Plaza Pública

La gran mentira de las oposiciones a enfermería

Cecilia Velasco Romero

Jueves 12 de noviembre. Es un día cualquiera en la dura vida de un opositor. Te levantas de tus apenas cuatro horas de sueño, que en mi caso al tener una bebé lactante a veces son hasta menos, y te dispones a prepararte un café lo más cargado posible para aguantar el sueño.

¡Ya queda menos! Sólo diez días, los últimos diez días de nervios en los que, a medida que vas repasando, tienes la sensación de que sabes menos, de que hay olvidos, e intentas reforzar lo que más se suele preguntar en enfermería: las teorías de enfermería que tan bonitas quedan en papel pero que, en la práctica diaria –especialmente con los recortes de personal que sufrimos–, son imposibles de llevar a cabo. Pero como es el temario que más entra, te esmeras y esmeras en memorizar todas y cada una de las teorías. Y qué decir de las leyes, muchas leyes que lo único que te sirven es para ver cómo los dirigentes son los primeros que no las cumplen pero que yo, al ser de ciencias, me las debo de saber desde el preámbulo hasta la última disposición.

Así transcurre la mañana cuando, a las 14.00 horas, cuando ya te dispones a preparar la comida, suena el teléfono por un mensaje en Twitter : “El TSJCyL manda ordenar la suspensión cautelar de las oposiciones de enfermería”. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Ya estamos con los memes famosos del Twitter? Pero no, siguen llegando más y más mensajes. Abro un foro que seguía dedicado a la oposición y está todo el mundo como yo. Y ahora…..¿dónde voy? Llamo a SATSE Valladolid –sindicato de enfermería– y me dicen que se están enterando como yo por la prensa, que no sabían nada y que en cuanto tengan noticias, avisan.

Mientras tanto Twitter arde. Mensajes entrecruzados de gente que no nos creíamos nada, hasta que bajo el HT #opesacyl, el contacto de sanidad @Salud_JCYL anuncia la suspensión y la rueda de prensa del consejero. Me encontraba sola en casa con mi hija de apenas dos meses y medio, la dejé en la cuna y rompí a llorar sin consuelo y con la rabia de no saber a quién tenía que acudir para pedir explicaciones de lo ocurrido, porque si un vecino te molesta vas y se lo dices, pero con esto… ¿Dónde voy? ¿Dónde está el consejero? Sumado a esto se difunde la sentencia: es el abogado del Estado porque la oferta de empleo público no cumplía las fechas, según el artículo 70.1 de la Ley básica Estatal del Personal Estatutario se habían superado los tres años de validez de la OPE ya que eran plazas del 2011 y según el RD-Ley 20/2011 se pasa el presupuesto de déficit público. Con esto el abogado pidió la suspensión cautelar porque el daño iba a ser peor al hacer unas oposiciones claramente nulas y el juez o aceptó.

Las oposiciones fueron una farsa desde que nacieron, el consejero nos mintió: sacó unas oposiciones que claramente vulneraban la legalidad. Pero lo que parece más increíble es… ¿y nadie se dio cuenta? ¿Ni sindicatos, ni colegios? ¿Yo me tengo que aprender un montón de leyes y los que me defienden no lo saben? ¿Qué falla? ¿Qué fallo hay para que un consejero pueda hacer tal atropello y que nada ni nadie con la ley en la mano no pueda pararlo? ¿No hay abogados en sindicatos y colegios de enfermería que deberían haber informado de que se saltaba la legalidad?

Lloras y lloras porque todo tu esfuerzo, trabajo e ilusiones se han ido a la basura. No voy a personalizar esto, porque tengo familia con niñas muy pequeñas. Habrá personas que no tendrán familia y puede que necesiten trabajar, mientras que otras habrán rechazado contratos. Todos tenemos nuestras vidas con nuestras circunstancias que, con unas oposiciones, tienes que adaptarlas, así como el entorno que te rodea tiene que adaptarse a ti, no siendo siempre fácil. Pasas un verano con numerosas olas de calor pegada a un ventilador e intentando que los apuntes no vuelen, sin vacaciones, sin dormir bien, sin descansar, sin tener en definitiva una vida normal, para que la avaricia de un grupo político, con tal de rascar votos ante unas elecciones municipales y autonómicas que les pintaban mal, saquen unas oposiciones totalmente ilegales.

A falta de diez días, cuando tienes todo preparado –alojamiento y medios de transporte para tu familia, que ya se ha vuelto a adaptar a ti–, suspenden las oposiciones. ¿Es esto la conciliación familiar-laboral de la que tanto presume el PP? ¿Sacar unas oposiciones para dar futuro a tu familia, labrarte un futuro junto a tu pareja, robarte el tiempo con los tuyos para que, en un segundo, te quedes sin todo eso? Además todo el dinero gastado en academias y libros que esperemos que se pueda recuperar –entre 500 y 1000 euros y, en algún caso, puede que más–. ¿Se piensan que el dinero se tira igual que los apuntes?

Pero ya no contenta con eso, salta en los medios y el mismo consejero lo reconoce, a pesar de que le había avisado en dos ocasiones de que las parase, y asegura que “en la vida hay que arriesgar”. Pues señor consejero, como la vida es arriesgar, arriésguese y sea usted el primero en admitir su error y dimitir. Nosotros ya hemos arriesgado la nuestra, cumpla lo que dice, aunque solo sea una vez.____________________________________

________

Cecilia Velasco Romero es opositora a una plaza de enfermera en Castilla y León. 

Interior archiva la investigación de una filtración en el examen a policía pese a la similitud con las pruebas de una academia

Interior archiva la investigación de una filtración en el examen a policía pese a la similitud con las pruebas de una academia

Más sobre este tema
stats