X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El futuro de Cataluña

La versión de Trapero que ha convencido a nueve de diez magistrados del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional

  • La absolución tiene su precedente en la sentencia del 'procés', que dio por bueno el relato sobre las advertencias que los Mossos hicieron al Govern sobre el 1-O

  • Los magistrados desacreditan la interpretación de los mandos de la Guardia Civil sobre la que se asentó la acusación de Fiscalía

  • La exposición del mayor se ve apuntalada por las declaraciones de otros mandos policiales e incluso de un cargo del Ministerio del Interior

Publicada el 22/10/2020 a las 06:00
El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero (c), a su llegada a la Audiencia Nacional.

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, a su llegada a la Audiencia Nacional.

EFE

Nueve magistrados del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional creen al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero. Así ha quedado demostrado en las dos sentencias que ambos tribunales han dictado, con un año de diferencia, sobre el proceso independentista catalán, en las cuales se da por probado que el mando policial no estaba alineado con los planes independentistas, que advirtió al Govern de Carles Puigdemont de los riesgos si el referéndum seguía adelante y pidió que lo desconvocara. También que diseñó un plan para detener a los dirigentes catalanes si los tribunales así se lo solicitaban.

De los diez magistrados que han juzgado lo ocurrido en Cataluña en el otoño de 2017, siete del Supremo y tres de la Audiencia Nacional –tanto de perfil conservador como progresista–, sólo una, Concepción Espejel, ha desdeñado la versión de Trapero y le considera pieza esencial del plan independentista de la Generalitat, de “poner trabas” al cumplimiento de las instrucciones de la Fiscalía de Cataluña y sumó sus esfuerzos al propósito de que se celebrara a toda costa el referéndum del 1-O que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional. Por eso, Espejel ha emitido un extensísimo voto particular de casi 500 páginas en el que muestra su completa disconformidad con la decisión de la Sala.

Esta interpretación de Espejel choca frontalmente con lo dictado por sus compañeros de tribunal que han juzgado al mayor y que va en línea con lo que los magistrados del Supremo ya dieron por válido hace un año. En el juicio del alto tribunal, Trapero declaró como testigo de la acusación y su comparecencia sirvió a los magistrados para apuntalar los indicios contra los políticos que allí estaban siendo juzgados.

En la sentencia dictada por unanimidad de los siete magistrados que conformaban la sala presidida por Manuel Marchena, el alto tribunal dio por bueno lo señalado tanto por el mayor como por los principales mandos de los Mossos, que coincidieron en sus testimonios al señalar que habían advertido hasta en dos ocasiones al Govern de Puigdemont del riesgo de choques violentos durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

“El 28 de septiembre de 2017, los máximos responsables policiales del Cuerpo de Mossos d'Esquadra, a instancia propia, se reunieron con el presidente de la Generalitat de Cataluña, su vicepresidente, el acusado Oriol Junqueras, y el consejero de Interior, Joaquim Forn. Dicha reunión tenía como finalidad poner de manifiesto el problema de seguridad ciudadana que podría plantearse el 1 de octubre, debido a la gran cantidad de colectivos movilizados en aquellas fechas. Propusieron expresamente la suspensión de la votación del día 1 de octubre", explicó el Supremo.

Adelanto de la estrategia de defensa

El mayor de los Mossos no tenía por qué declarar ante el Supremo. Al estar acusado en otro procedimiento, podía haberse abstenido de comparecer alegando que su testimonio podía ser perjudicial para su defensa, como ocurrió en el caso de políticos que estaban siendo investigados en juzgados de Barcelona por los mismos hechos. Sin embargo, Trapero no eludió ninguna pregunta de acusaciones o defensas, incluso del propio presidente Marchena, seguro de su versión, sabiendo que otros testigos la refutaban y anticipando así la que iba a ser su estrategia de defensa en el juicio en la Audiencia Nacional.

Porque no sólo fue y ha sido Trapero a quien han creído los magistrados. Uno por uno, tanto en el Supremo como en la Audiencia Nacional, los que eran los principales mandos de los Mossos d’Esquadra han ido relatando a los respectivos tribunales exactamente la misma versión sobre el papel que la policía autonómica tuvo en las semanas clave del procés. Uno de ellos, Ferrán López, fue de hecho quien sustituyó a Trapero al frente de la policía autonómica tras la entrada en vigor del artículo 155 de la Constitución, de lo que se deduce que tenía la confianza del Gobierno de Mariano Rajoy.

Juan Carlos Molinero, Manel Castellví y Emili Quevedo son los otros comisarios de Mossos que ocupaban en el otoño de 2017 las máximas responsabilidades del cuerpo policial y que también relataron profusamente ante el Supremo la misma versión que Trapero. Algunos apuntaron que Puigdemont llegó a decir en las reuniones que "de ocurrir alguna desgracia se haría la declaración unilateral de independencia".

El juicio a Trapero y los exjefes políticos de los Mossos d'Esquadra en la Audiencia Nacional siempre se consideró como la segunda parte del juicio al proceso independentista del alto tribunal. Y así se vio también en sus declaraciones, tanto del propio acusado como de los testigos que fueron pasando por la sala de vistas. Los magistrados Ramón Sáez Valcárcel y Francisco Vieira han dado por buena la versión de la cúpula de la policía autonómica durante el procés, que queda después de dos sentencias reparada. Es más, avalan la actuación desarrollada por Trapero en aquellos días aciagos de 2017 por su "prudencia" para "minimizar los daños, aunque ello supusiera al final" la celebración del referéndum.

El resultado en los juicios del Supremo y la Audiencia Nacional ha sido bien diferente. En el primero, los acusados resultaron condenados, mientras que en el segundo, Trapero y los exjefes políticos de los Mossos César Puig y Pere Soler han sido absueltos. Y en ambos casos, la acusación de Fiscalía ha naufragado, y con ella la versión de los hechos y la interpretación de los mismos que hizo el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial del 1-O, y del instructor del procedimiento, el teniente coronel Daniel Baena.

Ni Pérez de los Cobos ni Trapero han escondido la mala relación que tuvieron aquellas semanas de septiembre y octubre de 2017 y que se vio rota en los días previos al referéndum ilegal. Las discrepancias se pusieron de manifiesto en el juicio del Tribunal Supremo, pero se hicieron del todo patentes en la sala de vistas de la Audiencia Nacional. El coronel llegó a decir que habría destituido al mayor si hubiese podido porque, en su opinión, estaba "permanentemente poniendo palos en las ruedas" en la organización del operativo. El mando de los Mossos, por su parte, admitió las desavenencias y por eso justificó que enviara a su segundo, Ferrán López, a las reuniones de coordinación, pero defendió que nunca puso en duda su rango.

Testigo de excepción

Esta mala relación también aparece en la sentencia de la Audiencia Nacional ("habían discutido"), pero los magistrados no han hallado pruebas de que Trapero estuviera alineado con los intereses independentistas del Govern de Puigdemont, como ha defendido siempre Pérez de los Cobos. El coronel sostuvo que el mayor y los dirigentes de la Generalitat mantenían una "complicidad" de cara a hacer que los planes independentistas, pero los magistrados consideran que se trata de una mera "percepción personal" que no ha sido demostrada en ningún momento.

Es más, este argumento lo desdeñó un cargo del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, secretario general técnico del departamento que entonces dirigía Juan Ignacio Zoido, a quien el tribunal ve como un "testigo de excepción" en la reunión de la Junta de Seguridad que se celebró en el Palau de la Generalitat tres días antes del referéndum. El testimonio de Puigserver es, a ojos de Olga Tubau, la abogada de Trapero, uno de los más determinantes en la absolución del mayor de los Mossos, y así lo hacen constar también los magistrados, de modo que la afirmación de Pérez de los Cobos "no añade valor alguno a la prueba de cargo".

También afea la sentencia parte del contenido de la declaración que prestó el teniente coronel Baena. Según explica, su "conjetura" sobre una inclusión de los Mossos en el plan independentista no se apoya en ninguna prueba material, como tampoco la "reunión secreta" entre Puigdemont y Trapero de la que habló durante el juicio. Igualmente, considera que presuponer que Trapero estaba alineado con el Govern dado su ascenso a mayor la primavera anterior al referéndum no es de recibo, más aún cuando este hecho ocurrió cuando la Consellería de Interior estaba dirigida por políticos que poco después dejaron el cargo. Para el tribunal, el teniente coronel expuso en el juicio "datos que no se corresponden con la realidad".

Sostenida en buena parte por los testimonios de Pérez de los Cobos y Baena, el teniente fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo basó su petición de diez años de cárcel por sedición para Trapero por la "pasividad" mostrada por los Mossos d'Esquadra tanto en la jornada del referéndum independentista como días antes durante el registro en la sede de la Consejería de Economía de la Generalitat. Un argumento que también defiende la magistrada Espejel en su voto particular. 

Pero aquí la mayoría del tribunal también es contundente: las imágenes de agentes de los Mossos defendiendo el referéndum y en algunos casos simpatizando con los votantes del 1-O "constituyen una anécdota de lo que debió ocurrir en centenares de centros", siendo "reacciones individuales de funcionarios, seguramente identificados con el independentismo, pero que no fueron ni fomentados ni consentidos por Trapero", pues "ninguna indicación escrita, verbal o gestual consta realizada por el mayor para instigar esos actos".

Más contenidos sobre este tema




12 Comentarios
  • mig47 mig47 22/10/20 22:32

    Y ¿sigue en la carrera judicial? La famosa "concha" de la loles de La Mancha. Que verguenza, ahora queda demosttrado por que el doctor por Harvaravaca no quiere cumplir la constitucion para renovar el CGPJ.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • elcapitantan elcapitantan 22/10/20 20:02

    Tras esta absolucion y las motivaciones que llevan a ello se infiere que Marchena y el resto de la Sala II del TS que los juzgaron,, el juez Llarena como instructor del caso, los fiscales del Proces que se inventaron las acusaciones, los testigos de la acusacion que mintieron en sede judicial. Todos deben ser sancionados convenientemente.
    Los jueces y fiscales por prevaricacion y los testigos por falso testimonio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Fernandos Fernandos 22/10/20 19:56

    Que el voto particular se el de Concha Espejel me recuerda la impresión de lela que me provocaba.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Fernandos Fernandos 22/10/20 19:45

    ¿Y todo el papel gastado en insultar a este hombre ?-supongo que pediran disculpas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Hammurabi Hammurabi 22/10/20 16:22

    En mi ignorancia me pregunto, si no hay institución, grupo o ente, que pueda instruir una causa general contra el proceder de determinados jueces, fiscalía, etc, y que en estos últimos años han actuado de mala fe, no sólo en este caso, sino Alsasua y otos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Armandobis Armandobis 22/10/20 10:37

    La amiga ¡Conchaaa! haciendo méritos para que el actual Consejo la ascienda al Tribunal Supremo, Angel Hurtado que dictó el voto particular en la Audiencia absolviendo al PP de beneficiarse con el dinero de la caja B y afirmando las "excesivas" referencias que hacía la sentencia a la Caja B.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Poirot Poirot 22/10/20 10:22

    CONCLUSIÓN: Servirá la sentencia de la AN cuando sea firme una excelente ayuda para los condenados del 'Procés' en su recurso alegando que fueron juzgados y condenados por un tribunal INCOMPETENTE (de falta de competencia legal, y puede que de falta de competencia de conocimientos). Naturalmente, para que la sentencia sea firme debe a): recurrirla la fiscalía y respaldar su recurso la Sala correspondiente; b: que la Sala en cuestión CAMBIE EL FALLO, PERO MANTENIENDO LOS HECHOS DECLARADOS PROBADOS. LOS HECHOS SÓLO PUEDEN VARIAR DE FORMA IMPORTANTE QUE SIRVA DE SOPORTE PARA CAMBIAR EL FALLO PRIMERO, Y ESO ES PRÁCTICAMENTE IMPOSIBLE DE LLEVAR A CABO, DADO QUE SERÍA COMO ACUSAR AL TRIBUNAL SENTENCIADOR DE PREVARICACIÓN JUDICIAL. Más le vale al fiscal dar por buena la sentencia. FIN

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    7

    • elcapitantan elcapitantan 22/10/20 20:22

      Sus comentarios demuestran que usted conoce los entresijos de las actuaciones judiciales.
      Estando de acuerdo con usted, pues aunque yo no estudié derecho si vi el juicio del Proces en directo, solo estoy en desacuerdo en una cosa. No cometieron errores, pues el error conlleva cometer un acto equivocado sin querer hacer el mal, y en este caso todo fue preparado minuciosamente para hacer el máximo daño punitivo a los acusados.
      Por lo tanto yo creo que todos, jueces y fiscales, prevaricacion.
      Corrijame si que equivoco, por favor.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Poirot Poirot 22/10/20 10:22

    SIGO: 5. Error de bulto del TS durante la vista oral fue dar pábulo a lo que BAENA y DE LOS COBOS refirieron como testigos, engañando el TS a las defensas SEPARANDO LA EXPOSICIÓN DE LOS VÍDEOS CON AGRESIONES de las declaraciones testificales de los miembros de la Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía que acudieron a Cataluyna a prestar sus servicios al grito de "A por ellos, Oé, oé, oé". 6. Obvió el TS la orden judicial de la Magistrada del TSJC Sra. ARMAS, que en una circular interna entregada a los responsables del orden público INSTABA A LA PROPORCIONALIDAD de sus actuaciones, teniendo en cuenda que la protesta pacífica es un DERECHO FUNDAMENTAL, que naturalmente los aporreadores hicieron gala de ignorar. 6. No se salva de estas actuaciones CONTRARIAS A DERECHO, el Magistrado instructor LLARENA, enviando euro-órdenes a discreción, y recibiendo como respuestas de los tribunales exhortados sus correlativas negativas.
    Ahora nos encontramos con que el TS mutatis mutandi (cambiando lo que convenga cambiar), decidió condenar por sedición y no por rebelión. Desde que un tribunal decide cambiar el tipo de delito -si ese cambio, cual es el caso-, exige también devolver la causa al tribunal competente, como también era el caso, el TS debió de suspender sus actuaciones y remitir lo actuado al citado tribunal competente. TÉNGASE EN CUENTA QUE TODOS LOS JUECES O TRIBUNALES SALVO EL TS, conceden por ley LOS RECURSOS DE SEGUNDA INSTANCIA, por ello el TS al fallar como falló sobre un delito que no era de su competencia -véase que el Major Trapero y otros han sido juzgados por sedición en la AN, y contra dicho fallo cabe recurso-, ha dejado sin recurso a quienes condenó.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Poirot Poirot 22/10/20 10:20

    La conclusión que extraigo de dicha absolución es que el TS, presidido por Manuel Marchena, INCURRIÓ EN GRAVES ACTOS QUE AHORA AFLORAN: 1. Avocó para su tribunal la causa del 'Procés' en contra de lo establecido en el art. 24 de la CE sobre seguridad jurídica y derecho al juez predeterminado por la ley, en este caso el TSJC -presidido por Barrientos Pacho que estuvo encantado de ceder el caso, y según parece el premio será ir a Madrid a alguna sala del TS-, justificando su actuación en que la causa se incardinaba en el delito de rebelión. 2. Le acompañó en la gravedad citada la actuación de la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal y sus dos colegas Cadenas y Zaragoza, quienes a instancias del bien fallecido Maza -que iba del TS a Fiscalía y viceversa-, impulsaron el 'Procés'. 3. La propia Sala Segunda compuesta en la causa por 7 magistrados, acordaron UNANIMIDAD DE CRITERIOS Y ACTUACIONES, lo que evidencia la cesión de RENUNCIA A SU PROPIA INDEPENDENCIA -cuestión que también se dio en el Tribunal Constitucional para resolver todo cuanto le llegara desde el gobierno de M.PUTO RAJOY-, dando así apariencia de que la rebelión bien valía hacer creer a la España mesetaria y demás, el gravísimo delito que rompía la unidad de la patria -cuando en tal caso la Constitución encomienda ese supuesto al ejército -compuesto, obviamente por militares con su jefe el Borbón al frente, y no al ejército de jueces aunque también su jefe natural sea el Borbón-. 4. Otro error no menor fue trocear el procedimiento [DE IDÉNTICOS HECHOS] en dos partes y tribunales: la rebelión para TS y la sedición para la AN, previendo que tras las condenas de la AN al Major Trapero y otros, el TS en casación cambiarían el delito de sedición por el de rebelión que ellos ya juzgaban. Para ello la AN formaba Sala con Espejel de presidenta y ponente, acompañada de otro Magistrado conservador, y en minoría otro no controlado por la APM (Asociación de Jueces Pro PP). SIGUE.....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • P. González P. González 22/10/20 10:09

    El culo al aire de la “querida Concha, aunque es un espectáculo obsceno que debería revolver las tripas de los miembros del poder judicial que no son tan indecentes como ella, tiene la virtud de ofrecer a muchos biempensantes una buena ocasión de reflexionar sobre su aparente equidistancia (me refiero a la de los susodichos biempensantes).

    Ingresó en la carrera judicial “normal” (antes fue jueza de distrito) en 1986 aprovechando unas “rebajas” que en 1981 convocó el CGPJ, supongo que para colar de rondón a quienes, por falta de luces, constancia o preparación no estaban en condiciones de aprobar una oposición normal a juez de instrucción.

    Incluso en esas favorables circunstancias (en las que también ingresó D. Juan Ignacio Zoido) tampoco es que obtuviera un resultado destacado (Nº 35 de un total de 80).

    Obtuvo notoriedad a raíz del Incendio de Guadalajara gracias a su empeño en buscarle tres pies al gato político (contra el PSOE) en un juicio que finalmente terminó desacreditando toda sus instrucción.

    Y gracias e esa fidelidad perruna (o, quizá, ovejuna, quien sabe) fue escalando puestos hasta que con los votos de D. Carlos Lesmes y su cuadrilla fue encumbrada a Presidenta de la “Sala de lo Penal” de la Audiencia Nacional en 2017 tras haber presidido durante tres años la Sala Segunda de dicho tribunal.

    Hoy, su voto particular en este asunto no viene sino a confirmar la gravedad de colocar en puestos de responsabilidad y poder a gente que no tiene otro mérito que aportar que su sumisión al poder que les encumbra y agasaja.


    Aunque no soy quien para opinar, me gustaría que la Fiscalía llegase libremente a la decisión de no recurrir la sentencia contribuyendo con ello a dejar morir de inanición todo este siniestro zurriburri.

    Supongo que “nuestra querida Concha” ya habrá decidido (o recibido instrucciones) de apelar esta sentencia para suministrar munición y humo mediático a los defensores D. M. Rajoy y el resto de la cuadrilla de salteadores de caminos que copan la dirigencia, pasada y presente (esperemos que no futura) del partido Popular.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



Lo más...
 
Opinión