x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




caso niños robados

El doctor Vela reconoció en 2014 que quemaba los historiales de los bebés robados

  • Una periodista francesa asegura que el doctor le confesó en 2013 –en cámara oculta– que regaló un bebé a la madre de Inés Madrigal
  • Eduardo Vela fue el cerebro de una trama de robo de bebés iniciada en 1969 por la que ahora se enfrenta a 13 años de cárcel

Publicada el 04/09/2018 a las 11:42 Actualizada el 04/09/2018 a las 17:45
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Miembros de la Asociación S.O.S. Bebés robados con una pancarta a las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid, que hoy reanuda el juicio al doctor Eduardo Vela por el robo de Inés Madrigal, el primer caso de bebés robados que se enjuicia en España, después de haberlo suspendido por razones médicas.

Miembros de la Asociación SOS Bebés robados con una pancarta este martes a las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid.

EFE
La periodista francesa Emilie Delphine ha asegurado este martes en el juicio contra el doctor Eduardo Vela, juzgado por un caso de bebés robados, que el médico le reconoció en 2013 durante una charla con cámara oculta en su consulta que había regalado un bebé a la madre de Inés Madrigal, la mujer que le ha llevado ante la Justicia.

"Inés no pagó y le regalaron a la niña". Así lo ha afirmado esta periodista durante su interrogatorio por videoconferencia ante el tribunal que juzga al que fuera director de la ya desaparecida Clínica San Ramón, considerada el epicentro de la trama de bebés robados. Esta frase se la habría dicho Vela en la consulta en la que estaba acompañado de su mujer, Adela Bermejo.

Se trata del primer caso de bebés robados que llega a juicio en España y que queda visto para sentencia. Data del 4 de junio de 1969. La bebe robada aún sigue buscando a sus padres biológicos. El acusado no ha hecho uso de su derecho a la última palabra.
En el juicio, el testimonio de esta periodista es clave para sustentar la acusación contra el exmédico, dado que la madre de Inés Madrigal, Inés Pérez Pérez, falleció hace unos años. La Sala ha exhibido el careo que se produjo en 2013 entre Inés y Vela, un cara a cara duro en el que la mujer le llamó "mentiroso" y le echó en cara que no dijera la verdad. "Tus mentiras son para fusilarte", dijo entonces.


Vela, de 85 años, ha seguido atento la vista postrado en una silla de ruedas. Detrás se sentaba su mujer y su hija. La delicada salud del médico hizo que la segunda sesión del juicio se tuviera que aplazar hasta hoy tras ingresar horas antes en urgencias por mareos. En su declaración, negó todos los delitos que se le imputan; de sustracción de menores, suposición del parto, falsedad documental y detención ilegal. Su abogado alegó en la vista oral que los delitos están prescritos, algo de lo que ya se pronunció en sentido contrario la Audiencia Provincial de Madrid.

Tras concluir la prueba, la fiscal ha mantenido su solicitud de pena de once años de cárcel, al igual que el abogado de la acusación particular, que pide 13 años. El abogado del acusado ha solicitado su absolución, criticando que se haga "una causa general" y asegurando que el origen de todo es "un chantaje" por parte de un inspector de policía. No obstante, ha pedido que si hay condena, que se le aplique el atenuante de dilaciones indebidas.

"Es un caso claro de tráfico de niños", ha aseverado la fiscal en su informe en el que ha reprochado al acusado que privara a la víctima de su "identidad genética" y ha comparado el procedimiento con las desapariciones en Argentina. Guillermo Peña, que defiende a Madrigal, ha censurado que se borrara "cada paso para ocultar la verdad".

Le regaló a la niña

En su turno, la periodista ha relatado que vino a Madrid en 2013 para realizar un reportaje sobre el caso de los niños robados. El 10 de diciembre de ese año, logró hablar con Vela en su consulta haciéndose pasar por una paciente. Hizo una cámara oculta. En una charla, le preguntó sobre Inés Madrigal y éste le confesó que se la había regalado a su madre, sin que tuviera que pagar. Durante la conversación, estaba presente su mujer.

A preguntas del abogado de Vela, ha detallado que entregó el vídeo de la cámara oculta al letrado que defiende a Inés Madrigal, denunciante del caso y la presidenta de S.O.S. Bebés Robados de Murcia.

Quemó los historiales

El testimonio de un policía nacional ha arrancado la sesión en la que ha detallado cómo se desarrollaron las pesquisas a instancias del juzgado y la Fiscalía. Así, ha narrado que en 2014 localizó a Vela y logró hablar con él por teléfono, dado que fue "imposible" que se presentara en sede policial "aduciendo que estaba conectado a una máquina".

Además, ha contado que Vela le dijo que en aquella época "quemaban" los libros de registro. "Me comentó que las adopciones tenían dos fases, una primera inicial en la que se mantenía la historia y, una segunda, en la que la ley vigente les obligaba a destruir todos los historiales", ha señalado.

Tras ello, ha reseñado que había indicios de que existía una trama encabezada por Vela en la que se utilizaba a chicas de centros de acogida que no querían quedarse con su bebé. De estos centros, ha citado uno denominado Teresita. Se les mantenía en el centro con la obligación de entregar el bebé. Eran entregados a cambio de alguna remuneración.

También ha comparecido la madrina de Inés Madrigal, quien ha afirmado ante el tribunal que no recordaba tal condición porque en aquella época tenía muchas complicaciones y tiene mala memoria. Al que sí recordaba y con cariño era al padre Félix Sánchez, el sacerdote que habría sido el intermediario entre el doctor Vela y la madre de Inés.

Además, la Sala ha leído la declaración que realizó Inés Pérez en sede judicial, en la que afirmó que no pagó nada por la niña y que no sabía entonces que fuera una niña robada. Y ha exhibido el vídeo en el que tuvo lugar un careo entre Inés Madrigal y Vela en el que ésta le increpa y le llama "mentiroso".

Petición de once años de prisión

En su informe para sustentar los once años de cárcel que reclama, la fiscal ha destacado que el caso de Madrigal ha permitido conocer el fenómeno de los niños robados, ya que se trata de "un caso claro de tráfico de niños" y es un asunto merecedor de "reproche penal". Tras señalar que es un caso "muy complicado" y aludiendo a la posible prescripción, ha subrayado que el juez instructor sí apreció indicios de criminalidad y entendió que los hechos no están prescritos, algo avalado por la Audiencia Provincial de Madrid.

La fiscal ha querido dar validez a la cámara oculta de las periodistas francesas, corroborada por el testimonio en la vista de una de ellas. "No hay duda sobre lo que dice; que no se pagó por ella, que fue un regalo", ha dicho la representante del Ministerio fiscal.

"Esta niña fue separada de su entorno biológico original. Sus orígenes son ocultados y vive hasta el 87 como si fuera su hija. Entonces, le dicen que es adoptada. En 2010, con el fenómeno de los bebes robados, toma dos decisiones; reclama su partida de nacimiento y se hace la prueba de ADN", ha indicado, agregando que a día de hoy sigue en el registro como hija biológica de Inés Pérez y Pablo Madrigal.

Además, ha analizado si la entrega de la niña contó con la voluntad de los padres biológicos y, ante la ausencia de datos, ha aseverado que el bebé se entregó sin el consentimiento de los progenitores. No hay documento donde conste la renuncia expresa de un recién nacido ni testigo de los trámites ni tampoco de una supuesta entrega por parte de una parturienta.

Para la fiscal es "muy importante" "todas las cautelas" que tomó Vela y Adela Bermejo para "no descubrir el ajo", una frase que solía repetir Inés Pérez cuando contaba el relato de los hechos. Contra todos los indicios manifestados, según la fiscal, no hay elemento que los pueda contradecir por parte de la defensa. En cuanto a la prescripción, ha recalcado que la conducta ilícita no ha cesado y que sería en 2010 cuando podría empezar a computar el plazo en el que vence el delito imputado. En esta fecha, Madrigal solicitó al registro civil su partida de nacimiento, descubriendo "el ajo".

La fiscal ha solicitado que si hay sentencia condenatoria, que se remita al registro civil para que modifique la filiación de la denunciante y que se remita testimonio contra la mujer de Eduardo Vela porque "sí sabe quiénes son los padres biológicos" de la denunciante. Finalmente, ha señalado que en el caso de la indemnización hay que tener en cuenta que, en este caso, no hay "precedente" del daño ocasionado porque a día de hoy sigue buscando a sus padres biológicos y se le ha privado de su identidad genética.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.