PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

Primarias en el PSdeG

Blanco no se presenta a las primarias gallegas y avalará al presidente de la Diputación de Lugo

José Blanco, a su llegada este jueves a su rueda de prensa en el Congreso.

El exministro de Fomento José Blanco no se presentará finalmente a las primarias de los socialistas gallegos, que se abrirán a partir del lunes, pese a haberse liberado del peso de su imputación por el caso Campeón, en un auto de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo conocido este mismo jueves. 

Blanco avalará al candidato favorito, el presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro, según adelantaron a infoLibre fuentes próximas al propio Besteiro y confirmó después en rueda de prensa el propio exministro: "No me presentaré a las primarias en Galicia. Es más, en conversación con Besteiro, le dije que el próximo 22 de julio, el día en que empieza la recogida de avales, yo quería ser su primer avalista".

La carrera culminará el 7 de septiembre, cuando todos los militantes del PSdeG puedan elegir a su secretario general. Después, un congreso extraordinario, el 29 de septiembre, ratificará el resultado. Besteiro parte con gran ventaja. Esta misma semana, el exministro de Justicia Francisco Caamaño también renunció a competir para apoyar al presidente de la Diputación de Lugo y secretario provincial del PSOE. En principio, mañana viernes anunciará sus intenciones Pachi Vázquez, el líder del PSdeG

Durante su comparecencia ante los medios en el Congreso, Blanco recordó que ya en noviembre de 2011, pasadas las elecciones generales y cuando ya le acechaba el caso Campeón, señaló que no iba a estar "en primera línea política". "Reitero lo que dije. Hoy lo ratifico". Añadió, eso sí, que para él, tras ser archivada la causa por el Supremo, "empieza un tiempo nuevo" para él. 

"Han sido casi dos años duros, difíciles"

El exministro y hoy diputado por Lugo mostró su "satisfacción" por el sobreseimiento de la causa, lo que deja claro que fue "injustamente acusado" y "víctima de un infundio político que ha fracasado". "Esto ha concluido, a Dios gracias. La verdad se ha abierto camino", subrayó, recalcando que él siempre defendió que las acusaciones que se vertieron sobre él eran "absolutamente falsas" y que colaboró con la Justicia desde el primer minuto. "Siempre he tenido total confianza en el Estado de derecho [...]. Esto debería servir para que el infundio deje de ser un instrumento político".  El "infundio" al que Blanco se refería eran las acusaciones que le dirigió en 2011 el empresario gallego Jorge Dorribo, principal imputado en el caso Campeón. Dorribo dijo que el exportavoz del último Gobierno socialista había cobrado 200.000 euros por haber hecho gestiones a su favor ante los ministerios de Sanidad y Hacienda, hechos que se probaron falsos. Fue El Mundo quien sacó el asunto a la luz, pero Blanco evitó entrar al ataque. Mostró su "profundo" respeto a los medios: "Creo en la libertad de prensa y cada uno es responsable de su línea editorial". 

"Han sido casi dos años duros, difíciles, muy difíciles", reflexionó, especialmente para su familia, sus amigos, sus compañeros, su partido y para él mismo, pero en todo este tiempo ha recibido "muestras de confianza y de apoyo", incluso de dirigentes del PP, aunque no dio nombres de nadie, ni de los que confiaron en él ni de los que le pagaron con el desafecto. A todos les agradeció su respaldo. "Me han servido para mucho, y también a mi familia". Eso sí, "nada puede reparar el daño causado". 

La alianza de casi todas las facciones devalúa las primarias gallegas y anticipa la victoria de Besteiro

La alianza de casi todas las facciones devalúa las primarias gallegas y anticipa la victoria de Besteiro

Pese a los sinsabores, el diputado confesó haber sacado algunas conclusiones, como reflexionar sobre la importancia de la presunción de inocencia. Ahí aprovechó para pedir disculpas si alguna vez se entendió que él no la había respetado con sus contrarios. 

Blanco, visiblemente eufórico y relajado durante su comparecencia, aprovechó para mostrar la "gratitud" hacia el PSOE, cuya dirección siempre avaló todos y cada uno de sus pasos. "Siempre estaré para ayudar a mi partido. Pero mi tiempo de estar en primera línea ha concluido. Lo que voy a hacer a partir de mañana mismo es irme de vacaciones a Galicia", que hacía "años" que no podía disfrutarlas "intensamente", por sus obligaciones en el partido y en el Gobierno y, en 2012, por el agobio del caso Campeón

Más sobre este tema
stats