LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Un año del 23J: Sánchez se ve fuerte para aguantar y fía su hoja de ruta a Cataluña y los Presupuestos

El futuro del PSOE

Barones del PSOE se movilizan para “convencer” a Rubalcaba de que adelante las primarias

José Antonio Griñán y Alfredo Pérez Rubalcaba, el pasado martes en una reunión con agentes sociales en Sevilla.

El PSOE se adentra en un periodo clave para el futuro. Ya están a la vuelta de la esquina dos reuniones importantes. Una, el Consejo Territorial –6 o 7 de julio en Granada o Málaga, falta por afinar lugar y fecha–, que cita a Alfredo Pérez Rubalcaba con los secretarios generales del partido, con su poder territorial. La otra, el 13 de julio y en Madrid, el Comité Federal, el máximo órgano de dirección entre congresos. De cara a ambas citas, algunos barones están movilizándose y trabando contactos para convencer a Rubalcaba, "con mucha mano izquierda" y sin que se presente "ni como un frente ni como un órdago", de que es mejor adelantar las primarias a antes de las elecciones europeas de mayo de 2014 para contener la sangría y generar un revulsivo. La operación, sin embargo, requiere la complicidad de Andalucía y, singularmente, del presidente del PSOE y de la Junta, José Antonio Griñán, que ya ha comenzado a trasladar que no se moverá de su posición. Esto es, que debe mantenerse la hoja de ruta trazada y no tener candidato presidencial hasta después de las europeas. 

Las alarmas internas, periódicamente, se encienden. Pero sobre todo han sonado en las últimas semanas tras la sucesión de malas encuestas, que dibujan a un PSOE todavía muy frágil e incapaz de rentabilizar el inédito desgaste del PP. Y el miedo bastante extendido en algunas federaciones potentes –especialmente, Madrid, Comunitat Valenciana y Castilla-La Mancha– es que el partido firme en las europeas un mal resultado que se traduciría en una crisis interna de incalculables dimensiones que, a la postre, pondría en peligro las expectativas de recuperar mucho poder institucional en las autonómicas y municipales de mayo de 2015. De ahí que muchos dirigentes entiendan que el calendario oficial ya no aguanta, que Rubalcaba no ayuda a la recuperación electoral, que la dirección federal está "debilitada y poco cohesionada" y que hace falta acelerar los tiempos. Hasta ahora, la respuesta de la dirección federal ha sido la misma, estática, y el lunes pasado la volvió a recordar el secretario de Organización, Óscar López: la hoja de ruta "se mantiene" y no hay cambios. El argumento reiterado de Ferraz es que una derrota en las europeas lastraría al candidato, con lo que el partido habría agotado una potente baza como son las primarias

"Que no se vea como algo imperativo"

Partiendo de este escenario, algunos barones creen que de cara al Consejo Territorial y al Comité Federal hay que "evaluar la situación", analizar que el clima ha cambiado e intentar "convencer a los demás y a Rubalcaba, no de espaldas a él" de que conviene adelantar las primarias al primer semestre de 2014. Uno de los secretarios generales consultados por infoLibre rehúye expresiones como "frente" u "ofensiva". Prefiere hablar de "buscar complicidades", de un proceso de conversaciones cruzadas entre varios dirigentes y con el líder del PSOE para ir consensuando una posición, sin pretender el conflicto, consciente de que ello agravaría más la ya delicada piel del partido. "No queremos que se vea como algo imperativo, que le pedimos que se vaya, porque no es así".

Los "más activos" en este trabajo de procurar un cambio del calendario son, según diversas fuentes, los dirigentes de Madrid (Tomás Gómez), Castilla-La Mancha (Emiliano García-Page) y Valencia (Ximo Puig). Los tres se guían por "análisis comunes" y los tres sienten que pueden ganar en sus respectivas comunidades en 2015. Gómez ya ha mostrado en ocasiones sus discrepancias con Rubalcaba y, de hecho, en diciembre le pidió que se fuera. Sus colaboradores, no obstante, subrayan que su jefe no se ha movido, que está donde estuvo siempre. Page, por su parte, fue el primero que planteó abiertamente que no tiene sentido que el PSOE demore el relevo de caras cuando la renovación ideológica se va a culminar en octubre, en la Conferencia Política. Puig, mientras, sí ha expresado que el Comité Federal sería un buen momento para replantearse el calendario. A la terna se añade el extremeño Guillermo Fernández Vara, aunque su labor, convienen algunos, sea "más tapada". "Debemos ser respetuosos y analizar sin sectarismos la situación, y ver qué nos conviene más a todos, pero contando con Alfredo", insiste uno de los secretarios generales contactados por este diario. 

La clave de bóveda, como casi siempre, está en Andalucía, la federación con más militantes y con el enorme bastón de la Junta en su poder. ¿Está el PSOE andaluz calibrando si es mejor adelantar las primarias? "No, no y no", responde sin asomo de duda una persona de la máxima confianza de Griñán. "No vamos a movernos de nuestra posición. Estamos seguros. El problema no es sólo Alfredo, no podemos hacer ese análisis. El problema es el descrédito de la política. En el partido la gente se mueve porque no puede estar parada, pero aquí gobernamos la Junta, tres diputaciones provinciales y el 70% de los ayuntamientos. No cunde la sensación de estar mirándose todo el día al ombligo". 

Griñán: "Inventar un liderazgo enorme no va a solucionar todo"

Rubalcaba urge a un pacto de Estado que dé “autoestima” y “cohesión”

Rubalcaba urge a un pacto de Estado que dé “autoestima” y “cohesión”

La dirección andaluza se remite a la entrevista de Griñán el pasado martes en la nueva cadena privada andaluza 8TV: "Si pensamos que inventar un liderazgo enorme para sustituir a Rubalcaba lo va a solucionar todo es que no entendemos nada". O sea, que la crisis es mucho más profunda y no se resuelve con poner otro rostro distinto. Andalucía ya ha repetido en anteriores ocasiones, cuando se despertaba la rebelión interna –por el conflicto con el PSC, por Ponferrada, por las discrepancias con Galicia– que las primarias son la "última bala" que le queda al partido para despertar la ilusión, y por eso no se puede desaprovechar. Los griñanistas aducen que ir ahora a un escenario de confrontación, cuando no se vislumbra una alternativa clara y rotunda frente a Rubalcaba, es una locura, porque el que gane debe vencer por amplísima mayoría, "no por cuatro votos". A ello se suma otra traba: que el PSOE-A no tiene un candidato favorito de todos los que han emergido (Patxi López, Eduardo Madina, Carme Chacón o el propio Page). Total, que Andalucía considera que "Alfredo debe llevar el barco hasta el final", hasta que pasen las europeas, sin que se quemen cartuchos antes. Y entretanto, que el PSOE siga haciendo "oposición y mostrando alternativa". 

Este pasado martes, Rubalcaba viajó con su número dos, Elena Valenciano, a Sevilla, a presentar a los agentes sociales andaluces su plan de reactivación económica. Pero ambos también se reunieron con Griñán. Está en el convencimiento de los cercanos al presidente de la Junta que de las primarias hablaron, y que este le volvió a repetir al secretario general que cuenta con su apoyo. Griñán también se vio ese mismo día con Vara. 

Así las cosas, por ahora no parece previsible pensar que vaya a haber un cambio de calendario. Primero, porque el Comité Federal, aunque es un órgano muy amplio, es cercano a las posiciones de Rubalcaba y segundo, porque si Andalucía se mantiene en sus tesis, resultará que "los nerviosos no tienen mayoría", como reflexiona una veterana. 

Más sobre este tema
stats