X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Memoria histórica

Diez años sin Marcelino Camacho, símbolo de "la mejor generación de luchadores por la libertad"

  • Unai Sordo, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez recuerdan para infoLibre la trayectoria del histórico líder sindical y su "figura clave en la historia reciente del país"
  • CCOO, IU y el PCE organizan este jueves una ofrenda floral en el cementerio civil de Madrid y La 2 de TVE emite el documental 'Lo posible y lo necesario', de Adolfo Dufour

Publicada el 29/10/2020 a las 06:00 Actualizada el 29/10/2020 a las 09:23
El secretario general de CCOO, Marcelino Camacho, al término de la manifestación celebrada con motivo de la celebración del Primero de Mayo en 1985.

El secretario general de CCOO, Marcelino Camacho, al término de la manifestación celebrada con motivo de la celebración del Primero de Mayo en 1985.

Se cumplen diez años desde que la voz de Marcelino Camacho se apagó. Quienes lo recuerdan –compañeros de trinchera pero también herederos directos de su lucha– coinciden en los elogios y en que el mejor homenaje no es otro que cuidar su legado, especialmente valioso en momentos de crisis. "Los hombres pasan, las causas de los pueblos quedan", resume su hijo, Marcel Camacho Samper. Los hombres como Marcelino Camacho inevitablemente pasan, pero tras una década desde su fallecimiento las semillas que sembró dejan tierra fértil.

Marcelino Camacho llevó como estandarte la lucha obrera y sindical durante los años de férrea dictadura pero también cuando la democracia empezaba a asomar como algo más que una utopía. "Marcelino procedía del bando de los perdedores de la Guerra Civil, sufrió la represión en primera persona de forma extremadamente dura, en campos de concentración, en el exilio y en la cárcel". Habla Ignacio Fernández Toxo, exsecretario general de Comisiones Obreras (CCOO), el sindicato por el que apostó Marcelino Camacho y que se atrevió a constituir en plena dictadura.

Camacho creció guiado por el compromiso y la coherencia política, como sindicalista y como afiliado al Partido Comunista de España, del que fue diputado en el Congreso. No dejó de batallar por los derechos de la clase obrera y la justicia social, en clandestinidad y desde los márgenes del exilio. "Es una figura clave de la historia reciente de nuestro país y también en el periodo previo a la Guerra Civil tuvo un papel importante entre los luchadores". Lo recuerda Unai Sordo, actual secretario general de CCOO. Su trayectoria, añade, "representa a mucha más gente: es la biografía vital de la mejor generación de luchadores por la libertad".

Este jueves a las 12.30 horas, Comisiones Obreras, Izquierda Unida y el PCE organizan una ofrenda floral en el cementerio civil de Madrid en homenaje al sindicalista. Esta misma noche, La 2 de TVE emitirá el documental Lo posible y lo necesario, dirigido por Adolfo Dufour. Sobre el homenajeado habla también, en conversación con este diario, Pepe Álvarez, actual secretario general de UGT. "Hay más de un aspecto de su trayectoria que aún está vigente, pero quizá hay una cuestión que recorre su historia: si te caes, levántate".

A finales de la década de los cincuenta, el sindicalista volvió a España del exilio y continuó con su profesión como obrero metalúrgico. Su pugna por los derechos de los trabajadores lo llevó directo a la cárcel y entre sus rejas se fraguó parte de su recorrido vital y político. Fueron nueve largos años los que permaneció en la prisión de Carabanchel, el que sería su barrio hasta el final de sus días. Fue uno de los rostros del proceso 1.001, por el que fue condenada toda la dirección del sindicato, a principios de los setenta.

Más acá de la muerte del dictador, conviene destacar de Camacho "su sentido de la unidad de país, algo tan ausente hoy en el discurso político", señala Fernández Toxo en conversación con infoLibre. A su juicio, el militante comunista supo entender el momento histórico y comprendió que "el país necesitaba dar un salto importante". Demostró, subraya, "un rasgo de generosidad que caracterizó a toda una generación que quiso facilitar el tránsito a la democracia". Y junto a él, siempre Josefina Samper. "Otra luchadora antifranquista", añade Unai Sordo, vanguardia dentro del feminismo de clase y "figura muy visible para quienes compartieron sus aspiraciones, ansias y anhelos que al final consiguieron el éxito en la transformación de este país", completa Fernández Toxo.

Su legado: organización y unidad

Unai Sordo recuerda que "hay cuestiones que son imperecederas en su figura" y algunas de ellas constituyen aún hoy día rasgos elementales del movimiento sindical: "La importancia absoluta de la organización de los trabajadores en los centros de trabajo para defender sus derechos". La fortaleza, prosigue, del sindicato como herramienta de cambio crucial en todas las etapas históricas del país. "Fue fundamental para minar la dictadura mediante un proceso movilizador, primero desde la clandestinidad y después para apretar y evitar una transición en falso". Ahí Marcelino Camacho y su sindicato "demostraron con lucidez ser un actor importante para la llegada de la democracia".

Todavía hoy su legado es necesario para entender el sindicalismo "como arma desde la base, porque desde ahí se construye", recalca Unai Sordo. Si bien el sindicato tiene "un papel constitucional y de defensa de los trabajadores fundamental" mediante el diálogo social y la negociación con las instituciones, lo cierto es que existe "un trabajo subterráneo que al final es el que sustenta su fortaleza". "Si no tienes capilaridad en los centros de trabajo, luego los cambios no se aplican" y de hecho existe "una diferencia enorme entre donde hay sindicatos y donde los trabajadores no están organizados". Para Pepe Álvarez se ha conseguido "recuperar el sindicalismo de manera conjunta", mediante "una plena conexión e identificación entre la acción sindical y la dirección", pero lo cierto es que los acuerdos en el plano político"hay que desarrollarlos después en los centros de trabajo" y de ahí que el mayor reto actual pase por "conseguir presencia en las pequeñas y medianas empresas", coincide.

Marcelino Camacho no dejó de pelear sobre el terreno, con la coherencia de quien no aparta la vista de su clase. "Era una persona con una gran visión de futuro, aunque no tuvo éxito en aquel enfoque que planteó para llegar a la democracia con un sindicalismo unido", recupera Fernández Toxo. Hoy, el exsecretario general de Comisiones Obreras rescata la idea de "seguir luchando por ampliar espacios de unidad en la organización" y "más allá de las diferencias" fortalecer al "movimiento obrero, especialmente en situaciones como esta" que requieren de "unidad en todas sus fuerzas". Porque "o uno se organiza, o serán otros los que decidan".

Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • Racoicaro Racoicaro 31/10/20 11:28

    CCOO y UGT dan pena; son un eslabón más para atenazar al trabajador. Sindicatos vendidos a la patronal y que parecen el duo sacapuntas. Deberían aprender de otros sindicatos no aborregados y nada pesebreros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • yosolo1 yosolo1 30/10/20 20:24

    Me parece una persona merecedora de respeto, pero por su coherencia personal con sus postulados sociales, su lucha por derribar la dictadura, y su honradez económica; pero otra cosa es estar de acuerdo con su ideología comunista y su visión sobre lo que debía ser la economía; pero esto es algo menor a nada que lo comparemos con los los listillos que sucedieron a los que hicieron la transición, (entre ellos Marcelino, no olvidemos los imprescindibles Pactos de la Moncloa), pero no solo hay listillos económicos en el PP, PSOE, y demás partidos políticos, ( y hablo de casos individuales, aunque en algún partido demasiados individuales .. para que quede claro que no se debe caer en el todos son iguales que balbucea VOX), pero que también alcanzó a miembros de CCOO, (escasos, sí, pero también llegó por mirar a otra parte), como la responsabilidad de los representantes de CCOO en los órganos de control de las cajas de ahorro que luego quebraron. Para muestra un botón, el secretario provincial de CCOO de Segovia bailando la conga en Venecia con 19 cargos del PP, y alguno del PSOE, en un "curos de formación", que no impidió la quiebra de Caja Segovia, y que este miembro del órgano de control, después de es formación en Venecia, no se enterase. Pues eso, que la dignidad de Marcelino es personal, comienza y terminal en su formas de ser, sin que se trasmita a sus correligionarios, que se la deben trabajar todos los días para poder hincar pecho. http://segoviadirecto.com/art/15173/ignacio_velasco__exsecretario_provincial_ccoo_da_explicaciones_por_las_fotos_de_interviu

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Baños Baños 30/10/20 11:51

    Personaje increíble Marcelino, observado desde la realidad anterior y actual. Por mérito propio, en la forma de vida, la formación, la visión social clarividente y la entrega en todos sus compromisos que le hicieron pagar bárbaramente durante la dictadura.
    Algún error ha de tener todo ser humano y él tuvo uno que todavía persiste en sus efectos: proponer y fiarse de Antonio Gutiérrez como secretario general, que le seguiría "el hijo del altísimo". Ambos le amargaron la vida en su última etapa con trato injusto para descafeinar la actividad sindical.
    Gracias a UNAI SORDO se va recuperando CC.OO. y rescatando la extraordinaria imagen de un luchador. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Makarenko Makarenko 30/10/20 11:28

    Cómo se echa en falta esos liderazgos.Coherentes y honrados, fieles a sus principios en la defensa de los derechos sociales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Androide paranoide Androide paranoide 30/10/20 10:08

    Un tipo integro, una rara avis dados los tiempos que corren.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • yokin yokin 29/10/20 20:44

    Como decía Bertolt Brecht, “hay hombres que luchan toda la vida, estos son imprescindibles” Don Marcelino Camacho, uno de ellos. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Nepas Nepas 29/10/20 18:21

    Un sindicalista, un hombre ejemplar, irrepetible con su instinto de clase. El documental que emite esta noche La 2 es muy bueno en su primera hora, pero sectario en la media última. En mi modesta opinión.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Fernandos Fernandos 29/10/20 11:50

    Que grande Marcelino, en aquel tiempo estabamos convencidos de la utilidad de los Sindicatos para los trabajadores, este hombre se merece un gran monumento, a pesar de lo pronto que se olvidan sus lecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    11

    • EAJ49radio EAJ49radio 29/10/20 15:51

      Estoy totalmente de acuerdo con su comentario. Fueron tiempos muy duros y él estuvo en primera línea siempre.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      9

  • ferrermr ferrermr 29/10/20 09:26

    Marcelino Camacho fue un gran hombre que vivió y luchó por lo que creía, ahora bien, también hay que recordar a su esposa, Josefina Samper Rojas, que lo acompañó en la lucha. Cuando de lucha en compañía se lleva mejor el dolor y los desengaños.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • PaquiMS PaquiMS 29/10/20 08:22

    Grande Dn. Marcelino.
    pero pienso que aún está todo por hacer.
    Hasta que no se eduque/enseñe que es eso de los sindicatos, y su utilidad para la sociedad, en las aulas de la ESO, esta asignatura seguirá estando pendiente en este país.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

Lo más...
 
Opinión