Aguirre dice que asumirá “responsabilidades” y luego se limita a pedir “perdón”

Esperanza Aguirre, durante la rueda de prensa que ofreció tras el estallido de la Operación Púnica.

"No quiero ni puedo eludir la responsabilidad que me corresponde por el nombramiento del señor Granados para altos cargos". Así empezó Esperanza Aguirre este lunes la rueda de prensa que convocó para valorar la detención de Francisco Granados, a quien ella nombró secretario general del PP de Madrid. Una asunción de responsabilidades que, de momento, se quedará en "pedir perdón".

Y cuando un periodista le preguntó si había planteado presentar su dimisión, como forma de asumir responsabilidades políticas a la vista de los escándalos que han sacudido al PP de Madrid desde el estallido del caso Gürtel en 2009 hasta el día de hoy, respondió que "no". "¿Dimitir yo por el caso Gürtel? Pues no. Yo destituí a todos los implicados"caso Gürtel, indicó.

La presidenta del PP de Madrid, una vez más, aseguró que siempre que ella ha tenido noticia de alguna irregularidad la ha denunciado a la Justicia. En realidad, la persona que presentó la denuncia que desencadenó el caso Gürtel fue José Luis Peñas, un exconcejal del PP de madrileño que, según su versión, denunció lo que estaba ocurriendo a Aguirre pero no le hizo caso. Fue entonces cuando Peñas decidió acudir al juez.

"Quiero pedir perdón a los madrileños y a los miles de militantes del PP por haberles propuesto como secretario general del PP de Madrid a este señor"

, dijo Aguirre en referencia a Granados. La dirigente aseguró que jamás tuvo "la más mínima sospecha de que estuviese utilizando sus cargos para su enriquecimiento personal".

La dirigente conservadora sólo habló de Granados y se desvinculó por completo de los otros tres alcaldes del PP de Madrid detenidos este lunes. "Ni los conozco", llegó a decir. Ni siquiera al regidor de Collado-Villalba, Agustín Juárez. "La verdad es que no", dijo cuando se le preguntó precisamente por él. El año pasado el PP de Madrid escogió esta localidad de la sierra madrileña para su tradicional cena de Navidad, a la que asistió Mariano Rajoy.

Aguirre aseguró que "los ciudadanos están hartos de la corrupción entre los políticos". "Yo también estoy harta", añadió, antes de destacar qu el PP llegó al poder en muchas comunidades y ayuntamientos en los años noventa "porque se presentó ante los ciudadanos como un partido limpio, ese era nuestro principal activo y desgraciadamente lo hemos dilapidado".

Obras en la sede del PP

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz revela en un auto dictado el pasado viernes que el Partido Popular pagó otros 750.000 euros con dinero negro en las obras de reforma de su sede central, en la calle Génova de Madrid, que se suman a los descuadres de 960.347 euros que fueron descubiertos en junio pasado.

Aguirre desvinculó en todo momento al PP de Madrid de esta operación apuntando a que la sede nacional del partido tiene muchas plantas. "En esta sede, no se hizo obra", subrayó aludiendo a las dependencias del PP de Madrid, ubicado en la primera planta del edificio que alberga la sede nacional de los conservadores.

La foto de Aguirre con el alcalde que no conoce

La foto de Aguirre con el alcalde que no conoce

Más sobre este tema
stats