Transparencia

12 casos de dirigentes políticos que falsearon su currículum

María Elósegui, integrante del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, estuvo durante todo este miércoles en el centro de la polémica por la supuesta falsificación de sus notas para obtener un título de posgrado en el año 2014. A última hora del día, Cifuentes aportó documentación para tratar de desmentir la información publicada por eldiario.es. En todo caso, Cifuentes no es la primera política acusada de falsear o hinchar, de una u otra manera, sus currículos. Entre ellos se encuentran dirigentes como la eurodiputada Elena Valenciano, el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno Bonilla, o la alcaldesa de Santander, Gema Igual.

Cifuentes incluye un máster en Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos en su currículum público. No obstante, según la información publicada, la presidenta autonómica habría obtenido este posgrado de forma irregular, ya que su nota en una asignatura y en el trabajo de final de máster habría pasado de "no presentado" a "notable" en 2014, dos años después de matricularse en el máster y sin que conste una segunda matrícula. Este miércoles, la universidad aseguró que Cifuentes aprobó todas las materias del posgrado en 2012, y achacó el cambio de sus calificaciones dos años después a un error en la transcripción de las notas. La propia presidenta aportó documentación a última hora del día para demostrar que obtuvo todos sus créditos en 2012.

En los últimos años, diferentes medios de comunicación han hecho público que más de una decena de políticos han falseado de una u otra forma su currículum. Estos son los más relevantes.

La jueza Elósegui y la ley de igualdad

No obstante, el último escándalo en este sentido no tuvo como protagonista a un dirigente político, sino a una jueza: María Elósegui, que el pasado enero obtuvo plaza como magistrada en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos superando al preferido del Gobierno, el expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Pérez de los Cobos. En la documentación que envió a la corte europea, Elósegui presumía de haber preparado "el anteproyecto de la ley de igualdad 3/2007 a propuesta del Ministerio de Trabajo". Pero varios de los altos cargos del departamento, incluido el entonces ministro Jesús Caldera, no recuerdan ninguna aportación de la jueza a aquella norma, y tanto el PSOE como Unidos Podemos pidieron –sin éxito– revocar la elección de Elósegui tras publicarse que falseó su currículum.

Maraña y García Sotos se quedaron sin ser candidatos el 20D

Por el contrario, atribuirse títulos que no tenían sí acabó con las aspiraciones de Sadat Maraña e Ignacio García Sotos, que se perfilaban como cabezas de lista de Ciudadanos para las elecciones del 20D por las circunscripciones de León y Albacete, respectivamente. A apenas un mes de las generales de diciembre de 2015, la formación naranja retiró de sus candidaturas a García Sotos y Maraña por haber mentido en su carta de presentación a las primarias del partido: el primero de ellos aseguraba haber aprobado un curso de formación en Gerencia y Administración de empresas, mientras el segundo presumía de licenciatura en Administración y Dirección de Empresas.

Ni Maraña ni García Sotos admitieron haber mentido en sus méritos académicos. El que iba a ser candidato por León incluso aseguró en su comunicado de dimisión que no había podido probar estar en posesión de su título universitario a causa de un "error de la Universidad [de León] a la hora de certificar los créditos superados" de la licenciatura. Por su parte, García Sotos denunció que su exclusión de las listas se debía a una guerra interna en Ciudadanos Albacete, y argumentó que "es una nimiedad hacer caer a un candidato elegido por primarias por no acreditar un curso de formación que no tiene ninguna trascendencia académica, porque no es una titulación oficial ni universitaria".

César Zafra y Miguel Gutiérrez siguen en sus cargos

Por el contrario, otros dos dirigentes de Ciudadanos siguen en sus puestos pese a haber falseado sus currículos: son el portavoz adjunto del partido naranja en la Asamblea de Madrid, César Zafra, y el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos en el Congreso, Miguel Gutiérrez. Tal y como publicó infoLibre en noviembre 2015, Zafra miente cuando sostiene en su nota biográfica en la web oficial del partido que "ha desarrollado su carrera profesional en una empresa de productos relacionados con el ocio digital". De hecho, el propio dirigente admitió a este diario que en realidad ese trabajo consistió en hacer "dos colaboraciones para presentar dos videojuegos a la prensa especializada".

No obstante, esa no es la única mentira de Zafra en su currículum. El diputado regional también asegura en su nota biográfica que "ha pertenecido, como asociado, a un bufete de abogados", pero la realidad es "en ningún momento defendió, ni representó a nadie, ni firmó ningún documento en calidad de abogado", tal y como admitió él mismo a infoLibre. De hecho, Zafra trabajó sin contrato en dicho bufete durante algo más de dos años cobrando en negro y, por tanto, no declarando esas rentas a Hacienda. Pese a admitir sus mentiras, Zafra mantiene esa información en su perfil biográfico más de dos años después.

Por su parte, tal y como publicó La Marea, Miguel Gutiérrez también falseó su currículum en las primarias y procesos internos de Ciudadanos. De hecho, Gutiérrez lleva cerca de una década asegurando falsamente que es doctor ingeniero por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), cuando lo cierto es que el grado de su titulación real –ingeniero topógrafo– está dos escalones por debajo de ésta.

El currículum cambiante de Moreno Bonilla

No solo dirigentes de Ciudadanos han adornado sus méritos académicos o profesionales. También lo hizo, por ejemplo, el líder del PP andaluz, Juanma Moreno Bonilla, diputado en el Congreso entre 2000 y 2011. De hecho, su currículum fue adelgazando según pasaron los años. Entre 2000 y 2004, Moreno Bonilla aseguraba en su biografía en la Cámara baja ser licenciado en Dirección y Administración de Empresas y Máster en Dirección y Administración de Empresas. Cuatro años después, Moreno Bonilla pasó de afirmar que tenía esa supuesta licenciatura a únicamente decir que había cursado "estudios en Dirección y Administración de Empresas".

Pero eso no es todo: a partir de 2008, toda mención a estos estudios desapareció de la web del Congreso, aunque el dirigente mantuvo en su currículum que había cursado un máster. Y en 2011, cuando asumió el cargo de secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Moreno Bonilla aseguraba ser "titulado superior universitario en Protocolo y Relaciones Institucionales por la Universidad Camilo José Cela y máster en Dirección y Administración de Empresas por EADE".

La alcaldesa de Santander y su diplomatura

Pero el barón andaluz no es el único alto dirigente del PP que ha falseado su currículum: también lo hizo Gema Igual, alcaldesa de Santander desde que en 2016 Íñigo de la Serna fue nombrado ministro de Fomento. En su biografía oficial, Igual figuraba como "diplomada en Magisterio", pero en marzo de 2017 modificó silenciosamente su currículum para pasar a sostener que únicamente ha cursado "estudios de Magisterio". Lo hizo apenas unas horas después de que la socialista Estela Goicoechea tuviera que dimitir como directora del Observatorio de Salud Pública de Cantabria, después de que el portal Hipertextual desvelara que presumía de ser "licenciada en Biotecnología por la Universidad de León" cuando nunca había acabado la carrera.

Tomás Burgos no acabó Medicina...

El actual secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, es otro de los políticos que han sido cazados adornando su currículum público. Tal y como publicó El País, durante 11 años –entre 1993 y 2004– Burgos declaró en su perfil público de la web del Congreso de los Diputados ser "licenciado en Medicina", una referencia que posteriormente desapareció sin explicaciones pese a que Burgos siguió siendo parlamentario. No obstante, en 2011 el dirigente incluyó en su currículum del Congreso las palabras "medicina y cirugía", sin especificar si había terminado o no la carrera. Finalmente, la Moncloa modificó la referencia oficial del Consejo de Ministros del 30 de diciembre de 2011, cuando fue nombrado secretario de Estado, y cambió la expresión "es médico" por "tiene formación universitaria en Medicina".

...ni Elena Valenciano terminó Políticas ni Derecho

Un caso similar es el de Elena Valenciano, que actualmente es eurodiputada y que llegó a ser número dos del PSOE con Alfredo Pérez Rubalcaba de secretario general. En 2012, cuando estalló la polémica, la ficha de la eurodiputada en la página web del Parlamento Europeo –donde ocupó un escaño entre 1999 y 2008 y donde volvió en 2014– aseguraba que era "licenciada en Derecho y Ciencias Políticas", si bien en la actualidad únicamente se especifica que Valenciano ha cursado "estudios" de estas carreras. La parlamentaria achacó entonces esta diferencia a "un error de traducción" de su biografía desde el inglés, y explicó en una entrevista en El País que empezó Derecho y posteriormente pasó a Políticas sin terminarla. "Solo me faltan dos asignaturas de Estadística. La verdad es que me aburría y ahora me da pereza acabar", apuntó entonces Valenciano.

Joana Ortega, psicóloga tres años después de ser cazada

Las explicaciones que ofreció la exvicepresidenta catalana Joana Ortega para justificar por qué hinchó su currículum público fueron muy parecidas a las de Valenciano. En 2011, Ortega –entonces número dos de la Generalitat liderada por Artur Mas– tuvo que pedir disculpas por incluir en su biografía académica una licenciatura, la de Psicología, que no había terminado de cursar. La dirigente de Unió se justificó asegurando que la inexactitud era "un error de transcripción", pese a que la misma información estaba disponible también en documentos de su partido y en su blog. En 2014, tres años después, Ortega consiguió licenciarse finalmente.

Un dirigente de IU se quedó sin ser candidato a alcalde

IU tampoco se ha librado de que alguno de sus cargos falseara su currículum, aunque en su caso fue a nivel local. Javier Viondi, que iba a ser candidato de la federación a la Alcaldía de Getafe, tuvo que renunciar a ello cuando un medio local publicó que mintió al decir que había estudiado Medicina y que era especialista de diagnóstico en quirófano. No obstante, en 2016, Ganemos Sanse –que gobierna en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes junto al PSOE y a otra fuerza local– lo nombró director de su grupo municipal en el consistorio.

El PSOE deja en el aire la intervención de Franco en el debate de la moción de censura contra Cifuentes

El PSOE deja en el aire la intervención de Franco en el debate de la moción de censura contra Cifuentes

Más sobre este tema
stats