Hacer un bizcocho casero es un 40% más caro que hace un año y comer pan y mantequilla un 33% más

Bizcochos.

Hacer un bizcocho en la actualidad es casi un 40% más caro que hace un año, desayunar una tostada de pan y mantequilla se ha encarecido un 33% y elaborar una tortilla de patata ha subido un 24% en un contexto marcado por el impacto de la guerra de Ucrania, que ha provocado que los precios de los alimentos se hayan disparado y marcado un nuevo récord y que la electricidad se haya disparado.

En concreto, la tasa de los alimentos avanzó seis décimas en septiembre, hasta el 14,4%, la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Destaca, especialmente, el encarecimiento de las legumbres y hortalizas, la carne, y la leche, el queso y los huevos, según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogidos por Europa Press.

En el último año (septiembre de 2022 sobre el mismo mes de 2021), lo que más ha subido de precio han sido los combustibles líquidos (+72,7%); otros aceites (+65,9%); las harinas y otros cereales (+39,4%); la mantequilla (+33%) y la pasta (+29,6%).

A la hora de cocinar también hay que tener en cuenta que la electricidad se ha encarecido en el último año un 20,2% incluyendo las rebajas impositivas aplicadas a la factura, tasa que se ha moderado más de 40 puntos respecto a la de agosto debido al 'efecto escalón' que se produce al comparar las tasas ya elevadas de septiembre de 2021 con las de igual mes de este año. Descontando las rebajas fiscales, la subida interanual del precio de la luz sería del 28,6% en septiembre.

En este escenario, hacer un bizcocho es un 40% más caro que en septiembre del pasado año, teniendo en cuenta que el azúcar cuesta un 13% más y los productos lácteos han subido un 17,3%, al tiempo que los huevos se han encarecido un 23,6%, aceites y grasas, un 23,8%, la mantequilla, un 33%, y harinas y otros cereales, un 39,4%.

Asimismo, elaborar una tostada de pan y mantequilla es también más caro que hace un año, ya que el pan ha elevado su precio un 14,9% y la mantequilla se ha disparado un 33%, mientras que los ingredientes para preparar una tortilla de patatas también se han disparado, con alzas del 23,8% en el caso de aceites y grasas, del 23,6% para los huevos y del 16,8% para las patatas.

Hacer una fideuá de marisco también sale más caro que hace un año, pues la pasta ha subido de precio un 29,6%, los crustáceos, moluscos y preparados de pescado se han encarecido un 11,3% y el pescado fresco y congelado, un 11,3%.

El IPC se modera en septiembre hasta el 8,9%, aunque los precios de los alimentos siguen disparados

El IPC se modera en septiembre más de lo esperado, hasta el 8,9%, con los alimentos disparados

Más sobre este tema
stats