X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Opinión

Los bárbaros

Carlos Castresana Publicada 02/06/2017 a las 06:00 Actualizada 05/06/2017 a las 23:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 48

Cuando fue ascendido a la primera categoría de la Carrera Fiscal y nombrado Fiscal Jefe Anticorrupción, Manuel Moix carecía notoriamente de los méritos y la capacidad suficientes que justificaran semejante distinción, a pesar de lo cual fue elegido por el Fiscal Maza y nombrado por el Gobierno de Rajoy.

En su haber tenía Moix entonces varias décadas de ejercicio irrelevante de su profesión, en el que no se distinguió por encargarse de un solo proceso judicial de importancia, y que coronó durante su desempeño como Fiscal Jefe de Madrid con el favorecimiento indisimulado de destacados militantes y compañeros de viaje del partido de ese Gobierno tan agradecido que le puso al frente de la lucha contra la corrupción: Esperanza Aguirre, la señora que aparca en el carril bus de la Gran Vía y arremete con su vehículo contra los Agentes de Movilidad que se lo reprochan; Ignacio González, el emprendedor que construye campos de golf en terrenos no urbanizables del Canal de Isabel II; Miguel Blesa, el iceberg que hundió a golpes de tarjeta black la Caja de Madrid que creíamos insumergible; Rodrigo Rato, el exministro metido a banquero que fue capaz, a costa de sus fieles ahorradores preferentes, de hundir otra vez el mismo Titanic reflotado como Bankia con dinero de todos. Ese era Moix: a decir de Ignacio González –que por lo visto, sabe bastante de corrupción– un candidato cojonudo.

No podían equivocarse el Fiscal General ni los seis vocales que votaron a favor del ascenso y nombramiento de Manuel Moix en aquella sesión del Consejo Fiscal del 22 de febrero, pues conocían sobradamente esa trayectoria profesional mediocre y sesgada.  Si alguna duda les hubiera quedado de que Moix era el menos idóneo de todos los candidatos que aspiraban al cargo, tendría que haber sido despejada por la conversación entre Ignacio González y Eduardo Zaplana –de la que todos fueron informados expresamente en aquella sesión en la que le eligieron Fiscal Anticorrupción– en la que el expresidente de Madrid le aseguraba al exministro que Moix era un tío bueno y serio.

No han podido sorprenderse, pues, el Fiscal General y la mayoría de sus consejeros, de que nada más tomar posesión de su cargo, Manuel Moix entrase en la Fiscalía Anticorrupción como elefante en cacharrería, prohibiendo a los fiscales del caso Lezo solicitar entradas y registros, removiendo a los fiscales del caso 3%, censurando a la Guardia Civil por imputar varios delitos a Cristina Cifuentes, amparando al Secretario de Estado de Interior que recibió en su despacho a los investigados que hoy duermen en prisión, omitiendo investigar a la Magistrada de la Audiencia Nacional que reveló a los mismos imputados que sus teléfonos estaban intervenidos, o –lo nunca visto haciendo declaraciones públicas para anunciar los registros que pensaba realizar en Colombia y Brasil, esos países andinos.

He sido Fiscal muchos años, y nunca he sentido tanta pesadumbre por el Ministerio Fiscal como estos días. La corrupción se apoderó hace muchos años de nuestra política, infiltró partidos y sindicatos, gobiernos y parlamentos, municipios y tantas otras instituciones, pero no es por casualidad que ese cáncer organizado se haya vuelto ahora vorazmente contra tribunales y fiscalías, contra la UCO y la UDEF, procurando a la desesperada someterlas para contener la hemorragia de los procesos judiciales que le desangran. Esos gobernantes venales mienten sin vergüenza: no quieren acabar con la corrupción, solo pretenden esconderla. Para eso nombran a personas como Manuel Moix.

No me extraña que heredase junto a sus hermanos una sociedad off-shore panameña, que en tantos años no encontrase la forma ni el momento de disolverla, que no se acordase de informar a la Inspección Fiscal de que la tenía, ni cuándo la heredó ni cuándo solicitó ser nombrado Fiscal Anticorrupción. Tampoco me sorprende que ocultase la verdad a los medios de comunicación. Es coherente con su trayectoria que ayer mismo declarase que él no veía motivos para dimitir. Probablemente, era sincero.

Lo que sí resulta sorprendente es que alguien comparta a estas alturas su opinión, y más que sea precisamente el Fiscal General, José Manuel Maza, quien todavía hoy dice no encontrar motivo alguno para destituirle al tiempo que acepta su dimisión voluntaria. Hay que preguntarle si piensa permitir a Moix reincorporarse sin más a la Fiscalía del Tribunal Supremo conservando la categoría de Fiscal de Sala a la que fue ascendido sin merecimiento, después de que haya abrasado en tres meses el prestigio atesorado durante décadas por los fiscales anticorrupción.

Me sorprende el silencio de la mayoría del Consejo Fiscal. Los tres representantes de la Unión Progresista de Fiscales le negaron su voto a Moix en febrero, y procuraron infructuosamente su destitución en mayo. Los demás, ¿a qué esperan para disculparse, para recuperar en lo posible la confianza de la sociedad y restaurar la credibilidad gravemente dañada del Ministerio Fiscal? Me sorprende igualmente que la Inspección no haya abierto ya un expediente disciplinario a Manuel Moix, por el chalet de Villalba, por la sociedad de Panamá, por la ocultación a la Inspección, por su gestión escandalosa al frente de la Fiscalía, por sus declaraciones extravagantes. Me sorprende, también, que no se haya iniciado ya la revisión de oficio de un nombramiento que era manifiestamente nulo de pleno derecho desde el momento mismo en que fue acordado.

Como los españoles no nos merecemos vivir en una ciénaga, espero, si nadie rectifica, que también el Fiscal General dimita, tan voluntariamente y sin motivo alguno como lo ha hecho Manuel Moix; espero la renuncia de los integrantes del Consejo Fiscal que apoyaron el nombramiento, que todavía hace menos de un mes rehusaron destituir a Moix, que ignoraron su reprobación por el Congreso, que negaron el amparo a los fiscales removidos por él. Espero, al menos, que la sociedad reaccione, que nos movilicemos para recuperar entre todos las instituciones que nos pertenecen, que mantenemos con nuestros impuestos, que deberían estar al servicio de los intereses generales y nos han sido arrebatadas. Estos días me viene recurrentemente a memoria la lamentación de J. M. Coetzee en Esperando a los bárbaros: "Nunca debimos abrir las puertas de la ciudad a quienes sostienen que existen consideraciones más importantes que las de la decencia".

Cerremos las puertas, pero esta vez, asegurémonos de que les dejamos fuera.
____________________

Carlos Castresana Fernández es abogado, Fiscal del Tribunal Supremo y Fiscal Anticorrupción en excedencia.
 
-----------------------------------------------------------
Este artículo ha sido actualizado en la noche del lunes 5 de junio para introducir unas correcciones del autor acerca de la votación del Consejo Fiscal sobre el nombramiento de Manuel Moix.


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • Piolo y Marisa Piolo y Marisa 06/06/17 21:47

    Además me gustaría añadir que si es sincero cuando no ve los motivos por los que tenía que dimitir entonces es un SOCIÓPATA a quien no se le debería permitir ejercer un cargo con tanta responsabilidad como es ser fiscal del Tribunal supremo..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Piolo y Marisa Piolo y Marisa 06/06/17 21:32

    La indecencia se ha incrustado con garras y dientes como una vulgar garrapata en la judicatura, no puede ser de otra manera mientras nos esté gobernando una organización criminal...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alv Alv 06/06/17 10:32

    Un genial artículo de opinión, de lo mejor que he leído en muchos meses de algún periódico ( eso que he leído el Mundo, el País, Público, Expansión y Eleconomista). ¡Ánimo y continúen así!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • vianero vianero 07/06/17 08:04

      4 a 1. Cuidado no te contamine el Ibex avatar Alv.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ryper ryper 06/06/17 01:48

    GRACIAS SR. CASTRESANA POR DIFUNDIR LAS TROPELÍAS QUE EN DETERMINADAS INSTANCIAS JUDICIALES SE ESTÁN COMETIENDO. Cuando se pretende, y se lleva a cabo, la suma de Poder Ejecutivo mas Poder Legislativo para obtener como resultado un Poder Judicial sumiso es mala cosa. Entiendo que es atentar contra las mas elementales normas democráticas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • jhgb jhgb 06/06/17 00:56

    Les falta educación, vergüenza y bondad a los miembros del consejo fiscal para defender el ministerio fiscal, estan a lo que estan a hacer carrera y la hacen bien. La justicia es algo que te puede tocar si eres un ciudadano y tienes la suerte que los de la carrera, politicos, fiscales y jueces no esten interesados, porque si es así date por perdido.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Hormiga Hormiga 06/06/17 00:52

    ¡Bravo!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • leandro leandro 05/06/17 22:44

    Artículo demoledor , soberbio . Lástima que no se hagan eco los interesados .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    5

    • EL HEREJE EL HEREJE 06/06/17 13:12

      Perfectamente definido. Con permiso, me adhiero al comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Warrenmarley Warrenmarley 06/06/17 11:21

      No encontraba el adjetivo correcto, pero  "demoledor" me parece muy acertado.
      Sobre todo me gusta la parte de ¿a qué esperan para disculparse (los fiscales que lo mantuvieron en el cargo)?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Copito Copito 05/06/17 10:21

    Magnífico artículo. Sé es decente o sé es un indecente. Más claro el agua !

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • ESCIPIONLELIO ESCIPIONLELIO 04/06/17 22:37

    Perfecta y clarividente síntesis de la triste realidad que nos rodea. Menos mal, que todavía existen personas capaces de poner el dedo en la llaga de nuestras heridas, por las que sangra nuestra convivencia y el presente y futuro de nuestro país.
    Lástima que no existan muchas más voces tan elocuentes y certeras,,,

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Bellum Bellum 03/06/17 22:00

    La decencia de la ciudadanía contra un gobierno corrupto para el que la denuncia de su indecencia es un chisme. Es un escåndalo. Hay que dar voz a todos los Castresanas valientes. Muchas Gracias. Espero que quienes nos representan estén también a la altura.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    11



Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Por qué nadie se atreve con el concierto vasco

    Por injusto que sea que dos comunidades autónomas tengan un sistema de financiación completamente distinto de las demás y hoy nítidamente insolidario, no es posible cambiarlo en este momento.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Una vía reconstituyente

    Cualquiera diría que el orden del día parlamentario para este jueves ha sido ideado por el mayor enemigo de Pedro Sánchez o por el mejor amigo de Mariano Rajoy. El PSOE vota la actualización del Cupo vasco y después se reúne una comisión territorial que nace moribunda. 
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Se fue el caimán

    Ha dimitido Mugabe. Está más cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un país exhausto, sin estructura política, con una casta de mangantes.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre