x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

Albert Rivera, el inventor del triángulo de dos lados

Publicada el 04/06/2019 a las 06:00
  "A veces rectificar te convierte en sabio y a veces, sólo en oportunista".

Más claro, agua. Dice Ciudadanos que dos más dos es igual a lo que mejor le venga cada vez que hay que sumar algo. De hecho, suma su partido, el PP y Vox y como al último nos lo quiere esconder, le sale también eso, un triángulo de dos lados. Qué peligro, dado lo mal que al parecer interpreta Albert Rivera las cifras, viendo que ha tenido un mal resultado en las elecciones, no ha conseguido adelantar ni a Pablo Casado, y sin embargo él cree que ha sido fabuloso, puesto que no deja de celebrarlo con un gesto de triunfo, toma ya, gol por la escuadra. El problema es que si con los números no lo ve claro, con las palabras se hace otro lío, todo lo que dice lo vuelve un trabalenguas.

Entre otras cosas, dice Rivera que no negociará gobiernos que incluyan a Vox. Aunque, eso sí, aceptará que Vox les dé uno o varios gobiernos a ellos o, más bien, al PP. O sea, que le parece bien que la ultraderecha le dé a Cs y PP lo mismo que consideraría intolerable que el nacionalismo le dé al PSOE. O Podemos, al que también ha vetado, para demostrar que su canto a la Transición y el espíritu de aquel tiempo, es pura demagogia y que él quería ser Adolfo Suárez, pero si lo hubiera sido no hubiese legalizado al PCE, ni le hubiera dirigido la palabra a sus dirigentes. Igual es que ha puesto tantas líneas rojas, que al final se ha enredado en ellas. Y ya se sabe que no hay peor laberinto que el que uno se construye alrededor.
     
Como está crecido, se ha alejado del suelo, y no puede ver lo fácil que tendría, aparentemente, lograr ni más ni menos que el ayuntamiento de Madrid, a cambio de la Comunidad: uno para Begoña Villacís y la otra para Ángel Gabilondo. Eso sería defender los intereses de su formación, que no parecen ser su prioridad si tiene que elegir entre ella y él, porque dejaría maltrecho al PP, para el que la capital es el madero al que agarrarse tras los dos naufragios que acaba de sufrir; porque asaltaría un núcleo de poder muy importante; porque al conseguir eso, tendría un suelo que pisar, una vez que él e Inés Arrimadas han huido de Cataluña como alma que lleva el diablo; y finalmente, porque se quitaría de encima, al menos en parte y de cara a la galería, el sambenito de socio de los extremistas de caballo y bandera con los que se retrató, en todos los sentidos, en la plaza de Colón. Claro que para que todo eso ocurriera, antes tendría que bajarse del tigre en el que se ha subido para atemorizar a sus rivales, y entonces la fiera lo devoraría a él, como en el cuento de Las mil y una noches. Uno es esclavo de lo que dice, pero nunca es completamente dueño de aquello de lo que se desdice. Y rectificar no te convierte en sabio, a veces sólo te convierte en oportunista.

Somos nosotros y nuestra circunstancia, y muchas más veces de las que creemos, también un síntoma de lo que ocurre, de lo que hay. El mundo de nuestra política es así, el nivel es parecido, y por esa razón los que lo tienen mucho más fácil ahora de lo que se tenía en 1977, lo hacen infinitamente peor, se entienden menos, no escuchan, no tratan de comprender, no encuentran atajos ni puentes para ir hacia los adversarios, no saben pactar, sólo hacer intercambios o trapicheos, ni siquiera son capaces, nueve de cada diez veces, de llegar a acuerdos de mínimos… ¿En qué manos estamos? En unas a las que se les rompe lo que ya estaba hecho y no construyen casi nada. En lugar de dar tantas lecciones, igual debieran intentar aprender algo. Miren atrás, porque ahí está la respuesta. Y no es la única que hasta ahora han encontrado, que es blanquear a la ultraderecha igual que antes blanqueaban el dinero. Una cosa y la otra se parecen en que hay que blanquearlos porque son muy, muy, muy oscuros, en el mal sentido de la palabra. Pero no servirá de nada, porque esto es igual que el agua sucia: cuanto más la mueves, más sucia se pone. Ya lo verán.
Más contenidos sobre este tema




36 Comentarios
  • FFgaro FFgaro 07/06/19 22:07

    Gracias Benjamin, que placer poder leer y sentir los latidos de la realidad que expones en tu columna, es como una explosion de VR, eres un fenomeno. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rafamotero.com Rafamotero.com 04/06/19 23:31

    Como se suele decir, èste es un "quiero y no puedo". Qué poco le queda para empezar a restar liberalmente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ataio Ataio 04/06/19 22:20

    Y .......que mejor gobierno para capital y comunidad de Madrid que un triangulo de dos lados apoyado por la mentira para cuadrar el círculo.
    PD: un clímax más de coherencia y dignidad. Bravo!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Gusalo Gusalo 04/06/19 21:34

    Todo el artículo me parece genial; pero el segundo párrafo es para memorizarlo al pie de la letra, como las dos últimas frases del tercero (“Uno … nunca es dueño de aquello de lo que se desdice. Y rectificar no te convierte en sabio…”). 
    ¡Qué suerte poder leerte cada semana!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/06/19 22:52

      ¡Muchas gracias!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • bidebi bidebi 04/06/19 15:39

    2.2
    En un solo día asistimos a dos esperpentos en España por parte del TS nostálgico que judicializa la política en España porque se sabe de sobra que los jueces “sabrán sentenciar” a favor de los intereses del estado neofranquista : Se paraliza lo de la momia porque estamos hablando del “anterior jefe de estado”, excelentísimo señor, que dios tenga en su gloria, al que estos jueces no llaman con propiedad criminal de guerra porque no es el caso ni el ánimo, y porque evidentemente puede herir su desenterramiento la sensibilidad de la España franquista. Y además se acusa al gobierno, a su parlamento y al pueblo de Catalunya de rebelión y de efectuar un golpe de estado con violencia, pero eso sí, sin armas. Un golpe de estado peculiar que no es a la española, todos muy sangrientos, debe de ser a la catalana, como la crema, pero si lo es porque conviene decir que lo es para los intereses de la patria imperial.
    El panorama sigue siendo desolador, un día más, y los españoles demócratas seguro que siguen pensando que los independentistas alguna razón pueden tener en querer salirse de toda esta mierda que huele mucho a mierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    12

    • itnas itnas 04/06/19 20:09

      Excelente comentario 'bidebi'. Cuando sé de estas decisiones de las altas instancias españolas me viene el recuerdo de 'ombra mai fu' de Händel supongo que porque a más insistencia con estos insultos a la inteligencia mayor se hace 'el árbol protector' de mis convicciones. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      2

      • bidebi bidebi 04/06/19 22:18

        Una preciosidad Itnas.
        https://youtu.be/j-PKRwwsvXk

        En respuesta, uno de los temas que más me emocionan y después de tantos años todavía no sé el motivo de verdad y me lo he preguntado muchas veces :
        https://www.youtube.com/watch?v=eBGAxnp7xZw

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • bidebi bidebi 04/06/19 15:38

    España es un mal circo que ya no causa ni risa, causa pena y miedo.
    Causa espanto el nivel tan mediocre de los políticos españoles.
    Quizás la frase con la que me quedo del artículo, frase que hemos repetido muchas veces, sea : “¿En que manos estamos?”. Manos no solamente de los políticos, si no manos indeseadas también de jueces nostálgicos, de policías corruptos, de periodistas vendidos o de empresarios que compran favores.
    Pasemos, una vez más, revista a los dirigentes políticos españoles del triunvirato y del mal llamado PSOE y dudaríamos si se serían aceptados como administrativos. Pasemos revista a la jefatura del estado y nos entra la risa. Es como para estar de carcajada en carcajada, pero teniendo en cuenta que nos reímos de nosotros mismos.
    Por eso cabe preguntarse, ¿es que los españoles no eligen sus manos?. Porque la pregunta interesante sería : ¿La mediocridad oficial es que no se corresponde con la mediocridad social?. Porque si no fuera así caben dos alternativas : O lo que llamamos democracia no es tal o la oficialidad engaña a los votantes.
    La realidad de todos los días nos dice : 1. El poder absoluto de la partitocracia en España, según la cual la camarilla de cada partido elige gobiernos y elige alcaldes, según sus conveniencias y sin que el voto de los ciudadanos se tome en cuenta.
    2. Ya no existen ideologías en los partidos del régimen porque todos ellos tienen como única la conservación de su culo en el sillón al pecio que sea, dentro siempre del régimen podrido.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    6

  • Grever Grever 04/06/19 12:29

    El tercer párrafo me ha inducido a pensar en A. Rivera como el "niño de la pelota". Aquel insoportable egoísta que, en tiempos de escasez, por ser dueño del balón no solo escogía a los mejores para su equipo sino que era él quien tenía que meter los goles.
    El argumento de Benjamín sobre la alcaldía de Madrid para Villacís a cambio de la comunidad para Gabilondo pudiera señalar que el afán de Rivera sea que nadie de su equipo-partido gane nada hasta que él, personalmente ÉL, no sea el ganador de algo y puesto que él ni siquiera ha conseguido ganar al perdedor Casado intenta que ninguno de los suyos le reste protagonismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    11

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/06/19 17:04

      Pues sí, eso me parece: yo o nadie...

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • Pinolere Pinolere 04/06/19 11:57

    Ese señor odia demasiado y no es , para nada , imparcial. No comprendo a tantos votantes ,aunque hoy , no entiendo casi nada. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Sorcière Sorcière 04/06/19 11:14

    ¿Era lo que quería el  IBEX?   Pues,  qué esperábamos.  
    Falanjat recibe instrucciones muy precisas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/06/19 17:05

      O igual ya ni el IBEX, me parece que ha despistado a propios y ajenos. La ambición, que es una forma de ceguera...

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      8

  • manugarrote manugarrote 04/06/19 10:52

    El Sr. Ribera es un especialista en tratar a los ciudadanos como estúpidos y quizá lo sean quienes le voten por no haberse dado cuenta de carecer este personaje y sus corifeos de cabeza y proyecto, movido por sus filias y fobias sin el menor sentido de la ética. Qué Dios nos pille confesados con esta gente que a su manera quiere solucionar los problemas, les falta consenso y sobran veleidades, pagaremos las consecuencias el resto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/06/19 17:06

      Sobra ambición y falta preparación, me temo, tiene diana, pero no tiene puntería...

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7



 
Opinión