x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Justicia

El Supremo obliga a vigilar a todos los condenados por delitos sexuales cuado dejen la prisión

  • La Audiencia de Barcelona obvió la medida al condenar a un octogenario que ofrecía dinero a escolares por tocarles los pechos

InfoLibre
Publicada el 01/12/2014 a las 13:58 Actualizada el 01/12/2014 a las 15:51
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

EFE
El Tribunal Supremo ha establecido la obligación de imponer la libertad vigilada como medida a cumplir por el penado por delitos sexuales tras salir de prisión. Enmienda así una sentencia de la Audiencia de Barcelona que obvió la medida en una sentencia dictada contra un octogenario que fue sorprendido ofreciendo dinero a menores por tocarles los pechos en las inmediaciones de un colegio.

En este caso, la sentencia condenó al anciano a dos años de prisión por dos delitos de abusos aunque no le impuso la medida de libertad vigilada introducida en una reciente reforma del Código Penal por entender que no procedía dada la avanzada edad del agresor, 79 años en el momento de cometerse los hechos. Aducían que la pena había sido suspendida y el hombre no iba a entrar en prisión.

En respuesta a un recurso de la Fiscalía, el Supremo establece que la libertad vigilada es obligatoria como medida postdelictiva en delitos sexuales salvo las excepciones previstas en el Código Penal, que autoriza a prescindir de ella para el delincuente primario al que se condena por un único delito.

En este caso se condenó a Juan. R.M. por entablar confianza con dos niñas de 10 y 12 años a las que veía pasar diariamente frente al bar "Los Maños" cuando caminaban hacia la escuela de Sant Boi De LLobregat.

Dos euros por los tocamientos

Un día que una de las pequeñas iba sin su amiga Juan le pidió que le acompañara a unos matorrales y le ofreció dos euros a cambio de tocarle los pechos por encima de la ropa.

Una vez entregada la moneda, y antes de que pudiera ejecutar acción alguna pasó casualmente por el lugar el conserje del colegio, lo que provocó que la niña y el anciano se separaran precipitadamente. El portero sospechó de la situación y avisó a la jefa de estudios, que dio la alarma a la Policía.

Meses más tarde el hombre hizo el mismo ofrecimiento a las dos niñas, pero esta vez si se dejaban tocar por debajo del sujetador, pero estaba siendo seguido por la policía y fue detenido. A las escolares se le decomisaron los 4 euros que recibieron para acceder a la solicitud del anciano.

La sentencia del alto tribunal, de la que ha sido ponente el magistrado Antonio del Moral, entiende que no es razonable cerrar la puerta que el legislador mantiene accesible hasta que llegue el momento de concretar la medida en el caso concreto. Por ello establece que la libertad vigilada, en este caso por un tiempo de cinco años, debe incluirse en la sentencia dictada contra el anciano.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.