X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

Siete apuntes urgentes sobre un discurso (poco) real

Publicada el 24/12/2020 a las 21:14 Actualizada el 24/12/2020 a las 21:59

Hace sólo unas horas advertía aquí José Miguel Contreras que el discurso real de esta Nochebuena habría que analizarlo bajo dos criterios: "Tan importante es lo que diga, como lo que no diga". Desde ese prisma (que uno comparte) merece poco reproche (aunque sí alguno) el grueso de lo que ha dicho Felipe VI en lo referido al asunto central de la pandemia, pero barrunto que va a cosechar una clara decepción su forma de despachar los temas que atañen directamente al monarca, a su padre y a la credibilidad de la institución que ambos representan.

Me explico, o al menos lo intento:

1.- Lo obligado, lo obvio y lo más fácil ha sido el eje de su discurso (ver aquí): empatizar con quienes más han sufrido y sufren el azote de la pandemia. Recordar a los fallecidos, solidarizarse con sus familias, con los enfermos y con millones de ciudadanos y familias que viven "la angustia del desempleo o la precariedad" es lo mínimo que podía esperarse del jefe del Estado. He echado de menos alguna referencia expresa a los mayores, a las residencias, a esa 'zona cero' de la pandemia (ver aquí) que muchos sentimos como mochila vergonzante por la que deberíamos pedir perdón y exigir responsabilidades sin descanso. (Ver aquí).

2.- Sólo un desalmado o un sectario podría no sentirse representado en las palabras de agradecimiento del monarca al personal sanitario y a los trabajadores de los servicios esenciales; a todas aquellas personas que se la han jugado por los demás en los momentos más difíciles con "los medios a su alcance", que desde luego no eran todos los que necesitaban, y que merecen "ser mejorados y reforzados". He echado de menos una reivindicación transversal del valor de lo común, de lo público, de cuidar y reforzar ese paraguas que nos saca de las situaciones más difíciles cuando los más privilegiados prefieren el 'sálvese quien pueda' que sólo salva a los de siempre (los mismos que no se cansan de exigir la socialización de las pérdidas sin renunciar nunca a sus beneficios).

3.- Ha acertado el rey a la hora de infundir esperanza, confianza y ánimo hacia el futuro: "Ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar". Superaremos esto "gracias a la ciencia y a la investigación", en forma de tratamientos y vacunas, si somos capaces mientras tanto de no olvidar la responsabilidad individual y de "no bajar la guardia". Nada que objetar, salvo el hecho mismo de que la ciencia y la investigación no habrían podido acelerar tanto sus descubrimientos sin la garantía pública (estatal y europea) de que entre todos asumimos los riesgos que cada laboratorio no asumiría por sí mismo en ese empeño prioritario.

4.- Empieza el discurso a alejarse de 'lo real' (con permiso de Belén Gopegui) cuando alude a "una sociedad que se ha sentido más unida que nunca en su lucha y resistencia frente a una situación tan adversa". Sería completamente cierto si se refiriera exclusivamente a la España de los balcones, a la del aplauso diario al personal de la sanidad y de los trabajos esenciales. Pero todos sabemos (y el rey debería reconocerlo también) que la mayor diferencia entre la gestión de la pandemia en España y en otros países ha sido precisamente la polarización extrema, el intento de algunas formaciones políticas concretas (PP y Vox fundamentalmente) de deslegitimar a un gobierno legítimo en mitad de la mayor crisis de salud pública conocida. Es obligación del jefe del Estado no entrar en disputas partidistas, pero las apelaciones genéricas a "la unidad" no bastan. Es irresponsable ignorar lo que apuntan estudios ya contrastados: la confrontación política resta eficacia a la lucha contra la pandemia (ver aquí).

5.- Se acerca más a la realidad Felipe VI (o quien redacta su discurso) cuando cita la "oportunidad histórica para progresar y avanzar" que nos facilita la Unión Europea. Y es quizás la mayor verdad de este relato institucional de Nochebuena que la UE "abre una nueva época para que España se una en un proyecto común para modernizar nuestra economía" y para "adaptar nuestras estructuras productivas a la nueva revolución industrial, tecnológica y medioambiental que vivimos". Así sea.

6.- Llegamos a los puntos clave de las expectativas despertadas y posiblemente defraudadas. Su defensa de la Constitución sigue cayendo en una interpretación excluyente ("nos garantiza nuestro modo de entender la vida...", como si no cupiera en ella más de uno). Y sólo alude a las Fuerzas Armadas para resaltar su ejemplo (indiscutible) de "eficacia y entrega" y su "vocación de servicio y su plena sintonía con nuestra sociedad". Clamorosa oportunidad perdida de aclarar a militares retirados que expresan en chats colectivos sus ensueños de fusilar a "26 millones de hijos de puta" (ver aquí), y que a la vez escriben cartas públicas contra el gobierno legítimo disfrazados de "constitucionalistas", que la Corona no permitirá ser manipulada por nostálgicos golpistas ni por formaciones políticas extremistas que la utilizan en sus delirios antidemocráticos. Ha callado Felipe VI, y con ello pierde la ocasión de representar a la democracia por delante de la monarquía.

7.- Finalmente el rey aborda (es un suponer) el 'elefante en la habitación', ese asunto que todo el mundo sabe que está presente aunque nadie lo mencione. Y lo que hace para no citar explícitamente al emérito (cosa comprensible porque es a la vez su padre) es simplemente recordar su propio discurso de entronización ante las Cortes Generales: "...Los principios morales y éticos que los ciudadanos reclaman de nuestras conductas. Unos principios que nos obligan a todos sin excepciones; y que están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares". A veces uno piensa que seguimos condicionados por elipsis más propias de regímenes autoritarios que de democracias modernas. ¿En serio consideran suficiente aludir a "principios morales y éticos" para hacer convincente que vivimos un "cambio de época" que no admite "excepciones"? Establecer un nexo entre este discurso de Nochebuena y el de coronación de 2014, en el que Felipe VI estableció un compromiso firme con la transparencia y la ejemplaridad, pierde cualquier crédito posible al obviar el comunicado del 15 de marzo pasado, en el que la propia Casa del Rey señalaba la existencia de fundaciones opacas en las que el emérito ocultaba un dineral al fisco (ver aquí). Si Felipe VI renunció públicamente a una herencia contaminada aunque jurídicamente eso no sea posible mientras su padre viva, cuesta entender por qué en las actuales circunstancias no ha dado el rey pasos más convincentes y acordes con ese "espíritu renovador" que pretende identificar con su reinado. Podría haber anunciado esta Nochebuena su disposición a renunciar a la "inviolabilidad" constitucional o a someterse a los baremos de control y transparencia que marque una Ley de la Corona pendiente desde hace más de cuarenta años. No lo ha hecho. Él y sus asesores sabrán por qué.

Es probable que este discurso de Nochebuena marque récords de audiencia, y ya sabemos que el éxito o el fracaso de cualquier discurso depende en buena parte de las expectativas creadas. No basta con cambiar las fotos familiares de la repisa o con limitar a dos únicos y sobrios planos la realización televisiva para que el elefante desaparezca del escenario. Sostenía Unamuno que "a veces el silencio es la peor mentira". Dibujar el inicio de una "nueva época" exige además romper con los silencios y elipsis que infantilizan a esa sociedad adulta a la que uno dice servir.

P.D. "No será difícil que el año 2021 mejore a este 2020". Coincidiremos en esto con Felipe VI republicanos y monárquicos, mayores y jóvenes, izquierdas y derechas. Feliz nuevo año, con más concordia y menos ruido. ¡Salud!

Más contenidos sobre este tema




130 Comentarios
  • BARET BARET 29/12/20 12:48

    Pues Jesús, pese a que lo diga Unamuno, el silencio del Rey que le evita borbonear, es hoy muy recomendable para poder seguir siendo el Rey de todos. Tanto ante los africanistas fusiladores, que deben responder ante la Justicia, como ante los constantes desplates revolucionarios que saben que hoy por hoy al Monarca le ampara la Constitución tanto como al resto de españoles. Si no gusta la Constitución hay que intentar, cambiarla sumando voluntades integradoras y votos. Muchos votos de ciudadanos para un cambio profundo y duradero. Después de cuarenta años, esta renovable Constitución, y en ella también la Monarquía, nos ha servido. La Transición participada por enemigos claros y rotundos de la ella, ha dado una lección de eficacia y permanencia aceptable. No será la mejor, pero no es tan mala. Mi opinión tiene el eco de las palabras del Eminentísimo D. Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA por defender esta España plural pero integradora. Habla del arbitraje del Rey en su pequeño libro " "A la orilla del Estado ". He leído mucho sobre Unamuno, pero su ejemplo político no siempre fue ejemplar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Harry Treleaven Harry Treleaven 26/12/20 23:02

    Jesús, interesantes los 7 apuntes. Yo recuerdo unas palabras regias de años anteriores también de este siglo. Que el lector saque sus conclusiones (si quiere hacerlo).

    2013 Habla el padre, Juan Carlos I:
    La salud moral de una sociedad se define por el nivel del comportamiento ético de cada uno de sus ciudadanos. Empezando por sus dirigentes ya que todos somos corresponsables del devenir colectivo. Para que la ejemplaridad presida las instituciones, para que se cumplan y hagan cumplir la Constitución y las leyes, el respeto de esas reglas es la garantía de nuestra convivencia y la fortaleza de nuestra democracia. Esta es una verdad incuestionable que debemos tener muy en cuenta.

    2014 Habla el hijo, Felipe VI:
    La lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable. Los ciudadanos necesitan estar seguros de que el dinero público se administra para los fines legalmente previstos. Que no existen tratos de favor por ocupar una responsabilidad pública. Que desempeñar un cargo público no sea un medio para aprovecharse o enriquecerse. Que no se empañe nuestro prestigio y buena imagen en el mundo. Pocos temas como este suscitan una opinión tan unánime.
    Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción. La honestidad de los servidores públicos es un pilar básico de nuestra convivencia en una España que todos queremos sana y limpia.

    ¿Qué diría el espíritu santo? ¿Quién le escribiría la charla? ¿Alguna tv lo emitiría?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    11

  • menchones menchones 26/12/20 18:48

    GRACIAS Jesús, subrayo todo lo que dices y lo que callas.

    Que difícil debe ser moverse en tus hilos.

    Suerte para todos, sin olvidarnos que hay que luchar diariamente como tu lo haces para buscarla y algunas veces encontrarla.

    GRACIAS.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    12

  • Aserejé Aserejé 26/12/20 18:17

    Me parece un estupendo y objetivo analisis del discurso del jefe del Estado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    9

    • Prometeo46 Prometeo46 27/12/20 11:19

      Al que se podría añadir el de José Antonio Martín Pallín titulado "Los olvidos del rey" y también el de Ignacio Escolar con el expresivo título de "Otro error del rey de la derecha", pues efectivamente hubo "olvidos", que fueron intencionados, y su discurso reflejó que sólo es el rey de la derecha.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      6

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 27/12/20 15:18

        Es que Prometeo, usted le adjudica al Rey una calificación politica que casualmente coincide con el intento de la derecha de apropiarse de la institución de la monarquía. La derecha intenta apropiarse de la Constitución cuando esta fue fundamentalmente una obra del PSOE y del PCE, de la izquierda, al que se le sumó la UCD, es decir aquella derecha que aposto decididamente por acabar con el franquismo. El Rey ni es ni pueda ser el rey de la derecha ni de la izquierda sino lo que le indica la Constitución, es el rey de una monarquía Constitucional que tiene que cumplir los valores de la neutralidad politica. Es que la derecha se quiere apropiar del Rey y usted le da la razón a la derecha. ¿No le extraña tanta coincidencia?. Es como si usted le pidiera al Rey una prueba de que no solo es el Rey de la derecha, que probablemente forme parte de su ideología politica, de la de usted. Y yo creo que solo hay que leerse la Constitución y saber si el Rey la cumple y la defiende y no hacer calificaciones políticas, interesadas todas ellas, con ánimos electoralistas o vaya usted a saber con qué intenciones.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        4

        2

        • Lunilla Lunilla 28/12/20 19:16

          "Una buena 'apostilla' al comtrº de Prometeo 46; Un formidable comtrº: de Antonio Basanta,"Al cual felicito,con ganas y gusto; "Es un placer para mi: leerle por la concisiòn , honradez de todos sus comentarios; "La Soberbia es una discapacidad que puede afectar a, los pobres e, infelices mortales, que se encuentran de 'golpe y porrazo'- ; Con una miserable cuota de poder; "Tienen dos opciones, o convertirse en dueños, o trabajar para otros; Que es lo que inevitablemente , hacen'- "Incluso 'Anguita' en su dia censuroa Pablo Iglesias ( 'dueño y Señor de POdemos - entonces' ) [....] Pùblico- 8,06.2015- a las 117,25 h. ) ; Nadie: '-Puede hacer el bien , en un espacio de vda, mientras hace daño en otro- 'La vida es un rtodo indivisible- ej. 'hablar mal demi no te hace mejor a ti; Y, siendo asi, que todo es un temor forzoso, y un consuelo inutil, y tan vano, cuando es amenaza, como cuando es promesa, ni a el le faltaran secuaces, y a los scuaces aplausos; "Como estas cosas me gustan tan poco; Para evitar ser un 'chismoso'- ; Haya que cultivar ciertas virtudes; "Buscar vivir la prudencia, la templamza y la JUsticia; ser constructivo con las frases y las palabras, y que tus conversaciones edifiquen a los demàs, procurando establecer paràmetros, escogiendo bien los temas de conversaciòn , en lugar de criticar, sinton, ni son, y a "Humo de pajas" y a 'deguello' - "NUNca te rebajes en discusiones, con quienes solo buscan , molestarte; "Estimado Antonio" Recuerda que u no eres 'basurero' de nadie,para recibir lo '`podrido de otros; EL DIablo Cojuelo Dixit; ( 19,16 h. p/m )

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

  • Doallo Doallo 26/12/20 14:02

    No creo que tengamos que divagar tanto en nuestras opiniones. “El que calla otorga “. Mas claro agua. Feliz año a todo InfoLibre

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • VGZ_68 VGZ_68 26/12/20 10:12

    Un discurso vacío e intrascendente en el mejor de los casos y siendo benévolo en la crítica. Lo que deja claro es que es Rey de una parte minoritaria de la población que es la que lo defiende a ultranza. Es verdad que un hijo no tiene por que cargar con los errores del padre , a no ser que gracias a su padre es Rey y que a su vez su padre fue Rey gracias a Franco. Muy triste que no haya tenido la capacidad intelectual para condenar a los que están generando odio entre los españoles y que casualmente son sus máximos defensores. Ninguna referencia a militares golpistas que le mandan cartitas subversivas , ninguna mención a la defensa de los servicios públicos iguales para todos los ciudadanos. Muy triste.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    16

    • pantera pantera 26/12/20 18:45

      ¿Alguien esperaba otro discurso? Yo no. Hay que ser muy ilusos para esperar otra cosa.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      10

  • jagoba jagoba 26/12/20 09:34

    Egunon
    Al final entrar a valorar el discurso del rey es entrar en el juego monárquico, que para la gente que no nos interesa es perder el tiempo.
    Sólo me interesa saber si la mayoría quiere un rey para España. Que se presente a un referéndum, y que sepamos de antemano sus funciones, sus limitaciones y lo que nos va a costar. Si lo gana, pues se acabó la discusión al menos para este rey. Con el siguiente hacemos otro referéndum, no que se lo regale el padre al hijo.
    Actualmente es un símbolo de la derecha extrema, y de parte del PSOE cautivo.
    Buen fin de semana con buen ron.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    2

    27

    • GRINGO GRINGO 26/12/20 11:39

      "Asín de claro" jagoba, un fuerte abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7

    • jagoba jagoba 26/12/20 09:41

      Lo mejor del discurso fue la quedada de ron , de 22 a 24 en la plaza detrás de la iglesia. Nos faltó el Arbillaga, pero el resto nos comportamos indebidamente como era de esperar. El Havana15, el Arehucas y el Zacapa voló. Micanuto repartió costo como un rey mago, pues los trajo preparados. Dos horas muy intensas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      1

      7

      • MIglesias MIglesias 26/12/20 10:20

        Lo mejor fue cuando salió el cura.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        4

        • jagoba jagoba 26/12/20 12:38

          María, lo que aguanta el cabroncete del cura. Y eso que era ron. Si sacamos vino, nos da refugio en la sacristía .

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          5

          • MIglesias MIglesias 26/12/20 17:16

            Lo que no sé es como terminaste vestido con sotana. Tengo foto.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            4

            • jagoba jagoba 26/12/20 20:14

              Maldita educación marista!!

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 26/12/20 09:17

    Arkiloco, es verdad que muchos izquierdistas "radicales" nunca van perder la ocasion de valorar negativamente al dicurso del rey en Nochebuena, para ellos representa un cita anual tan insoslayable como lo es el Festival de la Canción de Eurovisión para algunas/os quinceñeras/os.
    Yo sî que vi la pequeña alocucion de Felipe: me ha parecido sobria y suficientemente clara.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    27

    7

    • Irenepaz Irenepaz 26/12/20 11:29

      En que fue clara??

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      12

      • Lunilla Lunilla 01/01/21 13:03

        "Posiblemente en todo" [....] '¿Y; para Vd.; 'en que no lo fuè'- El DIablo Cojuelo: pregunta'-; ( 13,03 h.-)

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Pelias Pelias 26/12/20 08:54

    El silencio respecto a cuestiones muy importantes: lo público, el emérito, las proclamas antidemócráticas y amenazantes de grupos descerebrados, ... De ahí que con J. Maraña y Unamuno haya que plantearse lo de la "gran mentira", que no decepción, ya que, como supongo que muchísimos ciudadanos, poco o muy poco se puede esperar del personaje. Los que callan o alaban lo que no dijo y parte de lo que dijo, están llevándonos a un callejón con pocas salidad democráticas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • FPF FPF 26/12/20 08:52

    Y luego vendrá la Pascua Militar y nunca vendrá lo que la mayoría necesitamos y es que el sistema es el que es y para sostenerlo emplearán los recursos que detraen a la mayoría explotada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10



Lo más...
 
Opinión