La situación en el PP

La alcaldesa de Alicante, imputada por la ‘Brugal’, dimite por Facebook

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, en el pleno del Ayuntamiento del pasado 22 de diciembre de 2014.

infoLibre

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, anunció que deja su cargo de primera edil este martes, una fecha que "tenía decidida desde hace tiempo". Castedo, que se encuentra doblemente imputada en el caso Brugal en las piezas del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y Plan Rabasa, destaca que toma esta decisión "difícil y meditada" por sus hijas y defiende que "jamás ha hecho nada deshonesto".

Castedo dio a conocer su decisión en un mensaje colgado en Facebook en el que explica que hace tiempo que decidió que fuera precisamente el 23 de diciembre de 2014, día de su cumpleaños, cuando anunciara "algo que iba a significar un antes y un después" en su vida.

"Hoy dejo mi cargo como alcaldesa y doy por finalizada una importante etapa de mi vida en la que toda la ciudad de Alicante me ha hecho sentirme muy feliz. Por ello, quiero daros las gracias a todos, absolutamente a todos, por permitirme alcanzar el sueño de ser vuestra alcaldesa", manifiesta la ya exdirigente conservadora.

"Situaciones injustas"

"Tomo esta decisión –prosigue–, difícil y meditada durante tiempo, porque por encima de mi figura como alcaldesa, está una persona que es mujer y madre de dos niñas a las que tengo que proteger. No creo que sea necesario decir nada más. Reitero mi eterno agradecimiento a todos los alicantinos".

Además, se dirige a sus conciudadanos a los que dice: "Sabéis que por esta ciudad he entregado parte de mi vida... y a cambio he recibido lo más grande que se puede tener: el cariño de su gente. Hubiera podido seguir aguantando y demostrando que jamás, jamás, he hecho nada deshonesto, pero mis hijas no pueden, no deben y no quieren vivir situaciones injustas que ningún ser humano se merece".

"Aquí seguiré siempre, interactuando a vuestro lado como siempre lo he hecho, a vuestra disposición para todo aquello que necesitéis de mí. Gracias, siempre", termina el mensaje de Castedo.

El 15 de enero, nuevo alcalde

La hasta ahora regidora dejará también a su acta de edil en el Ayuntamiento alicantino, según confirmaron a Europa Press fuentes del PP. Además, el Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) de Alicante establece que la renuncia a la Alcaldía de Castedo se debe efectuar ante un pleno extraordinario convocado para tal efecto dentro de los 10 días naturales a contar desde el registro de la renuncia. Fuentes de la oposición confirmaron que a última hora de esta mañana Castedo "todavía" no ha pasado por registro su escrito de renuncia.

Castedo debe presentar por escrito en el Registro de la Secretaría del Pleno su dimisión para que se inicie todo el procedimiento de sustitución del alcalde. La renuncia por escrito debe "hacerse efectiva" ante la corporación y luego "el pleno deberá tener conocimiento en los 10 días siguientes", por lo que se debe convocar una pleno extraordinario. Asimismo, a partir de ahí, la vacante se cubrirá por medio de otra sesión extraordinaria que deberá celebrarse dentro de los 10 días naturales siguientes al pleno de renuncia de Sonia Castedo. 

De este modo, en un plazo de 20 días a contar desde el registro de la renuncia, Alicante deberá tener un nuevo primer edil. El PP ya ha anunciado que será el actual concejal de Cultura, Miquel Valor, quien ocupe ese puesto, y lo hará en el pleno previsto del 15 de enero.

Mientras, la alcaldía en funciones queda en manos del vicealcalde de Alicante, Andrés Llorens, que se encuentra imputado en relación con una causa abierta en el juzgado por supuestas irregularidades en la adjudicación de las obras de remodelación de la plaza de Magallanes.

Tiras y aflojas con Fabra

La decisión se produce tras un tira y afloja con el president Fabra y varios cruces de declaraciones con él y otros dirigentes del partido desde que fuera imputada por primera vez en octubre de 2012 por el denominado caso Brugal. La ya ex primera edil había dejado su acta en las Corts Valencianes el pasado 2 de mayo, con fecha de 30 de abril.

Castedo, que el pasado septiembre fue imputada por segunda vez, resistió hasta hoy, pese a los mensajes que desde la dirección del partido le han hecho llegar de que no iba a repetir en las listas y que habían cobrado más fuerza en los últimos tiempos, en los que su distanciamiento con el jefe del Consell se ha hecho más evidente, llegando a desmentir ante los medios unas palabras de Fabra en las que aseguró que el presidente del PP de Alicante, José Císcar, ya había hablado con la alcaldesa sobre su futuro.

Castedo está imputada en dos causas judiciales: en el juzgado número cinco desde el 1 octubre 2012 por revelación de información privilegiada, tráfico de influencias y cohecho en la pieza del caso Brugal relativa al Plan General de Ordenación Urbana y desde el pasado 17 de septiembre por el juzgado número seis en la pieza relativa al Plan Rabasa, zona de la ciudad donde está prevista la instalación de la multinacional sueca Ikea. En este supuesto, el juez le atribuye prevaricación y tráfico de influencias.

Por el primer caso, Castedo ya declaró en octubre de 2012 mientras que en el segundo, el juez pospuso su comparecencia, prevista para el 27 de noviembre, a la espera de resolver un recurso. En ambos casos, la exalcaldesa está imputada junto con el empresario alicantino Enrique Ortiz, a quien se investiga si favoreció, y con el que la Policía grabó una serie de conversaciones que reflejan la familiaridad de trato entre ambos. En el sumario existen también fotografías de viajes en común con amigos.

Castedo se convirtió en la primera mujer que ocupó la Alcaldía de Alicante y lo hizo en septiembre de 2008 tras la dimisión del alcalde Luis Díaz Alperi que en mayo de ese año había revalidado la vara de mando en las elecciones municipales. Precisamente su predecesor, también está imputado por la causa del PGOU.

"Yo creo que dejo en el Ayuntamiento a una persona de una gran capacidad", manifestó Díaz Alperi en el momento del pase de la Alcaldía a quien había iniciado su andadura política como concejal tras los comicios de 2001. La primera responsabilidad de Castedo fue la de edil de Turismo, cargo que ocupó durante cuatro años, y posteriormente ocupó la Concejalía de Urbanismo.

"Factoría Alperi"

Fue elegida alcaldesa en el pleno extraordinario celebrado el 17 de septiembre de 2008, con los 15 votos de los concejales del PP frente a los 14 del candidato socialista Roque Moreno. "Le debo mucho a mi partido, pero sobre todo soy lo que soy porque una persona en concreto lo ha querido así", dijo en referencia a Luis Díaz Alperi, para añadir: "Unos dicen que ha sido mi mentor, otros que mi protector, otros que soy un producto salido de su factoría. Y todos tienen razón. A él se lo debo todo, en política. A su lado he aprendido, me he tropezado y me he levantado", añadió.

La sombra de Ortiz y Díaz Alperi ha planeado sobre Castedo todo este tiempo, aunque a pesar de eso, en las elecciones de mayo de 2011 su candidatura logró el mejor resultado del PP en la ciudad de Alicante, con el 51,14% de los votos y 18 concejales.

Pero a pesar de sus buenos resultados electorales, su situación judicial y la política contra la corrupción desarrollada por Alberto Fabra comenzó a resquebrajar la relación entre ambos a partir de 2012. La gota que hizo rebosar el vaso fue la segunda imputación, el pasado 17 de septiembre, por la tramitación del Plan Rabasa, según el titular del juzgado de Instrucción número 6 de Alicante mediante un presunto trato de favor al empresario Enrique Ortiz.

La tensión entre Castedo y el PP de la Comunitat Valenciana fue especialmente palpable durante la celebración en Alicante del Congreso de Empresa Familiar, que contó con la presencia del rey Felipe VI. Aunque Fabra había reconocido que la imagen de la alcaldesa imputada con el monarca era "incómoda", la primera edil acudió al acto de inauguración y la instantánea de su saludo al monarca fue portada. Sin embargo, en la clausura, a cargo de Mariano Rajoy, Castedo no estuvo presente al aducir motivos de salud.

También fue tirante el pleno del Ayuntamiento de Alicante en el que se sometió a votación una moción de UPyD para que los partidos no incluyan a imputados en sus listas. El Grupo Popular, incluida Castedo, votó la iniciativa, aunque la alcaldesa no tuvo que hacerlo a mano alzada al aprobarse por unanimidad del pleno.

"Podría sacar mayoría aun imputada"

El talante vehemente de Castedo no ha contribuido a suavizar la polémica y en este tiempo ha realizado declaraciones desafiantes, como cuando advirtió, en noviembre, que "aun imputada podría sacar mayoría absoluta" o las insinuaciones que ha realizado –aunque nunca confirmado– de que podría plantearse formar un partido.

Una de las últimas polémicas protagonizadas por Castedo en la Alcaldía ha sido la adjudicación del servicio de limpieza de la ciudad, por valor de más de 400 millones de euros, a una UTE participada por la empresa de Enrique Ortiz.

El pasado 21 de noviembre, Castedo confirmaba lo que ya era un secreto a voces, que no optaría como candidata del Partido Popular a la reelección en las próximas elecciones municipales de 2015 ni aunque las causas en las que está imputada judicialmente fueran archivadas, concretó entonces.

Publicación de Sonia Castedo Ramos.

Anticorrupción pide 10 años para los exalcaldes Castedo y Alperi por el supuesto amaño del PGOU de Alicante

Anticorrupción pide 10 años para los exalcaldes Castedo y Alperi por el supuesto amaño del PGOU de Alicante

Más sobre este tema
stats