2D | Elecciones en Andalucía

Adiós al fortín del PSOE: la izquierda se hunde, irrumpe Vox y el PP ya exige la presidencia

El candidato del PP a la presidencia de la Junta, Juan Manuel Moreno, comparece ante los medios tras conocer el resultado.

En un terremoto electoral que nadie había previsto, el 2D entregó la mayoría a la derecha en Andalucía, histórico fortín de poder del PSOE. La derecha creció un 24% y pasó de 42 a 59 diputados y la izquierda menguó un 30% y pasó de 67 a 50, en unas elecciones marcadas por un 41,35% de abstención. El PP (26 parlamentarios), Cs (21) y Vox (12), que se convirtió en el fenómeno de la noche y entró en tropel en el escenario político andaluz y español, pulverizan la mayoría absoluta, fijada en 55 diputados. Entre los tres suman 59. El mejor resultado histórico de la derecha era de 2012, con 50 diputados.

El viraje es espectacular. El PSOE, que pierde más de 7 puntos al pasar del 35,41% a menos del 28%, se expone a la pérdida del gobierno en Andalucía, donde lo ostentaba desde el origen de la autonomía, en 1982. La Junta de Andalucía, gigantesca administración controlada por el mismo partido durante casi cuatro décadas, debe prepararse para cambios en profundidad.

El resultado es un golpe para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que sufre un retroceso fuerte del PSOE en sus primeras elecciones como secretario general. La carrera en la derecha continúa. No queda zanjada con estas elecciones. Pablo Casado (PP) reivindica que es el partido más votado del campo conservador; y Albert Rivera (Cs), que el suyo es el que crece. Ahora los acompaña Vox, que ha entrado en la habitación echando la puerta abajo y situando en el centro de la vida política española sus ideas ultraderechistas.

Adiós a la hegemonía

Susana Díaz, tras su fracaso ante las bases socialistas en 2017, se hunde ahora ante el electorado andaluz. Los socialistas pasan de 47 a 33 diputados, su peor resultado histórico. Rompen dos suelos que en ningún momento creyeron romper: menos del 30% del voto, menos de 40 diputados. Por unos pocos miles de votos lograron superar el millón, cuando hace sólo diez años superaban los dos millones. Han perdido la mitad del electorado en una década. Adiós a la famosa "hegemonía".

Si PP, Cs y Vox se ponen de acuerdo, apartarán al PSOE de la Junta. Por un escaño, PSOE y Ciudadanos no llegan a 55.

Adelante Andalucía también pincha. Podemos e IU sumaron 20 diputados por separado. Juntos, 17. Ni suman, ni multiplican. Se han restado. Pasan además de la tercera posición a la cuarta. El 2D es un duro golpe a la confluencia de la izquierda.

Rivera: "Vamos a echar al PSOE"

Albert Rivera tiene en su mano decidir si provoca un cambio que incluirá a la extrema derecha. "Vamos a echar al Partido Socialista de la Junta de Andalucía", afirmó Albert Rivera, líder de Ciudadanos.

No hay alternativas verosímiles al escenario de alguna fórmula de entendimiento entre las tres derechas, ya que implicaría meter en un mismo acuerdo a Ciudadanos con Adelante Andalucía. Juan Manuel Moreno apunta claramente a San Telmo, aunque las negociaciones serán complejas y de final incierto. Susana Díaz afirmó que planteará un acuerdo para frenar a Vox, aunque no aclaró si ella debería liderarlo. 

Conmoción y crecimiento en la derecha

La ultraderecha ha entrado por Andalucía, comunidad tenida por dique contra las derechas. La irrupción de Vox es vertiginosa. De unos resultados anecdóticos en 2015, el partido de Santiago Abascal pasa a cosechar 12 diputados con su discurso contra la inmigración, contra el Estado de las autonomías y de mano dura contra el independentismo catalán. De la nada a ser determinantes para la posible formación de una mayoría de derechas en la única comunidad que había sido siempre del PSOE.

El PP se mantiene al frente del bloque de la derecha. Pablo Casado podrá decir que, aunque caiga, su partido es el más votado del campo conservador. La candidatura de Juan Manuel Moreno baja de 33 a 26, pero puede intentar alcanzar la presidencia reclamando el apoyo de Ciudadanos y de Vox. También afirma que intentará alzarse a la Presidencia Juan Marín (Cs). Están por ver las exigencias de Vox, un partido que defiende el cierre de la autonomía andaluza.

La derecha ha implosionado, partida ya inequívocamente en tres. La bajada del PP (del 26,74 a algo más del 20%) contrasta con la subida de Ciudadanos (de 9,28% al doble) y sobre todo con la entrada de Vox. La formación ultraderechista pasa de 18.422 votos en 2015 (0,46%) a 395.978, el 10,97% del total. Consiguió escaño en todas las provincias. En Almería quedó incluso por delante de Ciudadanos.

Impulsado por Vox, el bloque derecho crece con fuerza. En 2015 sumaron 454.003 votos, el 36,48%, y 42 parlamentarios. Ahora han obtenido más de 1,8 millones de papeletas, en torno al 50% de los votantes, y 59 parlamentarios. En votos la subida es espectacular: cerca de 350.000 votos más, un 24% más.

El golpe de Vox sobre la mesa eclipsa la subida de Ciudadanos que pasa de 369.896 votos, el 9,28% y 9 parlamentarios, a casi 660.000 votos, por encima del 18%, y 21 diputados. Su subida en papeletas es de casi 290.000, alrededor del 78%

Batacazo en la izquierda

La abstención del 37,7% ha beneficiado a la derecha. No sólo ha habido un fuerte retroceso del PSOE, sino que este no se ha visto compensado en el campo izquierdo por un ascenso de Adelante Andalucía. El PSOE baja del 30% de los votos, cuando superó el 35% en 2015. Adelante Andalucía pasa del 21,73% de Podemos e IU en 2015 a un 16,7% ahora. Las dos candidaturas de izquierdas caen: 14 escaños menos el PSOE, 3 menos la suma de Podemos e IU. En 2015 PSOE, Podemos e IU sumaron 2.277.837 votos, 57,16%, y 67 diputados. Ahora suman menos de 1,6 millones, algo más del 44%, y 50 diputados. En votos la caída se acerca a los 700.000. Un fracaso de la izquierda, que ahora deberá sentarse en el diván a examinar los motivos.

La del PSOE fue una amarga victoria. Una nueva prueba de que la idea "ganar las elecciones" ha perdido ya buena parte de su significado y vigencia. Fue el partido más votado en todas las provincias, salvo Almería. Igual que en 2015. Pero ni siquiera la división de la derecha hizo que aumentara su diferencia con el segundo. En 2015 la diferencia fue de 345.593 votos, los que van de 1.411.278 a 1.065.685. La diferencia en puntos fue de 8,67, del 35,41% al 26,74%. Ahora la diferencia es menor: alrededor de 260.00 votos y algo más de 7 puntos (del 27,95% al 20,75%).

El PP se encarga del cortejo a Vox mientras cierra el reparto de poder con Cs en Andalucía

El PP se encarga del cortejo a Vox mientras cierra el reparto de poder con Cs en Andalucía

Más sobre este tema
stats