x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Trump necesita el miedo y una vacuna

Publicada el 27/08/2020 a las 06:00

EEUU es un imperio extraño porque detesta serlo, prefiere sentirse isla-continente, un mundo autosuficiente capaz de autoabastecerse política, económica, cultural y emocionalmente. Los campeones de sus ligas de béisbol, baloncesto y fútbol americano son campeones del mundo sin necesidad de competir con el resto del planeta. La presencia de algunos equipos de Canadá sirve de coartada. También es contradictorio: desea dedicarse a sus cosas y al mismo tiempo necesita de una presencia militar global constante para proteger sus rutas de abastecimiento y el control, directo o indirecto, de las fuentes de energía para que gire la rueda del hámster.

La rueda del hámster es el sistema.

El sistema no es democrático porque premia la explotación y la desigualdad, hace la guerra y no cree en los derechos sociales y laborales. Hay que sacárselos con fórceps y defenderlos día a día de los contraataques. Ahora estamos ante uno de los más fuertes. Tampoco cree en la catástrofe climática porque de momento gana más dinero matando el planeta que salvándolo. Al sistema siempre le han gustado los hombres fuertes, que se lo pregunten a Henry Ford, el fabricante de coches, no el actor. Donald Trump forma parte de esta rebelión de las élites.

En las campañas electorales de EEUU se habla mucho de asuntos domésticos. Se considera que están más próximos a las preocupaciones de los votantes. En un imperio-isla-continente lo que preocupa a un granjero de Kansas parece de otro mundo a un jubilado en Florida. Los asuntos domésticos son múltiples. Si hay asuntos foráneos están vinculados a los de casa. China, por ejemplo, sirve para tapar la gestión de la pandemia.

Aquellos que se presentan como solución anti Washington (entiéndase la élite que gobierna el país) sostienen que la política exterior es un juego de salón que dificulta la solución de los asuntos que interesan al pueblo. Sabemos que es demagogia, pero les funciona. Donald Trump venció a Hillary Clinton en 2016 con una plataforma nacionalista. El America First es un lema genial. Resuelve de un plumazo los diversos asuntos domésticos en el país-continente. América primero es un comodín que encaja en cada votante.

Trump prometió millones de puestos de trabajo, levantar un muro con México (que pagarían los mexicanos) y acabar con las deslocalizaciones: empresas estadounidenses que trasladan la fabricación de sus productos a países con menos costes salariales. Es una música que gustó a los obreros blancos zarandeados por la crisis económica de 2008, pese a que su problema más grave no es Wall Street, sino la crisis de un modelo productivo atropellado por los tiempos.

En EEUU conviven tres o cuatro mundos a distintas velocidades. El más avanzado se halla a la vanguardia de la gran revolución tecnológica. Tienen los mejores medios a disposición de los investigadores más destacados. Son punteros en casi todo. Existe un Tercer Mundo de pobreza y desesperación en barrios atrapados en un círculo de violencia que impide prosperar a sus habitantes. Quien nace pobre, sigue pobre. La pobreza también se hereda.

En Nueva York se puede pasar en cinco minutos del lujo extremo de la Quinta Avenida a calles que parecen arrancadas de una película apocalíptica. Son mundos paralelos que no se ven ni se tocan, parecen viajar por rieles separados. Nadie se pregunta por el funcionamiento de un sistema que multiplica la riqueza de los muy ricos mientras que esquilma a los más pobres.

Trump tiene difícil ganar. Su gestión de la pandemia no la salva ni una vacuna mentirosa, que es lo que busca desesperadamente. Necesita un error de Biden, ganar los tres debates o un milagro. No debe creer en él porque trabaja en varios frentes para alterar el resultado del 3 de noviembre. Solo unos apuntes, tenemos meses para desarrollar el asunto:

Arremeter contra el voto por correo promoviendo cambios internos en el Servicio Postal de EEUU que dificulten la entrega de las papeletas a tiempo, crear un caos y proclamar, si pierde, que le han robado las elecciones.

- Ofrecer un despliegue militar para proteger los colegios electorales. Algo inconcebible que los demócratas consideran un intento de intimidación a los votantes.

- Confiar en las papeletas anuladas, más de medio millón en el proceso de primarias. Una cifra similar podría alterar el resultado en los Estados clave.

(Una lectura esencial: este texto del antropólogo Wade Davis sobre cómo la pandemia va a liquidar la era americana).

Hay datos que apuntan a una derrota del presidente y una debacle republicana en el Senado. El escaño de Arizona está en peligro cuando se trata de un Estado conservador. El aspirante demócrata ha despegado en las encuestas en apenas diez días. Ahora tiene una ventaja de 19 puntos sobre su rival republicano. Algo se mueve en el fondo.

El arma nuclear de Trump, además de vender un crecepelo como vacuna contra el covid, es el miedo. Su rival Joe Biden no es Barack Obama. No despierta el mismo entusiasmo. El 50% de los que aseguran que le votarán destacan como principal motivo que no es Trump. No es un tipo que ilusione. Es otro producto del sistema. Puede haber remontada. No sería la primera.

El miedo fue el motor que movilizó hace cuatro años a los obreros blancos. Las declaraciones racistas, y los tuits, tienen una razón de ser, se dirigen a esa América blanca que empieza a desaparecer con el auge de las minorías negra, hispana y asiática, y el mestizaje. En 2020 se suman dos miedos nuevos: el mundo pospandémico que podría arrasar las últimas certezas y el miedo a la violencia callejera. Por eso Trump trata de convertir el movimiento de protesta Black Lives Matter en una amenaza para los blancos pobres y los blancos ricos, para los barrios suburbanos que serán decisivos en varios Estados. Es ahí donde Trump está jugando sus bazas. Su música vuelve a encontrar oídos dispuestos a escucharla. Lo ocurrido en Wisconsin con el tiroteo por la espalda de Jacob Blake es una bendición para Trump.

Charles de Gaulle dijo que las elecciones de EEUU eran tan importantes para los europeos y para el mundo en general que deberíamos votar todos. Si en su día fue un divertido sarcasmo de la grandeur francesa, hoy es una urgencia política. Todo se andará.

Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • Cañuelo y Pereira Cañuelo y Pereira 29/08/20 00:45

    Ramón, no hables ni le des cancha a Trump. Tus lectores nunca votarían a Trump. No hables de él, no aumentes las búsquedas de google de TRump y le des publicidad. Lo que no sale en la tele no exisate.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • CinicoRadical CinicoRadical 28/08/20 11:23

    En las elecciones de los USA con procesos dignos de estudio comparado,y ,platicando de América,se escoge entre guatemala o guatepeor .Evangélicos o Puritanos.
    Un estado,país,nación, en el que gana la ley del más fuerte como en los tiempos del" far west" ,manteniendo la Violencia con armas de guerra a veces,como forma de vida normal,habitual.Los del rifle y su asociación ,manejan mucho dinero a veces de forma fraudulenta,presunto, ,con la Biblia como LEY de verdad. y basado su Imperio en el respaldo de armas,el "matonismo",desde la II G.M. Ford el amigo americano,entre otros, de los nazis el presidente estadounidense John F. Kennedy fue durante una etapa de su vida confeso admirador de Adolf Hitler y la Alemania nazi."
    Poco más de 200 años y se creen,lo mejor.,llevan buena parte de razón,pero,Hollywood vende ,manipula,muy bien.
    Hecho por migrantes de todos lados,esa es su gran fuerza el mestizaje que los supremacistas no quieren aceptar.WASP Blanco,anglosajón y protestante en realidad Puritanos.
    No se puede descartar nada.Con Hillary,de la saga ,familia,dinastía,de los Clinton,ya pasó.
    En cuánto a vacunas,saben de la existencia de soberana 01*.?
    En B.B.C.com. aparece,en ningún medio de este reino.Por qué será
    Salud.
    * vacuna cubana covid-19 fase III

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • elcapitantan elcapitantan 28/08/20 01:30

    Pues yo pienso que cuatro años más de Trump serían buenos para el resto del mundo. Voy a intentar explicarlo.

    Si sale elegido Trump, Europa se irá despegando de semejante energúmeno. Ya vamos, poco a poco, soltando amarras y si se ve con 4 años más de aranceles a productos europeos, desplantes, desprecios, amenazas etc por parte de USA, el proceso de desenganche se acelerará. Y es posible que la OTAN desaparezca. El problema en España es que el PP de Rajoy regaló a perpetuidad la base de Rota ( Rota si no recuerdo mal) a los USA para que guarden sus submarinos y buques con Cabezas Nucleares. Una paradoja del PP que clama por la integridad territorial y la devolución de Gibraltar mientras desmembra el país. Así de congruentes son los peperos.

    Por otro lado, el hundimiento USA está cantado. China ya es la primera potencia mundial y no parece ser un país tan violento, belicista, agresivo y patán como los USA. Así pues, también saldríamos ganando con un nuevo "timonel" mundial.

    Y finalmente, si desaparece el patrón dólar, con la consiguiente debacle económica USA, algo que es muy posible ocurra en los próximos cuatro años y está al mando Trump, el partido republicano no va a levantar cabeza en muchos años y posiblemente sea la hora de la señora Ocasio y Berni Sandra. Algo que mejoraría la vida de los pobres norteamericanos decentes, que los hay.

    Por todo esto creo que más Trump aceleraria la descomposición de Yanquilandia, ese país que ha robado hasta el nombre de América.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio Quiroga Antonio Quiroga 27/08/20 21:32

    Una vez escuché, en una película, una definición de este país, "esto no es un país, es un negocio", creo que es la mejor definición de estados unidos, y lo pongo con minúsculas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • marcelo noboa fiallo marcelo noboa fiallo 31/08/20 19:47

      Demasiado riesgo. La diplomacia internacional y los dificiles equilibrios en el contexto internacional no aguantarían cuatro años más de este energúmeno e ignorante.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • JOECAR JOECAR 27/08/20 20:55

    Los estadounidenses hacen todo muy pero que muy bien. Tanto en la paz como en la guerra. Se creen desde la primaria, que están predestinados a ser los elegidos por dios y no dudan en proclamarlo a los cuatro vientos. Por eso la elección de su presidente es tan importante y esta de 2020 es la más desde la última. El sistema electoral es complejo a la quinta potencia y resulta dificilísimo entender hasta para ellos, que no digamos para un extranjero. Se gastan centeneras de mi98llones de $ en el voto por correo y su escrutinio es fundamental para llevarse los electores del Estado QUE SEA. Como son tan estupendos y cometen todos los fallos posibles en el recuento, algunos presidentes, como Bush o Trump, han ganado habiendo sido los perdedores en votos, cosa que es rarísima. Esta vez se la juegan porque Trump no se quiere ver perdedor acosta del estado profundo y todas las teorías conspiranoicas que haya hasta con los extraterrestres y Biden Joseph es el paladín de los demócratas que viene a salvar a los pobres del plutócrata de Mar a Lago. Todo esto con el COVID19 en medio de la campaña. Finalmente el 03.11.2020 sabremos el resultado y no vale adelantar nada porque TODO PUEDE PASAR.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Pirichi Pirichi 27/08/20 20:35

    Tenemos un problema muy gordo y rubio, Houston!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Hammurabi Hammurabi 27/08/20 20:12

    Me ha dado la impresión que vivir en EEUU es como jugar a la ruleta rusa. Que se queden con su sueño americano, para mí no lo quiero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Elena MG Elena MG 27/08/20 18:31

    En cierto sentido, el conocimiento que tiene gran parte del pueblo americano sobre sí mismo es tan absolutamente distorsionado que recuerdan en parte al psiquiatra de la película el sexto sentido, que en realidad estaba muerto pero que pensaba que los muertos eran los demás.

    Quiero decir con esto que los norteamericanos creen que pertenecen a la primera potencia del mundo pero ya no lo son. De facto, China ha sobrepasado a USA, en aspectos cómo capacidad de producción o manufactura, es la fábrica del mundo, y capacidad económica pues el ahorro que tienen los tenedores de deuda americana en China es tan colosal que cuando quieran podrían hundir el dólar. Por ahora se abstienen de hacerlo pero llegado su momento harán saltar por los aires esa supremacía que tiene el dólar como moneda universal de intercambio de bienes primarios.

    Por otro lado, que salga elegido Trump o Biden, no va a hacer cambiar demasiado la política exterior de USA que, salvo matices e intervenciones más o menos beligerantes siempre ha seguido la misma constante, considerar que el resto del mundo es su cortijo.

    Un país que tiene un sistema electoral con semejante cantidad de errores sistemicos y faltas de equidad cómo, por ejemplo, tener que ser prácticamente un millonario para poder optar a ocupar el sillón principal de la casa blanca, es cualquier cosa menos un país democrático.

    Uno de los principales problemas, no solo de la economía sino de la política yankee, es el hiper sobredimensionamiento de su industria militar. El porcentaje del producto interior Bruto dedicado por este país a la escalada armamentística es una auténtica aberración.

    Trump es un despreciable narcisista carente de cualquier signo de empatía y humanidad. Es un auténtico depredador inmisericorde y no solo sexual, lo que viene a llamarse coloquialmente un uténtico hijo de p*** rodeado de carroñeros que aún son peores que él.

    Es la prueba más palpable que el actual sistema basado en los valores capitalistas occidentales hace aguas por todas partes. De salir reelegido, qué es probable, será el último presidente de lo que fue la gran potencia del siglo XX.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • Fortunato Fortunato 29/08/20 18:24

      Por favor, tome nota de que hacer aguas es orinar o defecar. Probablemente, lo que usted quiere decir es “hacer agua“. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Antonio LCL Antonio LCL 27/08/20 15:38

    Sr. Lobo: un placer leerle para el ciudadano de calle y plaza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • CarlosP58 CarlosP58 27/08/20 11:49

    Así es Ramón. La superpotencia del siglo XXI va camino de superdictadura, eso sí con voto y elecciones. No olvidemos que Trump le ha dejado el camino abierto a China, quizás mejorable pero menos inestable.
    Lo describes muy bien cuando proclamas que con la llegada de Trump se ha producido una "rebelión de las élites" :los ricos más ricos y los pobres más pobres. Populismo yanki que puede provocar grandes tragedias. Y no serán locales, serán mundiales.
    Esperemos que el voto enderece el rumbo.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11



Lo más...
 
Opinión