x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Tragedia ferroviaria

Las investigaciones sobre accidentes ferroviarios se demoran una media de ocho meses

  • Este organismo está vinculado al Ministerio de Fomento, pero trabaja de forma independiente
  • Está compuesto por un presidente nombrado por la Administración y varios expertos
  • El plazo máximo para entregar los informes es de un año después del incidente, pero normalmente se finalizan antes

infolibre
Publicada el 26/07/2013 a las 09:49 Actualizada el 26/07/2013 a las 11:56
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Accidente ferroviario en Santiago

Accidente ferroviario en Santiago

EFE
La Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), constituida en 2007, tardó una media de entre siete y nueve meses en los últimos ejercicios en elaborar los informes que realiza sobre los distintos accidentes e incidentes que se registran en la red ferroviaria.

Según indica su memoria anual de 2011, la CIAF se encarga de investigar los accidentes graves que se registran en la red ferroviaria de interés general, y el resto de accidentes e incidentes ferroviarios cuando lo considere oportuno. Se trata de un órgano colegiado especializado, adscrito al Ministerio de Fomento, pero que realiza sus actividades de forma independiente a la Dirección General de Ferrocarriles de este Departamento, a Adif y a otras empresas ferroviarias.

En 2011, el promedio fue de nueve meses, si bien el 58% de las investigaciones realizadas culminaron en un plazo menor y un 38% requirió un tiempo mayor. Todas las investigaciones iniciadas en ese año están ya concluidas, según indica la memoria de este organismo correspondiente a ese ejercicio. En la actualidad, la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios tiene en curso un total de veinte investigaciones, todas correspondientes a los años 2012 y 2013. De ellas, siete son descarrilamientos.

En el periodo que abarca entre 2006 y 2011 este organismo ha investigado un total de 273 incidentes y accidentes, de los que tan sólo tres correspondieron a accidentes graves. El total de siniestros de estos años (colisiones, descarrilamientos, accidentes en pasos a nivel y daños a personas) sumaron 237 víctimas mortales. La CIAF considera "accidente grave" a "cualquier colisión o descarrilamiento de trenes con el resultado de al menos una víctima mortal, o de cinco o más heridos graves o grandes daños al material rodante, a la infraestructura o al medio ambiente, y cualquier otro accidente similar, con un efecto evidente en la normativa de seguridad ferroviaria o en la gestión de seguridad".

Determina causas, no depura responsabilidades

Las investigaciones de la CIAF tienen como finalidad determinar las causas de los accidentes y las circunstancias en que se produjeron, con el fin de prevenirlos en un futuro. En ningún caso el organismo se ocupa de determinar culpa o responsabilidad, y es independiente de cualquier investigación judicial. La CIAF realiza la investigación a través de un equipo integrado por un técnico de la organización y, además de, al menos, el responsable de seguridad del administrador de la infraestructura ferroviaria y el de la empresa implicada.

El informe final, en un máximo de doce meses

Su investigación sobre un accidente es objetivo de un informe técnico que se eleva al pleno de la CIAF para que adopte la resolución que proceda en cada caso, y que puede incluir recomendacioens. El informe final se hace público "a más tardar" doce meses después de la fecha de la incidencia.

La CIAF está integrada por un presidente, nombrado por Fomento "entre personas de reconocido prestigio y acreditada cualificación", el pleno y la secretaría. En cuanto al pleno, está compuesto, además de por el presidente, por cinco vocales: un ingeniero de caminos especializado en infraestructura ferroviaria, un ingeniero industrial experto en trenes, un ingeniero en telecomunicaciones experto en señalización y comunicaciones ferroviarias, un experto en seguridad y circulación ferroviaria y un experto en explotación de los servicios ferroviarios.

La Comisión también se apoya en una estructura territorial de técnicos que, a través de un acuerdo de encomienda, son facilitados por Ineco, consultora pública. Estos técnicos están a disposición permanente, pero no tienen dedicación exclusiva.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión