x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

¡Ay, Portugal, por qué te quiero tanto!

José Antonio Martín Pallín
Publicada el 03/05/2020 a las 06:00

El título de este artículo es la primera estrofa de una canción interpretada por las Estudiantinas portuguesas y replicada en España por las homólogas Tunas de nuestras Facultades universitarias. La canción caló tanto en aquellos tiempos, que la famosa vedete Celia Gámez decidió incorporarla a una de sus famosas revistas musicales, La hechicera en Palacio, encomendando su interpretación a Concha Velasco, que le sirvió para lanzarla a la fama.

En los tiempos que estamos viviendo se ha resaltado por los políticos y los medios de comunicación la radical diferencia de posiciones respecto a la pandemia del coronavirus mantenida por el líder de la oposición portuguesa y la contundente e irracional oposición del principal partido de la oposición, el Partido Popular, seguido en un tono mayor por Vox y en menor medida por Ciudadanos. El líder de la oposición portuguesa, Ruí Rio afirmó, en sede parlamentaria: "Yo no estoy cooperando con el Partido Socialista, estoy cooperando con el Gobierno de Portugal, en nombre de Portugal". Añadió: "Coraje, nervios de acero y mucha suerte, porque su suerte es nuestra suerte". La única aportación conocida de Pablo Casado es la de acusar al Gobierno, en pleno estado de alarma, de incompetente, de falsear los datos y de responsabilizarle de las muertes, que no dudan en calificar como un homicidio imprudente. No sabemos cuál es la pócima mágica que ofrece como alternativa.

Las diferencias políticas, culturales y de costumbres sociales entre España y Portugal son abismales desde hace muchos años. Los dos países han vivido largas dictaduras, pero los comportamientos políticos de ambos sistemas han sido notoriamente diferentes. Las cabezas visibles del golpe militar español, Mola, Franco y Queipo de Llano, manifestaron públicamente, desde el comienzo, que su propósito era derrocar la República y exterminar, física y moralmente, a la mayor parte de los integrantes políticos, sindicales y sociales del Frente Popular.

La dictadura militar española convivió con la dictadura portuguesa de Antonio Oliveira Salazar, pero sus comportamientos y su forma de gobernar discurrieron por derroteros absolutamente distintos. Salazar ejerció como primer ministro entre 1932 y 1968 e interinamente la Presidencia de la República en 1951. Fue la cabeza y principal figura del llamado Estado Novo, que abarcó el periodo 1926-1974, si bien el régimen no se consolidó como tal hasta 1933. El pretexto de Franco para justificar sus sangrientas represiones y la persecución de los disidentes se basaba en sostener que nos defendía del peligro de la dominación comunista. Posibilidad totalmente inexistente, si alguien se toma la molestia de leer los Acuerdos de Yalta, entre Churchill, Roosevelt y Stalin. Salazar compartía el mismo temor al comunismo, pero actuó de forma totalmente distinta frente a los presuntos enemigos o disidentes. Es cierto que la temida policía política, la PIDE, cometió indudables excesos e incluso asesinó al opositor general Humberto Delgado, pero al lado de nuestra Brigada Político Social se parecía más a un órgano burocrático que a la máquina de torturar y asesinar de la Social.

La dictadura portuguesa tuvo un gran empeño en universalizar la educación, logrando dotar a todos los niños en edad escolar de centros, basados en un modelo de educación pública inspirada en sistemas europeos. Es cierto que no faltaba un componente del catolicismo en las escuelas. Hoy día, Portugal merece, en las esferas internacionales que valoran los niveles de los sistemas educativos, el calificativo "de estrella ascendente de la educación internacional" y sale parangonada en los informes PISA con Finlandia y Estonia, consideradas como el máximo nivel educativo.

Si la educación es la base de la ciudadanía, no hay duda de que los ciudadanos portugueses siempre estuvieron mejor formados y preparados para integrarse en la cultura democrática que nosotros con el modelo nacional-catolicista. En el año 1960, mientras nosotros vivíamos en el ostracismo y la autarquía económica, se admitió su ingreso en la EFTA, Organización Intergubernamental precursora de la Comunidad Económica Europea, fundada para la promoción del libre comercio y la integración económica en beneficio de sus Estados miembros.

Su inclinación y relaciones con el Imperio Británico también repercutió en los usos y costumbres de los ciudadanos y en el comportamiento de la dictadura. No en vano compartían un imperio colonial que hacía sentirse a los portugueses orgullosos de su presente y de su pasado. En todos los organismos públicos portugueses se podía ver un cartel en el que bajo el lema "Portugal no es un país pequeño" se fundía su territorio en la Península Ibérica, con las grandes extensiones de Angola y Mozambique y los ejemplares y aislados reductos de Goa, Macao y Timor.

Muchos españoles ignoran, en su simplificador e insuficiente conocimiento de la Historia, que Portugal es uno de los países fundadores de la Organización del Atlántico Norte más conocida como OTAN. La participación de Portugal en la creación de la Alianza Atlántica en el año 1949 contribuyó a que los militares portugueses adquiriesen una cultura democrática, por sus contactos y maniobras militares con los ejércitos de países como Bélgica, Canadá o el Reino Unido. Esta experiencia y el trauma de las guerras coloniales, fueron el germen que prendió en los mandos intermedios del ejército portugués que encarnaron los "Capitanes de Abril". El 25 de Abril de 1974 (Grándola Vila Morena) dieron el golpe militar menos sangriento de la historia, ya que solamente hubo un muerto, un policía de la PIDE por un infarto de miocardio. Los militares españoles que integraron esos ideales en la Unión Militar Democrática (UMD) fueron condenados y han sido maltratados por los Gobiernos de nuestra inacabada Transición.

Fuimos admitidos, al mismo tiempo, en la actual Unión Europea, lo que fomentó las relaciones económicas entre nuestros países. Muchos no saben que una de las múltiples euro regiones que contemplan los Tratados Fundacionales es la de Galicia- Norte de Portugal. Hasta tal punto que, hoy día, el Aeropuerto internacional del sur de Galicia es Oporto y las relaciones entre ambas regiones son perfectamente fluidas y asumidas con absoluta naturalidad.

Mi infancia y adolescencia y gran parte de mi vida está unida a Portugal, por la proximidad del pueblo de mi madre, Verín (Ourense), con los vecinos portugueses. Lo que nosotros llamamos la frontera y ellos con mucha mayor propiedad y suavidad denominan la raya que nos separa artificialmente, nunca fue un obstáculo para nuestras relaciones económicas y personales. Desde mis primeros escarceos en la lectura de textos de autores de mi tierra natal, me hice partícipe de las ideas de Rosalía de Castro y Valentín Paz Andrade, político y economista, que preconizaba la posibilidad de una Unión Hispano-Lusa-Americana que nos convertiría en una potencia mundial, al acumular los países luso parlantes, como Brasil, con toda Hispanoamérica, que utiliza nuestro idioma.

He tenido el privilegio de intercambiar estos sentimientos con José Saramago, que compartía esta idea como muchos otros ilustres y cultos ciudadanos portugueses. Incluso el diario ABC tuvo la amabilidad de publicarme, en su famosa tercera página, un artículo en el que defendía el desarrollo de esta posible e ilusionada visión de futuro. Reproduzco parte de su contenido: "En tiempos más cercanos, José Saramago recogió esta idea en su obra La balsa de piedra (1986). Las rayas trazadas en los suelos no pueden convertirse en barreras infranqueables o en territorios hostiles. Alcanzamos la democracia, por vías muy distintas, en épocas cercanas. Entramos a formar parte de la Comunidad Económica Europea en la misma fecha, pero seguimos ignorándonos, manejando los viejos prejuicios. Frente al dicho portugués 'De Espanha nin bon vento nin bon casamento', la postura, ridículamente prepotente, de muchos españoles que ignoran la calidad cultural de nuestros vecinos y su exquisita educación y cortesía, nunca aduladora o servil" (2009).

En estos momentos y a la vista de los acontecimientos, si yo fuera portugués no tendría ningún interés en compartir ideas, instituciones políticas o fusión de Estados. Nos separa un abismo. Ellos participan del orgullo de convivir en paz y su respeto por el disidente. Nuestra sociedad está dividida entre vencedores de la guerra civil y demócratas vencidos, a los que se trata de erradicar a toda costa de la vida pública. Este espíritu cainita nunca ha arraigado entre nuestros vecinos.

Queridos amigos portugueses, durante mucho tiempo he convivido con vosotros y he disfrutado de vuestra hospitalidad, amabilidad, cultura y respecto. No es el momento de iniciar ninguna acercamiento para una fusión que, en estos tiempos, creo que no os conviene. Sigo manteniendo los bellos recuerdos de mi infancia y adolescencia. El río Támega, nace montañas arriba del pueblo de mi madre y sigue su curso hacia el paisaje portugués, desembocando en el Duero para llegar hasta el océano Atlántico. Espero que, en su día, José Saramago me haga un hueco en su balsa de piedra y podamos navegar juntos hasta nuestro destino común.

__________________

José Antonio Martín Pallín es magistrado emérito del Tribunal Supremo, comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra) y abogado.

Más contenidos sobre este tema




38 Comentarios
  • copitodenieve copitodenieve 04/05/20 22:44

    Aún entre los brutos hay diferencias los hay más nobles y los hay nada nobles, pero en España han abundado y siguen abundando los brutos innobles y así vamos de la mano que tiran del ronzal ideológico nos somete a estrecheces de todo tipo. Lo dejó dicho Antonio Machado "mala gente que camina y va apestando la tierra".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jamat Jamat 04/05/20 00:08

    Totalmente de acuerdo con usted Sr Pallín llevo mucho tiempo pensando que la UEI(Union de Estados Ibéricos)es el futuro de los dos, pero tal como estamos ahora mismo desde luego no es aconsejable, esperemos que algún día podamos verlo y está claro que si ninguno de los dos miembros hace uso de su prerrogativa de país "mas grande"podríamos ser el Grande del Sur, aunque de momento soy bastante escéptico.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • svara svara 03/05/20 22:30

    Una declaración que comparto Sr. Pallin. Ha puesto el dedo en la llaga y ha mencionado la grandiosa diferencia que nos separa de nuestros vecinos que a pesar de arrastrar sendas dictaduras, los designios de ambos pueblos divergen en lo mas elemental: La educación reglada y laica llevada con mimo hasta el último estrato social, lo que puede hacer de un pueblo que sea culto y consiguiente mas preparado para vivir en democracia (el pacto con el diferente por el bien de todos) y como bien dice el Sr. Ruí Rio "estoy cooperando con el Gobierno de Portugal porque es mi país y su destino es mi destino". ¡ Eso en nuestro país es, hoy por hoy, impensable porque aquí hay quien solo entiende España como el país de su voluntad o su chiringuito y de los designios que marque una institución cuya deidad sectaria ha condicionado la educación a sus lecturas de sometimiento y oración!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Larrauri Larrauri 03/05/20 21:51

    En estos tiempos hariamos bien en mirarnos en el espejo de nuestro vecino-hermano. Con las dificultades de la mal llamada union europea, y aunque a Pallin no le falten motivos para sus pesimistas consejos, debieramos estrechar lazos y fomentar alianzas con los paises del sur de Europa. A no mucho tardar nos va a hacer falta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Pepe R. Pimentel Pepe R. Pimentel 03/05/20 20:25

    ¿Hasta cuándo durará el aliento pesticida del golpista dictador, su guerra civil y sus cuarenta años de dictadura? Me temo que, mientras tengamos la derecha y ultra derecha que tenemos, no habrá manera de que remita esta parte de nuestra historia. Y, puesto que la Iglesia Católica es parte consustancial de esta situación, ¿Para cuándo la denuncia del concordato entre el Estado Español y el Vaticano?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • passarola passarola 03/05/20 20:49

      Hay una manera de placar a la derecha en este pais y es hacer que la historia hable de la realidad de la dictadura y de la guerra civil que la propicio. Solo con la verdad de la memoria historica sin adulterar tendremos la posibilidad de que dejen de gritonear y chulear como matones con el pecho inflado de mentiras y banderitas
      Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Maripepa Maripepa 03/05/20 17:25

    Muchas gracias, magistrado. Nunca había leído un comentario tan serio sobre las diferencias entre nuestra Transición y la portuguesa. Me entusiasmó la revolución de los claveles, todavía hoy me emociona "Grandola vila morena" pero no conocía el fondo de la postdictadura en Portugal. Les envidio y siento con mucha pena el odio y la mentira que utiliza la ultraderecha en España, principalmente la que representa Vox y el PP. Gracias , de nuevo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • José Luis53 José Luis53 03/05/20 17:02

    Basta aterrizar en Lisboa y pasar unos cuantos días en Portugal para percartarse de que la mala leche, el resabio y la chulería española están por completo ausentes en el contaco cotidiano con los portugueses: es otro mundo, aunque sólo nos separe una raya.

    Tenemos, a mi juicio, una diferencia esencial: no sufrieron una guerra civil, se libraron de ella y la amargura que surge apenas rascas un poco en el imaginario español, está ausente en los portugueses. El contacto es fácil, la desconfianza no hace asomo como algo inherente a cualquier relación y el respeto, aun en las diferencias, suele marcar las relaciones humanas.

    Hicieron bien en separase de España. Ahora un abismo infranqueble nos separa de ellos.

    No son una sociedad marcada por la amargura de un enfrentamiento cainita que, como España,lo sufrió sin jamás haber tenido un acto de reconciliación, de perdón mutuo, de reconocimeinto al otro diferente.

    Nos separa algo más que una raya.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Galias Galias 03/05/20 13:29

    Tres anécdotas y experiencias de andar por casa:
    Una) en 1990, en unas vacaciones en Estoril, jugaba en agosto un partido amistoso el Sporting y el Ayletico de Madriden el viejo Alvalade. Me desplacé en tren a Lisboa para verle. Ganaba el Sporting a la media hora 3 a 0 y en ese momento, hizo una buena jugada el Atlético, casi mete un gol y yo me levanté a aplaudir entusiasmado. Todo el estadio 30.000 personas se volvieron hacia mí incrédulos, porque yo era el único español y seguidor del Atletico y ya fui el centro de atención del partido, en un plan entre jocoso y amistoso.Si eso me pasa con los seguidores del Real Madrid....madre mía.
    Dosj En 1974, en Atocha coincidí con unos portugueses que al hacerles una advertencia, una mujer me dijo: pero en Portugal tenemos democracia y en Edpaña, no. ( Ya lo he comentado en otrs ocasion)
    Tres.- cuánto me gustan las sopas las sopas portuguesas y la preparación del bacalao de los portugueses. Qué sano comen.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Canario56 Canario56 03/05/20 13:16

    Magnifico artículo, pero nos separan muchas cosas, para empezar, desde el norte hasta el sur todos se siente portugueses, no tienen el cainismo patrio y, por supuesto, al sentirse todos portugueses ponen a su país por delante de su partido, a eso se le llama patriotismo no patrioterismo que es lo que abunda en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • ninela ninela 03/05/20 13:11

    Que bueno Sr. Sr. Pallin.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6



Lo más...
 
Opinión