X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Diario de una confinada

He ido al supermercado y a la farmacia, nunca lo olvidaré

Publicada el 21/03/2020 a las 06:00 Actualizada el 21/03/2020 a las 17:39

“Esta mañana he ido al supermercado”. Nunca pensé que escribiría esto en un diario como un hecho extraordinario. Tan solo recuerdo jornadas memorables de supermercado cuando trabajaba en un programa despertador en la radio que me obligaba a madrugar tanto que vivía en permanente estado de somnolencia. Cómo olvidar aquellas tardes de hacer la compra con la sensación de que era el carro el que tiraba de mí y arena de playa en los ojos.

Lo de ir a comprar con cuerpo de sonámbula es una de las batallitas de abuela radiofónica que cuento siempre en las cenas –cómo estarán mis amigos de mí–. Ya ve usted, levantarse a las cinco de la mañana para despertar a otros haciendo lo que más te gusta, tremenda heroicidad…

“Después he visitado la farmacia”. Esto tampoco sería en otro momento de nuestra vida como para titular un capítulo del Planeta finito de Globe Trekker. Reconozco que tengo cierta afición por las farmacias, ya me gustaban de pequeña, cuando entraba a ver a Alicia, la farmacéutica de la bata blanca y los ojos verdes. Me quedaba extasiada cuando le veía cortar con una navajita esos cuadraditos punteados de las cajas de los medicamentos y los pegaba con un celo a la receta. Seguro que en algún momento soñé con ser farmacéutica de mayor para poder hacer algo tan fascinante.

La farmacia de mi barrio olía a menta, como los caramelos que me regalaba Alicia. Aunque yo pensara que el aroma mentolado lo tenía ella en la mirada, ideas locas con las que fabulamos los niños cuando aún la realidad no nos ha cortado en seco el grifo de la imaginación…

Nunca me había parado a pensar en la experiencia que supone entrar en el supermercado o en la farmacia hasta hoy, que lo he hecho por primera vez desde la cuarentena.

En la puerta del supermercado había cuatro personas esperando a que alguien saliera para poder acceder, algunas guardando la distancia social con más celo y otras con menos. Mientras hacía una compra rápida para mi casa y para mi madre, sonaban las preguntas constantes al encargado por algún producto agotado: no muchos, la verdad. Él respondía con la amabilidad de siempre y la preocupación de nunca antes… Y, al acercarme a la caja, se me han clavado los ojos en esas líneas rojas marcando la distancia social recomendada.

Después he ido a la farmacia, donde he vuelto a vivir la fascinación por mi Alicia de hoy, la que me conoce por mis alergias y porque compartimos barrio. Preocupada, como todos, pero con sonrisa, como siempre. Me ha dicho que se alegraba muchísimo de verme y he sentido que se alegraba de corazón, porque yo tenía la misma sensación, como si hiciera un siglo que no nos viéramos. Si no estuviera prohibido, creo que me habría saltado la línea roja de la distancia con el mostrador y nos habríamos abrazado.

Mi farmacéutica me ha preguntado que cómo me estaba organizando y le he contado que llevo confinada desde el pasado viernes, que solo salgo para lo inevitable. Que sigo en la radio haciendo mi repaso a las noticias con humor… pero desde casa. Y que estoy escribiendo un diario en infoLibre. No sabe, por cierto, que hoy hablo de ella…

Confieso que he sentido cierto apuro al contarle mi plan de vida, tremenda heroicidad hacer lo que más te gusta desde tu casa, mientras te proteges y proteges a los tuyos… Ella tiene que abrir la farmacia para que los que lo necesitamos podamos acudir y se ha cambiado de casa para no ser un riesgo añadido a su madre, mayor, o sea, grupo de riesgo.

Esta mañana le he dado las gracias a la cajera del supermercado: lo normal que hacemos todos al pagar, ese mantra de respeto. Pero hoy había algo más, he necesitado explicarle que las gracias de hoy eran distintas, más intensas, más profundas. He tenido que decirle, como ha hecho la señora que ha pagado un poco antes que yo, que le daba las gracias por estar ahí, cada día, faltando a su confinamiento para que no nos falte nada a los que podemos cumplirlo.

Del supermercado he salido llorando y de la farmacia también. Ya, ya lo sé, tremenda heroicidad llorar en días como estos… cómo no vamos a llorar de miedo y tristeza pero, además, cómo no vamos a llorar de admiración, de gratitud y de reconocimiento por todos aquellos que en los momentos más difíciles siguen al pie del cañón y si les da el ánimo, lo hacen con una sonrisa.

En las situaciones más difíciles sale a flote lo mejor y lo peor del ser humano, esto ya nos lo sabemos. Siempre están el que se remanga y se pone al tajo y saca fuerzas de donde no las tiene para sumar y enfrente el que disfruta mucho más expandiendo material tóxico. Esto va en gustos pero a mí la cropofilia no me pone nada… En realidad a mí solo me interesan los primeros, los que suman, para los otros me he puesto la mascarilla y no toco sus argumentos ni con guantes. Por mí, el que no quiera ayudar que se confine en su propio jugo.

Hoy, antes de dormir estoy segura de que visualizaré las marcas rojas del supermercado y de la farmacia. Las marcas rojas que nos recuerdan que no podemos acercarnos los unos a otros y que, sin embargo, tenemos que estar más juntos que nunca.

La canción de hoy es por el océano de lágrimas que vamos a llenar por todo el dolor, pero también por tanta gratitud.

Más contenidos sobre este tema




20 Comentarios
  • drh drh 22/03/20 12:18

    Magnífico artículo sobre la aparente levedad del ser... humano. Mis felicitaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Evaus Evaus 22/03/20 00:36

    Muy transcendental. Y chica, cuando escribes, no hablas de nadie.En todo caso escribes de tu farmacéutica Alicia. "Y eso que no sabe que hoy hablaría de ella". Pues no, escribiría. Y vuelve a tu género, se tu. A mi lo del Coronavirus me molesta tanto como aquello del Procés. Todo el día escribiendo y hablando de lo mismo. Que pelmazos. Y enhorabuena, porque escribes que lo bordas.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Isa. Isa. 21/03/20 16:57

    ¡Feliz cumpleaños, Maestro! Johann Sebastian Bach, 21 de marzo de 1685 - 28 de julio de 1750. Sheila Blanco.


    https://twitter.com/Sheila_Blanco_/status/1217789838168076288?s=20

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • GRINGO GRINGO 21/03/20 15:02

    Desgraciadamente nos preocupamos por la salud cuando la vemos peligrar, como ahora, que aprenderemos a valorar lo que tenemos por el riesgo de perderlo.

    NO perdamos la Sanidad Pública, ni el agradecimiento como fórmula de relación, todos y a todos, nos gusta ser recompensados, aunque sea con una simple frase o sonrisa.

    Saldremos adelante, pero más fácil si colaboramos TODOS.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Isa. Isa. 21/03/20 14:29

    Recibido.

    https://youtu.be/3eXT60rbBVk

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ataio Ataio 21/03/20 13:23

    Quizás ( solo quizás ) sea esta una buena ocasión para poner en práctica aquello de " no se trata de que pueden hacer los demás por ti, sino tu por los demás".
    A mi entender, se han de establecer prioridades:
    1) Provisión de material de protección.
    Sería factible habillitar centros de fabricación de mascarillas, a ser posible en los mismos hospitales?. O en lugares próximos.
    Si el problema es la materia prima ( tejido ), se prodían activar empresas del textil para su elaboración?.
    Los guantes idóneos se deberían reservar para el personal sanitario. Las ciudadanas con unos de neopreno u otro material LAVABLE igual nos apañamos.
    2) Control de infectados.
    Desconozco cual es el problema para que haya suficiente material para hacer pruebas " a troche y moche" pero es crucial. Estaría bien saberlo para entre todos buscar una solución.
    3) Investigación para obtener medicamentos curativos o en su defecto paliativos. No digamos ya la milagrosa vacuna.
    Se que esto ya se está haciendo. No se si con la suficiente intensidad. Hay coordinación informativa a nivel internacional en este sentido?.
    Es capital que se haga de forma que ninguna criminal farmacéutica ni soberbio país se haga con la exclusiva. De ser así, hay legitimidad mundial para la nacionalización o el robo.
    En otro orden de cosas, es posible ( solo posible ), que no esté demás ir configurando grupos de voluntarias para donde el ejercito y las instituciones no lleguen; o para posibles pseudo-sanitarios debidamente comandados.
    No puede ser que haya millones de MANOS paradas y MENTES bloqueadas. Seguro, segurísimo que debidamente usadas y convenientemente informadas dan para más, infinitamente más.
    Agradecer cualquier colaboración que eleve estas ocurrencias a la categoría de idea . El gozo sería orgasmo si alguien, además, la traslada a la autoridad y esta lo valora y pone en practica.
    Saludos cordiales.
    PD: Los contables de la culpa ( esa sublime aportación cristiana a la humanidad ), de momento podrían ir tomando rigurosos apuntes. Llegada la hora nos presentaran su exhaustivo balance.
    PD2: Es urgente crear un medio para la colaboración ciudadana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ambon Ambon 21/03/20 12:27

    Ayer yo también fui al supermercado y al pagar le dije a la cajera que los aplausos de las 20:00 también son por ellos y se emocionó.

    Estamos todos como muy tiernos y es una sensación que me gusta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • tarrul tarrul 21/03/20 11:26

    Muchas gracias Raquel. es verdaderamente gratificante leer tus artículos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Isa. Isa. 21/03/20 10:38

    Gracias por "tanta gratitud" Por el océano. Por la humanidad. Serenidad en la inmersión..

    Me consta que estás ahí, enviando dosis de apoyo y soporte a todos los que se ven obligados a trabajar y remar juntos, en este mar de incertidumbre. Me consta. No solo en InfoLibre.. Aunque no lo parezca ya es primavera para la naturaleza desde ayer. Y los árboles del amor ya están en su esplendor, lo vi en foto de una persona que la publicó...❤️

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Isa. Isa. 21/03/20 10:41

      * Cercis siliquastrum, comúnmente llamado árbol del AMOR.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Vicente27 Vicente27 21/03/20 10:21

    Cuando se pierde la cotidianidad, uf que palabro, se valora lo mucho que vale. Lástima que tengamos que perderla para valorarla... Así somos los seres humanos. Gracias por tu diario. Salud... nunca mejor dicho!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4



 
Opinión