x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Los ERE: peligro y riesgo de corrupción

Ramon-Jordi Moles Plaza
Publicada el 07/12/2019 a las 06:00
La corrupción es una manera de gobernar basada, desde la transición política, en una partitocracia que ha secuestrado la voluntad popular. Este sistema causa daños a nivel individual y colectivo a corto, medio y largo plazo. A nivel individual, por cuanto nos perjudica a todos en cuanto contribuyentes en la medida en que sustrae al erario público recursos indispensables para las prestaciones sociales a quien realmente las precise. A nivel colectivo, porque corrompe el modelo administrativo impidiendo una correcta toma de decisiones. Perjudica, a corto plazo, porque impide la correcta ejecución de los presupuestos públicos y falsea a la baja los tributos de los implicados. A medio plazo, porque impide el diseño de políticas públicas y estrategias adecuadas. A largo plazo, porque eleva a unos al cuento de la lechera y hunde a otros en una miseria inmerecida.

Ejemplos de corrupción partitocrática en España hay muchísimos, demasiados, aunque dos destacan por su volumen: la trama Gürtel del Partido Popular y el caso de los ERE andaluces de la Junta de Andalucía, gobernada por el PSOE entre 1980 y 2018, que asciende a 680 millones de euros y en el que están implicados también los sindicatos de CCOO y UGT por malversación de 48 millones de euros. En resumen, se trataba de desviar dinero público de los ERE legales hacia el bolsillo de familiares, amigos y militantes afines al partido en el gobierno, el PSOE-A.

Los daños que genera la corrupción pueden ser advertidos previamente mediante dos tipos de señales: señales de peligro y señales de riesgo. Señales de peligro son todas aquellas que advierten de un hecho dañino que se producirá con toda seguridad porque tenemos experiencia previa de ello y conocemos perfectamente su causa. Son generalmente señales de la actuación de los sujetos. Es peligroso dejar que la estructura de la ejecución presupuestaria esté fuera de control (este hecho siempre ha redundado en problemas y fraudes), es peligroso concentrar la decisión sobre pagos de dinero público en pocas manos (la tentación vive ahí). Señales de riesgo son aquellas que nos advierten de daños de causalidad incierta, aunque de probabilidad constatada. Son señales relativas a la estructura de gobierno. Es arriesgado diseñar una administración al servicio de los partidos políticos y no de los ciudadanos, también lo es dibujar un modelo “clientelar” de prestaciones sociales, como también lo es prolongar los mandatos políticos más allá de lo razonable (la dictadura franquista duró oficialmente 40 años y aún pervive en el cromosoma español).

Responsables del fraude, en mayor o menor medida, son todos los implicados: los autores directos (personas físicas), también los partidos políticos que cuando menos lo toleraron, los beneficiarios injustificados de las ayudas (a nadie le amarga un dulce), incluso los votantes por no exigir responsabilidades. Y no será porque no existieran señales de peligro y riesgo: la Cámara de Cuentas de Andalucía detectó en 2017 que había 2.988,6 millones de euros en subvenciones otorgadas pendientes de justificar y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) admite que se destinan más de 14.000 millones de euros en subvenciones públicas sin planificación, coordinación ni evaluación del gasto.

Así pues, las bases estructurales del sistema corrupto son: una opaca financiación de partidos, sindicatos y patronales, sistema electoral de listas cerradas, falta de transparencia real en la gestión pública y de los mercados, sistema judicial obsoleto y cargos públicos sin evaluación previa. A ello se suma la tolerancia social (25% de economía sumergida), la falta de instrumentos reales de control y el exceso de cargos de confianza en las administraciones públicas.

Si queremos arreglarlo habrá que prevenir los peligros de actuaciones individuales corruptas, pero sobre todo habrá que establecer modelos de Gobernanza del Riesgo de corrupción que permitan rediseñar nuestras administraciones en clave de transparencia, equidad y eficiencia.

_______________

Ramon-Jordi Moles Plaza es profesor universitario y ha sido colaborador de ACAD (Iniciativa Académica Anticorrupción-ONU).

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Antonio Basanta Antonio Basanta 07/12/19 16:17

    Ramón:Usted comienza su articulo como cualquier discurso del General Franco, que por desgracia tuvimos que oir de niños y muy jóvenes: "La corrupción es una manera de gobernar basada, desde la transición política, en una partitocracia que ha secuestrado la voluntad popular". Es uno de los discursos típicos del general Franco (excepto el uso de la expresión desde la transición politica) con lo que justificaba la dictadura a través del partido único que representaba la voluntad popular "El fascista Movimiento Nacional, partido único" Ya que escribe un articulo podría describir ¿Que es la partitocracia" y después explicar como la supuesta partitocracia secuestra la voluntad popular y ya, si usted se atreve intelectualmente ¿Como demuestra usted quién es la voluntad popular supuestamente secuestrada por la llamada partitocracia?. La partitocracia es un concepto fascista para secuestrar la voluntad democratica del pueblo,expresada en la elección de representantes, En las democracias, y en la española también, los partidos politicos representan los cauces mas importantes de participación politica en la democracia. Hay varios (o muchos partidos) y cada uno de ellos debe representar a una parte (de ahí, partidos) de la sociedad. Si es la parte mas importante de participación en las tareas del Estado, pues lo es, aunque muchos no hayamos militado nunca en ningun partido. Pretender laminarlos, o sustituirlos por no se sabe qué, es la primera fase de laminar o eliminar la democracia. Supongo que por quiere usted minimizar la corrupción del PP o de Los nacionalistas catalanes pretende usted poner en el mismo plano lo que llama corrupción partitocratica de Gurtel y de los ERES aunque luego solo se refiera a la de los ERES por lo que demuestra claramente su intención exculpatoria de lo Gurtel, de la compra venta de dos diputados (Tamayo y Saez) de Ignacio Gonzalez y sus 15 millones en sus cuentas o de Granados y lo mismo, de Jordi Pujol, de todo el gobierno pepero en Valencia o en Baleares o en Murcia. Su escrito tiene una función exculpatoria del PP corrupto y de los secesionistas catalanes corruptos, Aunque disimule con no pretenderlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 07/12/19 16:37

      Continuo. En cuanto a los EREs, usted falsea el dinero defraudado, lo que ocurrió, incluso falsea la sentencia. La sentencia dice que 680 se adjudicaron en procedimientos irregulares, pero en ningun lugar dice que los casi 600 millones que han cobrado los casi 7000 trabajadroes afectados, entre los que cuentan los mas de 100 millones de cotizaciones a la Seguridad Social, sea dinero ilegal que se ha traspasado a a manos que no debían tenerlas. Los mas de 100 millones pasados a la SSocial en concepto de cotizaciones de los desempleados jubilados son legales y no hay que quitárselos a la Ssocial. Eso no lo dice ni la sentencia. En cuanto a la sentencia, ésta no dice que se hayan llevado ni un solo euro ni Chaves, ni Griñan (no así el caso Gurtel, o el caso Pujol o las numerosas corrupciones de miembros del PP) ni que se hay llevado un solo euro el PSOE ( no así el caso Gurtel o el caso 3% secesionista) ni menciona una sola red clientelar en que amigos o familiares de miembros del PSOE, ni el propio PSOE se hayan llevado dinero alguno, No menciona ningun caso. No digo yo que algún familiar o amigo de alguien se haya metido como intruso. Persiganse esos casos y que se condenen, pero no dice ningun caso de que ningun miembro de los gobiernos andaluces haya metido a ningun familiar o amigo o miembro del PSOE. No lo dice. Luego menciona que los sindicatos UGT y CC.OO están implicados en malversación de 48 millones de euros. Miente usted, porque los sindicatos CC.OO y UGT no están implicados ni nadie los acusa, ni han sido mencionados en la sentencia de los ERE. No se puede recurrir a la mentira para escribir un articulo. Pero le digo más: Los sindicatos son las trabajadores organizados, en las democracias. Supongo que usted no defenderá a los llamados sindicatos verticales de la dictadura. Además en España los sindicatos CC.OO y UGT son las mayores organizaciones civiles por el numero de afiliados y militantes. Ninguna organización, ni partidos, ni clubs de futbol ni ninguna otra tiene un mayor numero de cotizantes que los sindicatos de clase. Los sindicatos en un ERE cobran una parte (por los trabajadores no afiliados) pero menos que cualquier bufete de abogados.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

 
Opinión