X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Sucesos

"No maté a mi hija, no, no maté a mi hija": Rosario Porto, la abogada de familia acomodada que conmocionó Santiago tras asesinar a Asunta

  • Las pistas sobre la muerte de la pequeña apuntaron desde el primer momento a ella y su exmarido, con el que acudió la misma noche de la muerte a una comisaría para denunciar la desaparición de su hija
  • Nunca reconoció el crimen y se negó en todo momento a pedir permisos penitenciarios, que su abogado planteaba como una manera de lograr su clasificación en tercer grado y anticipar el cumplimiento de la pena

Publicada el 18/11/2020 a las 15:24 Actualizada el 18/11/2020 a las 17:31

Encuentran a Rosario Porto, la madre de Asunta Basterra, ahorcada en su celda de la cárcel de Brieva

La madre de Asunta Basterra cumplía 18 años de condena por el asesinato de la niña de 12 años, a la que adoptó en China cuando sólo tenía uno.

Fotografía de archivo de Rosario Porto, madre de Asunta Basterra.

Fotografía de archivo de Rosario Porto, madre de Asunta Basterra.

EFE

Rosario Porto ha aparecido muerta en su celda de Brieva (Ávila) siete años después del asesinato de su hija adoptiva, Asunta, por la que ella y su exmarido, Alfonso Basterra, fueron condenados a 18 años de cárcel. Desde su condena, confirmada por distintas instancias judiciales, ella defendió su inocencia, recuerda Europa Press.

La de Brieva ha sido su última cárcel en un periplo que le llevó antes a estar A Lama (Pontevedra) y en la de Teixeiro (A Coruña), con el protocolo de prevención de suicidios activo en estas últimas cárceles y avisos entonces por parte de su abogado, José Luis Gutiérrez Aranguren, sobre el estado en el que se encontraba.

Y es que hace dos años, en noviembre de 2018, protagonizó, según transcendió entonces, un episodio similar al ocurrido en Brieva, en ese caso en la prisión de A Lama, pero con aviso previo por parte de Rosario Porto a una interna, lo que alertó a los funcionarios.

Un año antes, en 2017, apareció desmayada en su celda de la cárcel de Teixeiro tras ingerir varias pastillas, coincidiendo con el día en que iba a ser trasladada de prisión, para cumplir condena en la de A Lama. Fuentes penitenciarias apuntaban entonces que no era la primera vez y lo vinculaban con una "llamada de atención" y no un intento real de quitarse la vida.

De familia acomodada

Hija de una familia acomodada, un reputado abogado de Santiago y una catedrática de Historia del Arte, Rosario Porto, que ha fallecido con 51 años, siguió en su juventud los pasos de su progenitor, licenciándose en Derecho y pasando temporadas en distintos países europeos para mejor el aprendizaje de idiomas.

De hecho, herederó de su padre el cargo de cónsul de Francia, que dejó en 2006. También aparcó su carrera como abogada unos años antes del crimen de su hija adoptiva para reorientar su actividad profesional a las vinculadas con el ámbito comercial.

Ya casada con Alfonso Basterra —que cumple condena en la prisión de Teixeiro (A Coruña)—, decidieron adoptar en China a Asunta. Sin embargo, ambos pusieron fin a su relación matrimonial con posterioridad a la muerte de los padres de Rosario Porto, en 2011. De ellos, heredó un importante patrimonio.

Sostuvo que era inocente

Desde su condena por el asesinato de su hija adoptiva —cuyo cadáver fue hallado el 22 de septiembre de 2013 en una cuneta del municipio coruñés de Teo, donde Rosario Porto tenía una casa— a través de su abogado defendió su inocencia.

El letrado, en sus declaraciones a los medios de comunicación, alertó en varias ocasiones de la "depresión profunda" de su clienta, un problema que vinculó con una situación de "hace muchos años". Pese a su recomendación, ella se negaba, según el mismo relató, a pedir permisos, que él planteba como una manera de lograr su clasificación en tercer grado y anticipar el cumplimiento de la pena.

Desde el primer momento, las pistas sobre la muerte de su hija apuntaron al entorno cercano y, en concreto, a ella y su exmarido. Ambos, en la noche en la que se produjo la muerte de Asunta, habían acudido a una comisaría de Santiago de Compostela a denunciar la desaparición de su hija.

Las "inconsistencias" detectadas por la Guardia Civil en las declaraciones de los padres sobre los últimos movimientos de Asunta y las primeras pruebas precipitaron sus detenciones. En un primer momento, Rosario Porto se negó a colaborar en las diligencias, pero luego ofreció hasta tres versiones frente a la postura de su expareja que se negó a declarar ante el juez y a colaborar en las diligencias.

En el juicio, su retrato fue el de una mujer cabizbaja, vestida con ropa oscura, que defendió su inocencia. "No maté a mi hija, no, no maté a mi hija", respondió a su abogado cuando éste le preguntó directamente si había sido la responsable de la muerte de la menor en una declaración con contradicciones que vinculó entonces a "lagunas".

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • SantyPucela SantyPucela 20/11/20 09:25

    Yo desde el primer momento no estoy muy seguro de que ella sea la asesina, aun asi tendria atenuantes que no se tomaron en cuenta, el hecho de que renunciara a ventajas peninteciarias detecta su deseo de suicidarse, pero los psicologos de las prisiones como siempre tan listos dijeron que era por llamar la atencion, y bien que la ha llamado

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Riadeortigueira Riadeortigueira 19/11/20 09:13

    Bueno, quizá fue la asesina de la niña. Pero era una mujer enferma y no merecía este final.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión