x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Un día para la vergüenza nacional: muere un torturador, se entierra la Justicia

Luis Suárez-Carreño
Publicada el 07/05/2020 a las 17:11 Actualizada el 07/05/2020 a las 17:51

Para las víctimas de G. Pacheco (Billy el Niño) la noticia este jueves de su fallecimiento no puede ser motivo de alegría, al menos para mí no lo es. La muerte no puede sustituir a la justicia. Cuando un presunto criminal muere impune, sin siquiera haber sido procesado, sus víctimas siguen sin ser reconocidas, mucho menos reparadas, y la democracia, en su conjunto, se degrada; este virus, el de la impunidad, lleva entre nosotros mucho tiempo y afecta a nuestra salud democrática.

Se han producido innumerables reacciones espontáneas a su muerte, algunas, seguramente poco meditadas, celebrándolo. Yo no celebro la muerte de nadie; tampoco me consolaría saber que hubiera tenido una muerte dolorosa; a diferencia de él, yo no disfruto del dolor ajeno. Siento, sí, que se haya ido no sólo sin sentarse, como merecía, en un banquillo, sino sin haber jamás expresado el menor remordimiento o arrepentimiento, la mínima empatía hacia sus víctimas. Esa misma que unánimemente se les exige, por ejemplo, a los terroristas condenados.

Pensemos fríamente el significado de la muerte impune de González Pacheco: un torturador que ha vivido a sus anchas durante más de 40 años de democracia, a pesar de los innumerables testimonios que hemos aportado sobre sus delitos, investigados incluso fuera de nuestro país, sin que el Estado español se haya atrevido a toserle: ni se le habían llegado a retirar las condecoraciones recibidas por sus "servicios".

¿Qué dice esto de nuestra democracia, de nuestro Estado de Derecho?

… cuando los organismos internacionales más respetados en materia de derechos humanos han reclamado por activa y por pasiva al Estado español que investigue y juzgue los crímenes del franquismo, dando así amparo a sus víctimas…

… cuando las víctimas de esos crímenes nos hemos tenido que desplazar a Buenos Aires en búsqueda de justicia, y hemos recorrido cientos de juzgados españoles…

… y cuando el Estado, a través de la Fiscalía y del sistema judicial, ha bloqueado cualquier acceso a la justicia –ya sea juzgando, ya extraditando…–.

Lo que esto dice de nuestra democracia y nuestro Estado de Derecho es que están corrompidos, que las instituciones a las que pagamos renuncian a sus obligaciones, que se ampara la impunidad.

Hoy no es solamente un día triste, de constatación del desamparo, para las víctimas del franquismo. Hoy es un día de vergüenza nacional y así debería recordarse para las venideras generaciones; para que sepan de una sociedad tan cobarde, tan hipócrita, que fue incapaz de encararse con presuntos criminales que disfrutaban de privilegios y prebendas oficiales, que fue incapaz, más de 40 años después, de sacudirse la sombra del franquismo de sus togas y tarimas.

Con el fallecimiento en olor de impunidad del torturador, nuestra sociedad e instituciones desnudan su impotencia: un personaje que ha medrado por las cloacas del Estado en el franquismo, en la transición y seguramente en la democracia, ha tenido agarrado al poder por las partes, chantajeándole hasta no poder tocarle ni sus espurias condecoraciones y beneficios oficiales.

Para quienes luchamos desde hace mucho contra la impunidad del franquismo, la sensación hoy podría pensarse tal vez agridulce: por una parte, la justicia ha sido una vez más eludida, pero, en contraposición, nuestra lucha todos estos años ha conseguido poner en la agenda pública los crímenes y la impunidad; hemos conseguido una, digamos, condena mediática y popular de personajes como Pacheco. Sin embargo, no nos engañemos, es muy superior el sentimiento de derrota y humillación. Ninguna condena moral pública, por unánime que pueda parecer, sustituye a la que imparten los tribunales.

Hoy sí tienen motivos de celebración, en cambio, sus cómplices, quienes han compartido su siniestra hoja de servicios: un testigo menos. Quizás solo le echen en falta en esas cuchipandas a las que le invitaban en comisarías hasta ayer mismo.

Finalizo recordando a Chato Galante, amigo y compañero entrañable y adalid de la lucha contra la impunidad, fallecido hace solo unos días, y que ante la opinión pública aparecía en cierta forma como la némesis de Pacheco, quien le torturó salvajemente en los años 70. Por la memoria de Chato, también por la de Carlos Slepoy, y por la de tantas personas que han luchado y ya no nos acompañan; hasta nuestro último aliento seguiremos reclamando justicia ante todas las instancias. Como ellos y ellas hicieron. Por su memoria, y por quienes nos seguirán, porque es seguro que nos seguirán.

______________________

Luis Suárez-Carreño, víctima de Billy el Niño y miembro de La Comuna

Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • P. González P. González 08/05/20 21:37

    Ayer nos han contado que un conocido canalla ha fallecido.

    Suponiendo que no se trate de un engaño para retirar su nombre de la circulación (y propiciarle una tranquila vejez como -por otras razones- ya hicieron en 1998 con un turbio personaje llamado Francisco Paesa), la muerte de Antonio González Pacheco (Billy el niño) deja un amargo sabor de boca, porque si bien sujetos de su catadura no merecen vivir, lo cierto es que, aunque iba ser difícil verle sentado en un banquillo judicial, ya había empezado a cumplir condena desde hace unos años.

    Más de uno habrá suspirado aliviado:

    Unos, porque les recuerda su propio pasado.

    Otros, porque aunque no aprobaban sus “hazañas”, tampoco tenían el coraje de facilitar los medios para juzgarle y sentenciarle.

    Otros, como el Sr. Lesmes y los “magistrados de trinchera” ya no tendrán que seguir desprestigiándose en su defensa (en nuestros tribunales) y la obstrucción a su juicio (en Argentina)

    Y muchos más, porque sin tener vela propia en este entierro, simplemente son cómplices y herederos morales de la dictadura que le amamantó.

    Por unas razones u otras todos ellos pensarán que “muerto el perro, se acabó la rabia”.

    Y pienso que exactamente igual sucede con otro impresentable sujeto que en estos momentos quita el sueño tanto a sus herederos, familiares y amigos, como a sus partidarios y cuya inevitable desaparición están aguardando con impaciencia para evitar que emborrone y degrade, aún más, la ya muy desprestigiada imagen de la monarquía.

    Afortunadamente parece que, pese a los desvelos del PSOE por ocultar la desnudez de esa rancia y parasitaria institución, el pueblo llano empieza a ser consciente de que huele a podrido.

    Obviamente, el día que desaparezca ese “Bribón”, muchos de sus beneficiarios, herederos, encubridores y partidarios, respirarán aliviados mientras escenifican el teatrillo de su duelo, o su condolencia:

    ¡Muerto el perro se acabó la rabia! (Y la posibilidad de descubrirle nuevas indecencias, o ser citado por algún tribunal foráneo).

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 08/05/20 18:31

    Se que esto es dificil decirlo aquí, voy a decirlo con respeto, pero hay que decirlo. Y lo dice uno que no fue torturado por Billy el Niño pero que le asestó tamaña bofetada en la DGS en 1973 que cayó al suelo. Nosotros temiamos más a su jefe el tremendo torturador Conesa y a su compañero el comisario Villarejo hoy ilustre por su detención por corrupción generalizada. Por cierto el comisario Villarejo (el tremendo torturador y que le pregunten al FRAP) fue utilizado por esa parte de la izquierda que decía que había que investigar lo que decía Villarejo porque salpicaba a no se quien. Hacían caso a un tremendo torturador. Al comisario Conesa le conocíamos porque Simon Sanchez Montero (máximo dirigente comunista en el interior tras el asesinato de Grimau) nos enseñó las tiras de piel en la espalda que le habian arrancado en la prision. Y él les decía. "Me habeis hecho esto y nunca he cantado. Lo sé todo pero no voy a decir nada" Paso 20 años en la cárcel. Y enlazo esto con la amnistia de octubre de 1977 creo. En 1976 se habia dado un indulto, que no cogío a mucha gente. Gobernando Suárez hizo una ley de amnistía que la izquierda combatió porque no cogia a los etarras encarcelados o exiliados ni a miembros del Frap y de un grupo terrorista en Canarias y anarquistas catalanes. Todos permanecían en la cárcel, porque no se hizo para los movimientos armados. La izquierda queria una amnistía total para empezar de nuevo. Tras las elecciones que ganó Suarez quedó en minoría y la Izquierda con Marcelino Camacho, Simón Sanchez Montero, el PSOE etc luchó para liberar a todos los detenidos incluso etarras condenados por crímenes horrendos y miembros del Frap condenados por asesinato. En las negociaciones politicas se consiguió la amnistia pero la otra parte exigió la amnistia para los delitos cometidos por funcionarios del Estado. Esa fue la Amnistia total de octubre (creo) de 1977: Fue así. Quedaron amnistiado los que habian cometidos crimenes por ej etarras y los funcionarios torturadores. uno de los impulsores fue Simón Sánchez MOntero, torturado horriblemente y con 20 años de cárcel. De él aprendimos que uno no podia vivir toda la vida yendo de víctima: Menuda lección.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • HIPATIA HIPATIA 08/05/20 12:45

    y, sin embargo, el Tribunal Constitucional admite a trámite las querellas de VOX contra el gobierno por el estado de alarma. ¡¡Inaudito!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ambon Ambon 08/05/20 12:39

    Gracias Luís por al homenaje a las víctimas.

    Cuando los dictadores y sus torturadores mueren en la cama sin pagar por sus delitos contra la humanidad es que la dictadura no ha muerto del todo y desgraciadamente lo vemos todos los días en los discursos de VOX y del PP.

    Este sinvergüenza se ha librado de la justicia y los culpables son todos los gobiernos democráticos desde la Constitución del 78, presididos por, los cito: Adolfo Suarez González, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González Márquez, José Maria Aznar López, José Luís Rodriguez Zapatero, Mariano Rajoy Brey.

    Pedro Sánchez es el primero que ha intentado hacer algo, me da igual si es por la presión de UP, pero es el primer gobierno que intenta hacer algo contra el torturador, este se ha escapado, pero aún quedan muchos y va quedando poco tiempo para que sean avergonzados públicamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • BASTE BASTE 08/05/20 12:32

    Este era un "mandao",todavía campean los que lo utilizaban que siguen disfrutando en la sombra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Larry2 Larry2 08/05/20 10:24

    A este torturador condecorado y que no hubo manera no se sí, voluntaria o involuntaria de quitarle las medallas y juzgarle, también le ha llegado la hora. Una lástima que no lo hubieran juzgado, de esta forma a muerto en la cama, y disfrutando de su jubilación sin haber dado cuentas de sus fechorías. Esperemos que no haya otro ser tan despreciable como este personaje que habrá dejado huella en muchos sobre todo madrileños que lucharon por las libertades de este país. agur

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • SantyPucela SantyPucela 08/05/20 08:36

    Esta es la muestra de que la famosa Transicion, no fue tan perfecta, en una verdadera transicion no caben militares, politico o policias fascistas, ni se le dejan los bienes a la familia del dictador-asesino, ¿para cuando la recuperacion de las casas, terrenos etc, robados por los fascistas a los democratas? de la noche a la mañana muchos franquistas se hicieron ricos a cuenta de estos robos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • SantyPucela SantyPucela 08/05/20 08:36

    Esta es la muestra de que la famosa Transicion, no fue tan perfecta, en una verdadera transicion no caben militares, politico o policias fascistas, ni se le dejan los bienes a la familia del dictador-asesino, ¿para cuando la recuperacion de las casas, terrenos etc, robados por los fascistas a los democratas? de la noche a la mañana muchos franquistas se hicieron ricos a cuenta de estos robos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Hammurabi Hammurabi 08/05/20 06:35

    Van pasando los años, y no se consigue reducir a un triste recuerdo esa España gris, oscura. Hasta cuando!, resulta muy frustrante. Sentimientos encontrados por la forma en que ha muerto este pistolero sin escrúpulos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Angel Viviente Angel Viviente 08/05/20 01:42

    Me parece muy bien el articulo
    Lo mejor que estuviera en la cárcel, juzgado, sin medallas, sin pensión
    Lo mejor es que las fosas estuvieran abiertas, los cadaveres identificados y devueltos a sus familias, las calles y plazas e iglesias sin honores franquistas, los criminales juzgados, los represaliados homenajeados. Si, tofo perfecto y muy bonito. Eso seria lo ideal.
    ¿Cuando llegara eso? ¿Llegara? ¿Sera antes de que todos los torturadores mueran? ¿Parece que no? Yo vreo que no. ¿Y seguirán entonces viviendo tan panchos con sus buenas pensiones? ¿Si?
    Pues que se mueran ya y yo si me alegro. Hoy he brindado con  cava por la muerte de ese mal bicho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



 
Opinión