x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Y ahora, ¿qué?

Juan Carlos Carbonell Mateu
Publicada el 15/10/2019 a las 06:00 Actualizada el 14/10/2019 a las 22:08
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La sentencia del procés es, como no podía ser de otra manera, técnicamente muy correcta a salvo de que de una lectura más pausada pueda obtenerse otra conclusión. En otro lugar de infoLibre y tras un sereno examen la analizaremos desde esa perspectiva. Pero puedo ya anticipar mi opinión de que es una sentencia dura, pese a que el Tribunal haya rechazado la rebelión –descarte que ya hicimos dos centenares de penalistas, aunque según el fiscal Zaragoza “no los de mayor prestigio”–, así como la imposición de un período de seguridad para el pase a tercer grado en la ejecución penitenciaria. Con todo, el Tribunal ha impuesto penas muy altas y ha dejado de aplicar alguna posibilidad de rebaja.

Es momento ahora de plantearse si el pronunciamiento judicial –que debe ser acatado si queremos vivir en un Estado de Derecho– va a ayudar a conseguir solventar el principal problema que tenemos como Estado o va a constituir un obstáculo cada vez más difícil de superar. La Sala Segunda del Tribunal Supremo no podía acometer la función de resolver problemas políticos. La aplicación del Derecho penal como solución a la convivencia política y aun identitaria tiene la misma significación que la de la gasolina en un incendio. Y ahí estamos. Sin saber qué pretendemos porque ni siquiera tenemos claro qué es lo que queremos. Si la cuestión es impedir cómo sea que el pueblo catalán se manifieste puede que hayamos dado un paso adelante; si entendemos, por el contrario, que el problema que de verdad importa es que más del 5% de los españoles quieren irse y que han entrado, con difícil regreso, en el camino del odio a todo lo que signifique España, hemos emprendido una velocísima marcha atrás. Y es preciso detenerse y cambiar la dirección.

Acatar una sentencia no significa hacerla ejecutar íntegramente, como pretende el presidente del Gobierno español en funciones. El Derecho ofrece otras posibilidades que no deben ser descartadas sólo porque algunos ¿potenciales socios de gobierno? hagan de eso su única razón de sobrevivir políticamente. La ejecución penitenciaria puede ser un instrumento –posiblemente el único en este momento– para iniciar un diálogo real que vaya más allá de los escasos y efímeros gestos hacia la solución del conflicto que se han hecho en esa dirección desde la Moncloa. –Es verdad que, del otro lado, aún ha sido más irracional y hasta a veces ridículo; es más la imposición de una mitad sobre otra es directamente un atentado a la democracia; pero de cualquier mitad sobre la otra–. Y esa es la dinámica a que nos ha conducido una cadena de decisiones profundamente inadecuadas para conseguir la afección de todos los españoles por España. La más importante fue quizá otra sentencia: la del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, sentencia que pudo y debió ser evitada si quienes ahora se rasgan las vestiduras por la deslealtad de algunos, hubieran calculado las consecuencias y hubiesen concebido la lealtad como lo que realmente es: hacer lo mejor para tu país y evitar poner en riesgo su propia identidad.

Esto tiene mucho que ver con la manera en que unos y otros concibieron en su día la significación de la Constitución –de lo que para bien o para mal ahora se viene denominando “el régimen del 78”–: mientras que para los que fuimos a votarla con entusiasmo y esperanza, entre los que, por cierto, se encontraba la mayoría de los catalanes, era la puerta abierta a la democracia superadora de cuarenta años de dictadura y opresión, que había de ir progresando y superando sus límites de entonces, para otros , los que ahora con manifiesto ánimo excluyente se autodenominan “constitucionalistas”, era una puerta cerrada, un “hasta aquí hemos llegado”, que no podía permitir ningún avance ni mayor progreso. Así, desde la mal entendida lealtad, se negaba el espíritu, el significado, de la propia Constitución. La amputación del Estatut fue uno de los mayores logros de esta segunda perspectiva; algo que no habría sucedido con las primeras composiciones del Tribunal Constitucional.

La democracia española nació, por cierto, de una amnistía. La confrontación, en aquel momento, entre reforma y ruptura, terminó con la opción de dar validez formal a un derecho proveniente de un régimen que lo había impuesto a través de una guerra y no a la recuperación del único históricamente legítimo. Y el pacto pasó por la amnistía, el olvido. “Los ilusionados ciudadanos” creían que el grito de petición de amnistía iba a suponer la superación de la división y el comienzo de una nueva etapa de la historia en la que todos íbamos a ser capaces de convivir. Y, con todas las limitaciones que se quiera, así fue. La Constitución española de 1978 nació, en fin, de una amnistía. Por eso resulta históricamente paradójica la pretensión de algunos –los mismos, por cierto, que se empeñaban en definir el procés como rebelión y golpe de Estado– de calificar la amnistía de inconstitucional. Lo son los indultos generales –porque un indulto general es necesariamente un ejercicio arbitrario del poder y una negación de la función jurisdiccional–; pero no una amnistía; decisión que requiere de una Ley Orgánica y que es, por tanto, adoptada por la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, con la pretensión de superar una situación histórica que la mera aplicación del derecho vigente no puede conseguir.

La posición de Cataluña en España no puede ser impuesta permanentemente por las bayonetas. Pasa por el convencimiento. De los catalanes entre sí y del resto de los españoles con ellos. También aquí pueden ser reproducidas las palabras de Don Miguel de Unamuno, ahora tan escuchadas a través del cine: no se trata de mantener la unidad de España a través de vencer por la fuerza, siquiera sea del Derecho, sino de convencer a quienes ahora manifiestan su odio de que abandonarla no es una buena opción. Y para eso es casi indispensable recuperar el método que nos permitió construir, con todas las limitaciones que se quiera, un espacio político común: lo fue en 1977 la amnistía. La situación actual no es más fácil que la de entonces. Pero se requiere para ello precisamente lo que más se echa de menos: una renuncia a anteponer votos, siglas y testosterona al interés general y a los fundamentos del Estado Democrático de Derecho.
___________

Juan Carlos Carbonell Mateou es catedrático de Derecho Penal
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 15/10/19 17:40

    "Y, ahora qué ??".......pues muy sencillo, hasta el 10N asistiremos a declaraciones más o menos incendiarias, siempre pensando en los votos que se pueden recolectar, y luego ya se verá.....siempre hay tiempo para echar la culpa a otro de la falta de acuerdo, líneas rojas, cordones sanitarios, etc,etc,etc....

    Los españoles no estamos preparados para vivir en democracia, es la herencia del franquismo, la cual no se quiso afrontar desde un principio en las escuelas y abriendo el debate entre las personas que, pensando diferente, estamos condenados a vivir en el mismo país.

    Cada uno puede tener una idea diferente sobre la solución de los problemas, y de éso se tratan los procesos democráticos, de convencer a los ciudadanos de que la propuesta, su propuesta es la mejor.

    Falta diálogo, que es una de las bases de la democracia, y sobre imposición y testosterona, y por mucho que repitan que vivimos en un Estado de Derecho, la realidad es más terca y nos volverán a pintar la cara en Estrasburgo................, demostrando una vez más que no hay separación de poderes y que por mucho que retransmitan los juicios, la sentencia ya estaba acordada.

    Es una pena, pero nos conformamos con muy poco, se nos pasa la vida, se pasará la de nuestros hijos y todo seguirá igual, "atado y bien atado", salvo que reaccionemos a tiempo y nos atrevamos a cambia el destino que nos han escrito.

    En nuestra mano está cambiar la situación actual el próximo 10N.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 15/10/19 08:47

    ¿Qué ha pasado desde "Apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento catalá" en 2003 de Rodriguez (Zapatero) a "El acatamiento de la sentencia significa su íntegro cumplimiento" hoy de Sánchez? Dos apellidos igualmente patronímicos construidos según las reglas del castellano. ¿Por qué se ha dejado enredar el PSOE en la trampa que el PP preparó con su recurso de inconstitucionalidad de 2010 contra el Estatut? ¿Cómo no ve que se legitima la actuación represora del PP a todo lo que no sea esa España de la que sólo le interesan los impuestos para robarlos, los territorios para malvenderlos y los habitantes para engañarlos y explotarlos? La pregunta es evidente: y ahora, ¿qué? Porque es evidente que no será con porras y palos como se conseguirá la cohesión. Y si en lo único que se piensa es en el "cumplimiento íntegro" (por cierto, la sentencia no es firme, caben recursos en contra) tampoco parece el pegamento que resista las evidentes tensiones que existen entre catalanes. Tampoco es una solución los tsunamis: hay que recordar que destruyen todo a su paso, no eligen qué destruir. Ni las declaraciones grandilocuentes desde el lugar de la derrota de Napoleón "Vamos a responder con más fuerza que nunca (...) No nos detendrán hasta que lleguemos al final". Ni convertir el aeropuerto de Barcelona en un caos que a quien primero perjudica es a Barcelona. Hay que sentarse a hablar. Recuperar el punto en común y trazar una línea roja (esa de verdad) que pase por evitar usar la violencia de cualquier tipo. La escalada de violencia verbal que hemos experimentado desde el "váyase señor González" hace poco más de 20 años, tiene que parar. No podemos incrementar el odio con más palabras. Hace falta reflexión y cordura. O nos vamos al garete, porque esto no se arregla sin hablar. Pero en otro tono.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • jorgeplaza jorgeplaza 15/10/19 08:40

    ¿De verdad tuvo tanta importancia el Estatuto fallido? ¿De verdad era una solución? Si lo era, ¿por qué no lo votó en total ni la mitad del censo? Despierta mucho más entusiasmo ilegalizado ahora que suscitó en su día cuando todavía era legal, es decir, que no es más que un instrumento para provocar. Item más: si el rechazo del TC fue tan catastrófico, ¿por qué Mas, después del fallo del TC, siguió apoyando durante meses al PP con su voto en el Parlamento español (repase, repase la hemeroteca porque es así)?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    0

    • Makarenko Makarenko 17/10/19 12:49

      Eso es así y demuestra que los nacionalismos defienden los intereses de las burguesías correspondientes. No hay que ver más que en pleno conflicto catalán PP y el partido de la burguesía catalana votaban conjuntamente en el parlamento normas que defendían sus intereses de clase. Se utiliza a los pueblos para defender los interesees de unos pocos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • LAIE LAIE 15/10/19 02:48

    El odio que tanto repite lo debe sentir usted, Sr. Carbonell.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.