x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Veranos con historia

La expulsión de los judíos

  • El Edicto de Granada, hecho efectivo por los Reyes Católicos en el verano de 1492, puso fin a siglos de diversidad de creencias en la península
  • En agosto, infoLibre hace un repaso de los veranos que, lejos de la placidez estival, cambiaron el curso de la historia

Publicada el 10/08/2015 a las 06:00 Actualizada el 09/08/2015 a las 17:53
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Fragmento del cuadro 'Expulsión de los judíos' del pintor Emilio Sala.

Fragmento del cuadro 'Expulsión de los judíos' del pintor Emilio Sala.

WIKIPEDIA

¿Qué pasó?


“El Consejo de hombres eminentes y caballeros de nuestro reinado (…) acordó en dictar que todos los judíos y judías deben abandonar nuestros reinos y que no puedan nunca regresar”. Con este fragmento, incluido en el Edicto de Granada, los Reyes Católicos pusieron fin, en pleno verano de 1492, a varios siglos de presencia judía en España.


Aunque se firmó el 31 de marzo de ese año en la ciudad andaluza, el mandato daba a los afectados hasta el “fin de julio” para que saliesen de los “dominios y territorios” –tanto del Reino de Castilla como del Reino de Aragón–, pudiendo llevarse consigo “sus bienes y pertenencias (…), exceptuando oro y plata, o moneda acuñada u otro artículo prohibido por las leyes del reinado”. Además, la orden establecía que todos aquellos que no la hubiesen cumplido en el plazo estipulado o regresasen con posterioridad se enfrentarían a la pena de muerte. Aquellos que les auxiliaran, también se exponían a perder todos sus bienes.


¿Cuándo pasó?


A pesar de que el edicto ordenaba que España estuviese completamente libre de judaísmo el 1 de agosto de 1492, finalmente se dio a los afectados
diez días más de plazo para que pudiesen “deshacerse de sus hogares y todas sus pertenencias” y emprender el viaje de salida. Así, el 10 de agosto de 1492 desapareció finalmente la diversidad religiosa en la península, o al menos eso parecía. Sin embargo, gran cantidad de judíos convertidos al cristianismo para evitar la expulsión siguieron practicando su religión a la sombra y siempre bajo la amenaza de ser descubiertos o denunciados a la Inquisición.

El también conocido como Decreto de la Alhambra permaneció vigente hasta el 16 de diciembre de 1968. En los últimos años del franquismo, con motivo de la inauguración de la primera sinagoga en Madrid, el Ministerio de Justicia hizo oficial su abolición en una carta remitida a Max Mazin, un importante miembro de la comunidad hebrea en España. Un año más tarde, en diciembre de 1969, el decreto fue finalmente abolido.

¿Quiénes fueron los protagonistas?


El edicto afectaba a unos 200.000 judíos, que representaban un 5% de la población de los dos reinos . Sin embargo, cerca de 50.000 no llegaron a abandonar la península al convertirse al cristianismo. Además, un elevado número de los que emprendieron el camino de salida regresaron al cabo de un tiempo alegando haberse convertido en el extranjero.

¿Qué fue de los protagonistas?


Los hebreos expulsados se desplazaron a países como Italia, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Israel, Líbano o Turquía, entre otros. Además, a través de Grecia, también tuvieron presencia en algunas zonas del este de Europa.

En la actualidad, Israel y Estados Unidos son los dos países con una mayor comunidad judía, con 6,1 y 5,7 millones de personas, respectivamente, según datos de 2014 recogidos por American-Israeli Cooperative Enterprise (AICE). Además, a mediados de junio se aprobó en el Congreso de los Diputados la ley que permite a los sefardíes descendientes de los desterrados en 1492 disponer de la nacionalidad sin que tengan que renunciar a su nacionalidad anterior y suprimiéndose en estos casos la necesidad de disponer de una residencia.

¿Por qué fue importante?


La expulsión de los judíos fue uno de los pasos previos en el proceso de unificación religiosa en torno al catolicismo, que culminó en 1502 con la pragmática que anunciaba la expulsión de todos aquellos musulmanes del reino de Granada que no se hubieran convertido al cristianismo antes del mes de abril. De esta manera, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón pusieron fin a siglos de diversidad y convivencia religiosa en la península.

Así, los reinos de Castilla y Aragón siguieron la estela de otras monarquías europeas como Francia, donde el rey Felipe II ordenó la expulsión de esta comunidad en 1182, e Inglaterra, con Eduardo I en 1290. Ya en el siglo XV, el Archiducado de Austria y el Ducado de Parma adoptaron medidas similares. El caso español fue interpretado como un paso hacia la modernidad y los monarcas recibieron las felicitaciones de una gran parte de Europa. Incluso la Universidad de la Sorbona de París presentó a los Reyes Católicos sus congratulaciones.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Salsera Salsera 11/08/15 00:44

    Totalmente de acuerdo con los seis comentarios, mejor no me puedo expresar y poco mas se puede añadir. En hora buena a todos y gracias. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cuervo Ingenuo Cuervo Ingenuo 10/08/15 19:06

    Ayer víctimas hoy verdugos. Lo que está claro es que estas tres religiones tienen en común la exclusión del otro y que a lo largo de la Historia, salvo contadas excepciones, no han aportado más que sufrimiento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cromwell cromwell 10/08/15 17:46

    La expulsión de los judíos forma parte de la la leyenda negra de España pero, según dice el bien argumentado artículo, dos o tres siglos antes habían sido expulsados de Inglaterra, Francia y otras zonas de Europa y no se atacó  a quienes lo hicieron y más recientemente sucedieron los progroms de la Rusia zarista. Las religiones siempre han sido y siguen siendo motivos de genocidios (sobre todo las tres del libro) pero en el caso español si fuésemos justos deberíamos dar el mismo buen trato a los descendientes de los musulmanes expulsados poco después, la diferencia es que nunca antes el sionismo había tenido el poder que ahora tiene en el mundo. Es cierto que debe permitirse la práctica de toda religión pero apoyandoi y promoviendo el laicismo para evitar excesos. Lo que es inadmisible es que basándose en una religión se forme y apoye a un país capaz de crear  el mayor campo de exterminio jamás habido como es Gaza. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • maimdt maimdt 10/08/15 11:37

    yo creo que aunque no sé ni podemos saber mucho de aquellos acontecimientos, pero desde los reyes católicos está claro que España o el conjunto de estados de la época, cuando echaron a los judíos y demás, que no eran afines al catoicismo, sellaron lo que iba a ser un país como España. Y en lo que ha derivado hasta hoy mismo. Lo peor que nos pudo ocurrir fue precisamente eso: estar bajo el dominio de la monarquía y la religión. Pero es que hoy día estamos de igual manera aunque con internet. No hay más que ver al señor Rouco con su pisito de tantos metros cuadrados solo para él y sus vicios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • christopher lee christopher lee 10/08/15 09:22

    A partir de entonces, empieza el calvario de España. Una gentuza con poder empieza a poner condiciones a las personas para ser Español (aragonés, castellano, andaluz.....), y hace que miles de familias tengan qie fabricarse una historia, la hoguera ó la horca como alternativas no son atractivas. Las tradiciones nacionales, han sufrido un proceso de invención similar en los últimos 2 siglos, construyendo  una pseudohistoria de España (ó de alguna de sus partes), que es lo que se pretende enseñar a los niños. Urge para la educación un pacto sobre la enseñanza de la historia, en el que prime la ciencia, y se haga apología de la diversidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Liberto Liberto 10/08/15 02:07

    Agradezco el artículo, muy ilustrativo. Graves problemas actuales de difícil solución pueden tener su origen en esta expulsión -con confiscación de sus bienes, como luego también hicieron los nazis- de "los judíos y judías" de sus moradas, en las que habían habitado por generaciones, realizada por los Reyes...¡Católicos!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 10/08/15 01:30

    En aquella época, salvo el rey, laa iglesia tenía mas poder que la misma nobleza. Pero es que además, tenía influecia en la nobleza y el rey su su corte. En un programa de Salvados de Jordi Evole, en relación al derecho o no de las inmatriculaciones que hacía la iglesia, este le vino a decir, que la iglesia era mas antigua que España, como argumento para defender ese derecho de la iglesia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.