x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Operación Púnica

El Supremo revisará el miércoles en vista pública la condena de Granados por el 'chivatazo' de Púnica

  • El soplo le permitió ocultar un millón de euros en el altillo de la vivienda de sus suegros como luego se comprobó en los registros judiciales
  • El magistrado Nicolás Poveda formuló voto particular dado que, aunque considera probada la responsabilidad penal de los acusados, pone en tela de juicio el contenido de los documentos quemados

infoLibre
Publicada el 17/02/2019 a las 12:44 Actualizada el 17/02/2019 a las 13:25
Imagen de archivo del exconsejero de la Comunidad de Madrid Francisco Granados.

Imagen de archivo del exconsejero de la Comunidad de Madrid Francisco Granados.

El Tribunal Supremo revisará en vista pública el próximo miércoles, 20 de febrero, la condena de 2 años de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional al exconsejero madrileño Francisco Granados por un delito agravado de aprovechamiento de secreto relacionado con el "chivatazo" que le dio un guardia civil sobre las investigaciones a las que estaba siendo sometido en la denominada Operación Púnica, informa Europa Press.

El soplo le permitió ocultar un millón de euros en el altillo de la vivienda de sus suegros como luego se comprobó en los registros judiciales. La revisión de este asunto por una sección la Sala de lo Penal coincidirá con la celebración, en el Salón de Plenos del alto tribunal, con el desarrollo del juicio del procés independentista en Cataluña, que tiene ese día señalado para continuar con el interrogatorio de los acusados.

La misma pena de dos años de cárcel le fue impuesta en el caso del 'chivatazo' de Púnica al agente que dio el aviso a Granados, José Manuel Talamino. Hubo un tercer acusado, José Luis Caro Vinagre, guardia civil en excendecia, para quien la pena impuesta por la Audiencia Nacional fue de un año y medio de cárcel más cuatro de inhabilitación especial para cargo o empleo público. El único que ha recurrido en casación, no obstante, es el exmandatario madrileño, por lo que las dos anteriores condenas son firmes y no serán sometidas a revisión por el alto tribunal, han informado fuentes de este órgano.

La Audiencia condenó a Granados en diciembre de 2017 al entender que la revelación que Talamino hizo al exmandatario madrileño produjo "un intenso" daño a la investigación vigente en el marco de la trama Púnica, si bien la sentencia contó con el voto particular de uno de los miembros del tribunal, el magistrado Nicolás Poveda. La Audiencia Nacional consideró probado que Talamino conocía de la existencia de una investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) sobre el socio de Granados, David Marjaliza, y así se lo hizo saber a Granados en las fiestas patronales de Valdemoro en 2014. Como resultado los investigados pudieron destruir pruebas y ocultar dinero.

Quema de papeles "un día de niebla"

Granados, para quien la Fiscalía reclamaba tres años de prisión, comunicó según la sentencia recurrida a su amigo Marjaliza la investigación de la que estaba siendo objeto por el pago de comisiones irregulares, la versión que el propio empresario defendió en calidad de testigo durante la vista oral en la que dijo que su ex socio le mandó quemar "en un día de niebla" todos los documentos que él guardaba en sus oficinas del edificio Éboli de Pinto. Entre estos documentos citó una libreta con pagos en negro a cargos políticos regionales.

Tras el soplo hubo dos "consecuencias inmediatas", por un lado retirada del dispositivo de videovigilancia que se había colocado en las puertas de las oficinas de Marjaliza y, por otro, la "adopción de cautelas" por parte de Marjaliza y su ex socio al conocer la existencia de esta operación. La sentencia de la Audiencia Nacional precisaba en este aspecto que se frustró la posibilidad de grabar a "concejales, asesores y ex concejales" que acudieron a su despacho. El juicio, que se prolongó durante tres días de noviembre de 2017, fue el primero de la trama Púnica y en él tanto el ex político popular como los dos acusados negaron que se filtrara esa información.

Granados –quien cumplió dos años y medio de prisión preventiva por el caso Púnica, que aún se sigue instruyendo en la Audiencia Nacional–, detalló que Rodríguez Talamino le había hablado de una operación de la Guardia Civil de carácter económico pero en ningún momento le nombró a Marjaliza ni le desveló el contenido de la misma.

La sentencia recurrida no solo recoge los hechos sino que dice que Granados es un "personaje público de gran trascendencia y protagonismo en la Comunidad de Madrid" y recuerda que el cargo que ostentó como consejero regional de Interior y Justicia y el conocimiento de servicios policiales y judiciales le permitió labrarse "las relaciones personales que ha adquirido".

Voto particular

El magistrado Nicolás Poveda formuló voto particular dado que, aunque considera probada la responsabilidad penal de los acusados, pone en tela de juicio el contenido de unos documentos que estaban en posesión de Marjaliza y que al parecer fueron quemados por orden de Granados ya que "nada se sabe de dicha documentación" salvo la descripción que hizo de ella el constructor en su declaración testifical. Consideraba este magistrado que "no existe dato alguno que acredite la preexistencia" de estos escritos sobre licitaciones de mesas de contratación de la Comunidad de Madrid y facturas de regalos ni tan siquiera en soporte informático ya que la información contenida en el disco duro del ordenador del empresario fue borrada.
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión