X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Palestina, el 48 no ha terminado

Teresa Aranguren
LA AUTORA
Publicada el 18/05/2021 a las 06:00

En el año 2002, en el curso de una atroz ofensiva del ejército israelí en Cisjordania, Ariel Sharon, entonces primer ministro de Israel, dijo en una intervención pública con tono de arenga: "lo que iniciamos en el 48 aún no ha concluido". Aquello que se inició en 1948 fue la expulsión de la población palestina de su tierra, la limpieza étnica llevada a cabo por milicias sionistas que luego se convirtieron en ejército israelí, en los meses previos y posteriores a la proclamación del Estado de Israel. Las palabras de Sharon hace ya casi 20 años eran tanto una amenaza como una declaración de intenciones: la colonización de Cisjordania iba a continuar y a acelerarse. Al igual que en 1948 el objetivo, tal como lo expresaron entonces los dirigentes sionistas, sigue siendo "conseguir el máximo de territorio posible con el mínimo de habitantes posible", aunque ahora los métodos tengan por fuerza que ser diferentes.

La colonización que Israel lleva a cabo desde hace décadas en Cisjordania es paulatina y sistemática. En el caso de Jerusalén Oriental, que, al igual que el resto de Cisjordania y Gaza es territorio ocupado y no "en disputa" como pretenden la diplomacia israelí y sus medios de propaganda, el proceso de vaciado de población palestina adquiere tintes dramáticos. La terminología oficial habla de " judeización de Jerusalén", lo que en realidad significa "acoso y expulsión de la población palestina de Jerusalén". Los anuncios de desalojo de diez familias del barrio jerosolimitano de Sheik Harrak para que en sus viviendas se asienten colonos no es un caso aislado ni menos aún una "mera disputa urbanística entre particulares", como cínicamente alegan los portavoces del gobierno israelí, es un paso más en el proceso de expulsión de la población palestina de Jerusalén. Y también una gota que colma el vaso de la indignación y desata el estallido de violencia que como en otras ocasiones ha terminado teniendo en Gaza su escenario más mortífero.

El relato israelí, que muchos de los medios occidentales adoptan como propio, señala a las milicias de Hamas y el lanzamiento de cohetes como punto de arranque de esta escalada de violencia y justificación de la matanza que el ejército de Israel está perpetrando en Gaza. Es un relato tramposo tejido a base de ocultamientos y medias verdades. Esta crisis no comenzó en Gaza sino en las calles de Jerusalén. Comenzó con cientos de jóvenes palestinos alzados en protesta para defender el barrio de Sheih Harrak y reprimidos a tiros por las fuerzas israelíes. Las primeras víctimas de esta matanza cayeron en Jerusalén. Hamas, que tiene por costumbre responder a las provocaciones de Israel sin medir las consecuencias, lanzó sus primeros cohetes y el ejército de Israel encontró la cobertura esperada para aplastar a la atrapada e indefensa población de Gaza.

Resulta obsceno escuchar al señor Netanyahu alegando que su objetivo es Hamas y no la población de la Franja cuando ya en la primera semana de bombardeos van más de medio centenar de niños muertos y decenas de edificios de carácter claramente civil, entre ellos la torre en la que se alojaban los medios de prensa, destruidos. Gaza es uno de los lugares más densamente poblados del planeta, no hay línea divisoria entre zonas civiles y militares ni posibilidad de que la haya. Gaza es un gueto en el que más de dos millones de personas permanecen encerradas, vidas bloqueadas por un bloqueo que dura ya 14 años. Vidas destruidas por las bombas. Gaza es un gueto que periódicamente es bombardeado por Israel. Más del 75% de su población son refugiados del 48, hijos y nietos de quienes fueron expulsados de sus casas hace 73 años. Como las 10 familias palestinas que Israel pretende expulsar ahora del barrio de Sheih Harrak. La ira de Gaza es la misma que estalló en Jerusalén.

A diferencia de Cisjordania, el gobierno israelí no tiene aspiraciones territoriales en Gaza. O las abandonó hace tiempo, cuando en 2005 Ariel Sharon decidió evacuar a los 8.000 colonos judíos asentados en la Franja. "La desconexión de Gaza servirá para afianzarnos en Cisjordania", dijo Sharon entonces. Netanyahu sigue esa estrategia pero de manera más cruel. En Gaza ya no hay colonias, así que es atacable desde el aire.

En Cisjordania, el objetivo es ampliar la colonización y anexionar territorio, de modo que conviene hacer la vida de la población palestina cada vez más difícil y forzar su marcha. Los palestinos de Jerusalén, en su mayoría familias que pueden remontar su permanencia en la ciudad a varias generaciones, tienen como única acreditación un permiso de residencia revocable si, por la razón que sea, estudios o un contrato de trabajo por ejemplo, permanecen fuera de su ciudad durante más de un año o si un miembro de la familia es acusado de terrorismo o detenido por lanzar piedras a los soldados. En Cisjordania, las colonias judías no son solo urbanizaciones muy coquetas en lo alto de las colinas, son terrenos expropiados a propietarios palestinos y rodeados de alambradas y soldados "por razones de seguridad" y una red de autopistas "sólo para colonos" por donde no pueden circular vehículos palestinos. En Cisjordania está el muro que separa a campesinos de sus tierras y rodea ciudades como Kalkilia con más de 40.000 habitantes cercados por una pared de ocho metros de altura y solo una vía de acceso y los puestos de control del ejército en cada carretera, cada entrada y cada salida de una ciudad.

En Cisjordania es el apartheid y el robo paulatino de la tierra. En Gaza, el bloqueo y las bombas. Todo ello está detrás del estallido de violencia que una vez más sacude la zona. Y una vez más todo pasa sin que pase nada. Ante la pasividad cuando no complicidad de quienes podrían pararlo. Sin una reacción efectiva de la comunidad internacional para imponer el derecho y parar la matanza.

______________

Teresa Aranguren es periodista y escritora. Autora, entre otros libros, de 'Palestina, el hilo de la memoria'.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • Fernandos Fernandos 18/05/21 19:45

    Lo mismo que hacía el PP, se servía de los muertos asesinados por ETA para ganar elecciones, lo mismo hacen los politicos israelies, utilizando el genocidio nazi, les importan un carajo los muertos, lo que quieren es limpiar de palestinos, los territorios no solo bombardean la franja de Gaza, matando niños, tambien marcan las casas de los palestinos que viven en Jerusalen.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Angel Viviente Angel Viviente 18/05/21 13:49

    Se necesitan muchas voces como las de Teresa que griten en este desierto el sentir de los que pensamos que lo que esta ocurriendo es un genocidio real al que la comunidad internacional  hace oídos sordos. ¿Que podemos hacer? Gritar, llorar, sufrir, tal vez denunciar, apoyar a un pueblo que ve su destino amenazado por los intereses geopolíticos que se deciden en despachos a miles de kilometros de distancia. Una lastima de mundo, con pocas opciones de felicidad.
    Gracias, Teresa, por seguir ahi.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • CinicoRadical CinicoRadical 18/05/21 13:24

    "Mayflower" Una " Nueva Jerusalén"Los Puritanos gobiernan el Mundo.
    Genocidio dice ? Biden acaba de ablar de ello sobre Armeni ., Una miaja tarde a modo Estado Vaticano, ese estado absolutista, ? a lo peor. Dejad de pelearse dice.
    La Biblia es el Libro, el suyo y el todos los Puritanos incluso el de Trump, por darse el "pisto ". . Después hay otros incluso sobre ley y democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • senenoa senenoa 18/05/21 10:24

    En el año 1948 se creó el estado de Israel (por una decisión ignominiosa de la ONU, consideramos algunos) que, desde entonces, no ha dejado de guerrear con sus vecinos, exteriores o interiores. También, desde sus inicios, ha seguido la política sistemática de ocupación de los territorios adjudicados a los palestinos y la paulatina negación de sus derechos. Ha habido muchos acuerdos y dictámenes de la ONU; todos ellos incumplidos por Israel. Los acuerdos de Oslo, los más avanzados de todos, siguen siendo incumplidos por el gobierno se Israel... ¿Por qué ? Porque pueden. Porque la ONU se ha demostrado inoperante, gracias al derecho de veto de los EEUU que ha apoyado a los judíos sin fisuras (el lobby judío tiene mucho que ver con esto). Y en esas estamos. Hamas es considerado un grupo terrorista y no un grupo de autodefensa, lo que es en realidad.
    La única solución pasará por una refundación de la ONU, sin derechos de veto. Esa y ahogar internacionalmente al estado sionista de Israel. Pero para todo eso la democracia debería estar creciendo en el mundo. Y no es así.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    8

    • luzin luzin 18/05/21 10:28

      El Tratado de la ONU que permitía la creación de ambos estados se aprobó en el 47 ... por qué los árabes no quisieron y prefirieron ir a la guerra había que preguntárselo a ellos ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      9

      1

      • senenoa senenoa 18/05/21 12:49

        El 14 de mayo de 1948 se creó el estado de Israel, con el amparo de la ONU. No se crearon dos estados, solo uno. Y lo que los árabes no aceptaron es que la ONU decidiera entregar a Israel unos territorios que llevaban siglos ocupados por los árabes.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        4

        • luzin luzin 18/05/21 15:35

          No te enteras. La creación de ambos estados resulta de una resolución de la ONU en 1947. Los judios se lo pensaron mucho ya que el resto de países arabes amenazaron con expulsarlos de la región. A pesar de ello Bengurion y el resto de lideres judios dieron el paso adelante t el 14 de Mayo de 1948 fundan el Estado de Israel. La guerra posterior, con el ataque de un ejercito de una coalición de paises arabes, fue el primer éxito del nuevo estado que derrotó al ejercito arabe.

          También se podría relatar las matanzas de judios ya en los 30 y el apoyo de los líderes religiosos palestinos a los nazis ... pero eso es más abtiguo

          Responder

          Denunciar comentario

          2

          1

  • luzin luzin 18/05/21 10:09

    En el 48 hubo una guerra. Una coalición de países árabes atacó el recien proclamado Estado de Israel y perdió ... En la declaración de la ONU del 47 se estableció la creación de dos Estados, pero los árabes no quisieeron y prefirieron la estrategia de destruir y no reconocer el Estado de Israel. ¿Por qué? bueno, se equivocaron y perdieron.

    Esta nueva escalada de violencia tiene muchos factores, pero justificar los bombardeos de Hamas por el desalojo de 10 familias es patetico ... Por supuesto la solución será política y negociada, no hay otro camino ...

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    1

  • F.Santos F.Santos 18/05/21 00:15

    El 48 no ha terminado? Puede ser. Antes del 48 hubo un Imperio Otomano, un mandato británico, la declaración de Balfour y mucho antes los pogromos. Después vino la guerra de los 6 días, la del Yom Kippur, las del Libano, varias intifadas. Si que terminó el legado de Golda Meir o el de Isaac Rabin. Este último fue asesinado por uno de los "suyos". Yaser Arafat lo tuvo en su mano. Israel, después de arduas negociaciones aceptó todas sus exigencias. A la mañana siguiente cuando había que firmar no lo hizo. El relevo en la política israelí ha ido de mal en peor. Se radicalizan unos y otros. Propuestas de paz pocas. Pero pensar que la violencia de éstos días es solo por unas casas de Jerusalén es reducir el conflicto. Hamás está llevando a los gazaties a la ruina total. La única forma de vencer a Israel es sin armas, sin violencia de ningún tipo y con mucha paciencia. Una única voz que aglutine y exprese ante el mundo un auténtico plan para una convivencia duradera. Es mi opinión. Viví allí en los años 80. No había muro pero había esperanza.

    Responder

    Denunciar comentario

    11

    5

 
Opinión