X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Machismo permanente revisable

Miguel Lorente Acosta Publicada 11/02/2018 a las 06:00 Actualizada 09/02/2018 a las 19:16    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 15

Ahora resulta que PP no significa Partido Popular, sino Prisión Permanente, al menos es lo que se deduce de la propuesta del Gobierno para seguir alimentando el miedo y la solución conservadora habitual, que pasa por hacer confundir tranquilidad con seguridad, una estrategia muy rentable para mantener la fidelidad de quienes temen a lo divino y a lo humano.

Los partidos conservadores siempre generan la sensación de amenaza a través del discurso del miedo, y luego proponen medidas de control social que tranquilizan para generar la sensación de que hay seguridad. Y cuando están en la oposición hacen lo contrario siguiendo con el recurso al miedo; generan intranquilidad (hablan de los inmigrantes como amenaza, de la juventud incontrolable, de las reivindicaciones sociales como ataque…) y la presentan como inseguridad.

La ampliación de la prisión permanente revisable no es diferente a esa estrategia, aunque sí supera los límites que nos habíamos dado hasta ahora, y refleja el modelo de convivencia que hay en la base de todas estas iniciativas, que es el que debemos cambiar.

Son varias las cuestiones que se deducen  del planteamiento de la prisión permanente revisable, pero se pueden concretar en cuatro.

1. Instrumentalización de la víctimas. De nuevo se utiliza el dolor de las víctimas para mover a la compasión y conseguir el apoyo a su iniciativa que confunde tranquilidad con seguridad. Ya ocurrió con las víctimas del terrorismo bajo el mensaje de que “cualquiera podía ser víctima de un atentado”, y ahora lo vuelven a hacer al decir que “cualquier niña o joven podría ser Mari Luz, Marta del Castillo, Diana Quer...”.

2. Falacia de la no reinserción. La justificación moral de la medida de prisión permanente revisable se establece sobre el argumento de que se trata de criminales que al terminar el cumplimiento de su pena no están rehabilitados, y que pueden volver a delinquir. Y para ello recurren a los casos de violencia machista por su gravedad, proximidad y frecuencia para asegurar un importante apoyo a su decisión.

Se trata de un argumento falaz porque no se puede reinsertar a nadie sin haber aplicado medidas adecuadas para conseguirlo, lo mismo que no se puede curar a una persona sin aplicar el tratamiento necesario, no una serie de medidas aisladas o durante un tiempo insuficiente. Lo que realmente hace falta es contar con programas de reeducación de calidad desarrollados en la forma y durante el tiempo que requieren los distintos casos, y luego continuarlos fuera de prisión, que es hacia donde hay que legislar para hacerlos viables. Y junto a la reeducación sobre los hechos ocurridos hay que trabajar en la prevención a través de la educación dirigida a erradicar el machismo, que es la principal fuente de violencia social y el factor común fundamental en los crímenes que llevan a la prisión permanente revisable.

3. Carácter punitivo. La inmoralidad de la estrategia planteada, a pesar de que el razonamiento que se utilizó fue que la medida pretende prevenir los nuevos crímenes que pudieran cometer los delincuentes no reinsertados, se descubre al comprobar que ahora incluye delitos por la forma de cometerse, sin nada que ver con la situación de los agresores ni con si se han reinsertado o no. Esta situación demuestra que su objetivo principal es punitivo para tranquilizar sobre el dolor, no preventivo para mejorar la convivencia.

4. Falacia de la prevención. El endurecimiento de las penas, como es la prisión permanente revisable, podrá ser legal, pero no eficaz. No incide en la criminalidad, ni siquiera la pena de muerte lo hace. Pensar que uno de estos criminales actúa pensando que lo van a detener y a condenar, y que por tanto su conducta va a depender de la pena, es no conocer nada de criminalidad.

Este hecho de nuevo demuestra que el objetivo es la confusión y la instrumentalización de las víctimas, al hacer creer que con la prisión permanente revisable se habrían evitado los casos que se toman como ejemplo de la necesidad de la medida, cuando no es cierto. La prisión permanente revisable del asesino de Mari Luz no habría evitado el crimen de Marta del Castillo y la prisión permanente revisable de los asesinos de Marta tampoco habría impedido el asesinato de Diana Quer. El problema no está sólo en cada uno de los asesinos, sino en los factores comunes a todos ellos que hace que siempre haya un asesino dispuesto a actuar.

El objetivo de quienes defienden la prisión permanente revisable no es evitar la criminalidad, sino la de tranquilizar al hacer que unos pocos asesinos paguen mucho mientras otros siguen actuando bajo las mismas circunstancias sociales y culturales que influyeron en que los condenados actuaran en un momento determinado. La medida no funciona, pero permite que los responsables políticos puedan continuar con el discurso del miedo.

El fin último de la política debe ser evitar que haya víctimas, no impedir que unos pocos criminales que supuestamente van a reincidir (sin haber hecho lo suficiente para que no lo hagan), no lo puedan hacer. Y todo mientras otros continuarán o comenzarán a hacerlo en una sociedad que normaliza el uso de la fuerza y la violencia contra quien considera diferente e inferior, pues la condición del poderoso no sólo se entiende como superior, sino que también se ve como mejor. Y esta construcción está enraizada en el modelo machista de sociedad.

Si queremos acabar con la criminalidad hay que trabajar en la prevención a través de la educación, el desarrollo de políticas de integración, la atención y respuesta a los factores y circunstancias de riesgo, la detección y abordaje de problemas y conflictos, una política económica que contribuya a la justicia social, trabajos dignos…

Detrás de ese modelo jerarquizado de poder basado en el abuso de quienes están en posiciones inferiores para acumular más poder, está el machismo, por eso lo que hay que revisar es el machismo permanente que tenemos, y adoptar las medidas necesarias para erradicarlo.
______________

Miguel Lorente Acosta es médico y profesor en la Universidad de Granada y fue delegado del Gobierno para la violencia de género.


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • AisK AisK 12/02/18 13:27

    la solucion a cualquier problemas pasa por un analisis real de la situacion, cosa que por desgracia no abunda.
    Suponer una sociedad idilica con fondos para el mas del millon de locos peligrosos, que hay en el pais segun los expertos, hoy es una utopia y sin embargo es una realidad el numero de asesinatos - aumentando-de hijos por parte de sus padres solo para hacer daños a sus parejas o "locos" dispuestos a todo para satisfacer sus instintos.
    La vida esta llena de decisiones que condicionan nuestro futuro y hoy la decision es si en las circunstancias actuales, se debe de aprobar el endurecimiento de penas y claramente estoy por el si por una razon fundamental: se evitan nuevas victimas .

    Quizas en un futuro se pueda hablar de un seguimiento y una reinsercion, pero hoy, permitanme que dude de que ex-personas como el asesino de Marta del Castillo o Diana Quer tengan la mas minima posibilidad y no dudo de que si les dejamos, pueden provocar nuevas victimas.

    Si solo s evita el dolor a una persona,- lo de menos es que pueda ser su hijo o su nieto- dichos elementos tienen que estar en la carcel: ellos ya hicieron su eleccion y sus victimas ni siquiera tienen la opcion a poder elegir.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • JOSE12000 JOSE12000 12/02/18 10:16

    A mi entender este castigo es claramente inconstitucional, destacar como el PP utiliza el dolor legitimo de las personas, y la radicalización de las clases medias, con fines claramente electorales,no lo hubieran podido conseguir sin la colaboración del aparato de propaganda neoliberal, autentico terrorismo mediatico que ha conseguido que las clases media-bajas de este pais se hayan radicalizado en extremo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 11/02/18 19:38

    Las siglas valen para casi todo, "Partido Podrido, Partido Popular, Prisión Permanente",.......todo unido por un nexo, "la manipulación informativa".

    Pasa aquí, porqué nos toman por idiotas y además demostramos en numerosas ocasiones que lo somos, pero algún día deberíamos tomar alguna iniciativa para cambiar...

    Todavía no tenemos a un Joe Arpaio, pero tenemos a Gregorio Serrano, al cual unas cuantas imágenes de TV con un walkie han conseguido rehabilitar su mala gestión en la anterior gran nevada, así somos de.........

    Con ésto, lo mismo, y repitiendo el cliché que se produjo cuando la muerte de las 3 niñas de Alcasser, con las muertes de ETA, etc, aprovechando el río revuelto para distraer la atención de otras cosas tan o más importantes para el interés general.

    Nadie da datos concretos, salvo la reiteración de los delitos cometidos, ni sobre los casos de reinserción y los pocos medios que disponen para ejercer ésa acción los responsables de la misma.

    Se tiende a pensar que, una vez el preso en la cárcel, a medida que pasan los años y sin ayuda de nadie, debe reinsertarse como por arte de birlibirloque.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Isabelle0651 Isabelle0651 11/02/18 16:16

    Hoy nos almorzamos con la habitual sarta de asesinatos machistas de los que acostumbra relatar la rtve, como introducción al telediario de turno. Imposible luchar contra ese método empleado para lavar cerebros de votantes, que bien les vienen estos asesinatos para ejercer su manipulación mediática. Como usted bien dice, lo que hay que revisar es el machismo permanente, ardua tarea no cabe duda, Gracias por su excelente trabajo, doctor Lorente.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    7

  • HEREJE HEREJE 11/02/18 15:50

    El artículo me parece MAGNÍFICO, D. Miguel. Es una lástima que no podamos seguir contando con personas como vd para gestionar estos asuntos. Muchas gracias y, por favor, no pierda la esperanza, siga trabajando para esta sociedad aunque a veces resulte difícil.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    8

  • Piazan Piazan 11/02/18 10:27

    No comparto la prisión permanente tal y como la plantea el PP, pero que podemos hacer con los asesinos en serie o algún tipo de psicopatía que a día de hoy sabemos que no es posible su curación y por lo tanto su reinserción?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    7

    • HEREJE HEREJE 11/02/18 18:34

      ¿No le parecen suficientes los 40 años que prevé el código penal de siempre?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      4

      • AisK AisK 12/02/18 13:17

        NO, por supuesto, porque detras pueden venir mas victimas indefensas que se puede evitar con la prision permanente revisable, que no permita que esos monstruos -en España hay mas de un millon de incontrolados segun los expertos, no lo tengan tan facil. Me parece de un buenisto tonto esperar que cambien porque si y me aterroriza que pudiendo evitar otra victima, esos locos anden sueltos. Lamento que tengan que estar encerrados, pero mas lamento las victimas que ni siquiera tienen esa opcion.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        5

  • FLOREA FLOREA 11/02/18 10:06

    Aunque estoy afectado por un caso similar al de los padres que estos día promueven el agravamiento de penas comparto el contenido del articulo. Lo pensaba antes de que me viese afectado y lo sigo pensando tras la tragedia. Comprendo la situación en que se encuentran los padres y se por experiencia propia lo dificil que es vivir el día a día pero no comparto en absoluto que esa sea la solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    3

    8

    • FLOREA FLOREA 12/02/18 16:51

      Por sus comentarios creo entender que Vd. no es víctima, o familiar directo.
      Yo fui padre de una hija cruelmente atacada y destrozada por un monstruo al que no conocía y soy padre de otra que sufre su ausencia como la sufrimos su madre y yo desde que ocurrió el hecho.
      Desde entonces he reflexionado mucho sobre lo que sucedió y mi conclusión es que lo que estoy viendo estos días no ataca de verdad el fondo del asunto y si atiende a otras cuestiones de las que prefiero no hablar aquí.
      Por lo mismo le digo que cuando nos perseguían periodistas, y no se puede imaginar cuantos, para ampliar la terrible noticia decidimos, mi familia y yo, que no queríamos que el caso de nuestra hija fuese utilizado para morbo, negocio o rédito político.
      Realmente lo que queríamos era que se encontrase al culpable del que se desconocía casi todo, salvo su extrema peligrosidad y crueldad, e introducir presión a los cuerpos de seguridad que tenían que encontrarlo no iba a ayudar en nada. Tampoco nos parecía correcto que se creara una situación de alarma que llevase a señalar a falsos culpables y todo lo que rodea a casos como los que se comentan en el artículo.
      Claro está que como padre nunca estaré satisfecho por los años que cumpla, aunque según la sentencia van a ser muchos, entre otras cosas porque nunca volverá a ver a mi hija, pero entiendo que una sociedad moderna tiene, si se lo propone, medios suficientes para poner coto, dentro de lo posible, a estos asuntos siempre que se estudien y se implanten medidas, que necesariamente son a largo plazo y por tanto de poco rédito electoral aunque de mucho beneficio futuro.
      Por cierto, ninguna de las medidas propuestas hubiese impedido la muerte de mi hija, ni la de Diana, ni la de Marta, ni la de tantas otras y esto va a seguir así con las medidas tomadas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • AisK AisK 12/02/18 13:33

      Es obvio que esta ud. poco afectado: cuando se ha conocido el dolor que provocan esos montruos, la decision es facil, o se esta con las victimas o se esta con los montruos ¿que cree que la vida de las victimas va a mejorar o empeorar cuando sepan que su agresor, sin ninguna posibilidad de reinsercion puede volver a por ellas solo porque han tenido el valor de denunciar?
      Haga un ejercicio mental: imaginese solo, le atacan , le humillan, le amenazan....aun asi tiene el valor de denunciar, su testimonio ayuda a la condena... y a los pocos años, sabiendo que no ha habido ningun aspecto que haga preveer su reinsercion sino todo lo contrario, el condenado vuelve a la calle ¿como se siente..? y ahora imaginese a su hija .... Ud decide: ¿de veras necesita vivirlo realmente ?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      0

      • FLOREA FLOREA 12/02/18 16:55

        Por sus comentarios creo entender que Vd. no es víctima, o familiar directo.
        Yo fui padre de una hija cruelmente atacada y destrozada por un monstruo al que no conocía y soy padre de otra que sufre su ausencia como la sufrimos su madre y yo desde que ocurrió el hecho.
        Desde entonces he reflexionado mucho sobre lo que sucedió y mi conclusión es que lo que estoy viendo estos días no ataca de verdad el fondo del asunto y si atiende a otras cuestiones de las que prefiero no hablar aquí.
        Por lo mismo le digo que cuando nos perseguían periodistas, y no se puede imaginar cuantos, para ampliar la terrible noticia decidimos, mi familia y yo, que no queríamos que el caso de nuestra hija fuese utilizado para morbo, negocio o rédito político.
        Realmente lo que queríamos era que se encontrase al culpable del que se desconocía casi todo, salvo su extrema peligrosidad y crueldad, e introducir presión a los cuerpos de seguridad que tenían que encontrarlo no iba a ayudar en nada. Tampoco nos parecía correcto que se creara una situación de alarma que llevase a señalar a falsos culpables y todo lo que rodea a casos como los que se comentan en el artículo.
        Claro está que como padre nunca estaré satisfecho por los años que cumpla, aunque según la sentencia van a ser muchos, entre otras cosas porque nunca volverá a ver a mi hija, pero entiendo que una sociedad moderna tiene, si se lo propone, medios suficientes para poner coto, dentro de lo posible, a estos asuntos siempre que se estudien y se implanten medidas, que necesariamente son a largo plazo y por tanto de poco rédito electoral aunque de mucho beneficio futuro.
        Por cierto, ninguna de las medidas propuestas hubiese impedido la muerte de mi hija, ni la de Diana, ni la de Marta, ni la de tantas otras y esto va a seguir así con las medidas tomadas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        3

        • vaaserqueno vaaserqueno 13/02/18 09:40

          No puedo ni imaginarme su dolor, pero aún así es usted capaz de mantener la cabeza en su sitio y pensar en el ámbito de la Justicia en vez de en el de la venganza. Eso dice mucho de usted, no sé si yo podría. Un saludo

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • MaicaM MaicaM 11/02/18 09:40

    Totalmente de acuerdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Meca Meca 11/02/18 09:05

    La idea de que las cárceles pueden ser centros de reinsersión, de rehabilitación me parece una inalcanzable utopía. Mejor tener a estos/as monstruos/as encerrados.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.