X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

Sánchez, Casado y Galdós

Publicada el 19/02/2020 a las 06:00

Ahora que algunas plumas ilustres aprovechan el centenario de Benito Pérez Galdós para atizar un debate (absurdo) sobre su altura literaria y su compromiso ético, conviene recetar incansablemente la mejor medicina contra la soberbia de sus críticos: lean a Galdós. “Es sobrecogedora su actualidad”, como apunta certeramente Selena Millares (ver aquí). Y basta con observar estos días los hechos de la política y los ecos del periodismo para intuir que estos tiempos gaseosos envuelven la oportunidad de un cambio de época como el que el propio Galdós, con su realismo profundo y escéptico, auguraba lejano: “Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis ética, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental. Tendremos que esperar como mínimo 100 años más para que en este tiempo, si hay mucha suerte, nazcan personas más sabias y menos chorizos de los que tenemos actualmente”. (1)

Han pasado por España, efectivamente, más de cien años, una Restauración agónica, varios golpes de Estado, una dictablanda, una república, una guerra civil, la dictadura más longeva de Europa, una transición democrática (pragmática y amnésica), un bipartidismo tan imperfecto como soberbio, un estallido de indignación popular y pacífica (15M) y un multipartidismo reflejo de la pluralidad ideológica y de esa España diversa y plurinacional nunca asumida por unas élites sectarias y una sociedad enfermizamente crispada.

Ahí estamos de nuevo. En otra encrucijada cuya complejidad exige altas dosis de inteligencia política, generosidad, capacidad de diálogo y una mirada abierta a los retos y realidades del siglo. Sorprende la infinita capacidad de los españoles para compaginar la vanguardia del progreso en muchas facetas y la oscuridad de las cavernas en otras. Máter España: "fibra óptica y ladillas”, como canta nuestro lúcido superviviente Joaquín Sabina.

Se han reunido durante hora y media el presidente del Gobierno y el líder del PP, primera fuerza de oposición. No se esperaba nada de esa cita, pero tampoco han tardado ambas partes en confirmar la inutilidad de la misma (ver aquí). Al primero (o a su equipo) le sobró impaciencia para lanzar un comunicado denunciando la “estrategia de bloqueo” en la que “sigue instalado Pablo Casado” incluso antes de que el propio Casado ofreciera sus conclusiones tras la reunión. Y a Casado le ha faltado “lumbre mental” (que diría Galdós) para disimular mínimamente la evidencia de que su prioridad es competir con Vox por el voto de la extrema derecha, antes que ofrecer a la ciudadanía una alternativa de Gobierno fiable. Ha exigido a Sánchez, sin complejos, renunciar al Gobierno de coalición con Unidas Podemos, abandonar cualquier vía de diálogo con el independentismo, romper relaciones con el Gobierno de Venezuela, retirar la ley de eutanasia, no tocar una coma de la reforma laboral… en fin: a punto ha estado de reclamar a Sánchez un compromiso de voto al PP y una reinhumación de los restos de Franco en el Valle de los Caídos. (Ver aquí).

El único objetivo práctico que podía tener esta reunión en la cumbre era sentar las bases para un diálogo que, sin renuncia alguna al programa político de cada cual, permitiera al menos la renovación de los órganos constitucionales básicos en el funcionamiento del sistema democrático más allá del Ejecutivo y el Legislativo. No parece existir la menor posibilidad de abordarlo. El Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Junta Electoral Central, la Comisión Nacional de la Competencia, el Consejo de RTVE, el Defensor del Pueblo… mantienen la composición de mayoría conservadora desde mucho antes de la moción de censura parlamentaria que tumbó al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Y Casado no tiene ninguna intención de permitir que la mayoría progresista con apoyos nacionalistas que salió de las urnas en abril y en noviembre de 2019 se vea reflejada en esas instituciones del Estado que la Constitución preveía que respondieran a las mayorías sociales representadas en el Parlamento. Presumen de “constitucionalistas” hasta dormidos, pero del espíritu y la letra de la Constitución hacen versiones a la medida de sus intereses particulares y partidistas.

El Gobierno va tomando decisiones sociales o fiscales cada semana con tanto entusiasmo como ponen la oposición y sus altavoces mediáticos en desviar la atención hacia Venezuela, o en denunciar errores (clamorosos) como la gestión del diálogo con los actores principales del conflicto agrícola. Hemos entrado ya (¿habíamos llegado a salir?) en nueva fase electoral , con las citas señaladas para el 5 de abril en Euskadi y Galicia, a la espera todo el mundo de que el independentismo resuelva su fractura interna, fije fecha para su propia contienda en las urnas y se ponga en marcha esa mesa de diálogo sobre Cataluña que puede facilitar a su vez los Presupuestos del gobierno estatal. No se alcanza a divisar el fin de este ciclo de provisionalidad e incertidumbre política. Quizás convendría hacerse a la idea de que ese estado de volatilidad será ya la constante de las próximas décadas.

Pero convendría elevar el dron del análisis del corto plazo para observar el dibujo completo de este cambio de época. Quizás alcanzáramos a observar la pequeñez de las disputas electorales en comparación con la urgencia de compartir proyectos de país y hojas de ruta para una convivencia fructífera. Dicho en román paladino: si el PP mantiene la prioridad de disputar a Vox el espacio de la extrema derecha; si el independentismo de ERC no asume con todas las consecuencias que sus objetivos legítimos no pueden imponerse por vías unilaterales; si el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos no defiende con valentía un proyecto de España inclusivo, plurinacional y radicalmente democrático… seguiremos instalados en el bloqueo o, lo que es peor, en el riesgo del retroceso. Para alegría de aquellos que, desde las élites económicas o desde los sillones institucionales que ocupan como por inspiración divina, siguen añorando alguna de las versiones del turnismo que Galdós denunciaba con absoluta crudeza hace más de un siglo: “Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla (…) No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos…”

_____________

(1) ‘La Fe Nacional y otros Escritos sobre España’, editado en 2013 por la editorial Rey Lear, reúne discursos y textos de distintas obras de Galdós publicados en 1912.

Más contenidos sobre este tema




42 Comentarios
  • subeChico subeChico 21/02/20 06:46

    Perdón por este comentario que no viene a cuento con Galdós. Se trata de que el artículo de los palos del sombrajo de FG ha desaparecido de la circulación a las 12 h de editarse. ?error de maquetado o censura?
    No espero respuesta pues me temo que no llegará.
    Aunque se me ha ocurrido tocar el timbre de alarma a ver que pasa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    1

    • subeChico subeChico 21/02/20 07:07

      Sin embargo en el digital de Pedro J. Elespañol.com a FG se le caen los palos del sombrajo por el caso Delcygate. En un debate sobre juventud e internet en el reino de Aragón donde su amigo Lambán.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • Isabelle006# Isabelle006# 21/02/20 09:05

        A González Márquez hace años que le va la vida en Sudamérica, especialmente donde se puede sacar pasta contante y sonante, menudo elemento. No le hemos oído hablar sobre el golpe de estado en Bolivia ¿tienen ahí pozos de petróleo?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • subeChico subeChico 21/02/20 15:16

          Qué poca verguenza torera tiene el gachó!!!

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Argaru Argaru 20/02/20 04:10

    Por si nuestro sempiterno y lamentable carácter pendular no fuera ya, en si mismo, un gran problema a la hora de establecer un diálogo medianamente inteligente, resulta que estamos inmersos en una sociedad globalizada en los peores valores del capitalismo y la más absoluta mediocridad como principal estandarte. Y como principal baluarte, también. La mediocridad se ha instalado en nuestras sociedades occidentales para quedarse. Los Trump, Bolsonaro o Johnson no han llegado aquí por casualidad. Son el resultado de décadas de encefalograma plano planetario, de décadas de mirar hacia a otro lado de los que tenían que velar por nuestros intereses. Mientras tanto, el fascismo cotidiano se iba instalando paulatina y sigilosamente en los extrarradios y cinturones obreros de las grandes ciudades. Sin duda, Galdós se equivocó, no son 100 años, son 200 años, por lo menos, si no damos un giro de 180º a toda una mentalidad que, en nuestro caso, fue dañada durante cuarenta años de franquismo y que una savia nueva de retrógrados quiere ,ahora, hacer perdurar. Y lo están consiguiendo. Sólo mediante el diálogo razonado y alejado de los intereses de Partido se puede hallar la solución a la mayoría de los problemas que han hay sobre la mesa, pero para eso es necesario que haya voluntad y honestidad política. Lo demás, son cuentos para engañar a incautos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Mascarat Mascarat 20/02/20 00:53

    Será que se ha roto España ya y no nos hemos dado cuenta...?

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 20/02/20 00:24

    ENTRE LA REALIDAD Y EL DESEO
    ***
    No encuentro consuelo
    en mi esperanza.
    La nostalgia queda en la memoria
    con el arrojo del tiempo
    y los anhelos depositados
    por caminos de la vida,
    que obedecen al cobijo
    en la naturaleza humana.

    Escribo lentamente mis versos
    mientras exhalo espinas
    clavadas en el corazón,
    igual que el silencio fluye
    el fuego avanza pausado
    en el barbecho de la inacción
    de un mañana desconocido
    lleno de desigualdades.

    Encontrar la vereda del presente
    con el vértigo escondido,
    es el deseo del jardinero
    ver brotar lentamente
    las flores de la miseria
    a su paso por la existencia
    con algún realismo de futuro
    que pueda aliviar su tormento.

    Ya no se ponen puertas al campo.
    El pluralismo ha perdido la lucha.
    La colectividad es una quimera.
    El liberalismo, es la religión moderna.
    El bosque no derrama fragancia.
    ¿Y el campo?, hay el campo, el campo…
    Es la vieja batalla de la sociedad
    llamada libertad de mercado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • subeChico subeChico 21/02/20 06:49

      Un hurra a sus comentarios versificados. A ver cuando los recoge en un fascículo y los edita en Librepensadores. Salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Valldigna Valldigna 19/02/20 22:57

    Valldina.Felicidades por tus artículos.Eres un oeridista con seny!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CarlosP58 CarlosP58 19/02/20 22:32

    Lo dices todo muy claro Jesús y eso en ningún tiempo ha sido aceptado ni apropiado, sobre todo a la contra.
    Incluyo aquí unas palabras que dediqué a un estupendo artículo de Clara Morales sobre una biografía magnífica de Galdós.
    Me expresé asi:"Deberíamos dar las gracias a Clara Morales por su estupendo articulo y su magnífica entrevista, para que conozcamos a Benito Pérez Galdós y su obra.
    A pesar del tiempo transcurrido y el centenario celebrado el pasado día 4, quizás no hayamos cambiado tanto en el tiempo transcurrido y arrastremos los comportamientos que ya sufrió don Benito Pérez Galdós.
    El poco interés por el artículo desilusiona un poco, si tenemos en cuenta como se le hizo de difícil la vida a Galdós, pese a su obra y todas las dificultades puestas para ser académico de la lengua española o para haber recibido un premio Nobel, dos situaciones más que justificadas.
    Quizás esas élites no están tan lejos de las que tenemos, para quienes nombrar a Galdós es hacerlo centrándose en su costumbrismo y sus Episodios Nacionales, para apropiarse de su figura, olvidando la modernidad de su obra, su feminismo y su claro posicionamiento político.
    Y sobre todo, olvidando su pertenencia a la periferia del estado, de España, que lo convierte en un Canario universal, maestro de la lengua española.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • CarlosP58 CarlosP58 19/02/20 22:32

    Lo dices todo muy claro Jesús y eso en ningún tiempo ha sido aceptado ni apropiado, sobre todo a la contra.
    Incluyo aquí unas palabras que dediqué a un estupendo artículo de Clara Morales sobre una biografía magnífica de Galdós.
    Me expresé asi:"Deberíamos dar las gracias a Clara Morales por su estupendo articulo y su magnífica entrevista, para que conozcamos a Benito Pérez Galdós y su obra.
    A pesar del tiempo transcurrido y el centenario celebrado el pasado día 4, quizás no hayamos cambiado tanto en el tiempo transcurrido y arrastremos los comportamientos que ya sufrió don Benito Pérez Galdós.
    El poco interés por el artículo desilusiona un poco, si tenemos en cuenta como se le hizo de difícil la vida a Galdós, pese a su obra y todas las dificultades puestas para ser académico de la lengua española o para haber recibido un premio Nobel, dos situaciones más que justificadas.
    Quizás esas élites no están tan lejos de las que tenemos, para quienes nombrar a Galdós es hacerlo centrándose en su costumbrismo y sus Episodios Nacionales, para apropiarse de su figura, olvidando la modernidad de su obra, su feminismo y su claro posicionamiento político.
    Y sobre todo, olvidando su pertenencia a la periferia del estado, de España, que lo convierte en un Canario universal, maestro de la lengua española.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/02/20 21:45

    Muy cierto esto:
    Ahora que algunas plumas ilustres aprovechan el centenario de Benito Pérez Galdós para atizar un debate (absurdo) sobre su altura literaria y su compromiso ético, conviene recetar incansablemente la mejor medicina contra la soberbia de sus críticos: lean a Galdós.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • MANOLOZ MANOLOZ 19/02/20 17:23

    Me parece un buen articulo y magnífico el reconocimiento que se hace de Galdós. Los envidiosos siempre estarán en primera línea para criticar,porque además son prepotentes.Como se ha dicho y escrito en múltiples ocasiones, le robaron un Nobel por ser fiel a si mismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • MASEGOSO MASEGOSO 19/02/20 12:34

    Sería tremendo poder contar con D. Benito en estos tiempos de retorno al pasado.

    Él escribió y en sus escritos relató lo que ya venía siendo el entramado político social de la derecha en España. No le engañaron sus experiencias ni taparon su tintero. Hoy nos llegan esas páginas y en ellas vemos que España no ha avanzado, política y socialmente, ni un milímetro.

    He leído artículo y comentarios y en mi criterio no se habla de resolver lo que nos produce ese estancamiento secular que padece nuestro país en todo lo referente a la igualdad de oportunidades y el derecho igualitario de cada ciudadanx .

    No obstante pienso que la derecha se ha hecho con la calle y que en el pensamiento de izquierda se ha instalado el miedo, de tal manera que paraliza cualquier acción por omisión de defender sus derechos en la vía pública.

    En 20 años con los mismos precios los agricultores no habían protestado, lo hacen ahora por que hay un gobierno de izquierda que no les gusta y esas entidades agrícolas, tan de derechas de siempre, solo obedecen a quien votan. No debemos olvidar que esos agricultores claman lo que no han tenido valor de hacerlo con gobiernos de sus propias ideas.

    Deberían protestar ante los intermediarios y los grandes distribuidores, son lo que se llevan la parte de león de su trabajo, pero claro, esos también votan a la derecha. Así pues ¿cómo debemos valorar esas propuestas y cortes de carreteras?

    Deberíamos decirles que cada cual se fastidia con “J” cuando le toca. que reclamen a quienes les exprimen que, no es (aparte de impuestos) el gobierno.

    Ya veo que no se comenta este hecho en el artículo que tan claro nos expone hoy el Sr. Maraña. Sigo pensando que cuando se mueve la agricultura deberíamos comenzar a pensar que pretenden PP y Vox y, sobre todo el enano ladrón y embustero de José María Aznar López.

    Gracias Sr. Maraña por traernos, hoy el pensamiento y la verdad del periodismo de la mano de Don Benito Pérez Galdós.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    30

    • Queso Tierno Queso Tierno 19/02/20 14:48

      De acuerdo contigo. Los gobiernos de izquierdas son terreno abonado para las huelgas y protestas en la calle. Son más "cercanos a buscar solucuines".
      Con respecto a la situación de la agricultura, la he seguifo de cerca y hasta la fecha no he escuchado a ninguna organización

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      5

      • Queso Tierno Queso Tierno 19/02/20 14:55

        (Pulse enviar)
        ...oganización, colectivo o cooperativa con un analisis claro de la situacon y menos con un paquete de soluciones validas para negociar. Solo quejas sobre el precio que obtienen por sus productos y desunión entre distintas organizaciones en cuanto a representatividad negociadora.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        9



 
Opinión