x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Corrupción

Cinco cosas que han pasado en el juicio de los ERE mientras parecía que no pasaba nada

  • Las primeras declaraciones afloran una orden ministerial que las defensas utilizan para intentar tumbar la parte política
  • Los acusados evitan confrontar directamente para no convertir los interrogatorios en un "todos contra todos"
  • El ex director general que administraba los fondos se desdice de un lustro de declaraciones

Publicada el 19/02/2018 a las 06:00 Actualizada el 19/11/2019 a las 14:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El exdirector general de Trabajo de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero.

El exdirector general de Trabajo, Javier Guerrero, durante su declaración ante el tribunal.

EFE
"¿Esto también lo tengo que leer?". El secretario judicial Rafael Castro dibujó un nítido gesto de exasperación cuando el fiscal le solicitó que diera lectura del listado de las preguntas formuladas al ex director general de Trabajo de la Junta de Andalucía, Javier Guerrero, en el juicio por el caso de los ERE, que sienta en el banquillo una década de poder socialista en Andalucía. "No soy una máquina, yo también necesito descansar. Tengo derecho a beber un poco de agua", añadió el hombre con el gesto arrugado.

La impaciencia de Castro, que más tarde se disculpó por las formas, es compartida por no pocas defensas. Los periodistas se pasean entre la expectación y el tedio por la sala con televisión en directo habilitada en un edificio contiguo a la Audiencia Provincial de Sevilla. El motivo es la morosidad del juicio, que comenzó el 13 de diciembre y desde el principio ha avanzado a trompicones. Desde el planteamiento y resolución de las cuestiones previas a la lectura completa de los escritos de acusación y defensa, todo han sido dilaciones en un juicio de enorme complejidad por la presencia de 22 acusados, cada cual con su estrategia, en el banquillo.

El lunes se sentó finalmente ante el tribunal el que fuera director general de Trabajo entre 1999 y 2008, Javier Guerrero, considerado principal responsable del fondo de dinero público del que salieron 855 millones de euros en ayudas sociolaborales, utilizando un sistema que según la instrucción impulsada por la juez Mercedes Alaya era irregular y fue diseñado y mantenido para evitar los controles y favorecer un reparto arbitrario del dinero. Guerrero era un plato fuerte: el hombre de la caja, un partícipe decisivo en las negociaciones con empresas y sindicatos para la concesión de ayudas.

Además llevaba siete años generando expectativas. Sus declaraciones ante la Policía, ante Alaya, en la comisión de investigación y hasta en los medios de comunicación, lo habían desvelado como un personaje dado a la manifestación espontánea y poco calculada. Y habían incomodado seriamente a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, así como al exconsejero José Antonio Viera –que fue su superior directo– y otros ex altos cargos sentados ahora en el banquillo. No porque los acusara directamente, sino porque diluía su posible responsabilidad en el funcionamiento de una Administración verticalizada donde él era, como se dice coloquialmente, un mandado.

Pero Guerrero cambió el paso. Aleccionado en las formas –evitó sus corrientes salidas de tono–, en el fondo se mantuvo fiel a una idea: no señalar a nadie, negar cualquier ilegalidad en el procedimiento. En esencia, Guerrero da cobertura a la tesis mayoritaria de las defensas, que podría resumirse así: si hubo fraude, no reside en el propio sistema con el que se repartieron las ayudas entre 2000 y 2011, sino en el mal uso que algunos hicieron del sistema con fines lucrativos: sobrecomisiones, intrusos, tratos de favor, ayudas sin justificar... Todo ello se dirimirá en otros juicios, no en éste, en el que sólo se establecen las responsabilidades de los políticos que idearon y mantuvieron el sistema. Este juicio es para saber si el cesto estaba podrido. En sucesivos juicios –hay unas 200 piezas abiertas– se observará con detalle cada una de las manzanas.

La bajada de tono de Guerrero abundó en la impresión de un juicio templado, sin bombazos. Pasado el tempestuoso ex director general, raro será que algún acusado se salga del guión. Los periodistas que esperaban titulares de relumbrón se llevaron un chasco con la declaración de Guerrero. A lo largo de los dos meses desde su inicio, el juicio ha ido perdiendo espacio en la cobertura de los telediarios nacionales, extendiéndose la idea de que "no está pasando nada" más allá de la intentona frustrada del PP de que declarase Susana Díaz como testigo y la exclusión del delito de asociación ilícita. Pero sí está pasando. Dentro de la sala, o en el desarrollo de la instrucción de las piezas restantes a cargo de la juez María Núñez –sustituta de Alaya–, se suceden acontecimientos de notable relevancia para el caso.
 

1. Marcha atrás de Guerrero


El problema para Guerrero, y para los ex consejeros Viera y Antonio Fernández, es que la mayoría de los acusados, al eludir su responsabilidad, la circunscriben a la Consejería de Empleo, en la que durante años reinó el descontrol. Así se observó en la lectura de los escritos de defensa, por ejemplo de Chaves y de Griñán. Circula además una frase de Manuel Chaves, en la que atribuía el caso a "cuatro golfos" entre los que estarían el propio Guerrero y el sindicalista Juan Lanzas, que durante años ha sido tomada por el ex director general como una ofensa personal. ¿Tomaría revancha en la sala? No. El ex director general de Trabajo se contuvo. No respondió a los relatos que apuntan hacia él –siempre de manera implícita– disparando hacia arriba, ni poniendo el ventilador, ni presentándose como cabeza de turco.

Esto era una cuestión crucial. En el banquillo de los acusados preocupaba que el juicio se convirtiera en un "sálvese quien pueda" en el que, más que en la defensa del procedimiento, los procesados se dedicaran a situar la responsabilidad en el de enfrente, convirtiéndose aquello en un "todos contra todos". Guerrero, que no contestó a las preguntas del fiscal, del PP ni de Manos Limpias, hizo ante las cuestiones de su abogado una defensa cerrada del procedimiento de reparto de ayudas. Al no ser objeto de este juicio, no se entró en el detalle de las posibles fechorías cometidas en el reparto. Y había material para entrar a fondo. La suegra de Guerrero fue destinataria de una ayuda supuestamente irregular. La zona en la que está radicado políticamente el ex alto cargo, la Sierra Norte de Sevilla, y su pueblo, El Pedroso, recibieron una cantidad millonaria de ayudas cuyo uso ha sido puesto en duda. Esto quedó al margen. Todo se centró en si el mecanismo de reparto estaba viciado en origen.

Guerrero se dejó en casa al político pícaro que es y sacó al funcionario que lleva dentro. Y trató de reescribir un caso que es, en buena medida, el caso del "fondo de reptiles", así llamado por él mismo en una declaración policial. De las cinco declaraciones que se le mostraron, sólo ratificó en su inmensa mayoría la que prestó en 2015 ante la juez Núñez. Las demás, las tachó. Se desdijo. "Yo nunca he hablado de fondos de reptiles, eso no ha salido de mi boca, no es nada cierto, porque no tenemos fondos reservados", dijo Guerrero para pasmo de la prensa. "Existía una partida presupuestaria para el pago de esas ayudas y se cumplían todos los requisitos legales y garantías", añadió. Ahí quiso insistir: esa partida se aprobaba año tras años en las diferentes leyes de presupuestos en el Parlamento. Esa idea, que la partida pasaba por el Parlamento y que en rigor si Alaya hubiera seguido su propio razonamiento habría tenido que imputar a toda la Cámara andaluza, forma parte del núcleo duro del argumentario de defensa de la Junta.

Guerrero dijo incluso que los distintos gobiernos con los que ha trabajado han sido "muy honestos". "Parece que hemos hecho rica a mucha gente, pero no han cobrado más de 1.000 o 1.200 euros mensuales y la Seguridad Social ha ingresado 200 millones de euros de las ayudas sociolaborales", afirmó. El ex director general insistió en que los años en los que estuvo en la dirección general fueron una "época convulsa" por distintos conflictos empresariales, como el cierre de Altadis en Sevilla y Cádiz, y los problemas de Santana Motor y los Astilleros. Y mostró su convencimiento de la "legalidad" de las ayudas entregadas a 6.300 trabajadores. “Son personas que teniendo privado su derecho al trabajo reunían los mismos requisitos que los que eran despedidos de la empresa”, afirmó. ¿Y los intrusos? "Un error administrativo de las aseguradoras", dijo.
 

2. Viera y el convenio


La declaración de Guerrero casi eclipsó la de su antiguo jefe José Antonio Viera, que fue consejero de Empleo entre 2000 y 2004 y, más importante aún, secretario general del PSOE de Sevilla de 2004 a 2012, cuando lo sucedió Susana Díaz. Viera no entró en colisión con Guerrero. Y tuvo que abordar una cuestión crucial: el convenio marco promovido en 2001 para que el entonces Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) asumiese la tramitación y pago de las ayudas, documento considerado por la instrucción clave para ocultar las supuestas irregularidades. El exconsejero dijo que lo firmó por su "absoluta apariencia de legalidad", pero que desconocía quién fue su "autor". "Entendía que estaba validado por todos los instrumentos de control", subrayó Viera.

Viera, que contestó sólo a su abogado y al fiscal, afirmó que dicho convenio firmado entre IFA –luego Agencia IDEA– y la Consejería nació después de que él mismo pidiese a Antonio Fernández, entonces su viceconsejero, que se buscase "una fórmula legal, ágil y rápida" para la concesión de las ayudas. He aquí el quid. ¿Entre tanta "agilidad" y "rapidez" se acabaron descuidando cautelas legales? Según Alaya, todas.

Las dudas sobre el convenio no quedan despejadas con la declaración de Viera. Dicho documento, que desplegó su eficacia jurídica hasta 2010, no contó con informe favorable de la Intervención General ni del Gabinete Jurídico y dio toda la cobertura a la mecánica administrativa: IFA-IDEA actuaba como pagador a terceros del dinero que le llegaba como transferencia de financiación de la famosa partida 31L. El pago, según la Fiscalía, se realizaba sin ningún control.

Viera explicó que ante la sucesión de situaciones laborales "críticas", la estrategia de la consejería pasó por "prejubilaciones anticipadas" para los empleados de las empresas que ya "no tenían solución" y medidas alternativas para las sociedades que aún contaban con "capacidad de resistencia". El objetivo principal de las ayudas, dijo, era resolver "el drama personal" de cada trabajador.
 

3. Una orden del 95


Lo que se desarrolla estos días en la Audiencia de Sevilla no responde al patrón típico del gran juicio por un caso de corrupción, con sus pinchazos telefónicos delatores, sus ingresos en cuentas, sus testaferros o su dinero en paraísos fiscales. En esta parte del caso la delimitación del posible delito se dirime en la letra pequeña de normativas e informes casi desconocidos hasta que Alaya les puso el foco. La tesis central de la juez es que el reparto de las ayudas se realizó al margen del "procedimiento legal establecido", con un mecanismo ad hoc para saltarse los controles de la Junta y la Unión Europea y poder así favorecer una red de intereses próximos al PSOE. Frente a ello, un grupo de abogados –no todos– ha ido volcando progresivamente su estrategia en defender que las ayudas fueron entregadas bajo las mismas condiciones que el Gobierno central.

Ojo: no se trata de decir que en el Gobierno también haya caso. Sería absurdo, pues en las ayudas estatales no ha habido investigación alguna sobre comisiones abusivas ni tratos de favor ni intrusos que perciben ayudas sin derecho a las mismas. Es inútil intentar comparar la actuación del Gobierno central y de la Junta cuando en el caso de las ayudas entregadas en Andalucía ya hay algunas que están siendo incluso anuladas por el Tribunal Supremo. Se trata, para estos abogados defensores, de afirmar que no hay caso en lo que afecta al método de reparto de ayudas sociolaborales ni a nivel estatal ni en Andalucía, lo cual contribuiría a desactivar la acusación contra los altos cargos. Si en Andalucía hubo delitos, deberán ser delimitados uno a uno, pero no condenando todo el mecanismo de reparto, sostienen estos letrados.

Concretamente, aluden a una orden ministerial de 1995 para entregar ayudas con importes superiores a los límites establecidos por otra orden de 1994 y hacerlo sin límites de cuantía ni de años de duración, sin exigencia de publicidad y concurrencia y con la participación de las mismas empresas mediadoras. Dicho claramente, a dedo. A criterio de la Administración. Esto chocaría, si es aceptado por el tribunal que preside Juan Antonio Calle, con la conclusión de Alaya de que las ayudas fueron entregadas a escondidas. Ya habría una norma que permite otorgar las ayudas sin exigencia de publicidad ni concurrencia y la Junta es competente para otorgarlas. La propia juez María Núñez, que instruye el resto de las piezas, se ha mostrado permeable a esta idea al preguntar al Ministerio de Trabajo cuántas ayudas entregó con la orden del 95. La cuestión podría ser clave a lo largo del juicio.

Esta argumentación se ha ido abriendo paso a trompicones entre las defensas del caso, de enorme complejidad jurídica. Los propios abogados penalistas han tardado en familiarizarse con la escurridiza legislación laboral. Por lo tanto, tuvo poco protagonismo durante la fase de instrucción. Pero ha aflorado en el juicio a las primeras de cambio. Guerrero afirmó que utilizó "exactamente el mismo" sistema que el Gobierno central, aludiendo a dos órdenes ministeriales, una de 1994 para las ayudas previas a la jubilación, y otra de 1995 para las ayudas sociolaborales a extrabajadores, la parte crucial del caso.

El exviceconsejero de Empleo de la Junta entre los años 2004 y 2010, Agustín Barberá, declaró ante el tribunal que las ayudas que concedía la Junta se podían enmarcar en la orden del 95 y aseguró que "toda Andalucía" conocía que la Dirección de Trabajo firmaba pólizas de renta colectivas para dar las citadas ayudas. "Lo conocía el Parlamento", añadió. Afirmó que sabía que el director general Guerrero "daba las ayudas" y que IDEA "las pagaba", pero jamás dio "una directriz". Barberá defendió que su comportamiento fue "estrictamente legal" y aseguró que cuando tuvo conocimiento de un comportamiento que le pareció "irregular", en relación al caso Mercasevilla, lo trasladó a la Fiscalía.
 

4. El límite de las sobrecomisiones


Una de las cuestiones centrales del caso de los ERE, aunque de nuevo no en la pieza que se está juzgando ahora mismo, son las sobrecomisiones. Según la instrucción judicial, hubo empresas intermediadoras, singularmente Vitalia y Uniter, que cobraron comisiones por encima del valor del mercado por intermediar entre las empresas, los sindicatos y la Junta a lo largo de la tramitación de los ERE. Alaya ha sostenido que un exdirigente de UGT en Andalucía, Juan Lanzas, actuaba como conseguidor de ERE, poniendo de acuerdo a empresas que querían cerrar o recortar su personal y a la Junta de Andalucía, concretamente en la persona de Javier Guerrero. Lanzas, al que Alaya responsabiliza de la inclusión de numerosos intrusos en los ERE –entre ellos él mismo, familiares suyos y sindicalistas allegados–, cobró por sus trabajos de intermediación comisiones de hasta 13 millones de euros, según Alaya, que consideró que el despacho Estudio Jurídico Villasís lo ayudó a dar apariencia legal a sus actividades.

En paralelo a la celebración del juicio se ha producido un hecho relevante en línea con esta pata de la investigación judicial. La compañía Generali España de Seguros y Reaseguros ha elevado un escrito a la juez María Núñez en el que certifica haber suscrito hasta 520 pólizas de rentas de prejubilación donde se han pagado comisiones del mediador iguales o superiores al 5%, llegando a superar en algunos casos el 40%. Según entienden algunas defensas, ello debilita la acusación sobre las sobrecomisiones.
 

5. El juicio sigue


Aunque ha pasado bastante desapercibido, ha habido un intento de anular las actuaciones, lo cual hubiera supuesto una convulsión jurídica –y política– considerable. Finalmente no ocurrirá. El tribunal ha rechazado la cuestión previa, planteada por las defensas de José Antonio Griñán y del ex director general de Presupuestos Antonio Vicente Lozano y respaldada por otras, que alegó la "vulneración" del derecho al juez ordinario predeterminado por la ley en relación con la actuación del juez Álvaro Martín, que cerró la instrucción de esta pieza. Estas defensas solicitaban la nulidad de las actuaciones, pues consideraban que se había entregado la instrucción a un juez de refuerzo en comisión de servicio sin basarse en reglas objetivas. Álvaro Martín siguió la línea de instrucción de Mercedes Alaya, al contrario que la juez María Núñez.

El tribunal afirma que "no se ha designado ningún juez ad hoc para tramitar una causa ya iniciada, sino que se ha procedido con arreglo a la estricta legalidad y atendiendo a las evidentes necesidades derivadas del retraso que se había originado por la acumulación de asuntos de una gran envergadura en un solo juzgado y en un solo juez". "No se ha vulnerado el derecho constitucional al juez legal", concluyó el tribunal.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

15 Comentarios
  • Observer Observer 19/11/19 18:20

    La mierda que se va a tener que tragar en PODEMOS, porque de lo contrario vienen los de Abascal.
    Un autentico ascazo.
    LO dicho, sigo estando muy orgulloso de no votar a corruptos, estafadores, ladrones, terroristas de estado, y demás lindezas.
    Seguiré prefiriendo que los bocazas me sigan poniendo el mote de comunistabolivarianoproetarraquemaiglesiasasaltacapillascomeniños.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • HEREJE HEREJE 19/02/18 18:32

    Según parece, recordar la corrupción de los socialistas no está bien visto por buena parte de los comentaristas. No me parece una posición ética. Como votante y simpatizante del P++E durante muchos años, no puedo olvidar cómo la reprivatización de Rumasa fue una merienda de afroamericanos en la que todos los amigos, benefactores y financiadores del partido tuvieron su tajada de las empresas que eran rentables. Tampoco la aparición de la beautiful people de Solchaga, o Filesa, o PSV. Es cierto que el PP ha convertido en miles de millones lo que fueron 200. También es cierto que Carmen Calvo dijo que el dinero público no es de nadie.... se supone que no se lo inventaría ella. Si echamos una pequeña vista sobre la trayectoria socialista y observamos la evolución de sus vacas sagradas.... ¡Hay que j.......!.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    20

    • Aserejé Aserejé 19/02/18 21:18

      Toenes muchisima razon. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      7

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 19/02/18 13:48

    Agotador artículo que no aclara nada, o sí....., "una duda".

    La ciudadanía de éste país, nos deberíamos hacer de vez en cuando, alguna pregunta del tipo..

    "Es comprensible que los 2 partidos que se han turnado en el gobierno de la nación durante los últimos 40 años (PP-P$O€), se hayan dedicado a gestionar y administrar EL DINERO DE TODOS de la manera que lo han hecho y además consigan aglutinar a un 45-50% de los votantes entre ambos".

    Según parece el PP "ha gestionado en su propio beneficio, el de sus dirigentes más avispados y el de sus donantes más espléndidos", en cambio el P$O€, según parece, con un estilo más parecido a Robin Hood, "se ha dedicado a MALVERSAR LOS FONDOS DE TODOS para el beneficio de unos necesitados, sin pretender conseguir su voto...", cargándose de un plumazo el refranero español que recuerda que, "quién parte y reparte se queda con........".

    La situación de éste país, es como el artículo, AGOTADOR.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    6

    14

    • charopa69 charopa69 20/02/18 13:37

      TOTOFREDO:

      Esta es la pregunta del millón:

      ¿Cómo es posible, que unos des-gobernantes LADRONES, que han generado una deuda pública más que BILLONARIA, sigan cosechando QUINCE MILLONES DE VOTOS?

      https://www.youtube.com/watch?v=oibMmAdLhzI

      Y lo peor es que parece que siguen "en sus trece" pues dudo que los naranjitos piensen variar la tendencia

      La ilustración que acompaña el artículo de Rosa María Artal es muy descriptiva del RIVERITAL en aplicación rectal elaborado por el IBEX 35... y las encuestas que paga... obviamente, ¡¡¡Para rentabilizarlas!!

      http://iniciativadebate.net/2018/02/14/el-poder-nos-receta-ahora-a-ciudadanos/

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • HEREJE HEREJE 19/02/18 15:07

      Yo tengo la solución: El P++E es una ONG peculiar. Para explicarlo mejor, es como la llamada "economía colaborativa" y es muy buena para todos, aunque haya algunos resentidos que escriban panfletos infames, más que nada, por envidia.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      13

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 19/02/18 14:15

      Es que eso de segun parece... Lo que usted se cuenta es un panfleto infame a lo que llama segun parece.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      17

      4

      • TOTOFREDO TOTOFREDO 19/02/18 20:16

        Sigue votando a los chorizos, ya espabilarás...............o no, quién sabe.....

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        10

  • HEREJE HEREJE 19/02/18 10:36

    Para diferenciar entre chorizos solo con oírlos, es decir, sin proceder a una cata meticulosa, basta con saborear ese gracejo andaluz del caballero Guerrero, que no se pué de aguantá. Por lo demás, todos ellos tienen el mismo respeto por los ciudadanos y su dinero: 0%. Hay que dar las gracias al P++E por demostrar que la izquierda, o lo que sean, puede robar igual de bien que la derechona.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    15

  • vibado vibado 19/02/18 09:50

    Siendo diferente al PP , las maneras del PSOE casi no se diferencian ,cierto q a los dirigentes no se les pilla trincando para ellos , pero el desfalco de 855 millones ,para los enchufados del PSOE , votos comprados por la fidelidad de una pension , UNOS GOLFOS, además de hacer el caldo gordo al PP ,no hay por donde cogerlos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    8

    14

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 19/02/18 14:14

      Es que usted miente. La mayoría de los 800 millones fue a los miles de trabajadores que les correspondía por las leyes. Otra cosa es que usted quiera que se jodan los trabajadores para obtener usted o los suyos (generalmente son los señoritos los que dicen eso) rédito político de su desgracia. La demostración es que ni la jueza, intima de Zoido, la jueza Alaya, pidió la devolución de esos 800 millones porque sabia que eran justos... y legales. Solo compare los 800 millones que se dieron por los ERES en Andalucia con los miles de millones que se dieron en Madrid y Cataluña en los mismos años, por ej a la industria de automoción y a sus trabajadores, casualmente todos legales, utilizando las mismas leyes. Pero es que con los señoritos de Madrid y Barcelona nadie puede, pero con los andaluces pobres pueden todos. Fíjese usted que solo el 1% de los que cobraron eran militantes socialistas y emas del 3% de la población adulta en edad de trabajar son militantes socialistas. Luego es imposible que hubiera clientelismo. Y nadie acusa al señor Chaves ni a Griñan, ni a los otros dirigentes de haberse llevado un solo euro a su casa. Los señores Granados, Gonzalez, Pujol, Millet, etc se llevaron millones de euros a sus casas. Nada que ver .....!ni que se le parezca!.

      Responder

      Denunciar comentario

      18

      13

    • jositochema jositochema 19/02/18 12:29

      Hola.
      Una aclaración, no se han desfalcado 855 millones, se han hecho, seguro, muchas cosas mal en el reparto de un presupuesto de esa cantidad.
      Lo pero es que se hayan hecho cosas muy mal, y no pague nadie y seguro que no nos enteraremos de la verdad nunca, con lo que cada uno podremos pensar lo que nos plazca al respecto.
      Esta es la gran vergüenza en nuestra sociedad; que unos hagan lo quieran con lo público y otros los
      culpemos y perdonemos de acuerdo a nuestra ideología, mientras otro gran número de personas no decimos ni pio.
      Es evidente que visto lo visto, la MAYORIA SILENCIOSA tiene la solución a todos nuestro problemas, lo digo en serio.
      Gracias

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • drh drh 19/02/18 12:18

      Hay que aclarar que el importe que se investiga no llega a doscientros millones, lo de colgar los ochocientos y pico a los presuntos supuestos irregulares no es más que el deseo de algunos de comparar este caso con los cientos de asuntos colgados del pp.
      Si hay irregularidades, que parece que sí las hay, pues que la justicia sea justa y aplique la ley, pero no hay que meter en el mismo saco los casoso documentados de miles de trabajadores, generalmente con más de 45 años, que pierden su trabajo y la esperanza de volver a encontrar otro. Esas familias necesitaban un apoyo y una ayuda reales, y no puedes llamar a ese apoyo "compraventa de votos". Es, además de falso una bajeza, disparar contra el más necesitado: padres de familia que, una vez despedidos, no encontrarán otro empleo y caracen de medios pàra mantener su casa y a su familia.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      13

      • vibado vibado 19/02/18 17:01

        drh : Te dire q en cuanto hay descriminacion ,no es justo el reparto , yo también necesito una ayuda , pero a mi no me toca, se repartieron pensiones como en la tómbola, cierto q a personas necesitadas , y también estaban los q asaban las vacas con billetes de 500 , aparte de otras cantidades en ayudas , en golferías

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        6

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 20/02/18 17:08

          ¿Como se van a repartir pensiones? NO diga usted mentiras. Todos los pensionistas de España cumplen las leyes de adjudicación de pensiones. Diga usted quien compro pensiones de jubilación y no escriba chismes falsos de toda falsedad. ¿Por que no dice usted nada, ni reclama que le paguen a usted lo que se pagó de dinero público en los ERES y ERTEs de la industria de automoción EN Cataluña, Aragón, Galicia, Valencia,etc que fue cuantitativa y cualitativamente más. ¿Por qué? ¿Tal vez porque usted aprecie que los trabajadores andaluces protegidos son mas pobres, tienen menores salarios y a usted no le gusta que los sistemas de protección afecte a los que mas lo necesitan sino a los trabajadores mas poderosos, mejor pagados, etc? ¿O no es así?

          Responder

          Denunciar comentario

          9

          0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.