x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Investigación infoLibre

2.797 mayores murieron en marzo y abril en residencias de Cataluña sin ser trasladados a un hospital

  • La cifra supone el 72% de todos los residentes fallecidos esos dos meses con el virus o con síntomas compatibles, según los datos oficiales de la Generalitat
  • La lista negra la encabezan seis geriátricos donde murieron 101 personas en total y no se produjo ni un traslado
  • En los 16 centros que gestiona la Generalitat se evitaron de forma sistemática las derivaciones: sólo 27 de los 183 fallecidos fueron trasladados de forma previa a un hospital
  • infoLibre publica la lista con el número de fallecimientos en la residencia y en el hospital de los 142 geriátricos más afectados
  • Ofrecemos este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de los socios de infoLibre. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 07/07/2020 a las 21:50 07/07/2020 a las 21:50
Lista con las derivaciones hospitalarias en residencias de Cataluña

Lista con los datos de derivaciones hospitalarias en Cataluña desglosados por residencias.

El traslado de pacientes enfermos desde las residencias a los hospitales fue muy difícil o casi imposible en Cataluña durante ciertas semanas de marzo y abril. Lo han denunciado ante la Fiscalía familiares de residentes y los datos oficiales de la Generalitat que ha conseguido infoLibre lo certifican: 2.797 mayores murieron esos meses en un geriátrico catalán sin ser trasladados a un hospital, una cifra que equivale al 72% del total de residentes fallecidos en dicho periodo.

El Gobierno de Quim Torra (JuntsxCat) no ordenó por escrito la exclusión de los hospitales de aquellos residentes que tuvieran un cierto grado de discapacidad física o de demencia senil, como sí hizo el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso (PP) en Madrid, pero en la práctica se vetó la atención hospitalaria a personas que vivían en residencias catalanas.

En circunstancias normales, siempre hay un porcentaje de mayores que fallecen en los geriátricos donde viven. La derivación al hospital de pacientes con enfermedades crónicas avanzadas puede crear complicaciones por el simple traslado o no tiene sentido someterles a técnicas médicas invasivas como una intubación porque no sobrevivirían. En todo caso, debe ser una decisión médica que se adopta de forma individual teniendo en cuenta la situación clínica del enfermo. Pero lo que no ocurría antes de la pandemia es que ese porcentaje se situase en el 72% de todos los residentes fallecidos. O que en muchos centros más del 90% de los fallecimientos se produjese sin recibir atención hospitalaria.

Un periodista de infoLibre solicitó a la Generalitat a principios de mayo, acogiéndose a la Ley de Transparencia, información sobre el número de decesos producidos en las residencias de Cataluña entre el 1 de marzo y el 30 de abril, desglosados por centro e indicando si la muerte se había producido en el hospital o en la propia residencia.

En esos dos meses, como informó este periódico el lunes, murieron en Cataluña 3.891 residentes con covid-19 confirmado o con síntomas compatibles. Esa cifra no incluye a personas que fallecieran por cualquier otra causa. Y se refiere exclusivamente a las 976 residencias de mayores de la comunidad, sin contabilizar a los centros socio-sanitarios, una red intermedia que existe en Cataluña y que son instalaciones que están a medio camino entre el geriátrico y el hospital. Del total de decesos, 2.797 se produjeron en la propia residencia (71,9%) y 1.094 en el hospital (28,1%), según la información facilitada por la Generalitat vía Transparencia.

RESIDENCIAS SIN DERIVACIONES

infoLibre ha analizado los datos de todos aquellos centros que sufrieron diez o más muertes –142 en toda Cataluña– y una primera conclusión es que en 68 de ellos el número de derivaciones hospitalarias no llegó al 20% entre las personas que terminaron falleciendo.

Esa lista negra la encabezan seis geriátricos donde todas las víctimas perdieron la vida en el propio centro. El 100%. Son los siguientes: Ballús, en el municipio de Valls (Barcelona), donde hubo 23 decesos; Puig d’en Roca, en Girona, con 18 víctimas en un centro gestionado por la Generalitat; Collblanc Company Social, en Hospitalet de Llobregat, también con 18 decesos; Rocaprevera, en la localidad barcelonesa de Torelló, donde fallecieron 16 mayores; Vallès, en Sabadell, con 16 decesos, y Can Serra, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), con 10 víctimas.

En total, 101 personas fallecidas y ni un solo traslado hospitalario.

En 21 centros, el 90% o más de las muertes se produjeron en las propias residencias. Ese grupo sumó 412 víctimas, de las sólo 31 ocurrieron tras un traslado hospitalario. Entre ellos hay dos gestionados por la Generalitat, en Santa Coloma de Gramenet (29 fallecidos en la residencia y tres en el hospital) y en Mataró (20/2), y otros cuatro explotados por alguno de los grupos más relevantes que operan en Cataluña: Los Olivos, en Barcelona y gestionado por Bastón de Oro (25/1); Amavir en Sant Cugat del Vallès (17/1); Hogar del Santo Cristo, en Igualada y que lleva la orden de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados (14/1), y el centro de L’Onada en Sant Fruitós de Bages (13/1).

A continuación se sitúan 41 geriátricos donde el 80% o más de los fallecimientos se produjeron sin previo traslado al hospital. En total se registraron 830 decesos, de ellos 709 en la propia residencia. Casi la mitad de estos centros están gestionados por alguno de los principales operadores del sector. Hay cuatro de Ballesol (Almogàvers, Fabra i Puig, Barberà y Badalona); cuatro de Mutuam (Font Florida, Mercat del Guinardó, Jaume Nualart y Vila-seca); tres de la Generalitat (Sant Llorenç Savall, Llar Sant Josep-Lleida y Gràcia); dos de Amavir (Vilanova y Horta); dos de Domusvi (La Salut y Claret); dos de Pere Mata (Jaume Batlle y Alchemika); uno de Eulen (Bertran Oriola); uno de Sanitas (Provença), y uno de Orpea (Ciutat Diagonal).

Hay otro dato que da una idea de lo extendida que estuvo esta situación de falta de derivaciones hospitalarias: de las 142 residencias con diez o más fallecidos, sólo en 15 el número de decesos en el propio geriátrico fue inferior al 50%.

Y, sin duda, llaman poderosamente la atención los datos en las 16 residencias que gestiona la Generalitat. De los 183 fallecimientos que se registraron en esos centros, sólo en 27 casos se llegó a producir un traslado previo al hospital (14,7% del total). La propia Administración catalana evitó de forma sistemática, por tanto, la derivación de enfermos a hospitales durante esos dos meses en los centros que gestionaba.

A continuación, infoLibre publica la lista con el número de fallecimientos en la residencia y en el hospital de los 142 geriátricos donde hubo un mínimo de diez víctimas con covid-19 o con síntomas compatibles con el virus.

El Protocolo y la denuncia escrita de un director

La versión oficial de la Generalitat es que jamás se dieron órdenes para impedir que los mayores con covid-19 fueran trasladados a los hospitales. Pero lo cierto es que en Cataluña se generó una gran polémica después de que se conociese la existencia de un Protocolo del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), dependiente del departamento de Salud, en el que se recomendaba no ingresar en la UCI a determinados pacientes de más de 80 años con coronavirus. El documento lo publicó el 31 de marzo betevé, la televisión pública del Ayuntamiento de Barcelona.

En el Protocolo del SEM se admitía que “podía ser complejo” manejar exclusivamente en el domicilio o en residencias a pacientes con sospecha de covid-19 que tuvieran “insuficiencia respiratoria, cormobilidad de riesgo y deterioro general”. En estos casos, continuaba el texto, “cuando se observe la inutilidad de las medidas terapéuticas, se puede dejar al paciente en el domicilio siempre que se pueda asegurar con la red de atención primaria un seguimiento y cuidados paliativos. En caso contrario, se recomienda trasladar”. También es cierto que en el documento se decía expresamente que “el criterio médico de cada paciente prevalece sobre estas recomendaciones generales, siempre que sea razonado, argumentado y consensuado con el paciente y los familiares”. [Puedes consultar aquí el documento completo].

A mediados de junio, trascendió otro hecho que apuntala la idea de que los traslados al hospital fueron casi imposibles durante determinadas semanas en Cataluña. El programa Planta Baixa, de TV-3, difundió un mensaje del director de la residencia que la Generalitat gestiona en Santa Coloma de Gramenet. Cada noche, a las 23.00 horas, informaba a los familiares de la situación en el geriátrico. El comunicado que envió el 30 de marzo decía lo siguiente: “La dirección del centro ha puesto en conocimiento desde el primer momento al departamento de Salud la situación de aislamiento en la que se encuentran muchos residentes. Por ahora, y hasta hoy, el departamento de Salud se ha negado a cualquier derivación de casos positivos del centro a la red sanitaria, entendiendo que se encuentran bien atendidos en la residencia”. Una idea en la que insistía en el mensaje que trasladó el 6 de abril a los familiares: “Desde la dirección del centro continuamos creyendo que sería necesaria la derivación temporal de algunos de los usuarios más afectados a centros hospitalarios”.

Los datos que hoy publica infoLibre confirman esta denuncia. El Gobierno catalán contabiliza 32 fallecidos por covid-19 o con síntomas compatibles en la residencia de Santa Coloma de Gramenet. De ellos, admite que 29 fallecieron en el propio centro (el 90,6% del total) y tres en el hospital. El periodo de tiempo de estos datos incluye además todo abril y hay unanimidad en que a mediados de ese mes se reiniciaron los traslados a hospitales.

Este periódico ha intentado, sin éxito, conocer la versión del departamento de Salud de la Generalitat sobre la denuncia realizada por el director de un centro que ella misma gestiona, al ser uno de los 16 que son titularidad del Gobierno autonómico y de gestión pública.

LOS FAMILIARES VAN A LA FISCALÍA

Los familiares de residentes en 30 centros de Cataluña, agrupados en la Coordinadora de Residencias 5+1, han presentado una denuncia ante la Fiscalía para que se investigue lo ocurrido. Entienden que en algunos casos se han podido cometer hasta tres delitos: omisión del deber de socorro, homicidio imprudente y denegación de auxilio.

“En marzo fue prácticamente imposible hacer traslados de pacientes enfermos de residencias a hospitales. Se produjo una clara discriminación por edad. Y las residencias no tienen enfermería, no tienen asistencia sanitaria, no tienen equipamientos médicos. Así que dejar a los mayores en la residencia fue una condena de muerte y encima se morían sin atención”, explica a este periódico María José Carcelén, portavoz de la Coordinadora 5+1.

Carcelén sostiene que dos hechos llevaron a que la situación terminase cambiando: “A finales de marzo se publica en los medios el Protocolo del SEM, que habla de no trasladar a los residentes mayores de 80 años, y se monta un escándalo. Una semana más tarde, las competencias en las residencias pasan de Afers Socials a Salut, y eso también fue muy importante porque la gestión de Afers Socials fue lo peor de lo peor”.

Efectivamente, el 8 de abril asumió la gestión de las residencias el departamento de Sanidad, desplazando a Asuntos Sociales. Carcelén indica que eso permitió que “entrase en las residencias el personal de los Centros de Atención Primaria (CAP). Y lo que ven les deja impactados. Gente malnutrida, deshidratada. Hay que tener en cuenta además que en Barcelona y su entorno, la Atención Primaria está privatizada, la gestiona Mutuam”.

“Esos dos hechos, el escándalo por el Protocolo del SEM y que Salut asuma las competencias, hace que en el mes de abril ya se abra más la mano y empiecen a producirse derivaciones a los hospitales”, resume la portavoz de la coordinadora.

En la denuncia ante la Fiscalía detallan el sistema que impidió las derivaciones hospitalarias al menos durante tres semanas de marzo y abril, además de aportar documentación de centros concretos para probar su acusación. “También explicamos que no hubo EPIS para los trabajadores, no hubo test y las residencias se cerraron a cal y canto para que murieran dentro. Nosotros pedíamos que se sacara a los pacientes con covid a centros sociosanitaros o a hoteles medicalizados. No se hizo nada. No se valoró a las personas que vivían en las residencias en función de la patología, simplemente se impidió el traslado a los hospitales en función del lugar donde vivían”.

Cinta Pascual, presidenta de la patronal catalana ACRA y de la española CEAPs, coincide en varios aspectos relevantes con el relato que hacen desde la Coordinadora de Residencias 5+1. Para empezar, en cuanto al momento en que se impidieron masivamente los traslados: “La última semana de marzo y la primera quincena de abril fue el periodo más importante en cuanto a las dificultades para realizar derivación hospitalaria”, explica.

También considera determinante el cambio de competencias entre las consejerías del Gobierno catalán: “El punto de inflexión de la pandemia se produce cuando el Departament de Salut asume las competencias en residencias. A partir de ese momento, la coordinación sociosanitaria pasa a ser mucho más fluida y los recursos sanitarios llegan a los centros”. En paralelo, añade Pascual, “los EPIS también se proveen de forma general y continuada, y los PCR van llegando gradualmente. No hay que olvidar tampoco las derivaciones a centros limpios y a espacios adaptados como clínicas privadas, hoteles y similares, actuaciones en las que ACRA participa y que sirven para ir aliviando la presión sobre el sistema sanitario”.

Por último, la presidenta de la patronal catalana afirma que no tiene datos sobre el número de traslados a hospitales que se realizaron en Cataluña: “No disponemos de datos oficiales ni propios de derivaciones hospitalarias. Somos conscientes de que el sistema sanitario no ha funcionado correctamente para con los mayores en residencias. En muchos casos ha habido demoras y desatención en las derivaciones, pero la vorágine del día a día hizo imposible un recuento fiable que permita tener datos que objetiven una percepción real de lo ocurrido”.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • Veletri Veletri 08/07/20 16:25

    Pero es más rentable infundir el pánico en toda la población, confinar a todo el mundo y dejar morir a los ancianos antes que meterles mano a los amiguetes de JXC, la antigua Convergencia, que administran esos centros de la muerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • kaixo kaixo 08/07/20 14:23

    Clama ya el cielo. Nadie va a investigar e intervenir en este crimen organizado que se ha hecho con las personas mayores durante la crisis sanitaria?

    Nos pasamos veinte pueblos criticando a Pablo Iglesias lo mismo que a Podemos mientras se ha dejado sin atender a miles de personas mayores y se les ha abandonado a su suerte. También han aprobado y aplicado protocolos crueles, bestiales e inhumanos para la atención de las personas mayores en varias comunidades autónomas durante la crisis sanitaria y nadie da la cara y no ha intervenido ni la guardia civil ni la fiscalia ni la autoridad judicial competente para investigar la muerte masiva de personas mayores.

    ¿Por qué no se investiga toda esta crueldad de terrorismo institucional? ¿Qué más tiene que pasar?

    Luego el gran problema de España es que Podemos esté en el gobierno de Sánchez mientras la prensa amarilla, comprada y manipuladora oculta los robos multimillonarios hechos por la casa real española y la muerte de miles de personas mayores.

    Ojalá este próximo domingo en las urnas reciban los partidos políticos tradicionales una severa derrota y obligue de una puta vez a investigar la corrupción masiva de la casa real y su inmenso patrimonio y se investigue la eutanasia, carnicería y muerte masiva de personas mayores en la crisis sanitaria

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • RUSADIR RUSADIR 08/07/20 10:21

    Todos los responsables políticos de cualquier rincón del estado,que por acción u omisión,hayan hecho dejación al permitir que los residentes no fueran derivados a hospitales,que sean llevados ante la Justicia,(y si hay responsables entre los gerentes de las distintas residencias,también).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • PepMoreno PepMoreno 08/07/20 10:13

    Buenos días Manuel Rico y todos los periodistas de Infolibre, también un agradecimiento especial a Jesús Marañas en su comentario En la Sección de Tinta Libre, al pedir disculpas para la falta de observación como miembro de una sociedad responsable y vigilante en temas transcendentales, como es la salud de nuestros mayores y de la sociedad en conjunto, mi más sentido reconocimiento. 

    Manuel te agradezco que tus artículos de investigación sobre las Residencias sea tan completo y indiquen datos de la irresponsabilidad de cada una de ellas, me he sumergido en tu información y mi conclusión es que esta sociedad no cuida a sus mayores, sino que los aparta egoístamente para que no sean un estorbo, ante esta situación solo vosotros un medio de comunicación honesto, responsable puede hacer cambiar a algunas personas, politicos y otros, para dar un vuelvo a la situación, gracias de nuevo, Pep Moreno

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • jorgeplaza jorgeplaza 08/07/20 07:56

    El señor Rico destaca hoy el muy escaso número de traslados a hospital de las residencias gestionadas directamente por la Generalitat. Ayer dije que el porcentaje de muertos en esas residencias en relación con las plazas disponibles no dejaba bien a esas mismas residencias de acuerdo con la información de Infolibre. Es casi seguro que los dos hechos estén relacionados.

    Como decía en mi comentario anterior, creo que la investigación de Infolibre sobre geriátricos y COVID va ahora por un rumbo mucho más correcto que el seguido inicialmente. Confío en que siga así porque es un asunto crucial (¿hablamos quizá de la mitad de todas las muertes en España debidas a la epidemia hasta ahora?: esa es la primera incógnita) envuelto hasta ahora en contradicciones y confusión y de cuyo esclarecimiento hasta el propio Gobierno parece haber desistido.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    1

    2

    • Ayla* Ayla* 08/07/20 09:28

      Que en el caso de los desvíos a los hospitales no sean responsables los directores de las residencias no quita su responsabilidad en la situación de los "usuarios" sin pandemia por medio.
      La atención a los residentes ha ido empeorando según ha avanzado el tiempo, recortando en personal, calidad de la comida.
      Ducha una vez a la semana, para dependientes cambio de pañal bastantes horas después de ensuciarlo o dejar sentado en wc varias horas, la desviación a médico especialista sólo si se presiona, algunos desayunaban a las 10 porque el personal no da a basto con el consiguiente descontrol en los horarios de la medicación...
      Las privadas están para ganar dinero (es su condición) no para dar servicio.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      10

      • Carlutis Carlutis 08/07/20 17:46

        Suscribo las palabras de Ayla*, porque he vivido todo lo que comenta, añadiría que ponen doble pañal por la noche para que aguanten, no se manchen las sábanas y así se ahorran personal nocturno, tiempo de trabajo del personal de la mañana, lavandería y, por supuesto, pañales. Todas las decisiones que toma una empresa privada están destinadas a enriquecer a sus dueños, por eso no podemos dejar que, con dinero público. una empresa privada gestione la salud de los más indefensos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

      • jorgeplaza jorgeplaza 08/07/20 10:24

        Como suele, confunde usted las churras con las "Meninas", como decía (no me lo invento) el jefe de mi jefe: ganaba más del doble que yo, claro.

        La investigación inicial de Infolibre, so pretexto de revelar irregularidades amparadas en paraísos fiscales --lo cual era interesante pero no tenía nada que ver-- se empeñó en relacionar esas presuntas trampas fiscales con los peores resultados durante la pandemia. Los números no avalaban en absoluto la hipótesis. Yo resumí aquello diciendo que no había confundir el Ministerio de Hacienda con el de Sanidad. Sigo manteniéndolo porque los números no han cambiado.

        Es habitual en cierta izquierda negarse a entender cómo funciona el mercado. Es falsa la dicotomía lucro-servicio, que usted repite equivocándose de nuevo. Especialmente cuando existe plena libertad de mercado (mucha competencia real) la empresa no podrá lucrarse si no da servicio porque la clientela se irá a la empresa de al lado. Eso es tan aplicable a los supermercados como a los geriátricos. Otra cosa es lo que se entienda por servicio: los usuarios de los geriátricos privados tienden a primar los aspectos de hostelería (comida apetecible o con apariencia de serlo, habitaciones individuales y no colectivas) a los sanitarios, pero eso es responsabilidad de esos usuarios y no de la empresa que les da el servicio: si los usuarios primaran lo sanitario así la comida o las habitaciones fueran más propias de un cuartel que de un hotel de tres o cuatro estrellas eso es lo que les daría la empresa privada, precisamente por su indiscutible afán de lucro. El empeoramiento de las condiciones en los casos de empresas concertadas con la administración pública se debe sobre todo, creo yo, a que ya de salida el pliego de condiciones va tan a la baja que hace imposible, sin perder dinero, mantener la calidad. Si lo que quiere usted decir es que los geriátricos no están para ganar dinero sino que el mantenimiento de la calidad necesaria llevaría inevitablemente a pérdidas, dígalo así de claro pero aténgase a la consecuencia inevitable: esas pérdidas habrá que financiarlas con impuestos. No sé si saldrían las cuentas, pero eso es la consecuencia: digámoslo todo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        1

        1

        • Carlutis Carlutis 08/07/20 17:49

          Es cierto que hay que financiar con dinero público, lo contrario es un crimen, como estamos viendo aquí. Y no olvidemos que financiar con dinero público implica apartar a empresas privadas, puesto que no se comparten los mismos objetivos. Por otro lado, si una empresa privada se presenta a un concurso público luego no puede quejarse de que no le salen las cuentas. Es tan fácil como no presentarse.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

        • Ayla* Ayla* 08/07/20 11:55

          Voy a obviar tu habitual prepotencia sobre lo que se entiende o no del mercado o del tema que sea cuando se discrepa de tu opinión.
          Lo que hagan los privados, es su problema, lo de los concertados son el nuestro porque aportamos dinero.
          Estamos de acuerdo que el problema está en los pliegos de condiciones que siempre van a la baja. Pero supongo que coincidirás en que un contrato está para cumplirlo.
          Si firmas unas condiciones y una calidad por un precio, es de suponer que habrás realizado tu estudio previo para saber si vas a por lo menos cubrir gastos y obtener el margen que estipules por tu inversión. Y no, bajo el mismo contrato, ir bajando la calidad año a año.
          Si quieres también entramos en la discusión de la responsabilidad de las administraciones por no verificar que se cumple lo pactado.
          Y sí, esas "pérdidas" que tú ves habrá que financiarlas con impuestos, porque son inversiones en la calidad de unos servicios que debería contemplar una sociedad que se considera la cuarta economía de la EU.
          Por eso deben ser públicos, para ahorrar el coste que supone la empresa privada que está por medio y pagar unos salarios justos que redundarán en la mejora de los trabajadores y aumento del consumo al tener mayor renta disponible.
          Es la diferencia entre una sociedad en la que sólo unos tienen libertad de elección y una sociedad justa, en la que cada uno paga impuestos en función de sus rentas (artículo 31 de la CE).

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          1

          5

          • jorgeplaza jorgeplaza 08/07/20 13:31

            La práctica demuestra que los impuestos de los que el Estado se financia esencialmente son dos: el IVA, que no discrimina quién compra sino lo que compra, y el IRPF, que, de nuevo en la práctica, funciona como un impuesto sobre las rentas salariales. Por mucho que uno se empeñe, los impuestos sobre las grandes fortunas y otras especies similares no son más que propaganda para encandilar a la gente, pero de ellos se sacaría, caso de aprobarse, bien poquito dinero. Del impuesto de sociedades probablemente se podría sacar más de lo que hoy se saca, pero siempre que siguieran existiendo sociedades a las que gravar: después de la COVID van a quedar bastantes menos de las que había.

            Así que no hay que engañarse: igual que la sanidad pública, los geriátricos se financiarían con el indiscriminado IVA o gravando todavía más los salarios. No digo que no se pueda optar por esa vía, pero tengamos claro quién los va a pagar.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • Ayla* Ayla* 08/07/20 15:12

              La práctica se puede (debe) cambiar.
              Desaparecerán sociedades, pero no serán de las grandes, que son las que menos pagan, incluso menos de los que pagamos IRPF.
              Y estamos de acuerdo, el IVA es el impuesto de recaudación más inmediata pero menos progresivo.
              Se trata de elegir vivir en una sociedad con personas en extrema pobreza (hablamos de no poder comer ni tener un techo) o una sociedad más humana en la que cada uno aporte según tiene.
              Allá la conciencia de cada uno.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              3

  • jorgeplaza jorgeplaza 08/07/20 07:38

    Dije desde el principio que, aunque quizá de una manera más solapada, todas las CC.AA. en las que los hospitales se vieron desbordados habían hecho con los ancianos de las residencias geriátricas más o menos lo mismo que los responsables de la CAM. Cité explícitamente Cataluña y Castilla y León.

    Se empezó en este medio culpando a los gerentes de geriátricos privados de dejar morir poco menos que como perros a sus residentes, cuando todo indicaba, empezando por el sentido común, que su propio afán de lucro habría sido lo primero que les habría movido a intentar "quitarse el muerto de encima" (no solo en sentido figurado) enviando a sus enfermos fuera del geriátrico. Parece que la culpa de los gerentes ha pasado ahora en la información de Infolibre a un segundo plano, si es que todavía se mantiene: me parece correcto el cambio.

    Nunca ha sido mi intención sacar la cara por Ayuso, de la que destaqué desde que la nombraron su semejanza con el caballo de Calígula porque su único mérito es caerle bien al jefe. Pero si solo se señalan las lacras de una CA omitiendo que en la de al lado se está haciendo lo mismo, se está tratando la noticia de una manera sesgada y, por tanto, inadmisible.

    Veo con satisfacción que la investigación de Infolibre, que en mi opinión empezó de una manera equivocada identificando irregularidades fiscales con resultados sanitarios sin que las cifras lo justificaran, empieza a enderezar el rumbo. Teniendo en cuenta que el Gobierno ya admite que es incapaz de saber cuántos ancianos han muerto en residencias geriátricas, este tipo de investigación periodística cobra doble importancia. No obstante, para enfocar el asunto con total objetividad, creo que sobra mantener las acusaciones a las residencias privadas, sobre todo a las pertenecientes a grandes grupos internacionales. Los porcentajes de fallecimientos que aquí se han publicado no avalan esa tesis. Tampoco la contraria. De momento, me parece que los números indican que ha sido sobre todo la suerte la que ha determinado los resultados de cada centro. Espero que la bien acreditada tenacidad del señor Rico culmine permitiéndonos saber a qué atenernos realmente también en este punto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Hola Larri Hola Larri 08/07/20 07:24

    Y los políticos catalanes, separatistas o no, no saben no contestan? O también s culpa del gobierno centra???

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • MASanmartin MASanmartin 08/07/20 02:10

    Gracias por tu competencia y profesionalidad.
    Y yo me pregunto, dónde están los políticos de este país sabiendo lo que tú averíguas?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

Lo más...
 
Opinión