x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

¿El coronavirus o el boicot a Huawei? Da igual

Publicada el 17/02/2020 a las 06:00

Quienes intentan comprender cuál ha sido la verdadera causa de la cancelación del Mobile World Congress 2020 en Barcelona especulan con diferentes hipótesis, pero un potente debate subyace en el fondo: ¿Ha sido el miedo y la alarma ante un virus desconocido por parte de una sociedad amedrentada donde la información científica cada vez tiene menos valor?, ¿o en el fondo hay una guerra tecnológico-empresarial para intentar evitar que Huawei y por tanto, China, se haga con el dominio del desarrollo del 5G?

Expertos y analistas aluden a distintos argumentos inclinando más o menos la balanza hacia un lado u otro del debate. Los hay que definen esta fallida edición del MWC como "la explosión del 5G, un foro para que China mostrara su supremacía digital al mundo y que supondría la debilidad y soledad de EEUU en este ámbito", como dice Ignasi Guardans en El Confidencial. El profesor Antón Costas, en El Periódico, apunta a tres posibles causas: "La histeria de pandemia como nuevo riesgo global", "Una patada a China en el trasero de Barcelona", y que "En Barcelona no hay nadie que se ponga al teléfono". Otros, como este hilo de Genís Roca, hablan de un "cúmulo de mala suerte". Ramón Muñoz, en El País, afirma que fue el miedo de las empresas a posibles demandas de sus empleados, una vez que LG anunció que no iba, lo que desató el rosario de deserciones.

Tampoco faltan quienes aluden a un castigo contra España por la tasa Google, a errores garrafales de la organización, e incluso a un boicot a Barcelona. Como en todo conflicto, lo normal es que haya un poco de todo y que unas decisiones hayan precipitado o sobredimensionado el peso de otras, pero la cancelación del MWC 2020 es un estupendo ejemplo de aquello que el sociólogo alemán Ulrich Beck, hace ya casi veinte años, denominó La sociedad del riesgo global (siglo XXI). Esta teoría, que tuvo en su día una notable repercusión en las ciencias sociales, está compuesta por varios elementos que pueden verse reflejados en la crisis del Mobile World Congress tanto si se opta por una explicación más cercana a la guerra tecnológica EEUU-China, como si se cree que es la crisis del coronavirus lo que justifica su cancelación.

El primero de los factores que componen la sociedad de riesgo global según la definió Beck hace referencia a los riesgos como algo distinto a los daños producidos. Los riesgos no son una destrucción, sino la amenaza de poder llegar a serlo. Lo determinante, por tanto, es la percepción que de ellos se tiene. Además –y este es el segundo elemento caracterizado por Beck–, la idea de riesgo invierte la relación entre pasado, presente y futuro: "El futuro, es decir algo no existente, construido y ficticio, adopta su lugar como causa de la experiencia". Tanto si optamos por la explicación que alude al miedo al contagio del coronavirus como la que se inclina por un boicot a Huawei y la tecnología china estamos hablando de riesgos, es decir de las percepciones que se tengan sobre su posibilidad de producir daños, pero no sobre daños en sí. Es bien sabido que el Covid-19 tiene, a día de hoy, una mortalidad menor a la de la gripe común. De hecho, los científicos dicen que lo que temen no es al virus en sí, sino que a pueda mutar y tener efectos desconocidos. Por otro lado, no es menos sabido que la ventaja tecnológica que puede estar alcanzando China en el 5G no se ha traducido a día de hoy en una hegemonía en el mercado ni en el desarrollo tecnológico, sino que existe una pugna abierta que, como en todo asunto económico, no depende sólo de un elemento –en este caso, la tecnología–, sino de un conjunto de factores que tienen que ver con la infraestructura, la capacidad de generar alianzas, la innovación permanente, la resiliencia financiera, etc. Hablamos, por tanto, tanto en una versión como en otra, de situaciones que podrían llegar a darse, pero que en ningún caso existen en la actualidad.

En tercer lugar, Beck afirma que los riesgos aúnan proposiciones fácticas con valorativas, es decir que hacen referencia a lo tolerable y a lo que no lo es. No sería tolerable la expansión de un virus –chino, para más inri–, ni tampoco que el gigante asiático se hiciera con el control de la tecnología del futuro. Hay en este aspecto toda una serie de cuestiones valorativas que dicen mucho de la sociedad actual.

Continúa Beck su teoría hablando de un cuarto elemento que tiene que ver con los riesgos como "consecuencias no deseadas" y, por tanto, que escapan a la lógica de control propia de la modernidad "no sólo debido a la globalidad de los riesgos (...), sino también a las indeterminaciones e incertidumbres inherentes a los diagnósticos del riesgo". En efecto, el miedo al virus y su posible mutación señala a la medicina como incapaz de controlarlo, desatando consecuencias insospechadas. Lo mismo ocurre si miramos a un posible boicot industrial; la hegemonía de China en las redes de 5G sería la evidencia de que Occidente ha perdido el dominio del mundo. Esto supone –y es el quinto factor– una peculiar síntesis de conocimiento y desconocimiento, hasta tal punto que se da la paradoja de que "un mayor y mejor conocimiento, algo que la mayoría de la gente evalúa sin reservas de forma positiva, se está convirtiendo en fuente de nuevos riesgos", lo que no significa que el conocimiento no sea necesario. De hecho –y este es otro de los elementos definitorios– según el sociólogo alemán cuantos menos riesgos se reconocen públicamente, tantos más riesgos se producen.

Continúa Beck su descripción de la sociedad del riesgo global constatando, y pocas veces se ha visto tan claro como en este caso, que los riesgos son simultáneamente globales y locales, dando lugar a la ya famosa expresión de "glocal". Esta idea ha sido ampliamente aplicada a las cuestiones relacionadas con la crisis ambiental, pero ahora sabemos que tiene su reflejo en muchas más dimensiones. Tanto en la sanitaria como en la empresarial, ha quedado de manifiesto que ni las enfermedades ni los mercados entienden de fronteras, y si las hay, no les cuesta apenas nada cruzarlas erosionándolas hasta hacerlas desaparecer.

Finalmente, la teoría afirma que los riesgos de la sociedad global son propios de una sociedad híbrida. Combinan cuestiones de naturaleza política con otras éticas, de comunicación, tecnológicas, conceptuales, de percepción, etc. En el caso que nos ocupa, sea cual sea la explicación por la que se opte, es evidente que una mezcla de elementos de toda naturaleza han tomado parte en la decisión de las compañías de no acudir al MWC, y sus efectos se desplegarán también sobre un conjunto de variables económicas, políticas, sociales, geoestratégicas...

Bienvenidos y bienvenidas a la sociedad del riesgo global, que es también la del miedo global. La cancelación del Mobile World Congress de Barcelona no es el primer caso ni probablemente el más grave, pero conviene ir entendiendo la dinámica que subyace porque nos va a acompañar un buen tiempo.

Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • AMP AMP 19/02/20 13:05

    ¡Qué bien le ha venido al canalla de Trump el coronavirus!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Emanem Emanem 19/02/20 00:06

    El verdadero drama del coronavirus  es la cantidad de tonterías y opiniones de gente que debería estar callada en un asunto que es sanitario.
    Nunca imagine que hubieran tantos expertos en Virologia, Epidemiologia y otras ciencias afines.
    Por favor dejar de dar pábulo al tema y lo único que hay que hacer es obedecer a pies juntitas lo que digan las autoridades sanitarias.¡ Y punto en boca!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 19/02/20 14:31

      ¡A pies juntillas...!

      ¿designado 'censor' del comentarista?

      Cómo dice: 'punto en boca' ¿en la de quien?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • paco arbillaga paco arbillaga 19/02/20 20:47


        irreligionproletaria: El autoritarismo campa sin complejos. No se dan cuenta que escriben en ¡«infoLibre»! y que aquí no se admiten ni pies juntillas ni puntos en boca; hasta quienes eso proclaman aquí pueden opinar. Osasuna2 salu2.


        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Ambon Ambon 18/02/20 12:16

    La crisis del coronavirus nos está dejando a la vista varios problemas del mundo globalizado en que vivimos, algunos de esos problemas siempre han existido, recordemos la peste negra que también se extendió a través del comercio cono los medios de aquellas épocas, pero hoy día el hecho de haber cedido el poder a las grandes corporaciones han hecho que China sea el fabricante del mundo por sus gastos de producción mas baratos en lo que respecta a salarios y condiciones sociales y si esa fábrica del mundo se para, el mundo se para.

    Están faltando piezas en muchas fábricas de todo el mundo que las obliga a reducir o parar su producción y lo que me parece muy grave, la gran mayoría de los principios activos farmacéuticos vienen de China.

    ¿Que consecuencias tendría si se produce un gran desabastecimiento de medicamentos a nivel mundial?

    Todo esto nos debería hacer reflexionar y que las naciones tomaran medidas para ser autosuficientes en aquellas cuestiones que se consideren estratégicas y la sanidad debería ser una de ellas, igual que la alimentación o la energía.Son cosas demasiado importantes como para dejarlas en manos de la avaricia de las corporaciones y quienes las gestionan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • mcjaramillo mcjaramillo 17/02/20 19:59

    No teniendo en este asunto más conocimiento que el que corresponde a cualquier persona de a pie bien informada, me inclino a pensar que lo más determinante para suspender el acto de Barcelona es el miedo a que el sistema Huawei se imponga.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 17/02/20 14:02

    Excelentes comentaristas me han precedido. (Bueno, JP y la referencia a Torra, no la entiendo...)
    De acuerdo con el tenor de todos ellos. También y especialmente con el artículo completo de la Sra. Monge.

    El comentario de itnas, s.e.ú.o, creo fundamenta mi corolario al respecto de todo lo anteriormente expuesto:

    Cerca de dos meses, exponiendo mis reservas respecto a las explicaciones de Occidente, referentes al Covid-19 (con una mortalidad inferior a la de cualquier gripe común estacional en nuestro 'mundo')

    Pero, hoy, he dado 'palmas con las orejas'... ¡Hay que ser muy, pero muy estúpidos para dar la posibilidad a China -extendiendo a como de lugar, como han hecho en Occidente, el 'MIEDO' al virus.. conocedores de 'la población temerosa del futuro' INCAPAZ de reflexionar que las premoniciones son irreales -posibles, o no- pero, inoculadas en millones de ciudadanos del mundo occidental, seguidores a pies juntillas del Imperio, INCAPACES DE DISFRUTAR DEL PRESENTE -ese si es real- ACOJONADOS POR LO QUE EL IMPERIO PRESENTA, EN UN FUTURO...sin ellos.

    'La sociedad del riesgo global' de Ulrich Beck, considero un texto, con un desarrollo completo y útil. Los riesgos, ciertamente, no son una destrucción, sino la amenaza de poder llegar a serlo.

    Enlazando con itnas, Cramér y Berger: 'función de riesgo/función de pérdida'

    Hoy, China ha experimentado con 280 millones de estudiantes desde primaria hasta la enseñanza universiataria on-line... Se lo han servido en bandeja los imperialistas... IMPAGABLE.

    Riesgo/pérdida...

    GLOCAL.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 17/02/20 14:10

      PD. Lo mejor de todo lo leído/aprendido hoy, el chiste de El Roto de fecha 16/2/2020, aparecido en el digital de EP de hoy.

      "Las únicas leyes que funcionan en el mundo, son las de la balística"
      El dibujo de un revolver
      Un casquete del globo terraqueo y la palabra 'bolsonaros'

      Plas, plas, plas, plas...

      Inefable, Andrés Rábago.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • GRINGO GRINGO 17/02/20 13:03

    La UE no se pone de acuerdo ni para ésto.......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 17/02/20 12:44

    el miedo es libre.Hay más mucha más información pero apenas reflexión..Seguir el rastro del dinero ,dicen,ayuda a entender.
    "3 nuevas armas de alta tecnología de China con las que desafía el poderío de Estados Unidos y Rusia"
    "Misiles hipersónicos y submarinos invisibles: China muestra su arsenal militar futurista "
    Las guerras mundiales son poliédricas

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • itnas itnas 17/02/20 12:11

    A mi me parece que las ideas del sociólogo Beck de hace 20 años son estupendas pero débilmente contrastables - es decir, una teoría como otra cualquiera que sostuviese lo contrario - Y también me parece que la globalización no ha dado lugar aún al intercambio de conocimientos y colaboración entre algunas áreas del saber; en este caso, la sociología y la matemática. Un señor llamado Cramér en 1930 escribió un libro llamado 'On the mathematical theory of risk', y otro llamado Berger escribió en 1985 una obra que muchos pensamos es la biblia de la estadística bayesiana, titulado 'Statistical decision theory and Bayesian analysis'. En mi opinión sería bueno que los sociólogos consultaran a un experto bayesiano (si bien también a un estadístico frecuencialista) y recabarán su colaboración para entender qué es una función de riesgo o una función de pérdida que, traducido muy simplemente, es el peaje que se debe pagar cuando uno toma decisiones. De este modo, evaluarían si o no lo que ya se sabe desde hace prácticamente un siglo sobre riesgos les puede ser útil en sus teorías.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 17/02/20 08:46

    No está tan claro que se sepa sin lugar a dudas que la mortalidad de este virus es menor que la del virus de la gripe. Eso dicen las cifras que publican los chinos, pero entonces se justifica mal la cuarentena de una provincia entera (60 millones de personas, más que la población española) o la permanencia obligatoria en casa, siguiendo sus clases por internet, de casi 300 millones de escolares, ¡un número mayor que el de la población completa (niños y mayores) de Alemania, Italia, Francia y España juntas! Son las medidas draconianas impuestas por las autoridades chinas a su propia población las que han sembrado la desconfianza en todo el mundo.

    Por lo demás, la cancelación de MWC ha sido única: otros congresos multitudinarios y casi simultáneos se han mantenido sin alteración o, como decía agudamente Antón Costas, cualquier gran aeropuerto es un MWC, en el sentido de contacto estrecho y prolongado a diario (las malditas colas para control de seguridad, por ejemplo) de miles de personas procedentes de todas partes del mundo. Esa singular cancelación sugiere claramente otras causas además de la epidemia. La presión que, a las claras, acaban de ejercer los EE.UU. sobre los países europeos aduciendo que adoptar la tecnología 5G de Huawei pondría en peligro la OTAN apunta a boicot a China por parte de compañías europeas o americanas que, casi con seguridad, han sido presionadas para hacerlo. Tener un Presidente como Torra no ayuda tampoco, pero no creo que haya sido determinante.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • paco arbillaga paco arbillaga 17/02/20 06:58


    Hasta para los móviles elijo el bando de los «perdedores», pues utilizo un aparato Huawei y a este paso casi habrá que utilizarlo en la clandestinidad, aunque a mí más que los chinos me preocupan los «cochinos» y estos obligatoriamente no son quienes tienen los ojos rasgados.

    Ante el cirio mundial que por las consecuencias del coronavirus se está montando en algunas industrias y ante la escasez de diversas materias y alimentos que se empiezan a notar en algunos países quizá sería interesante que los gobiernos empiecen a pensar en los graves problemas que conlleva la deslocalización además de dejar sin trabajo a miles de personas del país que la practica.

    ¿Que por Huawei me controlan? ¿Y a quienes no usan Huawei no se les controla? Quizá sea eso lo que les moleste: que no me controlan «ellos». Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    19

    • MASEGOSO MASEGOSO 17/02/20 11:26

      El terror, estimado amigo, es una de esas cosas que no puede cambiar de manos.

      ¿Desde cúando sabemos que CIA y sus derivados, productos de la paranoica USA, nos están espiando a través de internet y otros medios comunicativos?

      Pues ahí lo tienes lo tienes. Si a los USA y los “usanos” se les traba el control del 5G se van a ver con el culo al aire y, así sus aliados van tapando las vergüenzas de este gigante que lleva desde 1945 la idea de liderar el mundo.

      ¿Cuando se enterarán Trump y sus lameculos de que China tiene una civilización que nos lleva la friolera de 2000 años de ventaja?

      Pero sobre todo la ignorancia de que China tiene una capacidad humana, por dimensiones poblacionales, enorme respecto al mundo occidental. Ese mundo puso en manos de las factorías chinas, ideas, planos, estructuras y sistemas productivos para que sus productos, fabricados en ese país, saliesen más baratos. No hay en esos acuerdos laboral-comerciales ventajas para el usuario. Sus productos se venden al mismo precio pero los costos de producción se reducen.

      El coronavirus es la excusa que la autora del artículo pone en evidencia para demostrar que el capital tiene un miedo terrible a los riesgos futuros más que a los virus (conocidos, nuevos o desconocidos) y que el virtual virus es la ocasión para decirle adiós a Barcelona y a España en esos circuitos donde existen tantos intereses creados para la economía, según la dirección que tome y el camino que pueda emprender.

      Así, deducido y analizado, el miedo es la causa de la suspensión de MWC, el resto, como siempre, se encierra en un silencio que esta vez ha causado daños económicos graves a muchas empresas expositoras, a Barcelona e industria hostelera y a España. Y eso es llevar a un país al silencio comercial.

      Salu2 osasuna2

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      8

      • M.T M.T 17/02/20 11:55

        Comparto tu comentario, Masegoso. Que de estas cuestiones de razones económicas, que conoces bien, más de otras razones no del todo transparentes e interesadas en los poderes que dominan la información, sabes bien y me parece creíble y certero lo que dices.
        Buen día. Un abrazo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

    • jorgeplaza jorgeplaza 17/02/20 08:47

      Buen comentario, Arbillaga. Ponme en el bando de los perdedores con teléfono Huawei.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

Lo más...
 
Opinión