x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El impacto político del coronavirus

El virus pone patas arriba la estrategia de los partidos y agudiza el debate ideológico y territorial

  • La pandemia echa por tierra todas las previsiones económicas, desbarata los planes presupuestarios de Pedro Sánchez y estimula la oposición frontal del PP y de Vox
  • La profundidad de la crisis que viene y la debilidad del sistema sanitario abonan un intenso debate ideológico sobre el papel de lo público y las limitaciones del sector privado

Publicada el 30/03/2020 a las 06:00
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desciende de la tribuna en el Pleno del Congreso,

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desciende de la tribuna en el Pleno del Congreso.

Efe

Todo ha cambiado y nada será igual cuando el virus pase. Los escenarios de trabajo que los estrategas de los partidos y del Gobierno desplegaban hace tres semanas ya no existen. Han quedado pulverizados por una emergencia sanitaria cuya intensidad, duración y consecuencias nadie vio venir y que ha desbaratado el inicio de una legislatura a la que, después de casi un año de bloqueo institucional, ya se le acumulaban las asignaturas pendientes.

Desde que la expansión de la pandemia se hizo evidente, incluso para los más escépticos, todo el mundo en el Gobierno y en los partidos representados en el Congreso —también en Galicia, Euskadi y Cataluña, las tres comunidades que tenían previsto votar este año— trabaja pensando en lo que viene: una durísima recuperación y una batalla a muerte por el relato del desenlace de la pandemia en el contexto de una guerra más general en defensa o en contra de la necesidad de reforzar lo público. Con la guinda añadida de los Presupuestos pendientes y de un previsible debate sobre si la estructura territorial del Estado ha tenido algún efecto sobre la crisis.

La prioridad del Gobierno de coalición, hasta hace poco más de tres semanas, era sacar adelante su proyecto de Presupuestos para 2020. Un objetivo para el que necesitaban el concurso de Esquerra Republicana pero cuya viabilidad dependía de dos cosas: los avances en la mesa de diálogo sobre Cataluña y la fecha de las elecciones catalanas. Así que, incluso antes de la pandemia, Hacienda ya trabajaba con la hipótesis de tener que renunciar al proyecto para este año y concentrarse en el de 2021 porque, eso sí lo dejó claro entonces el Gobierno, en ningún caso presentaría el proyecto si no tenía garantizado de antemano el respaldo de la mayoría del Congreso.

En cualquier caso, las cuentas que preparaba la ministra Montero y cuya elaboración estaba muy avanzada han saltado por los aires. Todas las previsiones económicas, de crecimiento, de déficit y de deuda o de recaudación de impuestos son papel mojado en un contexto de fuerte recesión. Los analistas de la OCDE hablan de una caída de dos puntos de PIB por cada mes que dure la crisis sanitaria. Y nadie sabe cuándo dejará de condicionar la actividad no ya de España sino del conjunto de la economía global.

Apenas unos días antes de que el impacto de Covid-19 se hiciese visible en los hospitales españoles, el Senado había aprobado una nueva senda de estabilidad presupuestaria que sustituía a la fijada hace casi tres años por el Gobierno del PP de Mariano Rajoy. La senda recién estrenada ya se ha quedado vieja: fija unos objetivos de déficit público del 1,8% del PIB este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023. Ninguna de estas cifras tiene en estos momentos sustento real. Como tampoco lo tiene el límite del techo de gasto que las Cortes también aprobaron para 2020 y 2021. El futuro carece de soporte previsible.

Las prioridades presupuestarias, establecidas cuando España era uno de los países de la Unión Europea que mejor estaban resistiendo en un contexto de fuerte desaceleración económica, tendrán forzosamente que cambiar en un escenario de profunda depresión en el que ni siquiera hay certeza de que Bruselas vaya a echar una mano. Y que amenaza con tener consecuencias catastróficas en materia de empleo. La hipótesis inicial de que la pandemia dejaría paso a un pronunciada recuperación, sobre todo si los gobiernos son capaces de inyectar dinero en un tejido productivo forzado a la parálisis, han dejado paso a pronósticos más sombríos, sobre todo a medida que se hace evidente que la salida económica de la emergencia se va a demorar varios meses.

Pedro Sánchez había planeado 2020 como una oportunidad de poner en práctica, por fin, el programa social que se propuso llevar a cabo cuando ganó la moción de censura contra Mariano Rajoy en junio de 2018. No lo consiguió entonces —la derecha y los independentistas rechazaron los Presupuestos que llevó al Congreso en febrero de 2019—. No pudo hacerlo durante todo el año pasado, en el que permaneció en funciones durante ocho meses. Así que ahora contaba con aplicar un programa, el que pactó con Unidas Podemos, que incluye el impulso de una agenda que combina el desarrollo de medidas como la legalización de la eutanasia y la profundización de la memoria histórica con el refuerzo de la sanidad, la educación y la dependencia, tres pilares básicos del Estado de Bienestar.

Todo está en riesgo

Ahora, con la crisis que viene, todo eso está en riesgo. El propio Sánchez ha proclamado estos días que los próximos Presupuestos del Estado tendrán que ser “extrasociales”. Y en el contexto de la catástrofe provocada por el virus, cuyo impacto ha sido especialmente acusado en las dos Comunidades Autónomas más afectadas por los recortes sanitarios ordenados por las derechas —Madrid y Cataluña— ha avanzado que la política debe recuperar el “valor de lo público” que estos días se invoca para proteger a la sociedad del impacto de la enfermedad y de las consecuencias de la paralización económica.

En ese debate, la necesidad de reforzar lo público ante la evidencia de que lo privado no está en condiciones de hacer frente a emergencias como la presente, el PP, Vox y Ciudadanos se sitúan del otro lado. Y ya advierten, sobre todo el líder conservador, Pablo Casado, que combatirán cualquier intento de reforzar el papel del Estado, porque si algo une a las tres derechas es su militancia neoliberal.

El PP también se ha visto obligado a adaptar su estrategia. Ya no tiene una mesa de diálogo sobre Cataluña con la que agitar el debate territorial y ha tenido que enfrentar el dilema de cerrar filas con el Gobierno en la peor crisis social, económica y sanitaria que sufre España desde la guerra civil. Y, a pesar de las vacilaciones iniciales, ha acabado por preferir la confrontación. Una estrategia en la que siempre ha estado la ultraderecha de Vox, que desde el principio vio en la situación de emergencia una oportunidad para cuestionar la estructura del estado de las autonomías y el papel de lo público. Y que nunca ha dudado en descalificar sin contemplaciones al Gobierno de Sánchez desde antes incluso de su constitución.

PSOE y PP tenían cuentas que saldar en las elecciones de Galicia y del País Vasco que se iban a celebrar el próximo domingo, 5 de abril. Un examen en el que se suponía iban a jugar un papel importante los primeros meses de gestión del Gobierno de Sánchez —que tomó sesión el 13 de enero— y la actitud de Casado como líder de la oposición, pero que ahora han quedado trastocadas por el impacto de la pandemia, cuyos efectos son visibles casi desde el primer momento en Euskadi y que todavía no ha mostrado su peor cara en la comunidad gallega.

Los presidentes Alberto Núñez Feijóo (PP) e Iñigo Urkullu (PNV) anticiparon las elecciones para evitar la 'contaminación' del debate catalán. Ahora no tiene más remedio que aceptar que no sólo pueden tener que votar en las mismas fechas que Cataluña —la fecha más probable es otoño— sino que serán los primeros responsables públicos obligados a someter sus cargos a la opinión de los votantes tras la pandemia. Y ambos tienen responsabilidades sobre sus respectivos sistemas sanitarios.

La cuestión catalana no ha desaparecido del todo, de la mano del president Quim Torra, pero sí ha quedado en suspenso. La segunda reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, que hasta hace tres semanas focalizaba gran parte de la atención de los medios y que debía haberse celebrado en marzo, se ha quedado sin fecha. Y todo apunta a que pasarán muchos meses antes de que la agenda sanitaria y económica permita su celebración.

Está por ver, además, si la profundidad de lo que está ocurriendo tiene envergadura suficiente para alterar las alianzas nacidas de las últimas elecciones. Ciudadanos, ya de la mano de su nueva líder, Inés Arrimadas, está jugando la carta de la colaboración institucional y ha ofrecido incluso ayuda al PSOE para sacar adelante los Presupuestos. Una mano tendida que Sánchez, según fuentes socialistas, no aceptará si implica tener que renunciar a las políticas sociales, así como a su alianza con Unidas Podemos.

Más contenidos sobre este tema




28 Comentarios
  • Baños Baños 31/03/20 12:29

    Posiblemente a partir de ahora las cosas cambiarán bastante. Es evidente que sobre la marcha del primer gobierno progresista de coalición ha surgido un fenómeno globalizador en forma de pandemia, con la que no se contaba y que pone a máxima prueba a un gobierno recién conformado. Por fortuna, un suficiente grado de sensatez ha conseguido crear equipos técnicos y científicos con capacidad suficiente para operar consecuentemente y ha generado en la sociedad un alto grado de complicidad, elementos básicos para conseguir la eficiencia de gobierno, a pesar de cierta descoordinación comunitaria por ser la primera que nos vemos embarcados en tal problema. Pero ahí se ven los gobiernos. Una lección magistral se deduce. La función comunitaria de lo público es lo que funciona y a lo que mayoritariamente nos acogemos.
    Quienes vendieron lo público esperaban compensaciones internacionales (González dixit) y quienes remataron la operación(Los Aznar) se montaron en el dolar y terminaron en la cárcel la mayoría de gobernantes. Y la que aún queda. Menoscabaron lo público y ahora hay que restaurarlo por el bien común. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Legarre Legarre 31/03/20 10:34

    En estos momentos de gran tribulación algunas opiniones que se dan entre los lectores producen sonrojo por lo lejos que están de la realidad. Quizás no deberían publicarse aquellos cuya mendacidad es manifiesta

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • pep48 pep48 30/03/20 20:29

    El virus va a desmontar la ideología de la derechona, el sistema neoliberal se va por el precipicio, los principios en que se basaba han demostrado ser una falacia, beneficiaba al sistema capitalista en contra de los ciudadanos de a pie.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    7

    • ferjasan68 ferjasan68 31/03/20 11:15

      Lamentablemente creo que no será así. Todos esos neoliberales que defienden la economía de mercado, que la Ley de la Oferta y la Demanda es la mejor opción y que la iniciativa privada es la que genera empleo y beneficios en detrimento de los Servicios Públicos, ahora y sólo puntualmente, exigen la intervención del Estado para sacarles de apuros. Resulta patético ver la cara y el tono del Sr. Casado pidiendo que no se paguen los Impuestos de Beneficios IVA, IRPF, etc... y que sea el Estado quien pague el destrozo de esta crisis. No sabía yo que el Estado tuviera otros recursos además de los Impuestos. El argumento es que si se tienen ingresos 0 se pague 0. Supongo que hasta ahora si se ha tenido de ingresos 1.000 se habrá pagado por 1.000 ¿o quizás no?. En fin los neoliberales y sus teorías sólo sirven cuando hay margen de beneficios, cuando no es así para eso está el Estado. Cuando esto se normalice, que deseamos todos sea pronto, todo volverá a ser igual, quién pueda vender mascarillas de 0,50 las venderá a 10 y quién pueda enterrar por 2.000 enterrará por 6.000. Es el mercado.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Munoz Munoz 30/03/20 12:56

    Eso de consumir productos nacionales está muy bien, para que esto se pueda llevar a cabo es necesario crear mas industria nacional de transformación de esos productos. Me explico: si en España se producen jamones, tomates, o lo que sea y esos productos salen a otros países que son los que los manufacturan y elaboran, pues entonces no funciona lo de consumir productos nacionales, pues siempre tendrás que comprar los productos a otros países, de otro modo se tendrán que comer sus propios productos los productores en origen. Es lo que pasó cuando alguna gente decía eso de boicot a los productos de xxxxxx. Resulta que al hacer el boicot a esos productos ya manufacturados se dieron cuenta que no vendían su tomates, patatas, o muchos otros productos que salían de otras regiones.
    Mi pregunta es; Por qué los productores de España no producen, elaboran, envasan y venden sus propios productos al mundo entero? es necesario ir a comprar las lonchas de jamón al supermercado y cuando miras la letra pequeña están envasados en Alemania???
    No se, me parece ridículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • pintor@ pintor@ 30/03/20 12:16

    Y hablando de la iglesia ¿donde está ahora? yo no la escucho decir nada. Tiene muchos seminarios que serian perfectos para utilizarlos como hospitales pero prefieren estar callados. ¿Que vergüenza!
    Y esos católicos, tan católicos ellos, podrían sugerir a sus jefes algo más de colaboración. Seguro estarán sacando cuentas para ver que estrategia seguir para seguir chupando de lo público.

    Luzín estas muy mal informado sobre que la clínica Ruber es para los socialistas de postín. Hay muchos funcionarios públicos que tienen esa sanidad, no por que quieran síno por que no tienen derecho a ir a la seguridad social.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    1

    7

    • Orlinda Orlinda 30/03/20 15:45

      “Un periódico virtual se pregunta estos días ¿dónde está la Iglesia? Pues los miembros de ella entre los cuales peno, estamos conectados por teléfono y otros medios luciferinos, vulgo red, para lograr, como ya hemos hecho a partir de ayer, facilitar una comida caliente de dos platos, postre y yogurt a 700 niños del Polígono Sur, involucrando a tres asociaciones, a los voluntarios de Caritas, a algunos curas y religiosas de las barriadas, a la abogacía pro bono y a algunas de las autoridades locales y autonómicas.  Hemos establecido desde la abogacía una linea telefónica exclusiva para atender a todo el que lo necesite estas semanas sin diccionario de barrios de residencia (teléfono comprado en el Corte Inglés, antes de Pedro Sánchez mandando parar como el comandante Fidel, 19,50 euros marca telefunken; tarjeta Orange prepago 20 euros seis meses, recargable). Esta semana que concluye hemos tenido tres asuntos de peso y la morrallilla habitual de aburridos jurídicos. Un rosario por la mañana por los vivos. Otro por la tarde por los difuntos de UCIs. Y el economato vinculado a tiendas del barrio que facilita vales familiares de 40 euros para alimentos básicos y artículos de limpieza a las familias que están sin un puto euro y que son, al menos aquí, doscientas y pico. Los templos están cerrados. Los besamanos volaron. Las cofradías viendo cintas de vídeo del pasado año. Los obispos y curas de liturgias permanentes, en casa diciendo misas estriminizadas sin fieles, cosa prohibida por el Codex. El señor Papa más solo que la una. Pero ¿la Iglesia? La Iglesia, los reunidos en su nombre (el del Galileo, secundum Salvador Santos)  para hacer y no hablar , esa está como siempre, mal, pero en su sitio. A esa, non praevalebunt. La otra está demostrando que es perfectamente prescindible.”
      Alberto Revuelta 29/03/2020

      https://www.atrio.org/2020/03/notas-de-bitacora-29032020/

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      5

      1

      • GRINGO GRINGO 30/03/20 20:38

        "La Iglesia" no sois los voluntarios, que te sigues equivocando Orlinda.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

      • Atea Atea 30/03/20 18:30

        En fin, lo de siempre, asociaciones, voluntariado para repartir, para buscar, para organizar, tiendas que hacen regalos. De la iglesia para afuera ni un vaso de agua. "Algunas monjas y algunos curas", el resto estará ocupado rezando y con el culo tranquilo y a salvo.
        Esa es la iglesia que os empeñáis en mantener.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        1

        5

        • GRINGO GRINGO 30/03/20 20:37

          Educar a la sociedad en la caridad, más que en la justicia.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          1

          0

          • Atea Atea 30/03/20 20:40

            Eso es, a eso se dedica la iglesia, a convencer a gente solidaria que les salve las arcas y el prestigio.

            Responder

            Denunciar comentario

            1

            6

    • luzin luzin 30/03/20 12:29

      Si ... estoy muy mal informado ... sobre todo cuando se trata de la clínica Ruber y de los servicios sanitarios que pueden elegir los funcionarios públicos ... jejejejeje .... las cosas que tiene uno que escuchar ...

      También podríamos comentar sobre las sociedades que tienen los ministros del gobierno para eludir el pago de impuestos ... pero vamos ... que podéis seguir con el rollito diario ... venga ...

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      1

  • Galias Galias 30/03/20 12:06

    Está clarísimo, después de que pase esta crisis sanitaria, va a seguir una lucha a muerte entre las posiciones neoliberales que las tres derechas no van a abandonar ( por supuesto Arrimadas es la mayor entusiasta del neoliberalismo) y de las posiciones socialdemócratas. Pasará, como con la crisis de 2008, el neoliberalismo querrá seguir gobernando el mundo y aprovechándose de la crisis económica que va a provocar la pandemia para que la paguen los de siempre. Hay que reforzar lo público en todos los ámbitos contra las políticas neoliberales.
    Sin ser el único, Aznar remató de una forma increible la privatización de muchas empresas, todavía importantísimas y gracias a ese poco dinero en el Estado, al dinero recibido de Europa que en sus mandatos fue importantísimo y a la llegada de emigrantes, por lo que pudo decir que "España va bien".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • josemariarojas josemariarojas 30/03/20 10:55

    creo que luzin a fijado muy bien la diana de aquellos polvos nos vienen estos lodos, y tienen un nombre de su máximo responsable, el gran elefante blanco, ese de la CAL VIVA, el defensor a ultranza desde hace años ( y antes) del neoliberalismo, bien dice a los ladrones les dejaron la puerta abierta.
    sucedió lo mismo con bambi, hizo el trabajo sucio con su reforma y el de los hilillos de plastilina, aquel al que su primo le dijo que lo del cambio climático era una patraña, solo tuvo que ajustar los tornillos y aquí estamos.
    soy defensor y creo en un estado fuerte, que maneje los servicios vitales y básicos, dando oportunidad a lo privado de que sea competencia. asi necesitamos un gran banco del estado que no tenemos, un distribuidor de carburantes que no tenemos, un gran empresa del suministro de la luz, energia y agua, sin cortar que puede haber competencia privada, que la sanidad y educación sea publica o privada terminar con los conciertos que son una verdadera estafa al estado, vamos volver casi a los tiempos de franco pero con las mejoras de los tiempos, un estado fuerte protege a sus ciudadanos un estado liberal solo protege a quien tiene dinero para salir adelante, ejemplo eeuu, salud, cuidaros y ser buenos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    6

    • luzin luzin 30/03/20 11:00

      Bueno ... para el carro .. a ese señor le votaron de forma mayoritaria los españoles durante mucho tiempo... no como ahora, que son claramente mini-minoritarios ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      6

      2

      • luzin luzin 30/03/20 11:53

        Pero que conste que no era culpa mía ... le votaron mayoritariamente durante más de una década por lo que imagino que los ciudadanos lo preferían, a él, su partido, sus políticas ...a otros que proponían otras cosas ...

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        2

  • GRINGO GRINGO 30/03/20 10:54

    "Todo ha cambiado y nada será igual cuando el virus pase", efectivamente Fernando, pero no sólo ahora, éstos cambios se vienen produciendo en España desde hace más de 40 años, sólo que no han tenido tanta repercusión informativa, ni se le ha dado la importancia debida, porque no estábamos "confinados en nuestros domicilios".

    Cada vez que se han aplicado las Reformas Laborales, los Recortes en Sanidad, los Recortes en Libertades, cada vez que se ha recortado algo "todo cambia y nada sigue igual", muchas familias que no lo estaban pasando bien, pasan a pasarlo peor, pero nadie se da por enterado, "como no hay confinamiento".....

    En vez de estar todo el día hablando del virus y sus consecuencias presentes y futuras, se necesitaría una revisión de las políticas generales aplicadas hasta ahora, y prioritariamente de las Sanitarias que aplicó el PP a nivel nacional, y más en concreto en la Comunidad de Madrid, para encontrar alguna explicación más lógica a la situación de desbordamiento que sufren.

    Sería bueno, "además de enviar el aplauso de las 20,00 horas a todos los que trabajan por nosotros, nos cuidan y se preocupan de que no nos falte de nada, aprovechar el momento para debatir sobre " sus condiciones laborales, tanto contractuales como salariales", y llegar a la conclusión de, si es ésa la manera en que se debe tratar a las personas, o sólo sabemos agradecer ahora, pero dentro de 4 meses, que les den....

    El PIB de un país es importante, muy importante, pero si las condiciones de sus ciudadanos no mejoran en la misma dirección, no servirá de nada, salvo para que acumulen más los que más tienen.

    Las derechas del TriColón ya sabemos lo que ofrecen, recortes en lo Público para forrarse ellos a través de lo Privado, pero cuando hay un problema se recurre "Al Estado", de éso deberían hablar en los platós de TV donde los mismos tertulianos que hablan de los/as celebrities ahora opinan sobre las medidas del gobierno, alistados todos en la compañía del Capitán Aposteriori.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Larry2 Larry2 30/03/20 10:11

    Esta claro que hay que potenciar lo público, ya que cuando vienen mal dadas nos acordamos solo de ello. Naturalmente esto requiere de recaudar más, o lo que es lo mismo más impuesto para los que más tienen. No hay otra forma a no ser que las grandes fortunas hagan donaciones cada tres meses. No queda otra . Nos fijamos por ejemplo en Francia país con muchos servicios sociales, pero su recaudación via impuestos es importante, además de que la ciudadanía se preocupa de consumir muchos productos originados en su país, cosa que deberíamos inculcar en el nuestro. De acuerdo con los comentarios anteriores totalmente, agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    5

    • GRINGO GRINGO 30/03/20 10:28

      Olvídate de las "donaciones", que pague cada uno lo que le corresponde en función de sus ingresos, las donaciones son voluntarias y la obligación fiscal NO.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      8

      • Isabelle006# Isabelle006# 30/03/20 12:02

        Hoy hablaba Garamendi de la falta de respeto y de agradecimiento a las empresas por la improvisación del gobierno y que no supo hasta el sábado por la tarde las nuevas normas, se puede comprender su incomodidad, pero el chorreo y los exabruptos en la Cope entraron huevo con Herrera a la cabeza y, entre otros habituales, uno de los tipos que tertulia amenudo en los Desayunos. Nos salen tanto listo salvapatrias intentando adelantar por la derecha a saco que la agresividad y la violencia es palpable en la mayor parte de los comunicadores habituales.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        6

      • luzin luzin 30/03/20 10:50

        Eso estaría bien ... pero llevamos cuarenta años (y los que quedan) de "legisladores" que hacen leyes fiscales con más agujeros que un queso gruyere ... eso sí, demagogia barata toda la que quieras ...

        Responder

        Denunciar comentario

        8

        2

  • Nidáguila Nidáguila 30/03/20 08:49

    El problema no es, para mí, lo privado o lo público. El resultado es que lo privado se lavó las manos para atender a sus afiliados en la pandemia ,porque no la cubría, según parece, y tuvo que ser lo público quién los defendiese. Pero a muchos les va a dar igual y seguirán en lo privado. Pues con su pan se lo coman. La política del PP en la comunidad de Madrid y con anterioridad en Barcelona su derechas rancia, destrozaron la sanidad para engordar los bolsillos de algunos amigos/conocidos. Ahora, si son medianamente lógicos, se darán cuenta de que solo lo público funciona. Pero quién se tiene que dar cuenta de esto son los descerebrados que nos gobiernan. Menos recortes en sanidad, investigación y más becas para que ningún joven quede sin su carrera, el que quiera , por necesidad de su familia. Solo la ciencia nos dará dinero seguro, el resto es una falacia que hoy está y mañana ,no. Pero sobretodo es escapar del influjo religioso e educación que siempre nos trajo infortunios y miseria cultural-recordemos que su máxima de que se puede ser analfabeto, cristiano y santo es de ellos para tapar la falta de recursos académicos por su parte. Nos guste, o no, tenemos que mirar a nuestro alrededor y vemos que Francia, si no me equivoco, tiene nacionalizado los servicios de carácter básico de la nación, pues ese es el camino. Los servicios básicos para la defensa de la nación tienen que estar en manos de la nación , no de empresas privadas. Pero ,como todo en la vida, hay que hacer las cosas con dos dedos de frente, y no hacer de las empresas públicas un pozo sin fondo de miserias y podredumbre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    2

    7

    • luzin luzin 30/03/20 10:31

      A la Ministra Calvo la han atendido muy bien ... y al ex-Juez Garzón también ... estos que se sepan porque la Ruber es muy solicitada entre los socialistas de postín y los neocomunistas ... desde Monedero a Willy de Toledo ... a Dios rogando y con el mazo dando

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      9

      1

      • Isabelle006# Isabelle006# 30/03/20 12:07

        ¿Y a los marqueses de lo público, la Espe y el agricultor que se embolsó una subvención de más de cinco millones de euros de las ayudas UE a España, no los han atendido muy bien en la Fundación Jiménez Díaz?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        1

        5

        • luzin luzin 30/03/20 12:52

          Pero de esos ya lo sabemos ... es más, lo proclaman a los cuatro vientos, lo defienden y son coherentes con su pensamiento derechista ... así que eso no te vale ... búscate otros argumentos para defender a tus jefecillos ....

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          9

          3

          • GRINGO GRINGO 30/03/20 13:12

            Ay pena penita peeena....

            Responder

            Denunciar comentario

            1

            4



 
Opinión