X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¿Qué es...?

'Gerrymandering', la trampa electoral que beneficia al partido en el poder

  • Hace más de 200 años, Elbridge Gerry ideó un sistema para asegurarse la victoria electoral que aún hoy juega un papel en las elecciones de los EEUU.
  • Tiene más impacto en los sistemas electorales mayoritarios que en los proporcionales. Por eso, en España es difícil que represente un problema

Publicada el 18/10/2020 a las 06:00

Aquella idea de 1812 del gobernador Gerry ha perdurado hasta nuestros días

El politólogo y analista Pablo Simón lo explica así: “En un sistema mayoritario, es decir, aquel en el que un candidato consigue la representación si tiene un solo voto más que su oponente

Samuel Martínez

1812, Massachusetts. La cabeza del gobernador del estado, Elbridge Gerry, no para de dar vueltas en torno a un asunto: cómo lograr que su partido, el antiguo Demócrata-Republicano, logre la victoria electoral en los distritos del norte y del oeste. Necesita encontrar una solución, un mecanismo que le permita alzarse con la victoria a pesar de las zonas del estado que le son más hostiles. A sus 70 años, le quedan pocas balas para llegar a la Casa Blanca y las elecciones de ese mismo curso jugarán un papel decisivo. Tras mucho discurrir, Gerry da con la solución. Se ha dado cuenta de que lo que tiene que hacer es lograr que los votos de todos esos distritos en los que goza de menos apoyos tengan menos valor. Pero, ¿cómo? Claro, uniéndolos todos en uno. Convirtiendo varios distritos en uno solo. De esa forma, con el nuevo dibujo de las circunscripciones electorales, ese distrito desfavorable repartirá menos escaños que con la anterior distribución, mientras que el resto de territorios mantendrán su reparto de escaños habitual. Victoria segura. Al cabo de más de 200 años, aquella argucia que se lo ocurrió a Elbridge Gerry tiene una importancia capital en el sistema electoral de los Estados Unidos, más si cabe teniendo en cuenta que cada diez años son los propios congresos de cada estado los que se encargan de rediseñar su mapa electoral.

El politólogo y analista Pablo Simón lo explica así: “En un sistema mayoritario, es decir, aquel en el que un candidato consigue la representación si tiene un solo voto más que su oponente, el gerrymandering dispersa los apoyos electorales del rival en diferentes circunscripciones de forma que siempre acaben encontrándose en minoría”. Por eso, si el partido en el poder manipula el mapa electoral a través de la técnica que ideó Elbridge Gerry, siempre obtendrá resultados favorables, toda vez que se asegura de lograr la mayoría en las circunscripciones que están en liza. En otras palabras, el gerrymandering funciona en dos direcciones. Por un lado, el cambio en el dibujo electoral le permite al partido en el poder asegurarse de que la oposición se encuentra en minoría en la mayor parte de estados. Por el otro, le permite agrupar en solo un estado (o en los menos posibles) todo el voto a la oposición, con tal de asegurarse la victoria en el resto. De todo eso se dio cuenta en 1812 un grupo de periodistas, que bautizó la trampa con una mezcla entre el nombre del político —Gerry— y salamander —salamandra, en inglés— por la silueta parecida a la de ese animal que terminó adoptando el nuevo distrito electoral.

La pieza del mecanismo electoral estadounidense que abre la puerta de la trampa a los mandatarios —aunque, a lo largo de la historia, ha ocurrido en muchos países— es la potestad que tienen los propios políticos de los congresos de cada estado a la hora de dibujar las circunscripciones electorales para la Cámara de Representantes, tal y como apunta Pablo Simón. Al tener que rediseñarse periódicamente, es muy goloso para el partido que ostenta la mayoría en el Congreso aprobar unos límites que le sean ventajosos y, por ende, desfavorables para la oposición. Ahora bien, es importante tener en cuenta que el gerrymandering no tiene nada que ver con el prorrateo, el fenómeno que llevó a Donald Trump al poder a pesar de perder por más de tres millones de votos totales frente a Hillary Clinton. Lo que pasó entonces fue que Hillary venció en estados como California, en los que vive —y vota— una gran cantidad de población, pero Trump se llevó el triunfo en un mayor número de estados pequeños. “Al cambio”, como explica Simón, “el actual presidente salió ganando en la suma de escaños”, a pesar de que fue Clinton quien arrasó en votos.

¿Es posible el gerrymandering en España?

“En España es complicado que hablemos de gerrymandering”, asegura el politólogo. “En la Constitución española está fijado que la circunscripción electoral es la propia provincia”, continúa, “por lo tanto, no se permite el rediseño del mapa electoral, que se ha mantenido estable prácticamente desde Javier de Burgos en el siglo XIX”. Sin embargo, Simón concreta que en la arena autonómica existen algunos matices: “Hay circunscripciones que son inferiores al nivel provincial”. El analista pone el ejemplo de Murcia, donde hasta hace poco tiempo se contaban hasta cinco circunscripciones diferentes que “se diseñaron en su día para aminorar el poder del Partido Cantonal de Cartagena”. En cualquier caso, resuelve, “en España tenemos un modelo electoral proporcional, en el que es más complicado que el gerrymandering tenga efecto porque nunca lapida totalmente una mayoría. Siempre hay posibilidades de que un partido consiga representación”. Esa es una de las razones por las que el Congreso de los Diputados es más plural que la Cámara de los Representantes de los Estados Unidos de América.

Aquella idea del gobernador Gerry —quien terminó por colarse en la Casa Blanca como vicepresidente desde 1813 hasta 1814, cuando murió de una enfermedad cardiovascular— ha perdurado hasta nuestros días con particular incidencia en los países anglosajones. Aunque a medida que han ido pasando los años, los parlamentos de todo el mundo han incluido garantías para evitar la aparición del gerrymandering, la trampa no puede descartarse en algunos escenarios, como por ejemplo el estadounidense, donde en 2021, como sucede cada diez años, se procederá al rediseño del mapa electoral. Será entonces cuando los políticos norteamericanos con mayoría en los distintos congresos tendrán que luchar por mantenerse honestos y no dejarse convencer por el fantasma del vicepresidente Elbridge Gerry.

Más contenidos sobre este tema




4 Comentarios
  • Angel Requena Angel Requena 19/10/20 20:25

    El artículo olvida que el sistema electoral al parlamento español prima a las provincias menos pobladas favoreciendo de forma doble a los grandes partidos. Del senado es mejor no hablar: como muestra Unidos Podemos no tiene ningún senador.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 18/10/20 08:04

    '¡Qué me dice! En ¡España tenemos el mismo fraude; consiste en hacer que unos votos valgan más que otros mediante dos trampas: la primera es establecer como distrito electoral la provincia cuando la unidad política y sociolñogica es la autonomìa, con todos los defectos que ello tenga; la segunda trampa es la "disculpa" de que como en algunas provincias hbaría pocos diputados NO se respeta el principio CERO de la representacion democratica que exige que cada persona tenga UN VOTO DE IGUSL VALOR y se le "regalan" dos diputados. Eso ocurre con las provincias despobladas. ¿es que acaso el elector es la provincia y no el ciudadano? De ese modo las provicias con menos población laboral y con más prooorcion de propietarios tienen una sobrerrepresentacion de hasta el 300 % en el Congreso y de hasta 8.000% en el Senado; hagase elcálculo a partir de un senador en la isla de El Hierro. Así está casi garantizado el predominio de la derecha carcunda, siempre más próxima al propietario, que al trabajador asalariado. Así ya no es necesario cometer el fraude del cambio de urnas propio del S. XIX. El fraude electoral está "legalizado". Lo MEJOR sería que la circunscripción electoral fuera la que tiene una unidad sociológica y ésa descansa en la Autonomía y no en la provincia. Entonces cada partido elegiría a los candidatos que residen en una u otra provincia según le parezca, como ocurre cuando se elige al Alcalde, que sus concejales son de un barrio o de otro y a todo el mundo le parece bien. LO ÓPTIMO sería que se hiciera de España una circunscripción única, Eso ocurre cuando votamos para el Parlamento de la UE. Y lo que ya sería MARAVILLOSO fuera el que las listas no estuvieran cerradas.
    La actual ley electoral es un fraude que debería de eliminarse para que en el Congreso hubiera una verdadera representacion de los ciudadanos que elegimos a nuestros Diputados. Así se respetaría el art, 14 CE78 que está como "un artículo por rasrojos" de tantas vioaciones como sufre. Y el SUMMUN sería contabilizar el NO voto de los que se abstienen. Así nadie podría quejarse de que su voz no se oye si no quiso que le representaran. De premio porhacerlo bien, saldría más barato.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    4

    • migra migra 19/10/20 11:06

      La circunscripción debe ser adecuada a la elección en mi modesta opinion. No puede ser la misma para una elecciones europeas, nacionales , autonómicas o locales. Respecto a las listas abiertas, hasta ahora los resultados electorales sancionan con abrumadora mayoría a favor a los partidos que no lo llevan como propuesta real. Hay alternativas que se presentan a elecciones nacionales que llevan esa propuesta y reciben menos votos que el pacma. Ademas en las elecciones nacionales, las listas al senado ya son abiertas, se ponen varias crues en los candidatos que se quiere votar, independientemente del partido, y el resultado abrumadoramente es que la gente vota lo mismo al congreso que al senado. Habría que profundizar en nuestra democracia.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Dver Dver 18/10/20 20:16

      Iba encrespándome un poco (con cariño) cuando leía en tu comentario que la unidad política y sociológica es la Autonomía (y como ejemplo que conozco la C.V., con zonas de interior castellanohablantes que "pertenecían", cuando se delimitaron las proovincia, a castilla y otras costeras y de interior valencianohablantes formadas desde la epoca mora). Pero me he puesto muy contento cuando has manifestado que la circunscripción obvia y justa es España. El Parlamento legisla para todos los ciudadanos, por lo tanto deberían estar representados todos con justicia; una persona, un voto de igual peso. El Senado, que se reforme y se dedique a Camara Territorial, si es necesario, o que se elimine.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

Lo más...
 
Opinión