X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Nación, palabra maldita

Publicada 08/09/2017 a las 06:00 Actualizada 07/09/2017 a las 13:18    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 33

En 2004, el entonces president socialista de la Generalitat, Pasqual Maragall, lideró el debate sobre la conveniencia de que en el nuevo Estatut de Autonomía catalán se incluyera la palabra “nación” para describir a Cataluña. Maldita sea la hora. No recuerdo una palabra que haya suscitado un debate político tan absurdo y tan visceral.

Absurdo porque, efectivamente, “nación”, como “país”, es un término polisémico, sobre el que es literalmente imposible por ahora ponerse de acuerdo. Todos sabemos qué es un “Estado”: una unidad política con un territorio, una comunidad, un gobierno y una soberanía específica, que el resto del mundo, o el resto de los estados federados con él, reconoce como tal. Palestina no es aún un estado reconocido universalmente, pero sí hay acuerdo universal en qué sería necesario para que lo fuera: el mero reconocimiento del resto de los estados.

Sin embargo, ¿qué es una nación, o un país? Hay un Teatro Nacional de Cataluña, y un Archivo Nacional de Cataluña, y una Nación Árabe, y un País Vasco y un País Valenciano…

Maragall y una minoría importante del Partido de los Socialistas de Cataluña de entonces (un 20 por ciento, aproximadamente, por lo que se fue viendo después con las deserciones internas), pusieron la palabra en circulación acompañados por quienes eran sus socios de Gobierno: Esquerra Republicana de Catalunya. Zapatero tuvo que aguantar el debate, mediando entre la presión de sus hermanos del PSC catalán y de un PP echado al monte tras perder sorpresivamente las elecciones de 2004. El día que, en noviembre de ese año, siendo ya presidente, Zapatero dijo en el Senado que el concepto “nación” es “discutido y discutible”, el abucheo impostado del Partido Popular fue brutal. El propio expresidente reconoció luego que fue un error haber dicho aquello, lo que vale decir, supongo, que también fue un error permitir que la discusión sobre el concepto se mantuviera en la negociación del nuevo Estatut.

Como se recordará, la propuesta de Estatut que trajo Maragall a Madrid fue “peinada” por los grupos parlamentarios, incluido el PSOE, y el concepto “nación” quedó relegado al Preámbulo del nuevo texto: “El Parlamento de Cataluña, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía de Cataluña, ha definido de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como nación. La Constitución Española, en su artículo segundo, reconoce la realidad nacional de Cataluña como nacionalidad.” El PP recurrió al Constitucional, que con una división ideológica contundente entre magistrados progresistas y conservadores, sentenció en 2010 diciendo que "la nación que aquí importa es única y exclusivamente la nación en sentido jurídico-constitucional. Y en ese específico sentido la Constitución no conoce otra que la Nación española, con cuya mención arranca su preámbulo, en la que la Constitución se fundamenta (art. 2 CE) y con la que se cualifica expresamente la soberanía que, ejercida por el pueblo español como su único titular reconocido (art. 1.2), se ha manifestado como voluntad constituyente en los preceptos positivos de la Constitución Española".

En definitiva, viene a decir el Constitucional, como diría cualquier estudiante de Derecho, como diría hoy Pedro Sánchez y cualquiera con un poquito de buena voluntad: llámate nación si quieres –como unidad cultural o social o histórica– pero si quieres hacer coincidir Nación con Estado, eso son palabras mayores. Entonces, más allá de los símbolos, ¿dónde está el problema? Evidentemente, en que, conociendo la fuerza enorme de los símbolos, los independentistas catalanes empezaron por “nación” para avanzar hacia “Estado”. Ya no lo ocultan, por supuesto. Quieren ser un Estado; lo de la “nación” era el aperitivo (que, para alimentar aún más su victimismo, incluso les fue negado). Y los unionistas tienen bien claro que, en caso de aceptar el concepto “nación”, éste no trataría de homologarse al de “Estado”.

Por eso, en mi opinión, se equivoca el PSOE y se equivoca particularmente Pedro Sánchez –y también Podemos, de paso– agitando el debate sobre la “nación” catalana y la “plurinacionalidad” de España. Se equivocan porque lo único que hacen es generar ambigüedad e inseguridad, si no cabreo, entre sus propios compañeros, porque los nacionalistas están ya mil pasos más allá planteando sin ambages la secesión y el debate por tanto les parece ridículo. Se equivocan también los socialistas porque, de algún modo, dejan a la derecha la capitalización de un valor político fundamental que es el muy poderoso sentido de pertenencia a una unidad hasta hoy indiscutible que llamamos España, con la que la inmensa mayoría de los españoles– y al menos la mitad de los catalanes– se encuentra cómoda.

He estado quince años acompañando al PSOE, de una manera u otra, y asistiendo de manera privilegiada a algunos de sus debates. No recuerdo ni una sola conversación pacífica sobre la idea de “nación”, por mucho que se quisiera matizar y por mucha vaselina en que se la bañara. Sencillamente, produce sarpullidos en cuanto se la toca. Cuando tenemos ahí enfrente a un Gobierno autónomo que, con un apoyo como máximo del 50 por ciento de su pueblo, quiere abiertamente la secesión, volver a entretenerse en del debate sobre esa palabra ambigua, polisémica y maldita, solo va a general en el PSOE más ruido. Hay maldiciones de las que es preferible huir sin más.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



28 Comentarios
  • Senecabis Senecabis 16/09/17 10:42

    ¿Nacionalista? ¿independentista? ¿nacionalista sin ser independentista? ¡Pero si ese es el problema!
    ¿Nadie quiere ser ciudadano de un Estado compuesto por iguales en derechos y deberes? ¿solo yo?
    Ni siquiera hace falta que se llame España. Llamémosle Estado 34, como el prefijo telefónico. Eso sí, lo más grande posible para que todos seamos lo más iguales posible. Con administraciones de proximidad (por cuestiones pragmáticas y de eficiencia). Y que cada uno se "gestione" su religión, etnia, nacionalidad o lengua.
    Se llama Estado Moderno. Y Sociedad Abierta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Pepita Pepita 10/09/17 20:34

    Soy de los otros, q queremos ver la seleccion, nos gusta el Barça, ser catalana y española, habkar indistintamente, los dos idiomas, no excluimos a nadie venda de Andalucía Asturias, Extremadura, Aragon , y como ciudadana libre no quiero una republica bananera,

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 08/09/17 23:33

    La perseverancia es el trabajo duro que uno hace, despues de que se cansa de hacer el trabajo que ya hizo. Todos nacemos en la ignorancia, pero se debe trabajar mas duro todavia para mantenerse estùpido....-: "Los humanos somos capaces de decir pequeñas mentiras -no concebimos las grandes mentiras- ; Por lo tanto si quieres ocultarle algo a la poblaciòn engañalos con una mentira tan 'grande' que aunque la descubran no la van a creer...-es una famosa cita de Hitler-; [...] -en otro orden de cosas, 'los que dicen que la religiòn no tiene nada que ver con la polìtica, no saben lo que es la Religiòn. ........ El DIablo Cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Diego de Miranda Diego de Miranda 08/09/17 21:36

    Interesante artículo. Siempre me ha gustado reflexionar lúdicamente sobre los significados de los conceptos que propone. Subrayo cuatro y juego con ellos: nación, estado, nacionalismo e independencia. No todos los independentistas son nacionalistas. Se puede llegar al sentimiento independentista, por ejemplo, desde criterios económicos y de bienestar, sin apelar a la lengua, historia, destino en lo universal y solemnidades parecidas. De la misma manera, uno (yo mismo) puede sentirse parte de un estado (España), sin sentirse parte de una nación (recordemos las solemnidades anteriores). Es decir, ser “un español sin ganas”, como decía nuestro añorado Cernuda, víctima, por cierto, de los nacionalistas españoles de su época. Hay un quinto término, que es el patriotismo. Lo de envolverse en la bandera da para mucho y no quiero aburrir a mis contertulios. Me voy a pasear a los perros por los alrededores de mi patria. Patria en sentido medieval, por supuesto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 10/09/17 18:53

      Estando bastante de acuerdo con usted hay un punto en que discrepo ¿Que es eso de ser independentista sin ser nacionalista? Un independentista que diga que que quiere independizarse por cuestiones económicas no es mas que un ladrón que quiere aprovecharse de las logros economicos de todos, y eso se nota mucho. Vea usted el ejemplo de Cataluña en que algunos decían que eran independentistas sin ser nacionalistas, pero da la casualidad que luego se les ve enfundados en esa bandera prostituida que es la estelada (prostitución de la senyera) desfilando al paso alegre de la paz y juntados con otro centenares de miles de nacionalistas haciendo desfiles del estilo de los fascistas de entreguerras con sus movimientos nacionales. En realidad son nacionalistas extremos que cuentan cuentos para intentar ganar mayor bienestar suyo aunque se jodan las comunidades mas pobres.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      11

  • viaje_itaca viaje_itaca 08/09/17 21:12

    Releyendo, maldice usted la palabra nación. Sin embargo, es la única base, aparte el mero poder, para montar un estado, desde que pasó a la historia, al menos en países occidentales, lo del concepto patrimonial del Estado (España, Flandes, Alemania, Laponia y Yakutia eran el mismo Estado porque el rey de unos se casó con la reina del otro, después venía por aquí el alemán Carlos V a chupar dinero para sostener guerritas en su patria Alemania, básicamente. El estilo de nuestra historia viene desde atrás). De ahí que silenciar el nacionalismo español, cosa que hace al decir que la palabra nación está maldita, cuando en realidad el significado es "la palabra otra nación (que España) está maldita), es un excelente ejercicio de cinismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • viaje_itaca viaje_itaca 08/09/17 21:06

    Efectivamente, España es una unidad de destino en lo universal, al menos para los herederos de Franco, lo que incluye al PSOE. Por mi parte, déseles un referendum legal con todas las garantías, y no repetible antes de 30 años para no andar mareando. Y si se van, perfecto. Si se quedan, pues también. Pero harto de manipulación de los nacionalismos por intereses electorales del PP, y generando enfrentamiento con los catalenes. Por otra parte, mi aplauso para la inteligencia del PNV: ayudando a que permanezca en el poder el PP consiguen que cuando planteen ellos irse, este país esté todavía más debilitado que ahora. Aunque me perjudica enormemente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    7

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 10/09/17 19:32

      ¿Usted puede decir sin sonrojarse que los herederos de Franco son el PSOE? Cuando usted sabe que la mitad de los asesinados por Franco desde el año 1936 a 1945, pertenecian al PSOE o a la UGT, segun las cuentas de la memoria historica. Igual con el 50% de los desaparecidos según la memoria judicial del sr Garzón. ¿Insinua usted que los asesinados o los del partido eran los herederos del que los asesinaba? Me parece usted de una crueldad y frivolidad tremenda. Además es mentira.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      14

  • CinicoRadical CinicoRadical 08/09/17 20:32

    El dinero es la única nación, bandera.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 12 Respuestas

    4

    1

    • viaje_itaca viaje_itaca 08/09/17 21:08

      El cinismo ciega, y la vida es mucho más complicada que eso, por supuesto, para no dejarnos tranquilos. Lo que sí es cierto es que cuando no hay dinero, no hay nación.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 11 Respuestas

      0

      3

      • viaje_itaca viaje_itaca 08/09/17 21:13

        Perdón, me he liado: cuando HAY dinero, no hay nación. Ningún rico tiene patria.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 10 Respuestas

        0

        3

        • Bonanzero Bonanzero 09/09/17 12:20

          Tienes razón, ni el dinero, ni él ladron tienen patria; permanecen en algún lugar mientras puedan robar, aquí hay muchos "patriotas" de de boquilla. Patriota, somos aquellos que conscientemente abonamos la parte que nos corresponde, más lo que nos birlan en subidas abusivas de impuestos y al comprobar la mala gestión de los mismos, cuando salimos a la calle nos llaman subversivos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          3

        • Dver Dver 09/09/17 01:42

          Ahí acierta. El dinero no tiene patria. Nunca la ha tenido, pero es que ahora se mueve legalmente por todo el orbe. Las personas, no. Los nacionalismos, incluido el español) historicamente siempre han acbado en fascismos, la mayoría de las veces sangrientos. El SIGLO XX es memorable por eso. La primera guerra (La Gran Guerra), la Segunda, la miserable rebelión franquista, los balcanes, etc. El capìtal sabe que los senimientos son más poderosos que la razón. Dividey vencerás. Las naciones tuvieron su razón de nacer en su momento, como todas las organizaciones sociales habidas, pero ahora, en este momento, son humo. No existen. Son los Estados de Derecho los que protegen a los ciudadanos. No hay diferencia entre las personas en cuanto a su derechos humanos. Si aún los estados no protegen equitativamente a todos y cada uno de sus ciudadanos es porque estamos divididos pensando en el sexo de los ángeles, en lugar de propagar la solidaridad, la igualdad, el Bien Común, tomar el poder democráticamente y cambiar las reglas del juego para el capital. Las organizaciones de trabajadores nacieron con un sentido internacionalista, no localista. Sabían entonces muy bien, que sin la unidad de todos, el capital seguiría con su función. Me parece infantil el decir "como hablo otra lengua, no te junto". Como si con ello se avanzase en la igualdad, la solidaridad, la libertad. Se necesita ser fanático para pensar así. Y más, cuando las banderas han envuelto los desmanes y tropelías de los más conspicuos nacionalistas, españoles los primeros, y seguidos de los otros. Me conduele más cualquier pobre, tenga la nacionalidad que tenga, que los ávaros codiciosos nacionalistas o no nacionalistasd. ¡Joder, que el mediterráneo es el mayor cem,enterio del mundo! A qué tanta monserga. Si alguién se cree distinto, o mejor, que otros, con su pan se lo coma. Pero no con mi apoyo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          3

        • gualdo gualdo 09/09/17 01:20

          A ver si os aclaráis, diantres, hay o no nación cuando hay dinero?

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 7 Respuestas

          0

          0

          • viaje_itaca viaje_itaca 09/09/17 12:01

            Cuando hay dinero, y también hay que aclarar que eso es claro en los tiempos de la globalización. Ahora un rico, con el dinero, le es igual vivir aquí que en Australia, pongamos por ejemplo, o en Tahití. Los que no somos ricos dependemos mucho de la solidaridad que podamos obtener de los próximos, tanto física como culturalmente. Sí tenemos nación (desde la emergencia de tal entidad en el siglo XVIII y de la mano del liberalismo). E históricamente, en tiempos anteriores a la globalización, los poderosos solían depender también en cierta medida de su nación, aunque siempre menos que los pobres. Asimismo, aclarar que antes del liberalismo, los estados se constituían en base al patrimonio de los reyes, de ahí que no se planteara la autodeterminación, sino la boda de los herederos, la política matrimonial.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

          • Dver Dver 09/09/17 02:04

            Ni cuando hay dinero, ni cuando no lo hay. Es humo. ¿Qué es para tí la nación? Pra mí, un concepto abstracto y obtruso. Un cocepto imaginario que vende el capital para sus negocios y para dividir a los trabajadores.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 5 Respuestas

            0

            0

            • viaje_itaca viaje_itaca 09/09/17 12:10

              PS y aclaración necesaria:el que las naciones sean comunidades imaginadas, que lo son, en el sentido en que los lazos que las unen y sostienen son imaginarios en gran medida, no hace que el resultado sea imaginario. Piense, por poner uno de los más graves capítulos sombríos que han protagonizado, en la Alemania nazi. También protagonizan episodios positivos, como la emancipación del Tercer Mundo.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

            • viaje_itaca viaje_itaca 09/09/17 12:05

              Bibliografía recomendada: ante todo el Comunidades Imaginadas, de Benedict Anderson. Tiene una visión crítica sobre la nación, que se puede (siempre con muchas matizaciones) compartir o no, pero le dará el bagaje intelectual necesario para comprenderlo. Hay más; yo recomendaría el capítulo sobre nacionalismo del Sendas de Democracia, de Fernando Quesada (editor), y hay un librito muy interesante sobre identidades nacionales, étnicas y religiosas desde un punto de vista antropológico: El Enigma Multicultural, de Gerd Baumann. En general, si le preocupa mucho que los catalanes se vayan, es que alguno de los dos bandos lo está manipulando, así que en ese caso es urgente leer No Pienses en un Elefante, de Lakoff. No me gusta Sevater, pero hay una frase que sí es muy buena: ¡¡¡Despierta y lee!!!

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 3 Respuestas

              0

              2

              • Dver Dver 09/09/17 20:49

                Por favor, no nos crea tan estúpidos, aunque sea con buena intención. No es lo mismola organización de nuevos Estados de Derecho (por mucho que los llamen Países -nunca he oído en Africa hablar de naciones que se constituyen en Estados-) allá donde estas estructuras no habían existido nunca y hubo la necesidad de crearlos (descolonización), con las estructuras políticas y sociales que vienen funcionando desde hace muchos siglos. Por cierto que la descolonización se trazó a raya, en base a intereses puramente occidentales, y así está aún funcionando. despotismo y guerras tribales. Y occidente mirando altendido y haciendo caja. ¿Cuando ha sido Arabia Saudí una "nación", por ejemplo? ¿Un país? Es un Estado absolutista, y sin derechos ciudadanos. ¡Cuán diferente fué la desmembración de Yugoslavia. Vecinos de puerta en la mayoría de las ciudades,de un día para otro, se mataban a tiros por religión o raza (los matrimonios mixtos huyeron enloquecidos). "Limpiezas étnicas", es decir asesinatos en masa, verdaderos genocidios por motivos de creencias o de procedencia. En fín, ahora soy mayor, y no viajo, pero en su tiempo tuve muchos amigos catalanes, y quise a catalunya. Ahora me duele el que me digan, "no te junto", simplemente porque nací y vivo en otro sitio. ¡Por Dios! (soy ateo). Qué barbaridad es esa de conformar Estados porque a alguien le sale de los cojones. Yo no he oído otra opinión razonable, discutible o no: simplemente "no me siento español. Es decir, es una cuestión de sentimientos, vulgarmente " porque me sale de los cojones".

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 2 Respuestas

                0

                0

                • viaje_itaca viaje_itaca 09/09/17 23:32

                  Es usted quién dice que no entiende algo que ha tenido tanta importancia como la nación. Las cosas son complejas, y hay casos muy distintos, pero la emancipación de la colonización directa se ha hecho de mano de ideología nacionalista. Puede que las élites locales hayan preferido liberarse de la metrópolis para llevar una política represiva mayor, caso de naciones del antiguo imperio español, citadas por Anderson, precisamente. Pero también está el caso de Ghandi, por ejemplo. Y, cierto, el proceso fue a menudo apoyado por EEUU por sus propias razones, para manejar países desde la injerencia. Están los casos de las unificaciones italianas o alemanas, o la independencia de EEUU de Inglaterra. Hay sitios en los que no es viable el funcionamiento democrático?, porque eso emerge con el liberalismo, salvo el caso de la Atenas clásica, donde, eso sí, estaban excluidos las mujeres, los esclavos y los metecos... Si no tienen una cultura de ese tipo, simplemente todavía funciona menos (!) que en Occidente, donde también se hace lo que quieren las élites. La democracia? es siempre algo que surge en un demos, un sitio donde hay una mínima solidaridad, y que precisa una determinación de donde se acaba. En Europa no existe solidaridad, sino más bien inquina entre los países del norte protestante y los del sur católico. Los alemanes van a votar las opciones que más nos perjudica, y nosotros, desde que vemos que no nos aceptan en su club, pues igual, si podemos. Resultado: en la UE mandan los lobbies sin la más leve sombra de control democrático. Los conflictos étnicos, ver Baumann. Es que es normal que surja violencia cuando conviven varias étnias, porque caso de lío te vas con los tuyos. En dos minutos tenemos armada una dinámica Montesco-Capuleto y es dificilísimo pararla. El problema es que tanta gente tenga que emigrar, por guerras y/o miserias armadas por Occidente, por la desigualdad. Si duda, repásese la historia de África durante el siglo XIX especialmente. Los sentimientos no son (necesariamente) caprichos. Tu quieres a quién te quiere, a la familia o la red social que te favorece, a los que se ponen de tu parte. Sigo, me temo.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  Ocultar 1 Respuestas

                  0

                  0

                  • viaje_itaca viaje_itaca 09/09/17 23:33

                    Ojalá solo hubiera guerras tribales, y por supuesto, solo las que surjan espontáneamente (¿Sabía que los hutus y tutsis eran la misma etnia hasta que la deshicieron los occidentales?). Porque los intereses occidentales (y la resistencia a ellos) desde la guerra fría se dirimen en países periféricos, por eso son tan sangrientas ahora. Para empezar, se les venden armas. Y se les compran diamantes.

                    Responder

                    Denunciar comentario

                    0

                    0

  • florenblues florenblues 08/09/17 16:36

    por hacer sencillo el debate:

    Si las nacionalidades históricas NO son naciones, cual es la razón por la que España SÍ lo es???

    ¿Por que los que defienden sus nacionalidades son "nacionalistas" y los españoles no lo son??

    Ese debate mas o menos histórico solo lleva a que España sea un país ( que no nación) hecho con calzador y donde gran parte de sus habitantes no se sientes españoles.

    Hasta que no tengamos un debate desde el respeto entre el estado central (centralista) y las nacionalidades históricas para conseguir un estado federal, y de paso republicano, no habrá solución de continuidad.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    12

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 10/09/17 19:25

      1ª pregunta. Porque España lleva unos 5 siglos así reconocida por los otros paises y por sus elementos históricos y geográficas, formando un pais, con sus luchas y sus alegrias. Por eso es una nación. Le recuerdo que el nombre "España" viene de la Provenza catalanofrancesa (Leer a Americo Castro) allá por el siglo XV. 2ª Pregunta: usted hace una pequeña trampa con la pregunta porque previamente ha definido las naciones y yo le hago una contrapregunta ¿Los andaluces que defienden la nación andaluza dentro de España son nacionalistas ? Pues no. ¿y los catalanes que defienden la nación catalana dentro de España son nacionalistas? Pues no. Solamente los nacionalistas son nacionalistas. No lo son la mayoría de los catalanes. Pero le voy a dar una pista sobre lo que yo creo que son los nacionalismos "Cuando se ve a las masas manifestandose tras las banderas patrias o las prostituidas como la estelada o la del aguilucho franquista" hablando contra los que viven alrededor u otros enemigos inventados, esas manifestaciones con banderas franquistas o con esteladas secesionistas son nacionalistas. Tiemble usted. 3º Usted habla de que la mayoria de los habitantes de España no se sienten españoles Imaginemos que fuera así¿Eso que demostraria? Pues justo lo contrario de lo que usted insinúa, demostraría que la mayoria de los habitantes de España sientan lo que sientan, son españoles, es decir pertenecientes a un marco geografico e historico donde cada uno se pueda sentir lo que le de la gana y en la que todos las personas son libres e iguales independientemente de su estado civil, su sexo o del territorio donde hayan nacido o del que sientan, sean provincias, autonomias o el propio Estado. Exactamente eso es el fundamento del Estado democratico moderno, de la linea que sigue de la ilustración, Kant hasta las modernas democracias. Significaría que España habría abandonado la cutrez de los sentimientos de pertenencia excluyentes y se habria convertido en un Estado democratico moderno que no lo había sido durante siglos de identidades y guerras civiles.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      11

  • gualdo gualdo 08/09/17 15:44

    ¡El autor invierte los preceptos más elementales de la lógica! Dice: "...los independentistas catalanes empezaron por “nación” para avanzar hacia “Estado”. Ya no lo ocultan, por supuesto. Quieren ser un Estado; lo de la “nación” era el aperitivo..." y así pretende hacernos creer que el rechazo del TC al estatut fue algo totalmente secundario, que la actitud del pp todos estos años no ha contribuido a duplicar o triplicar el número de independistas en Cataluña, y que lo que tenemos ahora no es otra cosa que la acción de quitarse la máscara de los otrora independentistas que sólo se atrevían con la palabra nación. Esto es lo que afirma el autor, en contra de lo que dicen los catalanes independentistas, porque él sabe más, sabe más de los catalanes que los propios catalanes. Sr Arroyo, no se puede afirmar por las buenas aquello que no se puede probar y que se opone a la vez a la más directa interpretación de los acontecimientos de los últimos años, entre los que se cuenta la indignación generada en Cataluña por el rechazo del TC al estatut aprobado, la previa recogida de firmas del pp por toda España, la posterior negativa del gobierno del pp a corregir injusticias en la financiación autonómica, y el subsiguiente incremento en el número de independentistas en Cataluña. Si usted afirma por el contrario que el psoe debería ser tan intransigente como el pp en asuntos de vocablos, que pueden ser perfectamente redefinidos, en el fondo está usted avalando al pp y su catastrófica política, y su búsqueda desalmada del poder a costa de enfrentar a la propia población.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    8

    8

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 10/09/17 19:06

      Yo creo que es usted el que invierte la lógica. Yo creo, como usted, que el sr Rajoy hizo un daño tremendo a los catalanes y al resto de los españoles cuando utilizó el Estatuto catalán para intentar destruir al PSOE. En efecto, poniendo mesas que pedían un referendum en toda España para votar el Estatuto catalán, cuando eso era tan ilegal como el referendum secesionista de ahora. Al final no se hizo la ilegalidad que ahora sí se ha hecho por los secesionistas. Pero le digo que usted invierte la lógica porque si eso fuera así, siempre podrían los secesionistas proponer que ellos quitan el referendum ilegal e inmoral, de tipo fascista que quieren hacer, a cambio de que todo lo que representa Rajoy y compañia, dejen el gobierno y se forme un gobierno de concentración en España que dirija las negociaciones con el 65% del Parlamento catalán, no con los secesionstas sino con la inmensa mayoría de los representantes de los ciudadanos catalanes, que llegaran a acuerdos que representaran por ej, al 70% de los catalanes, no al 47,8% ¿por que no proponen eso en vez de ese referendum parecido a los franquistas o a los hitlerianos del año 1933 o 1935?. La lógica dice que si Rajoy es el culpable propongan otro gobierno distinto para intentar llegar a un solución. Como eso no ha ocurrido sino parece que mas bien a los secesionistas le interesa mas que siga Rajoy porque así agrupan mas gente, aunque sin llegar a la mitad de los catalanes, es por eso que le digo que es usted el que invierte el sentido de la lógica.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7

    • Dver Dver 09/09/17 01:58

      Por lo que entiendo, resulta que todo este follón viene porque los catalanes están indignados. ¡Indignación!, es la palabra. ¡A las cruzadas! No diré que el PP con Aznar y Rajoy no lo han hecho mal, pues si de sentimientos se trata, algo podían haber hecho para que no creciera más la desfachatez y la locura que solo han servido pàra que Pujol y compañía expoliara a los catalanes, incluso puede ser que a todos los españoles. Pèro la izquierda, ¡oh, mi querida e infantil izquierda! ha picado como siempre ante el capital. Les hablaron de naciones y creyeron que era huno, que es lo que son hoy en día. No vieron la jugada, pòrque no hay cosa más poderosa que los sentimientos. Ahora se encuentran con que no es cuestión de nacionaliad (España está compuesta por naciones, no por ciudadanos libres), sino de Estados de Derecho, que es lo que cuenta, lo que vale. Los nacionalistas de todo el mundo (en EEUU los supremacistas) son excluyentes. No sienten solidaridad con el otro. Lo más importante es el ego. Yo so0y diferente, y por lo tanto no te junto. ¡A dónde vas, Palomero! Te crees que aislándote mejorarás. Es la unicidad del Estado de Derecho lo que dará fuerza al tabajador, al ciudadano. Hoy tenemos unos estados de derecho en Europa consolidados. Muy mejorables, pero no pienso que me equivoco al decir que los europeos tienen un sentido muy igualitario de cómo organizar la sociedad. En mi opinión, deberíamos poner todas las energías en conseguir una Unión Europea real (política, fiscal, social), y dejarnos de raca-racas que solo benefician al capital.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • Txorigorri Txorigorri 08/09/17 13:54

    Si España puede ser un país de países o un reino de reinos sin que cause ambigüedad, inseguridad o cabreo ¿por qué causa tanto alarmismo que pueda ser una nación de naciones?. ¿Nos acordamos de la trifulca emprendida por el PP por llamar matrimonio a la unión legal de dos personas del mismo sexo? ¿Alguien que no sea un meapilas se rasga las vestiduras por ello en la actualidad?.
    Definición dada por la RAE al vocablo "País": 1 - Territorio constituido en Estado soberano. 2 - Territorio, con características geográficas y culturales propias, que puede constituir una entidad política dentro de un Estado ¿No pueden entenderse estas mismas acepciones para la palabra "Nación"?.
    Por otro lado, resulta grotesco que se justifiquen los impedimentos a los pasos de encaje que se han de dar con Catalunya por el hecho de que no basten a los independentistas para paralizar sus ambiciones secesionistas. ¿No nos damos cuenta de que si los catalanes tuvieran mejor trato fiscal, mayor reconocimiento y respeto a su idioma y menos injerencias en su autonomía, no estaríamos como estamos?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    6

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 10/09/17 18:44

      ¿De verdad usted se cree que Cataluña tiene peor trato fiscal que, por ej, La comunidad Valenciana? ¿Podría demostrarlo o, mas bien, es un invento del victimismo secesionista que muchos han comprado? ¿Usted cree que no se da mucho reconocimiento a uno de los dos idiomas de Cataluña? ¿Dar clases a los niños y a los jovenes solamente en catalán, es decir en uno de los dos idiomas no es mucho reconocimiento? ¿por qué la ONU lo pone como ejemplo del apoyo a un idioma perseguido por una dictadura y su recuperación? ¿Es que la ONu tampoco tiene reconocimiento por como en 40 años se ha normalizado un idioma que solo conocian y hablaban el 50% de su población y hoy es el 100%? ¿Conoce usted algún otro pais en que la policia de una autonomia tenga un papel mas central que la policia autonomica catalana? ¿Usted cree que en el Estado federal de USA un atentado de la envergadura del 17-1 no lo habría trabajado la Policia Federal y no de la de los Estados? ¿conoce usted alguna autonomia en España donde haya habido menos injerencias que en Cataluña? Yo creo que los asertos en que se basa usted no los puede demostrar, me parecen falsedades y ademas son mecanismos propagandisticos de los delirios del victimismo secesionista. La pregunta es porque tantas personas se creen esas falsedades y luego son incapaces de dar una sola demostración de lo que dicen.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      11



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre