Muy fan de...

Muy fan de... Erdogan

¿Ola ke ase Erdogan, lo bloqueas todo o ke ase? Primero twitter, luego Youtube… Soy muy fan. ¿Y qué es lo que te da tanto miedo de las redes sociales? ¿Que cuenten lo que haces y deshaces? ¡Pero si tu gestión es inmejorable! Tú mismo dijiste: “Recordad que tenéis el mejor primer ministro del mundo”. Pues Erdo, cari, no me seas modesto, deja que se extienda tu grandeza por la red como un virus imparable de excelencia. Es más, si no está cogido, podrías ponerte como nickname: @Erdoelputoamo. Te regalo la idea.

Cuentan que los últimos meses han sido moviditos en Turquía tras la filtración de esas grabaciones en las que, presuntamente, tú y otros altos cargos del Gobierno hablabais de vuestros chanchullos, de la manera de aleccionar a los medios de comunicación –para que digan lo que queréis que digan–, y de vuestra generosidad con los empresarios afines para ayudarles a conseguir contratos públicos. Bah, ¿de verdad crees que esos videos van a revolucionar Internet? ¿Que pueden competir con chicos rusos que desafían al peligro y se suben a la Torre de Shangai –632 metros–, con niñas que entran en la histeria total delante de su webcam cuando no les sale bien la canción de Whitney Houston o con esas parodias desternillantes de los videos de Miley Cyrus? Ná, los videos de corruptelas no son tan originales, ni te preocupes.

Por cierto, he leído una declaración tuya que me ha encantado: “No puedo entender cómo la gente sensata defiende Facebook, YouTube y Twitter. Utilizan todo tipo de mentiras”. Ay, pobre de ti, tan sensato, seguro que ignoras que ahí fuera, en la vida real, también hay trol-leros y que suelen utilizar todo tipo de mentiras. Sí, soy consciente de que voy a romperte el corazón pero debes saberlo aunque duela, Erdo: mienten incluso los políticos como tú, en serio, se han dado casos.

También has dicho: “No vamos a permitir que las personas sean devoradas por YouTube, Facebook u otros”. Esto… ¿Te refieres a ese vicio incontenible de teclear en nuestros móviles para comunicarnos con el mundo? Ya, hace unos días la revista Lancet nos alertaba de la whatsapitis: la tendinitis provocada por el excesivo uso del Whatsapp, ya nos habían informado hace tiempo de la tensinovitis causada por enviar muchos mensajes de texto y de la Nintendinitis que producía el abuso de la consola. Qué ingratos tus críticos, no entienden que bloqueas el acceso de tus ciudadanos a las redes sociales para velar por su salud, que tú sólo quieres evitar que tu pueblo muera de twiteritis, facebookitis y youtubitis.

Oye, lo que no había oído nunca es lo de morir de “telequinesis”. Yigit Bulut, un comentarista económico afín a tu régimen, dijo –durante las protestas antigubernamentales de junio– que “poderes extranjeros intentaban asesinarte mediante telequinesis”, así, en plan Carrie. Eso le daría a Iker Jiménez para dos temporadas de Cuarto Milenio. Lo tuyo es muy, muy paranormal.

No sé si sabes que la Asociación Médica de Turquía está preocupada por tu salud mental porque estás haciendo cosas muy raras…Tú, en cambio, debes de sentirte mejor que nunca porque amenazas con presentarte a las elecciones generales de 2015 –aunque los estatutos de tu partido prohíban que un miembro ocupe el mismo cargo durante más de tres legislaturas consecutivas–. O sea que no tienes intención de cerrar tu etapa, de momento sólo te apetece cerrar las puertas a la libertad de expresión, no sea que tu pueblo se enganche al vicio de decir lo que piensa.

Mientras te escribo –aún sin resultado definitivo– todo apunta a que has vuelto a ganar. Hasta hoy, todos especulaban con la duda de si ganarías followers o si, por el contrario, te harían block y spam en las urnas para castigarte por tanto escándalo. Pero quiero que sepas, Erdo, que hubiera sucedido lo que hubiera resultado de ese plebiscito para poner a prueba tu imagen, mi admiración por ti sería la misma que ayer y anteayer. Yo no pienso dejar de seguirte con atención porque eres carne de TT, tremending turco.

Por cierto, voy a contarte una historia personal. Hace muchos, muchos años, mi padre puso un candado en el teléfono para intentar reducir la factura del teléfono. Y, pobrecito mío, creo que murió sin saber que mis hermanos y yo –y la mayoría de los hijos sometidos a la ley paterna del candadismo–, aprendimos a esquivar la prohibición marcando con una clave, te lo digo para que lo sepas. De nada.

El partido de Erdogan logra un nuevo triunfo en las municipales

El partido de Erdogan logra un nuevo triunfo en las municipales

Más sobre este tema
stats