X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Detrás de la historia

La expulsión de los moriscos: una crisis de refugiados en el siglo XVII

  • En 1609, Felipe III firmó un decreto por el que la población morisca tenía que marcharse del país, y España perdió el 4% de su población en cinco años
  • Este agosto infoLibre recupera personajes y acontecimientos que, desde la sombra, han marcado la historia de España

Publicada 04/08/2017 a las 06:00 Actualizada 03/08/2017 a las 18:45    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

"L'expulsió dels moriscos", cuadro de Gabriel Puig Roda (1894).

Museu de Belles Arts de Castelló
El 22 de septiembre de 1609, Felipe III (1598-1621) hacía público un decreto por el que los moriscos del reino de Valencia debían abandonar la Península. En solo tres meses, se habían embarcado más de 116.000 musulmanes convertidos al cristianismo, que no volverían jamás a la tierra en la que habían nacido y crecido durante generaciones.

El proceso de expulsión de los moriscos, creyentes islámicos de al-Ándalus bautizados por decreto de los Reyes Católicos en 1502, se saldó con la expulsión de al menos 275.000 personas, aproximadamente el 4% de la población (aunque los datos varían, algunos autores dicen que fueron 300.000 o más). La expulsión concluyó en 1614, pero el contexto que condujo a esta comenzó mucho antes.

Durante el reinado de Felipe II (1556-1598), la lucha contra el imperio Otomano estaba en su momento álgido. El conflicto, aunque con momentos de paz, se resolvía en batallas —alguna tan célebre como la de Lepanto (1571)—, pero también en escaramuzas mediterráneas. Los corsarios otomanos atacaban los barcos y plazas costeras de los cristianos en el Mediterráneo (principalmente españoles), y en algunos de estos ataques a las costas de Valencia y Andalucía, la población morisca ayudó a los atacantes, según algunas fuentes de la época. 

El "problema morisco" tenía su base en que la población morisca permanecía apartada del resto de la población. Aunque sus antepasados habían sido bautizados a la fuerza en 1502, la conversión fue un fracaso y muchos seguían practicando la religión musulmana en secreto y hablando árabe. Hasta tal punto era así, que un edicto de 1566 prohibió el uso de esa lengua y el de trajes y ceremonias de origen musulmán. Esto no sentó bien entre la población morisca, y se produjo la rebelión de las Alpujarras.

La rebelión de las Alpujarras

El día de Nochebuena de 1568, moriscos de las Alpujarras (Granada), en el sur de Sierra Nevada, se levantaron en armas. La insurrección pilló por sorpresa a las autoridades locales granadinas, que no tenía medios para ponerle freno, más aún si tenemos en cuenta que los rebeldes se pusieron en contacto con fuerzas musulmanas del norte de África.
  Tras dos años de ataques desde los montes y desde las costas, don Juan de Austria (que un año después dirigiría a la flota de Lepanto) aplastó la revuelta con tropas venidas de Italia, Murcia y Valencia. El 1 de noviembre de ese año, 150.000 moriscos granadinos fueron expulsados y distribuidos por el resto de la Península. Las tierras que tuvieron que dejar atrás fueron ocupadas por inmigrantes, principalmente de Galicia.

Esta sería la primera expulsión, y constituiría un antecedente clave: ante la imposibilidad de las autoridades civiles y eclesiásticas de integrar a todo este grupo de población, se optaba por una solución final, es decir, su marcha a otras tierras.

Hay que tener en cuenta que la Contrarreforma católica frente a la reforma protestante estaba en su pleno apogeo, y todas las autoridades mantenían una política de tolerancia cero con las otras religiones. El propio papa Pío V afeó al arzobispo de Granada que era el pastor de la diócesis "menos cristiana de la Cristiandad", y que le dijese al rey Felipe que "pusiese remedio como aquellas almas no se perdiesen".

En 1570 se reubicó a los moriscos dentro de la Península, pero la solución de Felipe III fue mucho más drástica que la de su padre.

La expulsión definitiva

Con el decreto de 1609 para Valencia, y que se extendería también a Aragón, Andalucía y Cataluña, Felipe III declaró que, aquellos que no se marcharan, serían castigados con la muerte. Además, los moriscos tenían que marcharse prácticamente con lo puesto y debían pagar su propio pasaje, por lo que la ocasión fue perfecta para que muchos aprovechados consiguieran objetos de saldo en los puertos.
  Pero no todos aceptaron este triste destino sin más, y se produjo una segunda rebelión. Esta vez, no obstante, las autoridades estaban listas y dieron caza a los fugados. Si bien es cierto que parte de los moriscos se armaron y lucharon, las brutales actuaciones de represión violenta fueron dirigidas también contra gente que, sencillamente, no se marchaba porque no tenía cómo ni a donde. Según una crónica de la época, estos "llegaban tan desvalijados [a la costa] que unos medio desnudos y otros desnudos del todo se arrojaban al mar por llegar a embarcarse".

El virrey de Valencia, para acabar con los moriscos huidos por el campo valenciano, publicó un bando que decía que se pagarían 60 libras por cada uno que trajesen vivo y 30 libras por "cada cabeza que entregaren". Además, en el bando se especificaba que si "quisieren más que sean sus esclavos, tenemos por bien dárselos por tales" y que "los puedan luego herrar".

Los problemas para los moriscos no acabaron ahí, y es que los berberiscos del norte de África tampoco los querían allí. Expulsados de la tierra en la que habían nacido ellos y sus antepasados, y arrojados al mar con un destino incierto, acabarían desperdigados por todo el Mediterráneo, cuando no hundidos junto con los barcos presas de los piratas. Una historia que resulta familiar. 
 
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • Yagar Yagar 05/08/17 15:37

    No se puede juzgar el pasado con premisas del presente. Eso es hacer trampa.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Dossy Dossy 04/08/17 19:53

    El diálogo y la tolerancia es nuestra asignatura pendiente a lo largo de nuestra historia

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • phentium phentium 04/08/17 08:02

    Queda patente el talante de los reyezuelos españoles. Poco a cambiado la cosa y si la coyuntura internacional les dejase, ahora harian lo mismo con todo aquel que no piensa como ellos quieren que piense.
    Este pais tiene que dar un giro de 180 grados para sobrevivir y dejarse estar de glorias pasadas y de vivir de ensoñaciones.
    Hay que terminar con los flecos cada vez mas abundantes del franquismo. Y con sus herederos castrenses sean o no militares. Los salvapatrias nunca fueron buenos. Y por supuesto hay que dejarse de monarcas que aun creen que España es su corijo y que los ciudadanos somos sus subditos. España es de los españoles que para eso la hemos levantado y la estamos sosteniendo y el gobierno es solo el ente administrador elegido por nosotros. Es necesario el federalismo con caracter urgente.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    22

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre