y tolerable para formar parte de la comunidad. Y que la manera de entender el ser y el sentir de una parte de sus ciudadanos sea la de todos. O los rasgos e identificaciones de solo una parte atribuírsela al todo. La construcción del “nosotros” y el “ellos” es fundamental y un gran problema para el nacionalismo la extensión del laicismo y que el “ellos” esté dentro de la comunidad o el nacionalismo los identifique así. Para la ultraderecha u otros nacionalistas los “migrantes” son “ellos” y para nacionalistas catalanes o vascos es un obstáculo muy importante que el sector más amplio sea el de los que no ven incompatible ser vasco o catalán y español. Y han codificado con gran éxito el plural. Al hablar de los “catalanes” o los “vascos” identifican a estos con la parte secesionista y suprimen al resto. Y el auténtico ser y sentir es propiedad de esa parte que tiende a patrimonializar territorio y sentimientos. Los nacionalistas españoles también lo hacen así y puedes ser mal español si no te gustan los toros, no defiendes la caza o no eliges, para criticar al muy nacionalista López Obrador, el epíteto de “imbécil”.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      4

      8

      • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 16:53

        Pero lo que resulta siempre más chocante es que algunos que dicen ser críticos con los nacionalismos, pasar de ellos o pretenden reconocer “derechos” de las llamadas “naciones o nacionalidades” (no me refiero a hablar en catalán o en euskera que son o pueden ser derechos de las personas), pretenden hacer la crítica a los nacionalismos en general y al español, vasco o catalán, con todo el manual y la gramática nacionalista no laica. Se lo han embuchado desde la A hasta la Z y no parecen darse cuenta. El nacionalista Mascarat no merece mucho comentario. No resiste mucho lo del parasitismo que es manipulación y ajeno al laicismo y lo de la prohibición de hablar en catalán es una mentira además de solemne estupidez. Txorigorri sin embargo, dice que no se da respuesta a lo que según él sería lo más importante: ¿Qué es ser español? Este es el “ser” que preocupa y devana los sesos de los nacionalistas, que no tiene respuesta o tantas y tan variadas que lo mejor sería desecharla, pero que, supongo, Txorigorri piensa que es particularmente difícil en el caso español y que estaría chupado definir qué es ser vasco, catalán, alemán o boliviano. Vaya lio si no le damos una respuesta a ¿qué es ser español? Los nacionalistas creen tener la respuesta, necesitan para ser o sentirse algo tener esa respuesta. Y una respuesta que les diese motivos de orgullo. No son nacionalistas pero es como que quisieran serlo. E igual, como la codificación del “ser” español no les gusta prefieren, por ejemplo, “ser vasco”. Esa debe tener respuesta o les da más orgullo. La afirmación laica de “soy español” parece insuficiente para el no nacionalista pero que, parece, quisiera serlo. Ser alemán o sueco sí que está claro y es motivo de orgullo. Estos no nacionalistas tienen un problema serio si siguen haciéndose preguntas propias de nacionalistas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        5

        8

        • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 16:56

          Lo de avergonzarse de ser español es casi peor y más absurdo para un laico pero manifiesta algo parecido. Es alguien que detestando lo que le ha tocado aspira a sentir otra nación que le de orgullo. Es un “no nacionalista” que quisiera serlo o un nacionalista muy irritado con su nación. Algunos sienten vergüenza porque en el estado del que son ciudadanos, hubo una guerra civil, una dictadura o hay mucha gente que vota al PP. Y se harían catalanes si pudiesen o franceses o alemanes. Hacen suya la historia aunque no estuvieran allí o se hacen cargo con vergüenza de las decisiones de hoy de otros ciudadanos que no les gustan. Y se irían. Y deberíamos sentirnos avergonzados por lo que sucedió o hicieron los que aún no eran ni españoles (en formato nación-estado) en América hace 500 años y por la expulsión de los judíos. O por haber nacido en un país desarrollado tener un bienestar del que carecen otros o formar parte de una minoría que tiene la parte más grande del pastel terráqueo. Y que puede convocar a la reflexión, a la denuncia, a la emoción, a la empatía con otros seres humanos, a la acción política pero ¿vergüenza? Estos no nacionalistas o nacionalistas irritados por lo que les ha tocado ser en sentido laico, no entienden que han asumido la visión y el uso que los nacionalismos hacen de la historia y como la ponen al servicio de intereses de hoy al presentizarla. Para construir nación o para aspirar a otro tipo de nación y nacionalismo del que sentirse orgulloso. Están condenados al exilio perpetuo. Porque no pueden irse y porque no encontrarían ninguna nación de la que solo se pueda sentir orgullo. El orgullo del nacionalista es fácil sentirlo porque se pueden hacer historias y relatos a la medida e inventados. Sentir vergüenza es lo que puede sentir un nacionalista de esos que critica o cree que critica. Nacionalistas inversos y muy nacionalistas.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          5

          8

          • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 17:01

            Bidebi, cuya geometría de testa desconozco aunque él nos llama cabezas cuadradas, está hoy descacharrante como siempre y más irritado que nunca. ¿Qué es eso de ser español y como se le adjudica a los que no se sienten ni quieren serlo pero lo son? Dice que es totalitario esto, que cada cual es lo que quiere ser y si tú dices que no eres español pues no lo eres. Y como no se acoge lo que cada cual quiere ser pues de ahí vienen todos nuestros problemas y de esas lecturas de nacionalistas que hablan de conquistas y formación de naciones por procedimientos guerreros. Desmontar lo que dice Bidebi está chupado siempre por su simpleza, pero sería arduo porque cada frase y todas, necesitan explicarse y señalar la cantidad de prejuicios e ideas erróneas de las que parte. Y lo discutible lo da por supuesto o lo considera hechos confirmados. Por eso es mejor la ironía o la risa ante tanto despropósito. El, que no se considera nacionalista, es el que más se ha tragado todos los presupuestos nacionalistas, sus historietas, cuentos e inventos y sus definiciones de lo que es una nación. No distingue entre un “ser” más o menos neutro que es el laico y el “ser” que definen con exclusividad los nacionalistas. Y confunde cualquier “ser” con el sentir. Y, por supuesto, con el sentir excluyente nacionalista. Su irritación es la irritación de un nacionalista de los más fundamentalistas. No le gusta identificarse como soy esto o lo otro. Bidebi es de los que cuando viajan y les preguntan de dónde eres, diría soy “de Bidebi” o contaría todo lo que no es para acabar diciendo que es español y que así le entiendan. Otegi, Guardiola, Puigdemont, los de Bildu y la CUP deben viajar por el mundo así. Con dificultad te ubican en algunos lugares España como para que te ubiquen Cataluña y Euskalherria.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            4

            8

            • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 17:05

              . Esto es muy importante para los nacionalistas y nos han llevado el lenguaje al delirio y a tener que usar casi una neolengua: en el estado español llueve y la selección estatal juega contra Grecia que no es una selección estatal, solo es griega. Fuera de España son españoles por obligación y porque se lo impusieron a sus antepasados por procedimientos guerreros. A un castellano vasquizado y bien nacionalizado en Bildu, por ejemplo, también se lo impusieron y es lo que tiene hacerse cargo de todo un “ser” nacionalista. Pasas de conquistador castellano a conquistado por “ser” vasco dentro del canon. Las ridiculeces a las que puede llevar a este “ser” y lo que nos complica la vida y la lengua estos nacionalismos merecería un estudio pormenorizado. Bidebi, que no es nacionalista, dice, se ha tragado todo el nacionalismo y hasta el fondo. Ni se le ocurre pensar que cuando uno dice “soy vasco” todos no estamos diciendo ni sugiriendo lo mismo. Y que el ser y el sentir vasco tiene los mismos problemas de definición y expresión que el ser o el sentirse español. Pero el, como cualquier nacionalista, lo resuelven así: “Usted pretende convencer a las identidades nacionales culturales de que su nación es la construcción política que está por encima del grupo histórico cultural” De un brochazo y saltándose la dificultad de definir una nación incluso cultural y su pluralidad, te crean una identidad “nacional cultural” y un “grupo histórico cultural”. Casualidad, identidad nacional cultural y el grupo histórico cultural, se corresponde solo con una parte de esa nación cultural, es difícil de precisar incluso dentro de ella y menos rastrearlo en la historia sin su diversidad y ambivalencias pero viene a coincidir con la definición nacionalista y la parte de la sociedad en la que el nacionalismo se sustenta. La otra parte y que puede ser la mayoría, desaparece culturalmente, de la historia y hasta de la representación política, o el relato y el cuento se tambalea o el discurso nacionalista no cuadra con la sociedad que realmente existe en ese territorio.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              4

              8

              • Arkiloco Arkiloco 28/03/19 17:07

                Bidebi es otro nacionalista al que parece avergonzarle serlo o que ha superado todo ser y sentir. Con lo fácil que era y es, aún con matices, el ser español laico que propone Contreras

                Responder

                Denunciar comentario

                3

                8

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 28/03/19 10:16

    Txorigorri, antes de preguntarse qué es ser español habría que preguntarse: que es un hombre?
    Recuerdo Alaska preguntando a Garrigues Walker: es usted un hombre de verdad?
    No entiendo bien su pregunta contestaba lamentablemente este...

    Te pregunto: que crédito político puede tener alguien incapaz de contestar a una pregunta tan esencial como la que había le hecho Alaska?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    3

    • Txorigorri Txorigorri 28/03/19 12:11

      El genial guionista Rafael Azcona contaba que en su adolescencia en La Rioja vio morir a un chico cruzando el Ebro a nado. Aquella era una prueba que había que pasar para demostrar que uno era un hombre. Dice que él se abstuvo siempre de intentarlo y se quedó con la incógnita de saber tan crucial cuestión.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • Txorigorri Txorigorri 28/03/19 09:45

    Estmado profesor, me ha quedado claro que usted es español, que le gusta serlo, que nadie es más español que nadie y que le encanta el variopinto conglomerado de españoles que le rodean. Ahora bien, creo que en su artículo se ha esforzado en definir el cómo sin explicar el qué. Mi pregunta: ¿Qué es ser español?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    4

    • martín pérez martín pérez 29/03/19 11:20

      El resultado de un cruce de coordenadas espacio temporales sin más trascendentalidad que la que el ego del sujeto tamizado por su inteligencia y formación, le quiera conceder.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1



Lo más...
 
Opinión