La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Corrupción

Bárcenas consuma su amenaza contra Rajoy y Cospedal y anticipa un 2021 de asedio constante al PP

Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Hace poco más de un mes que Luis Bárcenas advirtió de que iba a hablar y, efectivamente, ha hablado. Ya sea por escrito, en una declaración judicial o en un juicio, el extesorero del PP está cumpliendo su amenaza acusando a un buen número de ex altos cargos del partido, antiguos compañeros, de conocer las ilegalidades en la financiación que él mismo manejaba y de beneficiarse de ellas a través de sobresueldos en negro. En el centro de sus inculpaciones, Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, a quienes señala siempre que puede y sitúa en las causas que siguen abiertas en plena investigación: la caja b y la operación Kitchenoperación Kitchen.

Bárcenas ha querido dejar claro este martes en el juicio por el supuesto pago con dinero negro de la reforma de la sede central de Génova que cuando habla del partido se refiere a la antigua cúpula, no a la actual comandada por Pablo Casado, pero se avecinan meses de declaraciones en las que el antiguo PP no saldrá muy bien parado por las que, inevitablemente, se preguntará a la dirección que salió tras la moción de censura de junio de 2018. No obstante, el propio Casado ya dijo, en la comparecencia en la que anunció el cambio de edificio, que el PP ya no contestaría a ninguna pregunta que se le hiciera sobre asuntos del pasado.

El pasado 3 de febrero, el extesorero envió un escrito a la Fiscalía Anticorrupción prometiendo colaborar con la justicia en varias causas de corrupción que afectan al PP y no ha parado de dar titulares desde entonces. Ha hablado de pruebas que dice tener o haber tenido, pero de momento no ha presentado ninguna, aunque ya ha comparecido dos veces en sede judicial en las que ha hablado de unos y de otros. Y aún quedan sus comparecencias en el Congreso, prevista para el próximo 17 de marzo, en la comisión sobre el supuesto espionaje parapolicial del que fue víctima tras ser despedido del partido, y en la causa sobre las donaciones de empresarios a la caja b del partido, donde aún está pendiente su citación.

M. Rajoy

El centro de todas las acusaciones tiene nombre y apellidos: Mariano Rajoy. Según el extesorero, conocía la financiación ilegal –la "contabilidad extracontable", como él la llama– y cobró sobresueldos en negro. No es algo nuevo, ya hizo estas acusaciones en julio de 2013, cuando declaró durante la instrucción de los llamados papeles de Bárcenas, la causa que se abrió en la Audiencia Nacional tras la publicación de esta documentación en la que el expresidente del Gobierno aparece citado en varias ocasiones como beneficiario de esos sobres que los encargados de la tesorería, el fallecido Álvaro Lapuerta y Bárcenas, iban entregando a diferentes dirigentes conservadores.

Los apuntes "M.Rajoy" o "M.Raj" no dejan mucho lugar a la imaginación y así lo ha entendido también el presidente del tribunal encargado de juzgar el pago en negro de las obras de Génova, el magistrado José Antonio Mora Alarcón, quien ha dicho que es una cuestión que está "clara" y que sería "redundante" insistir en ello, en respuesta a la petición de un abogado de acusación popular que quería preguntar al extesorero por estas anotaciones en concreto. Bárcenas se encargó el lunes de dejar bien claro quién es "M.Rajoy" durante el interrogatorio que le dirigió el fiscal sobre un apunte en concreto que se había modificado.

Pistas hacia el expresidente

El expresidente del Gobierno lleva negando las sospechas vertidas por el extesorero desde que se publicaron los papeles de la contabilidad B. Ya lo hizo en sede judicial, como testigo en el juicio por la primera época de actividades de la trama Gürtel, y lo hará previsiblemente en la vista oral que acaba de empezar sobre las obras de la sede, donde también será citado para testificar. Hay una diferencia entre aquella ocasión y la actual: en 2017, Bárcenas no habló de la contabilidad en negro, pero ahora sí lo ha hecho y ha dejado varias pistas contra el que fue su jefe: aparte de insistir en su conocimiento de la caja b y en que cobró sobresueldos, le ha acusado de "cobardía" por no reconocerlo y ha sacado a colación una grabación en la que Álvaro Lapuerta hablaba al periodista Francisco Mercado de "entregas en metálico que se realizaban mensualmente" a miembros del PP y "en la que se mencionaba entre otros, expresamente, a Rajoy", tal y como explicó la defensa de Bárcenas. Mercado será citado próximamente como testigo porque podría tener ese audio.

Pero el extesorero no se ha quedado aquí, sino que también ha tirado del sumario de la operación Kitchen para insinuar que a Rajoy le interesaba deshacerse de documentación y audios que Bárcenas se había llevado del partido porque le comprometían directamente con la financiación irregular. "Organizan una operación para sustraerme los documentos que servirían para respaldar el conocimiento de Rajoy de una contabilidad paralela extracontable", ha dicho. No sólo documentos: ha asegurado que tuvo en su poder "dos audios", uno que afectaría al ex secretario general Javier Arenas y otro en el que se escucharía al expresidente reprochando a Bárcenas que conservara papeles sobre la caja b y a continuación destruyéndolos en una trituradora de papel. "Pero Luis, cómo podéis llevar esto", afirma Bárcenas que le dijo Rajoy. 

Esos audios, según el extesorero, los guardó en el estudio de restauración de su mujer, Rosalía Iglesias, pero le fueron robados por los policías implicados en la operación Kitchen en 2013 operación Kitchen. Después de leer al tribunal extractos de informes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional incorporados a esa causa en los que se da por acreditado el operativo parapolicial y se vincula a Rajoy con el espionaje por las conversaciones intervenidas a algunos investigados, también ha leído parte de los audios que aparecen en el sumario entre el comisario jubilado José Manuel Villarejo y los empresarios Adrián de la Joya y Alberto Pedraza en las que hablaban de "todas las grabaciones entre Bárcenas y el puto Rajoy hablando de toda la mierda", esto es, de la caja b.

La línea hacia Cospedal

Y aquí es donde el extesorero del PP ha ido a por su otro gran objetivo: María Dolores de Cospedal. No es un secreto el enfrentamiento que ambos mantuvieron en el pasado en los tribunales. Esta semana, Bárcenas también se ha ocupado en citarla en varias ocasiones durante el juicio por la reforma de la sede de Génova, insistiendo en que también cobró sobresueldos en negro, pero también apuntando hacia ella al afirmar que el comisario Andrés Gómez Gordo, uno de los policías imputados en Kitchen y asesor de Cospedal en el gobierno de Castilla-La Mancha, fue el que "se llevó" los audios que implicarían a Rajoy y "debería aportarlos".

Gómez Gordo, apodado Cospedín por Villarejo, nunca ha negado su implicación en la operación de espionaje a Bárcenas, incluso ante el juez dijo que actuó "de buena fe e ilusionado" porque en esos días el extesorero del PP "era el delincuente número uno". También reconoció que pagó con dinero en efectivo a Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas captado por los policías de Kitchen como confidente, pero afirmó que el conductor nunca le entregó "absolutamente nada" de material sobre documentos o audios que se habría llevado el extesorero, según las grabaciones de sus declaraciones que obran en el sumario de la causa.

El exsenador del PP Luis Fraga reconoce pagos de la caja 'b' pero los atribuye a "compensación de gastos de campaña"

El exsenador del PP Luis Fraga reconoce pagos de la caja 'b' pero los atribuye a "compensación de gastos de campaña"

Sobre la acusación de cobrar sobresueldos en negro, Cospedal ha dicho, en un comunicado recogido por Europa Press, que el extesorero "vuelve a mentir, como ha hecho una y mil veces a pesar de tener prohibido judicialmente hablar" sobre ella, recordando así ya fue condenado en el pasado por declaraciones similares, concretamente a indemnizarla con 50.000 euros por "intromisión ilegítima" en su derecho al honor, algo que, según dice, no ha cumplido.

La operación Kitchen, que se investiga en la pieza 7 del caso Villarejo, tiene desde hace unos meses una parte que continúa bajo secreto sumarial en la que Bárcenas ya ha declarado dos veces y sobre la que poco se sabe. Se abrió después de que los investigadores incautaran el pasado otoño a Sergio Ríos documentación en su domicilio, incluida una agenda en la que aparecen anotados detalles de las conversaciones telefónicas que el extesorero del PP mantenía durante los trayectos en coche.

Tanto Rajoy como Cospedal serán citados próximamente en el juicio. Al acudir como testigos, no se podrán negar a contestar preguntas, están obligados a decir la verdad y tendrán que responder a todas las partes, incluidas las acusaciones populares. Como ellos, pasarán por la Audiencia Nacional exdirigentes del partido conservador que aparecen en los papeles de Bárcenas como receptores de sobresueldos y a los que el extesorero ha vuelto a señalar en la vista oral: Ángel Acebes será el primero el próximo 15 de marzo, y tras él les irá llegando el turno a Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Rodrigo Rato, Federico Trillo, José María Michavila y Pío García-Escudero.

Más sobre este tema
stats