Ciudadanos

Cuando Albert Rivera era “simpatizante socialista” y defendía el AVE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

La hemeroteca no perdona para ningún político. Tampoco para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, al que declaraciones y entrevistas del pasado le enfrentan con algunos de los preceptos que defiende en la actualidad. Por ejemplo, en el caso de la inversión pública en trenes de alta velocidad, a la que su partido pretende ahora cortar el grifo. Reducir de forma "muy sustancial" el programa de construcción de AVE es una de las vías en las que Ciudadanos confía para conseguir la financiación que necesita para llevar a cabo sus propuestas en materia económica, entre ellas la creación de 30 institutos de investigación que sirvan de apoyo a las empresas españolas en temas de I+D. Según el segundo documento con medidas económicas presentado este martes y redactado por el economista Luis Garicano, el AVE "solo tiene sentido en lugares con altísima densidad de población". 

Sin embargo, en el pasado, el líder de Ciudadanos era un entusiasta de la alta velocidad ferroviaria. Al menos, eso se deduce de unas declaraciones que hizo en enero de 2013, cuando fue inaugurada la línea del AVE entre Barcelona, Girona y Figueres. En ese momento, Rivera dijo que "infraestructuras como el AVE son la mejor manera de vertebrar España y de combatir el separatismo", según puede leerse en una nota de prensa difundida por su formación. Asimismo, instó a "seguir actuando en esta línea [de crear este tipo de infraestructuras] no por una reivindicación independentista, sino precisamente por una reivindicación de Estado, para tener una España vertebrada y conectada con Europa". 

"Simpatizante de corrientes socialistas"

Pero la hemeroteca guarda más sorpresas. En una antigua entrevista realizada en TVE que forma parte de un vídeo colgado en el canal de YouTube de Ciudadanos [puede verse aquí], Albert Rivera declaró haber sido "simpatizante de corrientes socialistas" y haber "estado" en UGT como argumento para justificar que el suyo era un partido "progresista", un "espacio liberal" y de "centro izquierda".

infoLibre preguntó a su equipo de comunicación en qué fecha Rivera había hecho la entrevista en la que ofreció esta respuesta porque no aparece en el vídeo, pero no obtuvo respuesta (el vídeo fue subido a Youtube en enero de 2009). También pidió, sin éxito, información sobre qué nivel de implicación tuvo el líder de la formación con las citadas "corrientes socialistas" y entre qué fechas militó en la UGT. 

Estas declaraciones contrastan con otras más recientes en las que el también parlamentario ha tachado a los sindicatos de ser, junto a la patronal, "corresponsables" en la crisis actual por haber "bloqueado" la negociación colectiva y no haber estado a la altura de las circunstancias en los últimos años.

También ha sido muy duro Rivera con el PSC al que en 2010 llegó a acusar, junto a CiU, de "actuar como una mafia ante la campaña electoral" de ese año para "tapar sus casos de corrupción y adulterar el debate". 

En noviembre de 2006, El Periódico desveló que Rivera estuvo afiliado al PP tres años y siete meses –desde el 10 de septiembre de 2002 hasta el 7 de abril de 2006–, es decir, hasta tres meses antes de ser nombrado presidente de C's en el congreso fundacional de dicha formación, según datos de una hoja de afiliación de Rivera a Nuevas Generaciones, la rama juvenil de los conservadores. Tras esta noticia, el partido emitió un comunicado en el que informó de que Rivera sólo fue simpatizante del PP (no militante) y que nunca había militado en ningún partido, nunca había pagado una cuota y nunca había tenido carné de militante. También se informó de que había pedido información en alguna ocasión sobre Socialistas en Positivo, una antigua corriente del PSC no nacionalista. "La única militancia es la que ha ejercido y ejerce en el sindicato UGT", recogía el comunicado de 2006. 

Garicano y el rescate 

La hemeroteca también guarda sorpresas para Luis Garicano, el economista de cabecera de Ciudadanos. En una entrevista este martes en Onda Cero dijo que "a lo mejor" un rescate total para España "no habría sido del todo malo", aunque insistió en que "jamás" se lo propuso al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Si hubiera habido un rescate a la portuguesa habría habido más condiciones y más dinero", añadió. 

La realidad es que en un artículo publicado en El País en mayo de 2012, Garicano dijo que España necesitaba "ayuda exterior", pero aclarando que si el origen de sus problemas de solvencia estaba en el sistema financiero, el rescate y la condicionalidad impuesta debían ir dirigidos también "a su sistema financiero, y no al Estado".

Aguirre y Cifuentes cortejan a Ciudadanos pensando en futuros pactos en Madrid

Aguirre y Cifuentes cortejan a Ciudadanos pensando en futuros pactos en Madrid

Más sobre este tema
stats