Foro Milicia y Democracia

La “rebelión” de los mandos militares retirados

El rey Felipe VI recibe en audiencia a una comisión de la XIX Promoción de la Academia General del Aire en el año 2013 cuando aún era príncipe.

Fernando Reinlein

Si alguien tiene la curiosidad, puede buscar las primeras páginas de los periódicos del 6 de diciembre de 1979 y comprobará que en ni una sola portada se reseña alguna información sobre el primer aniversario de la Constitución. En una página par de alguno de ellos, un pequeño breve de cinco o seis líneas recogía que unos cuarenta militares y simpatizantes de la UMD (organización clandestina militar antifranquista disuelta en 1977) se habían reunido a cenar para celebrar el aniversario. Fueron los únicos –fuimos– y algunos de ellos fueron represaliados de manera sutil, o no tanto, por ello.

Durante algunos años, en las salas de bandera muchos de los firmantes de los traídos y llevados manifiestos de tinte franquista –además de barbaridades en chats privados– se referían a la carta magna como a la “prostitución” y que ahora defienden tanto en contra de un gobierno “socialcomunista” que pretende quebrar España. Cierto es que han existido declaraciones de numerosos discrepantes de los firmantes de la carta al Rey, manifestaciones de altos mandos y hasta un escrito al ministerio de Defensa de cerca de tres mil militares retirados también condenando lo que dicen estos militares retirados.

Pretendían poner en marcha un movimiento en contra del Gobierno y que se adhiriesen militares de otras promociones. Que se sepa hasta ahora, han fracasado en su intento de “rebelión” de despacho, pero han calentado el ambiente sobre todo por la estupidez del chat privado en el que decían que había que fusilar a 26 millones de españoles. Pero han abierto un debate sobre el franquismo en las Fuerzas Armadas. Claro que existe un rescoldo franquista en las Fuerzas Armadas. Igual que en la sociedad española. Hay verdad en ello.

Lo demuestra el hecho de los millones de votantes de Vox, aunque puedan existir otros motivos para ese voto en muchos de los que eligieron esa papeleta para introducir en las urnas. En el caso de la Fuerzas Armadas hay que resaltar que los gobiernos del PSOE, y no digamos los otros, no desarrollaron lo suficiente las reformas necesarias, por cierto tampoco en la judicatura, por citar las más importantes. Se acomodaron al poder y la sociedad también, en general, que nos quejamos poco y ha faltado pedagogía democrática en escuelas, academias y cuarteles. No hay que olvidarlo.

Y hoy nos encontramos con un partido, Vox, que incita todo lo posible a militares y civiles a actuar contra un gobierno “ilegítimo” y llama a una intervención del Rey que recuerda a los prolegómenos del 23F de 1981. Despachos y corporaciones y medios de comunicación que van por el mismo camino y unos militares retirados y objetivo de este “movimiento” que buscan este postrero minuto de gloria. A la vista de respuestas y silencios en el seno de las Fuerzas Armadas, no hay que darle a todo esto más importancia. Pero tampoco menos. Los movimientos golpistas –lo recordé hace meses– no hay que buscarlos en los cuarteles sino en grandes corporaciones y palacios.

Pero no vendría mal que el rey, en el discurso de la Pascua Militar, si se celebra, enviase un mensaje recordando que los militares están a las órdenes del Gobierno legítimamente –sí, legítimamente– constituido.

Foro Milicia y Democracia critica la "proliferación de cartas" de militares y rechaza que el orden constitucional esté en riesgo

Más sobre este tema
stats