x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Democracia y Justicia

Baltasar Garzón
Publicada el 15/09/2020 a las 14:00 Actualizada el 15/09/2020 a las 15:10

El 24 de octubre de 1936 quince vecinos del pueblo de San Juan de Aznalfarache fueron asesinados por la represión fascista. Entre las víctimas se encontraban nueve jornaleras conocidas como las aceituneras. En el año 2017, este pueblo sevillano les rindió homenaje colocando un monolito que se conoce precisamente así, como Las Aceituneras. En menos de tres años el monumento ya ha sufrido tres ataques, el último el pasado mes de julio: dos vecinas del pueblo, una de ellas candidata de Vox en las últimas elecciones municipales, se tomaron una foto junto al monolito y la colgaron en las redes sociales mofándose de las víctimas, es decir, de las quince personas asesinadas.

Cada 15 de septiembre se conmemora por la ONU el Día Internacional de la Democracia. Me ha traído a la memoria los hechos de San Juan de Aznalfarache como aquello que no se puede tolerar en una democracia: la burla y la ridiculización pública de la matanza de quince personas por los franquistas.

Precisamente este martes, Día de la Democracia, el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de la Ley de la Memoria. Debemos felicitarnos ante el nuevo texto que habla de cortar por lo sano con los recalcitrantes sumideros franquistas que aún hay en nuestro país; de auditar el expolio que hicieron los franquistas durante la guerra y la dictadura o de anular las condenas dictadas por los tribunales de Franco. Aunque solo sea para aliviar a los nietos de aquellos -anónimos o no- que fueron fusilados por una condena de pena de muerte irrazonable, y que, según esta ley, podrá por fin ser declarada nula.

Democracia y justicia son dos conceptos consustanciales, irrealizables la una sin la otra. Y ambos, a su vez, son condición sine qua non para el desarrollo en plenitud de los Derechos Humanos en una sociedad.

La robustez democrática de un país se mide por la adhesión a una serie de derechos políticos y de libertades civiles recogidos en diferentes tratados internacionales a los que se suscriben los Estados. Ahora bien, a esta relación hay que dotarla de elementos cualitativos y, en eso, nuestro país no ha hecho sus deberes de revisión con su historia reciente. Con ello ha desconocido las recomendaciones de instancias internacionales como la del Relator Especial de la ONU de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no repetición, que en su informe sobre España de 2014 era contundente con la ausencia de protección legal a las victimas del franquismo. La justicia española ha hecho dejación de esta obligación para con las mismas y en la interpretación de las normas legales ha sido contraria a aquellos derechos.

Apuntalar los principios democráticos

Sin duda alguna, el anteproyecto de Ley de la Memoria Democrática que al fin ve la luz es una apuesta firme y decidida por apuntalar los principios democráticos, cuarenta y cinco años después de la muerte del dictador cuyos restos no reposan ya con los de las víctimas que se vieron obligadas a construir, con mano de obra esclava, el mausoleo del Valle de los Caídos. Fue el 24 de octubre de 2019, cuando la notaria mayor del reino, la ministra de justicia Dolores Delgado, certificó la exhumación de Franco y el traslado al cementerio de Mingorrubio. Tendremos que esperar a que, como ha sucedido recientemente con el Pazo de Meirás, los bienes expoliados a miles de españoles y españolas republicanos vuelvan a sus legítimos propietarios o a sus herederos, o que sean debidamente indemnizados, y puedan recibir el desagravio formal por parte de la máxima autoridad política del reino.

En esta ley, una vez que supere el trámite parlamentario, una de las novedades más significativas será la creación de una Fiscalía de Sala en el Tribunal Supremo para la averiguación de los hechos sucedidos durante la Guerra Civil hasta la entrada en vigor de la Constitución, que constituyan violaciones de Derechos Humanos. Novedad a la que se suma la creación de un Banco Nacional de ADN de Víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura para buscar a las personas desaparecidas y enterradas en fosas comunes, y la apertura de archivos para la investigación.

Aquí se enmarca la búsqueda de la verdad de las víctimas, de sus familiares, que demandan justicia. Del éxito de esta ley y de la voluntad real de cumplirla por parte de los operadores judiciales y demás instituciones dependerá que podamos afirmar, sin miedo a equivocarnos o a que nos echen en cara la doble moral que algunos tienen, que España es el verdadero estado social, democrático y de derecho que proclama el artículo primero de la Constitución de 1978.

Sin embargo, en este tema especialmente, tanto la derecha como la extrema derecha suman sus posiciones contrarias a cualquier norma de este rango que regule una realidad que ellos niegan. Y, si esto es así, peor será en lo relativo a los aspectos curriculares en las escuelas, las normas que impongan su estudio en la ESO y el Bachillerato.

"Las aceituneras" de la localidad sevillana fueron ejecutadas en 1936; no tuvieron justicia y al asesinarlas nos robaron a todos el derecho a la democracia y a un futuro digno y en paz, al igual que a decenas de miles de personas y a los millones que nos dejaron inermes con el lastre de una dictadura que nos marcó de forma casi indeleble. A tal punto fue así que, con el amparo de una falsa reconciliación, ocultó el conflicto y su solución bajo el manto supuestamente protector de la denominada Transición. Lo cierto es que sin justicia no hay verdadera democracia, y no la puede haber cuando a día de hoy no han sido resarcidas decenas de miles de víctimas en nuestro país.

----------------------------------

Baltasar Garzón es jurista y presidente de FIBGAR

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • PepMoreno PepMoreno 26/09/20 17:43

    La Derecha y la extrema Derecha en España representados por PP, Cs y VOX, son una amenaza cada vez más intensa y alarmante para la España Constitucional  y Democrática.
    Su deriva política contra El Gobierno Español, los Ciudadanos Y la Democracia,, demuestran su persistente e  infundadas y fraudulentas estrategias y al atacar al Gobierno Español, nuestro Gobierno, de Izquierdas, defensores de el Sistema Democrático, pero en el cual se deben modificar artículos de la Constitución del 1978, que han quedado obsoletos o fuera de una situación de convivencia adecuada en esta nuestra Constitución, por ello el Gobierno está articulando todos los posibles pactos para poder modificar y actualizar las incorrecciones de la Constitución de 1978, para lo que si obtiene una  mayoría parlamentaria, se podrán efectuar las mejoras que la Sociedad Española demanda y que este Gobierno de Izquierdas está dispuesto ha materializar, aún con la actitud descontrolada de la Derecha Española, PP, CS y VOX, así como los poderes fácticos De la Iglesia Católica y el Capitalismo más rancio, estos están dispuestos a llegar a la falta de respeto, mintiendo y manipulando hasta extremos inaceptables, ellos son una enfermedad que los Españoles debemos curar. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Edgar48 Edgar48 16/09/20 19:16

    Muy acertado señor Garzon, como siempre. La mal llamada transición, dejo pendientes cosas muy importantes para España y su nueva democracia. Como bien apunta este articulo, estupendo en mi opinión, sin justicia no hay democracia y el PSOE de Felipe Gonzalez dejo pendientes de realizar, cuando podía hacerlo, varias tareas Importante y que un buen gobernante nunca debió dejar pendientes. Estas tareas aun se encuentran a faltar y son:
    A - Tal y como hizo Alemania en su día, aceptar los horrores y reconocer los crímenes, asesinatos y la esclavización de los españoles vencidos por el simple hecho de su ideología, que realizo la dictadura franquista. 
    B - La condena del Franquismo Golpista y de los partidos, políticos o no, afectos a el, (Falange Española, Requete, Fuerza Nueva, Guerrilleros de Cristo Rey...) Si hoy día están tan subidos y chulescos es porque creen tener la impunidad asegurada.
    C - La denuncia de un concordato sumiso a una doctrina romana especifica, cosa tremenda y absurda en un país cuya Constitución promulga que es laico.
    Supongo que esta ley viene a poner, sino todas, si muchas cosas en su sitio, sobre todo el miserable latrocinio, mediante inmatriculaciones, efectuado en el tiempo por la Jerarquía Eclesiástica Española, que es lo peor de lo peor de nuestro país, colonizado por una doctrina que solo sirve al poderoso, no al pobre o necesitado. 
    La esperanza es lo ultimo que debe perderse.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Aserejé Aserejé 16/09/20 17:38

    Estupendo articulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • pentaclo pentaclo 16/09/20 10:53

    Democracia y Justicia.
    Seguro que el señor Garzón es un baluarte fundamental de ambas en nuestro país.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Pointer56 Pointer56 16/09/20 09:53

    Sr. Garzón, chapeau!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Mirandero Mirandero 16/09/20 08:44

    Para que un cuerpo esté completamente sano no debe tener enfermedades ni miembros en malas condiciones; el organismo enfermo generalmente cumple su función, pero carece de buena salud. Para que un Estado sea realmente democrático todas sus instituciones también deben serlo, y si alguna de sus partes no lo es, o tiene carencias en este sentido, difícilmente podrá ser una democracia plena. Y la oposición es una parte importante del Estado. El Partido Popular, o en su defecto miembros relevantes de él, ha dado muestras de un talante antidemocrático cuando no ha dudado en usar los recursos del Estado para asuntos privados («Operación Kitchen»), impidiendo a la Justicia (un pilar de la democracia) desarrollar su labor ante la corrupción de ese partido; además, también desvirtuando la separación de poderes con su negativa a renovar el Congreso General del Poder Judicial. Por otra parte, la distancia que separa a Vox de la democracia es manifiesta. En definitiva, España tiene un serio problema democrático debido, sobre todo, a la actitud de su oposición.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • paco arbillaga paco arbillaga 16/09/20 08:14


    Para que haya justicia se requieren leyes justas, y juezas y jueces justos que las apliquen correctamente, y me temo que tenemos bastante carencia sobre todo en lo que se refiere a las leyes.

    Esperemos que este anteproyecto de Ley de la Memoria termine en buen puerto y que sirva para paliar las injusticias, los desprecios que han sufrido, sufren aún en este país cientos de miles de personas, algunas en sus propias carnes y otras en las de sus familiares, injusticias que todavía se encargan de mantener quienes atacan (también en Navarra) los monolitos dedicados a algunas víctimas de aquella incivil guerra.

    Esas injusticias están también alimentadas por algunas declaraciones de dirigentes de la derecha/extrema que padecemos, tanto en sus intervenciones oficiales como a la prensa, declaraciones que son ratificadas y ampliadas por cadenas de desinformación y por periodistas y tertulianos mentirosos y sembradores de odio.

    «Democracia y justicia son dos conceptos consustanciales, irrealizables la una sin la otra.» SOLO se necesitan personas honradas que se preocupen de implantar esos conceptos en la sociedad. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

Lo más...
 
Opinión